Cautivos del Amor y sus Dolores

Cautivos del Amor y sus DoloresES

S. Dal Santo  Completo
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
66Capítulos
4.4Kleídos
Leer
Añadido
Denunciar
Resumen
Índice

Un viaje a Roma y un encuentro con Alegra Insua, cambia completamente la vida del ingeniero y empresario Asiel Del Valle. Hay amores fulminantes que no dejan otra salida más que la de dejarse llevar pase lo que pase, pero ¿Qué sucede cuando la magia de ese primer momento se rompe y llega la realidad? LA REPRODUCCIÓN TOTAL O PARCIAL DE ESTE MATERIAL QUEDA PROHIBIDA. LA HISTORIA ESTA REGISTRADA EN SAFE CREATIVE . Copyright © 2006014207235

Leer más

También te gustarán

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
66 chapters
Capítulo 1
El calendario corría en el día 29 de noviembre y por primera vez decidí que era tiempo de hacer un viaje completamente solo en un intento por reflexionar acerca de todo lo que estaba ocurriendo en mi vida, supongo que el estrés era el que me había hecho tomar esa decisión. Sentía la profunda necesidad de desconectarme de todo y de todos, solo quise ir a una ciudad que nunca pude recorrer con tranquilidad, una que me enamoraba por sus paisajes, por sus maravillas arquitectónicas y por los secretos que esconde cada pieza de arte que hay en ella. Roma fue mi cable a tierra en tiempos donde todo parecía un caos, aceptar un nuevo socio en la empresa me hacía dudar de absolutamente todo, pero la construcción de semejante proyecto como lo es la ampliación de un aeropuerto no era algo que podía afrontar sin una inyección de capit
Leer más
Capítulo 2
Aquel día recorrimos los sitios más famosos de Roma y por primera vez fui víctima de sus encantos al hablar de geología histórica y datos muy curiosos de los cambios que ha experimentado este espacio geográfico donde nos encontrábamos.  Nunca me había sentido tan identificado con alguien, y es que en realidad tampoco había escuchado a alguien hablar con tanta pasión de un lugar y eso comenzaba a gustarme más de la cuenta, o quizás era toda ella quien comenzaba a gustarme y yo no lo sabía, o simplemente, no quería admitirlo. Entre conversación y conversación supe un poco más de ella, su edad, 31 años, trabaja como geóloga en una compañía de construcción en Miami la cual la trajo de Argentina hace seis años con un contrato de trabajo que se renovó ha
Leer más
Capítulo 3
Aquel 30 de noviembre era el segundo día que la vería y al ir por ella a la puerta de su habitación a la hora acordada, me sentía más nervioso que el día anterior. Había pasado toda la noche pensando en ella y en el beso que nos habíamos dado la noche anterior. No podía dejar de preguntarme si esto era una simple atracción pasajera o es que había algo más, no quería precipitarme, pero tampoco quería dejar pasar esto que me estaba sucediendo con Alegra. Golpee su puerta con todos estos nervios dentro de mí y cuando ella abrió, mi corazón se aceleró con tan solo verla. Se veía impresionantemente bella, pantalón de jean negro, un suéter color beige y en su brazo traía colgando un sobretodo del mismo color que su pantalón. —Que puntual. — dijo sonriente y en respuesta sonre&i
Leer más
Capítulo 4
Después de aquel beso en la ciudad antigua de Pompeya, nuestra relación dio un giro inevitable. Recorrimos aquel sitio tomados de la mano como si fuéramos novios, mi brazo había encontrado su sitio favorito en el mundo alrededor de su cintura y el regresar a Roma se convirtió en una opción que ambos rechazamos. Decidimos pasar lo que quedaba de la tarde y noche en Nápoles y emprender nuestro retorno a Roma al día siguiente. La pizza más magnifica del mundo se convirtió en nuestra cena, no nos pudimos decidir por una sola y terminamos pidiendo una margherita y una buffarina, ambas nos encantaron y nos hicieron querer poder comer más, pero éramos conscientes que debía quedar un espacio para la famosa sfogiatella y capuchino napolitano. Se podría decir que fue un festín gastronómico que terminamos en un bar a altas horas de la noche y con unas copas de li
Leer más
Capítulo 5
El amanecer de aquel 1 de diciembre nos hizo saber que no había sido el efecto de los limoncellos lo que nos hizo hacer y decir todo aquello la noche anterior. Fue despertar gracias al sol que se asomaba por aquel ventanal, fue vernos abrazados desnudos sobre aquella cama y sonreírnos como diciéndonos que todo aquello había sido la mayor certeza de nuestras vidas. Nos sonreímos de manera cómplice y tal y como si fuera una nueva urgencia, nos volvimos a besar hasta que mi cuerpo se acomodó sobre el suyo en aquella cama. Era la cuarta vez que le hacia el amor, y es que la noche se había hecho infinita entre un “round” y otro, pero las ganas seguían más vigentes que nunca. Me estaba convirtiendo en un adicto a Alegra Insua y no me daba cuenta, a ella por su parte, parece que le ocurría lo mismo,
Leer más
Capítulo 6
Cuatro meses después: 21 de abrilAlegra y yo llevamos cuatro meses de casados ya y si, aquel compromiso fugaz termino en una íntima y romántica boda a solas en un pequeño pueblo de Florida llamado St. Agustine, lugar donde también pasamos nuestra luna de miel. Días después, cuando regresamos a Miami, para ser más exacto, el 25 de diciembre, que fue cuando nuestras familias se juntaron por primera vez en navidad, les dimos el anuncio de nuestro casamiento y si, por supuesto que nadie nos podía creer hasta que mostramos el acta de matrimonio.Afortunadamente nuestras familias se han llevado bien desde el día uno y en mi familia, adoraron a Alegra mientras que sus padres me adoraron a mi como yerno. Supongo que la manera que nos amamos fue lo que hizo que nadie durara de lo que sentíamos, pero este cuar
Leer más
Capítulo 7
[ALEGRA]Al día siguiente: 22 de abrilDos rayitas… eso es lo que veo en las tres pruebas de embarazo que me hice e inevitablemente rompo en llanto. No quiero tener un hijo suyo… esto no puede estar pasándome.—¡Alegra! — Lo escucho gritar del otro lado de la puerta del baño mientras golpea una y otra vez —¡ábreme la puerta antes de que la tire abajo! — continua y simplemente me muevo un poco aun sentada en el suelo y estiro mi brazo para alcanzar la perilla y girarla. Él rápidamente abre la puerta, entra y me mira como intentando entender lo que ocurre, pero decide observar las pruebas de embarazo antes de preguntarme nada.Cada vez que lo veo, viene a mi cabeza la imagen de él en nuestra cama con ella. No entiendo cómo pudo hacerme esto, como de repente destruyo todo así —No lo quiero tener— Digo llena de rabia.«S&ea
Leer más
Capítulo 8
[ASIEL]«Voy a ser papá» pienso y siento como mis ojos se van llenando de lágrimas a causa de la emoción. El silencio que hay en el despacho de esta enorme casa se rompe cuando el llanto me quiebra comprobando una vez más que los hombres si lloramos. A través de la ventana la lluvia de Florida típica en el mes de abril comienza a verse y los rayos van dibujando figuras en un cielo que está casi negro al igual que la relación entre Alegra y yo «¿Cómo es que llegamos a esto si fuimos tan felices?» Me encantaría ser optimista y pensar que ese bebé que crece dentro suyo será como el sol que sale después de la tormenta, pero ¿a quién quiero mentirle? Él o ella solo retrasara un poco lo que le prometí a Mireya para que
Leer más
Capítulo 9
[ALEGRA]Al día siguiente: 23 de abrilNunca imagine que derramaría tantas lágrimas en mi vida, ni siquiera cuando lo vi en la cama con ella llore como lo hice ayer, me pesan los ojos, me duele la cabeza y la luz me molesta más que nunca. Camino por los pasillos de la empresa intentando no encontrarme con ninguno de mis compañeros de trabajo para no tener que dar explicaciones y al entrar a mi oficina, cierro con llave para que nadie pueda entrar. Enciendo mi computadora, saco mi celular de la cartera, lo dejo sobre el escritorio y al mirar a mi alrededor, veo la cafetera que está sobre el mueble de mi oficina y que tantas veces me ayudo con las consecuencias de mis pocas horas de sueño a causa de cómo aquel hombre que yo creía que era Asiel y yo nos amábamos, «¿Dónde quedo
Leer más
Capítulo 10
[ASIEL]Al día siguiente: 24 de abrilNo pude casi ni dormir en toda la noche pensando en que es lo que pudo haber ocurrido con Alegra ayer, no quiero pensar que cumplió con su amenaza de terminar con la vida de nuestro hijo, no podría llegar a soportar una cosa así… toca hacer que me odie, pero en el fondo la amo como a nadie. Me aguante las ganas de llamar a su puerta anoche y entrar a preguntarle que ocurrió... la escuchaba llorar del otro lado de esta y tan solo quería abrazarla y decirle que todo estará bien, pero no puedo, si lo hago todo esto se caerá abajo. Miro la hora en mi celular mientras termino de beber el ultimo sorbo de mi café y no entiendo porque no se ha ido a trabajar, ya son las 9:30am, «¿se sentirá mal?»
Leer más