El secreto de Ana

El secreto de AnaES

maracaballero  Completo
goodnovel16goodnovel
9.8
Reseñas insuficientes
33Capítulos
10.7Kleídos
Leer
Añadido
Resumen
Índice

Ana Lombardi es una joven aclamada diseñadora de modas en la gran ciudad New York con tan solo veintiséis años. Los medios la tienen en un concepto de perfeccionista, obsesiva del control, famosa a tan corta edad y una impresionante figura influyente. Tiene una gran fila de hombres que buscan ganarse su corazón y disfrutar de una vida de lujos y pasarelas. Pero lo que nadie sabe, es que Ana tiene secretos, un pasado que ha regresado amenazando con arrebatar lo más preciado de su vida. Hudson Bennett es un empresario que se cruza en la vida de Ana, poco a poco descubre lo que más atesora ella con fiereza, descubriendo que el mundo puede ser demasiado pequeño cuando menos lo piensas… Una noche de máscaras. Un hombre misterioso. Una marca de nacimiento y un secreto cambiará sus vidas…

Leer más
El secreto de Ana Novelas Online Descarga gratuita de PDF

Último capítulo

También te gustarán

Libros interesantes del mismo período

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
33 chapters
Capítulo 1. Una mujer
Ana Mucha gente me ha definido en estos seis años como una obsesionada de la disciplina y del control. Y es la verdad. Este mundo necesita de disciplina y organización para poder hacer las cosas bien, muy bien o simplemente perfecto. Lo mío es:Perfecto.     —Señora Lombardi, el proveedor ha informado que llegará diez minutos antes para revisar los detalles antes de entrar a la presentación—afirmo con mi cabeza sin mirarla. Estoy llenando una solicitud muy importante. Necesitaba pasar por un riguroso sistema de esta y esperar la respuesta, si la aceptaban o no. Podría contratar una persona de tiempo completo y por más nombre que tuviera, fama o dinero…para todos es igual.     — ¿Es todo? —pregunto mientras la mujer sigue de pie con su tableta abrazada a su cuerpo.   &n
Leer más
Capítulo 2. El pasado regresa
Ana FLASHBACK•      — ¡Mírame a los ojos! —Santiago sostenía mi rostro que estaba cubierto de lágrimas, intenté separarme de él, pero era fuerte. Yo una débil. Una hoja seca a punto de desmoronarse en sus manos.     — ¡Santiago suéltame! ¡Me lastimas! —su rostro estaba totalmente transformado por la ira.     — ¡Dime que eres sólo mía! — sus palabras me hicieron sentir más terror del que ya tenía.     — ¡Eres el socio de mi padre! —mi voz temblaba. Podía sentir su aliento en mi rostro.     — ¡Dilo! —cerré los ojos fuerteme
Leer más
Capítulo 3. Temores
Ana      Las manos me tiemblan. ¡Esto no está pasando! ¡No! ¡No! Tenía que salir inmediatamente de aquí. Llamo a mi asistente, y aviso que no regresaría el resto de la tarde. Salgo como si nada, pero por dentro estoy aterrada. Miro a los lados, en búsqueda de alguna señal de vigilancia. Pero todos están concentrados en sus áreas. El corazón lo puedo escuchar a toda revolución en mis oídos.     Phillipe está de pie en la acera del edificio esperándome con la puerta abierta del auto y el rostro serio.     —A casa, lo más rápido posible. —afirma rápido y cierra mi puerta. Las manos se van a mi rostro con ansiedad, terror y confusión al mismo tiempo. ¿Santiago está vivo?     ¡Es qu
Leer más
Capítulo 4. Mujer misteriosa
Hudson      Mis labios recorrían ansiosamente esa piel pálida, y su aroma de nuevo quedaba impregnada en mi piel. Los delicados dedos que acariciaban mi pecho desnudo, era uno de sus movimientos que me hechizaba. Sus labios entreabiertos en total éxtasis, gimiendo, entregándose a mí, una y otra vez hasta llegar el amanecer. Gritaba en pleno clímax, una y otra vez, hasta dejarla casi en un estado inconsciente. No hablamos mucho, era una de sus reglas, y el maldito antifaz se interponía entre los dos. No me dejaba terminar de recordar su hermoso rostro. Sus manos tomaban mi cabello cuando me deslizaba hasta su vientre bajo. Se arqueó necesitada, y eso me llenaba. Era a mí a quien deseaba esa noche, esa madrugada, y rogaría por el amanecer.     —Dame otra noche—dije seguro de mí mismo. Pero ella solo cerr&
Leer más
Capítulo 5. Proteger
Ana —Ya está listo los puntos de vigilancia, más el nuevo personal que has contratado, tienes cubierto todo—John, está de brazos cruzados observando todas las cámaras de seguridad frente a mí.     —Muy bien, gracias, John. No sé qué haría sin tu ayuda—sonrío a medias. Mi obsesión por proteger a Gianella es inmensa. Es lo que hace una madre, proteger con uñas y dientes a su cría.     —Se encuentra todo protegido, Ana. — sonríe para darme una pizca de seguridad. Hago un movimiento con mi barbilla para afirmar.     —Gracias. Almorzamos. Gianella ya está con Estefany…—no es una pregunta. John niega divertido.     —Muero de hambre—y salimos al comedor quien Estefany ya tiene tod
Leer más
Capítulo 6. Años atrás
Ana FLASHBACK      Recién cumpliría en unos días mis dieciocho años. Era una excelente hija, excelente estudiante y amiga. La lealtad hacia mi mejor y única amiga, no se discutía. Me habían criado con principios y valores, el significado de la amistad era un tesoro, siempre y cuando no existiera la hipocresía y la mentira. Vivía en un pueblo llamado Mansfield, en un lugar cerca de Italia. En este pueblo, toda la gente se conocía, y abundaba la paz. Mi familia, era una de las más adineradas de los alrededores, inclusive de Italia. Pero nosotros éramos felices en este pueblo. Nunca se derrochaba el dinero delante de la gente, ni se presumía nada del estatus que cargaba la familia. Modestos, sencillos y discretos. Mi padre era dueño de una de las mejores teleras de la región, exportaba la
Leer más
Capítulo 7. Santiago Coppola
Ana      El día de mi cumpleaños dieciocho conocería a Santiago Coppola. Uno de los empresarios más poderosos de todo Europa.Ese mismo día se hizo socio de mi padre, Alessandro Ferrera, en la empresa de la familia. Aún no nos conocíamos, pero esa noche empezaría la obsesión de él... hacia mí.     —Deja presentarte a mi Ana—la voz de mi padre la escuché mientras abría su puerta del despacho, y yo me dirigía al jardín con mi mejor amiga. Habíamos preparado algo para festejar solo nosotras dos, mi madre dormía, ya que el medicamento la descansaba. Y mi padre estaba en su despacho.     — ¿Tienes una hija? —alcancé a escuchar su voz cargada de sorpresa.     —Sí, una. Hoy cumple
Leer más
Capítulo 8. Una fecha
Ana Llegaba el fin de semana. Estaba de pie, en el espejo de cuerpo completo. Mi madre junto a otras mujeres de servicio, me ayudaban a acomodar el vestido. Tenía el vestido blanco que mi madre había confeccionado, con esa tela especial. El corazón se me partía en pequeños pedazos, al no poder gritar todo, y salir huyendo. Pero estaban mis padres primero que todo, no podía dejarlos en la ruina, y mi madre sin su ayuda médica.     — ¡Estás hermosa hija! —dijo mi madre al borde de las lágrimas. El vestido se ajustaba a mis curvas, y resaltaba los pechos. Era discreto y elegante a la vez. El velo estaba colgando de un moño hecho a la perfección en mí nunca, y caía junto a lo largo con la cola de mi vestido.     —Gracias...—contesté en voz baja, y sin dejar de mirar es
Leer más
Capítulo 9. Baile de máscaras
Ana —Te quiero cerca de mí en todo momento Ana—dijo en un tono posesivo.     —Santiago, vienen empresarios con sus esposas y quieres que haga lazos con ellas, ¿Cómo quieres que haga las cosas si quieres que esté pegada a ti las 12 horas de la fiesta? —dije fingiendo irritación.     —Tienes razón, John te estará vigilando—dijo finalmente. Ajusté mi máscara a mi rostro. Pinté mis labios color rojo carmesí, ya estaba lista. Los cabellos rubios y ondulados caían sedosamente en mis hombros desnudos y pálidos. Era fiesta Victoriana. Todos cargaban pelucas según la época y sus antifaces.     Mi vestido color negro resaltaba mi piel pálida, el rubio de mi cabello hacía la mejor de las combinaciones. Me negué a u
Leer más
Capítulo 10. Dos meses después
Ana      —Tráeme algo de fruta pero que no sea nada de melón—le dije a la mujer que me atendía.     — ¿Melón? ¿Desde cuándo no te gusta el melón? —mi madre me preguntó curiosa.     —No lo sé, simplemente no tengo ganas de melón. Estoy hastiada de melón—y le daba una mordida a mi pan tostado sin mermelada.     — ¿No le has puesto mermelada? —preguntó arqueando una ceja.     —No tengo ganas de mermelada, lo quise así—dije irritada— ¿Qué es todo esto? ¿Ahora no puedo cambiar mi menú matutino? —mi madre sonrió.     — ¡Calma! Solo que se me hace curioso hija...—dijo m
Leer más