Índice
67 chapters
Capítulo X
Me despierto de un salto, jadeante. Aprieto mis muslos e intento rememorar qué soñé. Estoy segura de que fue un recuerdo. Me limpio el sudor de la frente y parpadeo para observar mejor mi entorno. Como afirmó Remi, con tan solo dormir el tiempo se reduciría a nada y ya estaríamos en su casa.Desenredo mis piernas de las mantas y me incorporo. Sin duda alguna, este hogar es más espacioso que el de Joanne y Marcus y tiene un diseño más rústico. Todo está hecho de madera, menos el horno. En las paredes cuelgan algunas cabezas de venados y uno que otro depredador. Mi cama, o eso supongo, está empotrado al lado contrario de la suya adornada por una cobija de piel. La sala es grande y está decorada con dos sofás, una mesita ratonera y un estante lleno de libros. Unas escaleras conducen al ático, el cual quizás esté lleno de heno para dar calor en temporadas fr&iacu
Leer más
Capítulo XI
Vuelvo en sí al oír un trueno lejano. Como puedo, me levanto y echo a correr hacia la cabaña con el corazón en la boca. Mi mente se revoluciona y taladra mi cráneo para salir de él. Solo dejo que mis piernas se muevan y mis brazos aleteen para hallar más velocidad. El sentimiento de terror se apodera de mi pecho hasta el punto de contraerlo más si es posible. Cuando mis pulmones piden un descanso, me detengo frente a un abeto viejo y me apoyo en él. Inspiro y expiro hasta que los latidos de mi corazón se desvanecen de mis tímpanos. Miro sobre mi hombro; centenares de ojos me observan desde la penumbra. Me trago el gemido que quiere lastimar mis cuerdas vocales y me recompongo. Corro con más rapidez y me dejo caer de rodillas frente a la cabaña, jadeante. Echo mi cabeza hacia atrás y recibo las gotas de lluvia con agrado, pues ya estoy a salvo. Sin embargo, la preocupación vuelve como una estampida de elefantes. Salí para buscar a Remi. Me incorporo y
Leer más
Capítulo XII
Busco entre los libros de Oliver para hallar una respuesta coherente a lo que hice ayer. Me agobio por quinta al poner la enciclopedia de hierbas en la mesita. La reviso con un ojo crítico y paso las páginas con premura. La frustración esta vez retuerce mis entrañas al no encontrar nada que me dé una contestación que me deje complacida. Vuelvo al librero y saco un pequeño libro de anatomía, lo abro en la página del sistema respiratorio y hojeo la información. Resoplo y lo vuelvo a dejar en su lugar. Nada, no hallo nada relevante. Si aquí estuviera Joanne, quizá me asesoraría mejor gracias a sus conocimientos de medicina. No obstante, seguro no tendría un argumento fehaciente que darme para sentirme tranquila. Paseo el dedo índice entre los lomos. Me detengo en uno que tiene en letras doradas y en una caligrafía cursiva Diccionario de latín. Mi garganta se aprieta. Lo saco y me encamino al sofá, lo dejo en mi regazo y paso los dedos por sus hojas amarillentas
Leer más
Capítulo XIII
—¿Los guardias reales ya visitaron a Joanne y Marcus? —No —contesta y revuelve el estofado de conejo. —¿Cuándo se supone que lo harán? —mascullo. —Cuando ellos menos se lo esperen. —¿No se supone que irían al día siguiente después de lo que sucedió? —Eso les hicieron creer. —Deja de mover el cucharón y me observa—. Algo traman. Mi preocupación ha suplantado mi necesidad de investigar cómo demonios pude hablar en una lengua extraña y cómo en el infierno pude sanarlo. —Debemos visitarlos en cuanto antes. —Eso resultaría peligroso, lo sabes muy bien. Mi garganta se estrangula por el movimiento involuntario de sus músculos al apretarse. Me remuevo debajo del tronco y busco el ángulo ideal para recibir mejor el calor que despide la fogata frente a nosotros. Sí, prefirió salir conmigo a cazar. Acampamos cerca de una cueva al sur de la casucha del matrimonio y al norte de su cabaña. Según él, es mejor ver el movimiento
Leer más
Capítulo XIV
El que me narrara algo tan personal en un momento de tensión me demuestra que ya me tiene bastante confianza. Sé que también lo hizo para distraerme un poco. Sabe que mi mente solo está enfocada en saber cómo están Joanne y Marcus y obtener respuestas sobre ese intento de milagro que hice con él. Ahora, recostada en su hombro, las cavilaciones no cesan. A mi lista ya se unió ayudarlo a liberar a su madre. Entrar a la ciudadela será difícil, mas no imposible. Debe haber una grieta por dónde entrar o un método viable. Hacernos pasar por otros no es posible ni mucho menos ocultarnos entre lo que llevan los campesinos. Como me afirmó Marcus, los guardias revisan incluso las llantas. Maquino algún plan e idea. No conozco su infraestructura, sin embargo, podré saberlo más adelante estudiando a profundidad el mapa que tiene Oliver sobre ella, además de las escrituras de su diario, el cual me deja ojear a mi gusto. Observo la noche que nos envuelve. En la penumbra vislumbro los ojos
Leer más
Capítulo XV
Me desmorono cuando llegamos a salvo a la cabaña. El diluvio no tarda en caer cuando deposito la mochila en mi cama. Me vuelvo para dejar el rifle en el armario y acomodo mi ropa por instinto. No quiero allanar de más el espacio de Oliver. Entretanto, él enciende el fuego y le echa leña. —¿Cómo se llama tu madre? —le cuestiono cuando se acuesta en su cama con la cabeza sobre sus manos. —Ava. —Bonito nombre. Me acerco, me descalzo las botas y me acomodo a su lado. Impresionado, deja que envuelva mi brazo en su cintura y acomode mi rostro en su pecho. Oigo los latidos pasivos de su corazón. —¿Eli…? —Déjame dormir contigo, por favor. —Ya no estamos en peligro. Me aprieto contra su cuerpo y esta vez hundo mi cara en su cuello. —El peligro está incluso en el lugar más protegido. Suspira y pasa sus dedos por mi cabello. —¿Así eras con los Connecticut? —Sí, por eso cada noche me
Leer más
Capítulo XVI
Observo al señor Ándalos con los ojos entrecerrados. Su amargura me insta a quitarle la pipa y guardarla en el bolsillo interior de mi chaqueta. Refunfuña por lo bajo y me ve con un ojo más abierto que el otro. —Es un trabajo difícil lo que pides, anciano. —Muchacha, más respeto. Me jacto. —Más respeto deberías darme porque ni siquiera tienes la decencia de dejar de fumar justo frente a mi cara. Si no te hubiera quitado la pipa, ni dos baños me quitarían el aroma a tabaco. Se cruza de brazos. —Lo lamento. La costumbre a veces no me permite pensar concienzudamente. Entorno los ojos por su sarcasmo. —¿Solo necesitas arar y nada más? Asiente y mete las manos en los bolsillos delanteros de su saco. —Oliver estará ocupado toda esta jornada repartiendo provisiones. Me ubico a su costado y escruto el terreno frente a nosotros. De verdad necesita estar más humedecido y con suficiente sol para que las pla
Leer más
Capítulo XVII
Mis brazos se extienden a la vez que mis piernas se mantienen rígidas como mi torso. Las burbujas de agua bailotean sobre mi rostro y suben hasta la superficie con una velocidad vertiginosa. Me permito entreabrir los labios y saborear el líquido que me envuelve. Mi mano busca mi pecho y hace presión en esa zona que arde a medida que me hundo. Pestañeo y dejo fluir las lágrimas, las cuales se mezclan con la oscuridad del agua. Mi cabello empieza a serpentear por mi rostro y crea una cortina frente a mis ojos como si quisiera protegerlos. Junto los párpados del todo y dejo que la sensación de ahogo se acumule en mis pulmones. ¿Cómo llegué hasta aquí? ¿En qué momento pasó esto? «Oliver…». Todo fue tan repentino que a duras penas el hilar mis pensamientos me es permitido. La gelidez corre por mis extremidades cuando mi cuerpo está por posarse en el subsuelo. El agua cristalina se tinta de carmesí y con ella se mezcl
Leer más
Capítulo XVIII
Pego un respingo al contemplar el firmamento. ¿A qué hora los nubarrones azotaron su azulado techo? Me levanto, palmeo mis piernas para quitar el exceso de nieve en ellas y me giro para alcanzar mi mochila. En ella guardo el libro, al igual que el pedazo de queso que dejé. Mi mano queda a mitad de camino cuando oigo un estruendo que proviene de la cabaña. Una corriente eléctrica se desliza desde mis pies hasta mi pecho. Con rapidez, sujeto el rifle, acomodo el morral tras mi espalda y echo a correr hacia los árboles que devoran el panorama sobrecogedor que podré ver cuando llegue. Mis pies se enredan y doy un traspié. La agitación se representó en este desliz mal esperado. Mis palmas extendidas reciben el rasguño de varias piedrecillas y el rifle cae a varios centímetros de mí. Maldigo por lo bajo y me estiro para alcanzarlo, pero un golpe en mi mentón me hace recular. Anonadada, escupo
Leer más
Capítulo XIX
Y la nueva era empieza ahora. Temed, dioses prepotentes, que las sombras están por saltar para engullir sus almas impías. Temed, alimañas que se alimentan de sangre, que las fauces de los temerosos lobos devorarán sus esperanzas. Tened esperanza, humanidad, que pronto la libertad volverá con cadenas de fuerza. He allí su resplandor y su magnificencia. He allí el halo de la protección y la salvación. He allí aquella que se supuso desaparecida.   ✹✹✹   Mi puño impacta contra su mejilla cuando me suelta esas palabras que queman mi alma. No se resiste, deja que lo golpee hasta que el cansancio devora mis deseos de desfigurarle la cara. Empiezo a sollozar; derramo esas lágrimas que quemaban tras mis párpados y exhalo los gemidos de desosiego que ahogaban mi garganta. Me alejo de él y me dejo caer frente a la chimenea, recojo mis piernas
Leer más