Las Flores que me diste

Las Flores que me disteES

Chico Literario  Completo
goodnovel18goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
22Capítulos
712leídos
Leer
Añadido
Denunciar
Resumen
Índice

— ¿Cómo debe ser el primer amor? Sé que muchos de ustedes no me conocen a profundidad. Creo que hay cosas a las que hoy en día no les damos tanta importancia. La prioridad de las personas se ha vuelto muy fugaz y simple. Mientras muchos buscan sexo, placer, dinero, ¿Dónde quedan todas esas personas que sufren las consecuencias de no vivir con amor? ¿Qué hay de esas personas que no viven una buena vida? ¡Mi historia es trágica! Este libro es en pocas palabras la historia de una mujer, una prostituta que vivía en lo más oscuro del burdel de la vida. ¿Una prostituta? ¡Pues si! Karol es esa chica de dieciocho años de la que quizá oíste hablar o quizá no. ¡En fin! Ella es una prostituta y la vida le cambia por completo cuando logra escapar del burdel al que fue vendida. ¡Así es! Ella escapa de ahí y conoce a un hombre, un muchacho llamado Ángel. ¿Qué podría pasar entre una prostituta y un millonario que tiene el corazón roto? —Creo que el primer amor es aquel que te hace querer desnudarte por completo ante una persona. Hablo de las emociones, los sentimientos y pensamientos. ¡Quizá algún día me pueda desnudar así para ti! HISTORIA +18 © Todos los derechos reservados

Leer más
Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
22 chapters
.
DEDICATORIA Para todos los que aun a pesar de tener una vida dolorosa, no se han cansado de vivir. ¡Para todos los que luchamos por cumplir nuestros sueños! Para ti que estás leyendo esto, estas letras te pertenecen.      INTRO Admito que no se en donde me encuentro ahora mismo, desconozco mis coordenadas y no sabría ubicarme en un mapa. Desde hace cinco años vivo en una jaula con cuatro paredes y una puerta que se abre por las noches para abrirme camino entre oscuridad y deseo. ¿Cuál deseo? Avanzó por un pasillo oscuro y término siendo más que el espectáculo de muchas personas masculinas con hábitos  sucios. Soy el placer de muchos hombres. ¡Soy una prostituta! ¿Tendrías sexo conmigo? — ¡Yo no me acostaría contigo! Subí la cremallera de mi mini falda, mi ropa interior era de color negro. Ese brassier de encaje se veía bien,
Leer más
1
El pasillo estaba oscuro. Su mano me sujetaba por el brazo y el sonido de nuestros pasos comenzaba a desaparecer con el sonido de la música. Tener su tacto sobre mi cuerpo me hacía pensar en todas la veces que estuvimos juntos. ¿En la cama? Nos detuvimos frente a la puerta.   —Después del último hombre que atiendas, ¿puedo estar contigo? —me pregunto él.   Le miré por algunos segundos, mi lápiz labial era rojo y decidí sonreírle. Esta vez no le había contado que mí plan se llevaría a cabo justo en esta noche. ¿Se molestaría conmigo? Su respiración retumbó en mi cuello y su aroma era tan intenso como el tabaco. No le respondí con palabras, tenía la intención de que él pudiera descifrar mi semblante. Su mano estaba tibia y pensé en su petición. ¿Me convertiría en una traidora?   Él abrió la puerta y enseguida subimos unas escaleras. Atravesamos una cortina de terciopelo color rojo y ahí estaba todo. Había más mujeres baila
Leer más
2
3
La primera vez que estuve con un hombre me sentí de muchas formas. Estar expuesta y a pleno tacto, fue algo que le reproche a mi cuerpo muchas veces. ¡Después lo supere! Al principio, quitarme la ropa interior frente a un hombre era algo que me hacía sentir nerviosa, vulnerable y rota. Después se volvió algo vacío. Aprendí que desnudar mi cuerpo era solo eso, mostrar piel, causar excitación en el sexo de los hombres y esto solo duraba unas fracciones del tiempo.   ¡Era cierto! No me gustaba para nada ser una prostituta. Me sentía como una basura, un objeto simple, muy insignificante y sin valor. Pero después del sexo y los diferentes hombres que me tocaban, yo siempre necesitaba ánimo. ¿Quién me lo daría? ¿Quién se sentaría junto a mí para animarme a no rendirme? Entonces comprendí que mi cuerpo desnudo era algo que pertenecía de forma fugaz a los hombres, pero, mis sentimientos y emociones eran algo que no podía y no debía desnudar ante ellos. ¡Sí! Aprendí a se
Leer más
4
5
6
Esa noche al entrar a mi habitación, me sorpr
Leer más
7
¿Cómo debe ser el primer amor? Supongo que el primer amor debe ser sincero, coqueto y con una pizca enorme de pudor. ¿He tenido mi primer amor? No lo creo. Nunca he tenido una relación amorosa con nadie y creo que aún no estoy lista para amar a alguien.   A la mañana siguiente no pude evitar sentirme emocionada y sorprendida. Resultaba que Ángel había preparado el desayuno. Jugo de naranja. Hot cakes. Chilaquiles verdes. Gelatina. ¿Enserio? ¿Este hombre era de verdad? ¡Pues si! Él era de verdad y su sonrisa también. Me pidió que me sentará a su lado en la barra que estaba en la cocina. Esta vez no llevaba puesto su traje o su camisa y era la primera vez que lo veía tan holgado. Tenía puesta una playera de algodón negra y un pantalón de pijama con muchos cuadros de colores azul, naranja y blanco. Sus pies estaban descalzos.   — ¿Cómo aprendiste a cocinar? —le pregunté curiosa.   Él masticaba un hot cake.  Leer más
8
— ¡A que te gano en llegar a la playa! —me dijo.   Estaba retándome. Su mirada me gustó, tenía un toque de picardía y juego.   —No lo creo.   Y entonces corrí hacia la puerta, la abrí rápidamente y salí de nuestra habitación. Él venía atrás de mí. Baje las escaleras a toda velocidad, mi respiración se aceleró rápidamente y el sudor no tardó en aparecer sobre mí cuerpo. Eran las cinco de la tarde cuando atravesamos la recepción de la casa. Me estaba riendo mucho y la emoción era inmensa. Cuando la arena apareció, mis pasos se atascaban a causa de mis tenis que traía puestos. El viento soplaba fuerte y la brisa del mar se sentía muy bien.   Llegué primero. Me detuve ahí donde la última ola d
Leer más
9
Después de cenar y beber un poco, volvimos a la habitación. Ya eran las once treinta de la noche y mis ganas de dormir eran fuertes. Ángel me acompañaba, la noche estaba tranquila. Caminábamos hacia la recepción, empezamos a subir las escaleras y justo cuando íbamos para nuestra habitación, una de las otras puertas del pasillo se abrió. Un hombre salió de ahí y se nos quedó mirando unos segundos. La intensidad de su mirada me hizo empezar a recordar.   —Hola Ángel, hace tiempo que no nos veíamos —le dijo él.   Nos detuvimos frente al hombre. Parecía ser un tipo serio.   —German, ¿cómo te trata la vida?   —Muy bien. Ya sabes, ahorita el negocio de los jitomates está en su pleno apogeo.   German dirigió su mirada hacía mí. Parecía ser un tipo arrogante. Alzó su mano izquierda para rascarse y en ese instante, justo ahí lo vi de nuevo. Un anillo de oro que significa la señal de estar
Leer más