OLIVIA

OLIVIAES

vittoria sabatino  Completo
goodnovel18goodnovel
10
Reseñas insuficientes
22Capítulos
4.4Kleídos
Leer
Añadido
Denunciar
Resumen
Índice

Precuela: Hombres De Manhattan #0.5 Mark ha amado a Olivia desde los trece años, pero nunca se ha permitido pensar en la posibilidad de declarar su amor y destruir su amistad. Jamás ha cruzado su mente la idea de que Livie lo vea cómo algo más que su vecino y mejor amigo con sobrepeso y miope, imagínate su sorpresa cuando un evento cambia su suerte por completo, pero... ¿Durará? ¿O fue todo un juego para ella?

Leer más
Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
22 chapters
CAPITULO 1
Burbank ―Vamos Marky, cinco más y habrás acabado... ―Sí, claro, como no eres tú quien está sufriendo ¿cierto? ― respondí sin aire. ―Te recuerdo que fuiste tú quien me pidió ayuda― Me rebatió ella levantándose. ―Livie, no te vayas por favor― le pedí desde el suelo colocándome los lentes, pero ella ni caso me hizo y siguió caminando― ¡No seas mala! Por lo menos ayúdame a levantarme... ¿sí? Livie se quedó dónde estaba dándome la espalda, apenas estábamos comenzando y ya se había arrepentido de ayudarme; hacía apenas cinco días le había pedido su ayuda para ejercitarme, porque obviamente, con cuarenta kilos de sobrepeso, no estaba en forma por así decirlo. Pero Livie no entendía el porqué de mi tan impronta decisión de querer bajar de peso. ―Si quieres mi ayuda, primero me vas a decir por qué después de dieciocho años ahora quieres bajar de peso― me exigió sin volverse. ― ¿Es que acaso necesito una explicac
Leer más
CAPITULO 2
―Pero... ¿Cómo? ―demás estaba decir que estaba sorprendido― te he visto salir con varios chicos, Livie. ―Sí, tienes razón―coincidió ella― pero nunca... he llegado a más de salir, Mark. ―No entiendo―dije aun dentro de mi confusión― los chicos con los que has salido no son adefesios, todo lo contrario, son guapos. ― ¿Daniel tenía razón al decirte gay, Mark? ―preguntó ella con una mueca divertida―me estas asustando―se puso seria― a ver, ¿por qué tanta preguntadera? ―Bien, primero―comencé a decir― no, no soy gay, me encantan las mujeres―una en particular, pero ella no lo sabe― es solo que me parece extraño que una mujer tan bella como tú a punto de cumplir tus dieciocho años nunca haya sido besada antes. ―Lo mismo se podría decir de ti, Marky―contraataco ella― tú nunca has sido besado tampoco. ―A diferencia de ti―proseguí yo― yo no me considero guapo, y nunca he salido en una cita con una chica. ―Te he dicho que no eres feo ¡por Di
Leer más
CAPITULO 3
Después de que Livie me abandonara a mi suerte en la azotea, me dispuse a arreglar su cámara de tortura particular, la cual contaba con un variado espacio de diferentes suplicios para que yo, aparentemente, eligiera mi propia causa de muerte.Con el permiso de la presidenta de condominio, una viejita de unos setenta años, ambos habíamos acondicionado una clase de gimnasio en la azotea del edificio; y, cuando decía “clase”, era eso, ya que apenas contaba con unas cuantas mancuernas, una bicicleta estacionaria que uno de los vecinos nos había donado y una caminadora que el padre de Livie iba a vender pero que, gracias a su hija, ahora adornaría un espacio específico para hacerme sudar, literalmente, la gota gorda.Según el horario que me había hecho Livie, ahora debía levantarme todos los días a las seis de la mañana (sí, claro) y comenzar con aquel yugo
Leer más
CAPITULO 4
―Tu silencio ya me asusta ¿sabes?Pero aun seguí sin obtener respuesta.―Vamos, Livie, hace veinte minutos que no me diriges la palabra― seguí insistiendo.Livie había llegado unos cuarenta minutos atrás, de los cuales ya llevaba la mitad en silencio después de que le contara lo sucedido.Ella solo se había quedado acostada en su cama y desde entonces solo se había dedicado a mirarme, acción que me tenía los pelos de puntas por lo que me había movido lejos de ella hasta terminar con la espalda apoyada contra la pared frente a la cama, esperando que dictaran una orden de ejecución en mi contra.―Bueno―proseguí diciendo al no obtener respuesta― iré a preparar algo para cenar―Me encaminé a la puerta.―Si te llegas a mover―pronunció Livie por fin―te juro que te lanzo el zapato, Richard Marcus Sanders.―Vamos, Livie, sabes que no
Leer más
CAPITULO 5
Era jueves por la tarde y yo estaba terriblemente aburrido.Hacía más de dos horas que estaba en el trabajo y solo había vendido un disco, un solo e inútil disco de ocho dólares a una fanática loca de Britney Spears el cual había sido pagado con monedas de un centavo. Si la chica no hubiese dicho que había reunido por más de dos meses para poder comprarlo, jamás, ni en un millón de años, habría aceptado aquella absurdez, pero la pobre chica de seguro y hasta había llorado al romper el cochinito.En esos momentos me encontraba en el mostrador viendo al Sr. Fitcher con cierta mueca de asco. El tipo se estaba peinando una vez más, el único mechón de cabello que le quedaba en el reflejo que daba el vidrio de la tienda, de seguro por eso es que no entraba nadie al lugar.De repente, mi celular, que había costado casi tres meses de sueldo y del
Leer más
CAPITULO 6
― ¿Cuándo le dirás lo que sientes por ella? ―me preguntó Nick nada más verme entrar a la tienda.― ¿De qué hablas? ―dije tratando de hacerme el desentendido.―Vamos, hombre― insistió Nick con un pequeño empujón― no te hagas el loco, bien sabes que te hablo de Livie.Solo atiné a fruncir el ceño.Leer más
CAPITULO 7
Nick soltó un silbido nada más entramos en mi habitación.―Bonito―dijo lanzándose a mi cama doble, desarreglándola en el proceso.―Gracias― Contesté aun desde la puerta, pues no sabía qué hacer ahora. Aparte de Livie, más nadie había estado en mi habitación antes, bueno, exceptuando a mis padres claro está, pero la noción de contar ahora con un amigo de mí mismo género todavía no era digerido por mi cerebro.―Bueno, a lo que vinimos―dijo Nick sacándome de mis pensamientos, este se levantó de la cama con una de mis almohadas en mano y me la tendió― ten, esto será el cuerpo de tu chica.―Está bien...―pronuncié extrañado viendo como Nick tomaba la otra almohada y se colocaba a mi lado.―Bien, lo primero que tienes que saber ―comenzó Nick con mirada picara― es que tienes que
Leer más
CAPITULO 8
Recuerdos perfectos, realidades dolorosas... Me encontraba extasiado, y aunque mi cuerpo se encontraba en la tienda de discos, mi mente estaba volando muy lejos recordando la noche anterior. Una vez le entregué los boletos a Livie, esta se había quedado hasta la una de la madrugada cuando nos acordamos que yo debía trabajar al día siguiente, de lo contrario se hubiese quedado a dormir como hacia algunos viernes de películas. Livie me había estado regañando toda la noche por haber
Leer más
CAPITULO 9
Me encontraba en la azotea del edificio, pero esta vez no estaba en el suelo sudando como un cochino esquizofrénico, esta vez estaba creando el ambiente digno de la realeza, o en este caso, para Livie. Había colocado una gran sabana color arena en la parte que se dividía entre el súper gimnasio y el lavandero. Había sacado la pequeña mesa que había en casa y que no se usaba porque siempre comían en el mesón de la cocina y colocado un mantel blanco con dos copas altas y dos juegos de platos con su cubertería, todo un lujo. Lo había arreglado todo para que tuviéramos como vista el pequeño parque que había frente al edificio y como esto era Burbank, a lo lejos se podían ver los Estudios Warner y su emblemático tanque de agua con su logo. También había colocado velas por todos lados cubiertas con vasos para que la briza no las apagara. Si, había pensado en todo, esa era la cena de un enamorado perdido. Antes de salir del trabajo, había recibido un
Leer más
CAPITULO 10
Hacía cinco minutos que los fuegos artificiales habían acabado, pero yo seguía con la vista fija en el cielo esperando... ¿Qué? ¿Que viniera un alíen y me llevara a su planeta?Ya quisiera… Aunque en algún momento debía decir o hacer algo, ¿Cierto? Es decir, Olivia aún seguía con sus brazos alrededor de mi cuello y con su mentón en mi hombro, y, bueno, yo seguía agarrándola de su cintura, aunque más suave que antes.― ¿Algún día dirás algo? ― Susurró en mi oído con un dejo de diversión.―No― contesté también con un susurro.―Pues, ya has hablado…Tomé una larga bocanada de aire y lo solté despacio, bajando al mismo tiempo la mirada hacia Livie, quién, a su vez, elevó sus ojos para conectarlos con los míos.―E
Leer más