La Orden Negra - Esencia

La Orden Negra - EsenciaES

Rose V. P.  En proceso
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
43Capítulos
5.6Kleídos
Leer
Añadido
Resumen
Índice

En un mundo donde los Exorcistas son los salvadores del alma, el surgimiento de un poder sin igual se verá amenazado por un Duque que lo único que quiere es exterminar a todos los Exorcistas del mundo, pero para ello, debe obtener los ojos especiales de una chica cuyos poderes tendrá que aprender a controlar o será el fin de su especie.

Leer más
La Orden Negra - Esencia Novelas Online Descarga gratuita de PDF

Último capítulo

También te gustarán

Libros interesantes del mismo período

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
43 chapters
Poder
Tal vez por eso Dios nos hizo niños Para empezar cerca del suelo. Él sabe que uno debe caerse muchas Veces y sangrar mucho antes de aprender Esa simple lección. Se paga por lo que se recibe, Se posee lo que se paga… y, tarde o temprano, Lo que se posee vuelve a uno.—Stephen King.                Juramento de la Orden Negra La Orden Negra, creada para limpiar al mundo del malJuramos proteger a nuestros prójimos de la larga nocheSomos los defensores del alma humana de ahora en adelanteDescendemos de Doce Grandes ExorcistasSomos guardianes en la oscuridad; La espada, el fuego y luz en la noche fría Esencia; juramos proteger el alma débil Inocencia; juramos evitar grandes catástrofesCruz; juramos mantener al
Leer más
Prologo
Marzo, 2015Era una noche tormentosa, y nadie se atrevía a salir con ese clima. Los relámpagos hacían su aparición cada tres minutos y los rayos partían el cielo como si hubiese una guerra celestial. Era una teoría ridícula pero el cielo oscuro se rasgaba por luces brillantes cada cierto tiempo haciendo que la tierra se estremeciera y rugiera como la tripa de un gigante.En un pequeño callejón de Sterling Park, Baltimore; un muchacho con atuendo negro cubierto por una capa y con la capucha puesta, cruzaba la calle asegurándose de que nadie le siguiera, a él no le importaba si llovía o había truenos, nada de eso le asustaba. Llevaba horas esperando a que anocheciera y la lluvia era una ventaja para él. Se dirigía a un pequeño bosquecillo al final de la calle. Sus botas salpicaban y se manchaba de lodo, siguió su camino sabiendo que era más de la media noche, pensando en que tal vez su compañero podría despertar y ver que no se encontraba ahí. Just
Leer más
Las Voces
Me subí al auto del abuelo sin decir nada, abrochándome el cinturón de seguridad solo para no hacerlo enfadar más de lo que ya estaba, sabía que llegando a casa me reñiría como lo hacía siempre que me metía en problemas.Él se hacía cargo de mí desde que mamá murió, todavía me costaba olvidar que ella había tratado de matarme, bueno. Ella no haría eso (ninguna madre haría eso ¿o sí?), según mi abuelo, ella estaba poseída por un demonio, él le disparó en la pierna al tratar de salvarme y la llevó a un convento donde un cura la exorcizó. No quedó del todo bien. Murió a las dos semanas mientras yo apenas salía del hospital al pasar cinco días en la UCI, realmente no pienso que haya tenido una infancia difícil, simplemente hay hechos que no se dan por olvidado. Que tu madre intentara matarte mientras estaba siendo poseída por un demonio, que no haya soportado ser exorcizada y que haya quedado con delirios y que gritara en las noches no era el recuerdo que querías tener de
Leer más
La Tormenta de la Existencia
—Dicen que son de Baltimore —decía Nery mientras nos encaminábamos al aula de Biología, martes en la mañana, nada podía arruinar mi día comenzándolo con ella.— ¿Quiénes?—¿Me pusiste atención cuando te dije por teléfono anoche, que ayer, cuando tú noqueabas a Ashton Wilson, que llegaron dos chicos que los transfirieron a esta escuela y uno de ellos, la primera clase que tuvo fue el de la mía?—Lo siento. No recuerdo haber oído de ellos.—Eres una ingrata —se molestó entrecerrando los ojos. Tenía el cabello recogido en una coleta, ella era unos centímetros más alta que yo, con una fantástica piel bronceada, esos rizos dorados con mechas rosas y verdes, su mirada coqueta con ese delineado negro que contrastaba con esos ojos azul grisáceo, al lado de ella era una chica simple y sin estilo.—Se llama Demian Passmore. Condenadamente sexy, su voz era… sus ojos…oh, sus labios, me lo hubiera comido a besos, todo él era una escultura tallada por los dioses del amor
Leer más
Un Pacto
John Anthony Reynolds Marzo 2, 1928-Abril 21, 2015“Toca tu corazón y encuentra tu alma”Descansa en Paz.Te tendremos siempre en nuestros corazones.Así rezaba el túmulo donde yacería el cuerpo de mi abuelo. A los cuatro años lo recordaba llevándome a la escuela y comprándome un helado. A los seis años me enseñó a manejar el triciclo. A los ocho años tomó la completa responsabilidad de mí después de la muerte de mamá. A los nueve estuvo presente en todos los eventos que el colegio montaba y me regaló mis primeros libros: Harry Potter. A los diez años tuvo que explicarme que necesitaba ir al psicólogo porque seguía teniendo pesadillas con mi madre y tenía que tomar esos asquerosos antisicóticos. A los quince me organizó un cumpleaños inolvidable con la ayuda de Cameron y Nerissa Bower; mi antisocial y muy rebelde amiga, y como regalo me enseñó a conducir a Sonia y así obtener mi permiso para conducir aun
Leer más
La Carta que no es de Hogwarts
Abrí los ojos por el sonido de un mosquito que andaba revoloteando a unos centímetros de mi cara y en un acto reflejo lo atrapé con el dedo índice y pulgar, podía oír el molesto sonido que hacía mientras lo tenía entre mis dedos. Lo aplasté. Me incorporé poco a poco, estaba en mi cama; ellos me habían dejado ahí y no solo eso, Nery estaba acostada a un lado de mí, en el sofá que tenía junto a la ventana estaba unas sábanas con el que seguro, Cameron se cubrió y se había pasado la noche velando por mí. Una sonrisa amarga me apareció en los labios.Pero, aparte de eso, había un no sé qué en el aire que llegaba a mis fosas nasales, los primeros rayos del sol, los sonidos de unas sandalias arrastrándose por la sala y alguien sorbiendo café, las pequeñas motitas en la alfombra que había en la entrada, el claro sonido de los pájaros que estaban a varios metros de casa, el taladrar de una termita en el techo de la casa; era simplemente maravilloso. Podía ver con c
Leer más
Razones
Querida Elisa:Si estás leyendo esta carta, significa que has despertado tus poderes. Y es momento de que sepas algunas cosas detrás de éstas.Seré breve, nosotros descendemos de una antigua raza; y de una asociación llamada Exorcistas de la Orden Negra ¿Cómo empezó todo? Pues bien. En ninguna parte de la Biblia lo menciona. Te diré solo lo que necesites saber; San Lucas y San Mateo fundaron o crearon a los Exorcistas con la única intención de librar a la tierra de todo el mal que había en ella, así que con doce simples hombres comenzaron a practicar lo que antes llamaban hechicería, pero ellos no eran brujos ni hechiceros que se apoyaban con grimorios o libros paganos, ellos se apoyaban con la Biblia para echar a los demonios que tomaban posesión de los cuerpos humanos.Según nos contaron, que a lo largo del tiempo ellos fueron tomando los años de los Grandes Demonios que mataban, y poco a poco éstos pupilos de San Lucas y San Mateo fueron
Leer más
Replay
No quise ir a la escuela al iniciar la semana, y aunque Cam, como el Viejo Cam, me obligara, lo logró persuadirme y me mantuve dentro de casa todos esos días en los que Nery iba y venía de la escuela, contándome de esos chicos nuevos y trayéndome las nuevas noticias del colegio, de quién se había peleado con quién y quién salía con quién.Tuve que asistir a clases el lunes de la otra semana en la mañana, me puse mitones para cubrir el tatuaje antes de salir y con el permiso de conducir, Nery y yo nos fuimos al colegio con Sonia. Se sentía bien ir en un auto aparte a estar soportando todo el bullicio del autobús escolar. Pero, el auto parecía querer hacerme daño al encenderse la radio en la estación favorita del abuelo. Y el dolor regresaba; al menos había dejado de llorar o quizá me quedé seca, como decía Nery y ella trataba de acostumbrarse a verme nostálgica. Era una chica rebelde pero comprensiva.Aparqué a Sonia justo al lado de una Toyota Rav4 en color negro, del modelo m
Leer más
Los Rastreadores
La noche de ese mismo día, el chico de nombre Mitchell llegó para recoger a Nery, pero, por desgracia, su compañero también llegaba con él. Y lo peor no fue eso, sino que traían palomitas y varias películas que habían rentado. Y para rematar, fui yo quien abrió la puerta estando en pijamas; un pants rosa a cuadros y una camiseta de Jack Skellington y unas pantuflas de conejitos con enormes ojitos negros y nariz rosa. Era las siete y media, Cameron se había ido a despedir de su amigo hippie, Shaquille. Lo había visto en el entierro pero no pude memorizar su aspecto, pero se parecía a Cameron, solo que éste tenía el cabello como un rastafari. Aunque en otra ocasión me pudo haber caído de maravilla, de alguna manera ellos tenían una vibra salvaje y llena de historias acerca de sus viajes.Oí el timbre y mientras Nery se ponía lápiz labial de un tono Berry Vamp, yo bajé para abrir la puerta. En realidad, había oído el rugir del motor de su camioneta y que él bajaba de ella para luego
Leer más
La Esencia
Les miré, ellos también me miraban con la luz de la pantalla de la televisión iluminándoles el rostro, Nery comprendió lo que traté de decir. Me mordí los labios, prendí la luz algo nerviosa, se cubrieron los ojos y protestaron al mismo tiempo.Mi corazón no podía controlar sus latidos, sentía miedo y emoción y algo más que hacía que mis manos sintieran calambres.—Un momento —dije a los que estaban en la entrada mientras me dirigía hacia la puerta.Pusieron pausa a la película y con los nervios de punta, abrí la puerta. Tenían puestas sus gafas negras como los Hombres de Negro. Parecían iguales a ellos, bueno, solo que los dos eran de piel oscura, uno era alto y delgado, el otro era corpulento, calvo y con barba en candado.—Buenas noches —saludó el corpulento, su voz era rasposa y magnánima—. Tú debes ser Anna Elisa Walker—S-sí. Sí, soy yo —titubeé.Pude oír que los chicos se ponían de pie y ambos, Mitchell y Demian, se decían algo en voz baja, en un
Leer más