Máximo: El jefe

Máximo: El jefeES

maracaballero  Completo
goodnovel16goodnovel
9.9
Reseñas insuficientes
67Capítulos
90.7Kleídos
Leer
Añadido
Denunciar
Resumen
Índice

Máximo Galloway, es un hombre hermético y está envuelto en un pasado de secretos que oculta a la perfección, directo y poco paciente, se enfrenta a su empleada, Abby Benson, su directora de finanzas, quién durante dos años y en silencio ha provocado algo en él que no puede descifrar, su plan es evitar a toda costa estar cerca de ella, pero alguien se ha dado cuenta de lo que sucede, arma un plan para acercarlos y hacerles ver que son hechos el uno para el otro. Máximo al ver que la primera parte de sus reglas auto impuestas se ha roto, está dividido entre darse una oportunidad con Abby o continuar acompañado por sus propios demonios. 66 CAPÍTULOS. Imagen ADOBE STOCK CON LICENCIA #154519495

Leer más

También te gustarán

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
67 chapters
Capítulo 1
   Máximo       — ¿Es todo lo que puedes dar, Galloway? —levanto la mirada hacia el hijo de puta que tengo como entrenador.      Davis.      Necesito tomar más aire. El sudor se ha adueñado de mi cuerpo en ésta última dos horas. Las piernas me temblaban por todo el gran esfuerzo que daba en el nuevo entrenamiento.      «Mierda, la cena de los viernes»     Me reincorporo poco a poco sin dejar de observar la sonrisa que tiene el maldito. Realmente lo está disfrutando. No puedo evitar hacer una copia casi exacta de esa sonrisa.     — ¿En serio es todo? —escupe divertido mientras me acerco por una botella de agua y la toalla para secar mi rostro.  &nbs
Leer más
Capítulo 2
 Máximo      —Buenas noches, tengo que retirarme, gracias por la cena...—dejo un beso en la frente de mi madre y ella al mismo tiempo me rodea por la cintura.      —Gracias por venir, cariño.     Amber me observa mientras da un sorbo a su taza de café. Durante la cena ha pedido verme mañana en la oficina. Había decidido finiquitar todos mis negocios con ella, pero por petición de mi madre, lo pospuse.      Amber Clarke, es la hija de la mejor amiga de mi madre, una hermosa mujer, ojos color azul, alta, delgada, pelo negro como la noche y piel morena, pero con un alma enferma. Y aunque aún no supero lo de hace años, intento esconder el secreto que compartimos ambos, un secreto que me hace ser el hombre más ruin de este mundo.  &n
Leer más
Capítulo 3
 Máximo      Estoy concentrado en las propuestas de los nuevos proyectos de la empresa. La voz de Artur me hace alejar la mirada de la pantalla.     —Quiero pedir permiso para ausentarme dos semanas, ¿Motivos? Son muy, pero muy personales.     Me quedo en total silencio. ¿Permiso? Desde que laboraba a mi lado durante años, es la primera vez que pide ausentarse.     — ¿Está todo bien? ¿Ha pasado algo con Gwen? —niega con su rostro serio, toma asiento y cruza su pierna.     —Es la primera vez que pido un permiso, pero realmente lo necesito…—sus palabras me dicen que realmente es algo serio el asunto.     —Está bien, toma las dos semanas. Llama a recursos para informar mi autorizac
Leer más
Capítulo 4
 Abby      Doy un pequeño sorbo a mi taza de café. Al sentir el líquido, cierro los ojos y lo saboreo. Extrañaba tanto mi café favorito.     Es sábado por la noche y yo en casa. Mi compañero es un buen libro y estoy recostada en mi cama y la música de fondo, Chopin #9.     Y así terminamos un día pesado.     —Define pesado, Abby. —Suelto un suspiro—Gilipollas...—a pesar de que este sábado solo por ocasión especial del jefe Galloway a última hora pidió varias carpetas con los reportes de finanzas de los últimos seis meses. Sé que está furioso porque seré la sustituta de Artur, pero como me dijo el mismo, hay que respirar y contar hasta diez.     Así
Leer más
Capítulo 5
Abby «Máximo»Estaba de pie en la entrada del bar, sus brazos cruzados sobre su pecho y con una mirada realmente: «Encabronado»—Mierda, nos ha pillado—murmuré entre dientes.Una risa salió de mis labios, me volví para tomar el último trago de mi caballito de tequila. Mordí el limón con sal, y disfruté el sabor que dejaba mientras bajaba por mi garganta. Melani pide la cuenta intentando aparentar seriedad, pero realmente estábamos mega ebrias. El bartender entrega la nota pero soy más rápida que Melani.—Ve, yo pago—Melani duda por segundos en si irse o no, pero sabe los problemas que se va acarrear con su hermano. Hasta podría jurar que si decidiera quedarse sentada en estos momentos y mandar a la mierda a Máximo, este no tardaría en cargarla sobre su hombro como un costal
Leer más
Capítulo 6
Máximo      Manejo a toda prisa hasta llegar a mi casa. Mis nudillos están blancos por la causa de la fuerza con la que aprieto el volante.     — ¡Mujer exasperante! —grito dentro del auto golpeando al mismo tiempo el centro del volante. Pongo la clave para entrar a mi cochera privada. Y la furia no cesa. Bajo del auto cerrando la puerta con fuerza.Me encamino al elevador privado, y sigue mi mente recreando sus últimas palabras.     —Sus palabras.... —en la forma como lo dijo, sus labios húmedos, y el hecho de que pude ver como sus pezones estaban erectos. Niego inmediatamente borrando esa imagen de ella. La forma en la que me desafía, en su postura decidida de una guerrera enfrentándose a su enemigo. Y Dios, sí que éramos enemigos. No encontraba una verdadera razón por el cua
Leer más
Capítulo 7
 Abby      Llego finalmente a mi departamento. Me dejo caer sobre el sofá. Me quito las zapatillas y me doy un leve masaje a mis pies algo adoloridos. Me distraigo recordando de nuevo las palabras de Galloway.     «Qué pase al personal a firmar su renuncia»     La sonrisa de triunfo por hacer un tercer proyecto con Hong Kong se había esfumado a unos cuantos metros cuando escuché que Galloway le daba órdenes a Sofía. Estos dos años siempre me había preguntado por qué de esta relación: jefe-empleado igual a odio-odio. No nos podíamos soportar ni siquiera cinco minutos sin estarnos contestándonos el uno al otro. Su forma de ser autoritativo me tenía hasta la coronilla. Siempre déspota, grosero y todavía se quejaba que uno le contestara por su
Leer más
Capítulo 8
 Máximo      Estoy de pie del otro lado de la puerta del departamento de Abby. Maldije muchísimas veces en los últimos minutos. Golpeé su puerta hasta cansarme. Pero no me marcharía sin hablar con ella, tenía que esperar hasta que esa puerta se abriera ante mí.     Mi apariencia en estos momentos es lo que menos me importa a ojos de la vecina de enseguida del departamento de Abby. Sus ojos me dieron un repaso de pies a cabeza. ¿Qué nunca ha visto un hombre así en su vida? Solo es un rostro, nena.     «Nunca me ha importado»     La mitad de mi camisa termino de acomodarla dentro de mi pantalón, la americana la tengo en mis manos, y mi cabello revuelto. Y un tipo de sentimiento, acaso... ¿Culpa?     «Abby era
Leer más
Capítulo 9
 Abby      Estoy boca abajo en medio de mi gran cama, la sabana ha desaparecido en un dos por tres, siento unas manos acariciando mi trasero. Suelto un pequeño gemido cuando sus labios tocan mi piel. Su lengua es buena cuando se lo propone. Abro un ojo para poder ver la hora.     «3:48 am»     Solo ha pasado media hora desde que terminamos una ronda intensa. Seguía aún extasiada por ver las posiciones en las que nos ponía para alcanzar más intenso los orgasmos. Aún no estoy lista para decir lo que pienso, no quiero escuchar de nuevo «fue un error» «No volverá a pasar» Pienso en algún rincón dentro de mi cabeza que esto es una gratificación por ser mi primera vez, a la mejor la culpa lo carcome por dentro, e intenta suavizar lo qué ha explotado entre lo
Leer más
Capítulo 10
 Abby      El edificio de ladrillos rustico y contemporáneo está frente a nosotros.     —Vamos.     Máximo baja de su asiento y sale del auto, le murmura algo a Edison y Máximo abre mi puerta. Extiende su mano para tomar la mía. Es algo extraño su gesto.     Bajo con cuidado, y cuando intento soltarme para caminar, sus dedos se entrelazan con los míos. Y empezamos andar de la mano, puedo sentir el calor que ejerce su agarre, intento soltarme sutilmente, pero el aprieta más. Me lanza una mirada de irritación.     —Van a pensar que...—me interrumpe.     —Me importa poco lo que los demás piensen.     —Pero no somos...—vuelve a interrumpir.
Leer más