Las Esencias del Tiempo

Las Esencias del TiempoES

Absalon  Completo
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
40Capítulos
1.1Kleídos
Leer
Añadido
Resumen
Índice

Este libro se trata de una aventura se desarrolla en las aguas del nuevo mundo, en donde un grupo de héroes se enfrenta a un mal muy terrible. El mal y el bien confrontados cara a cara, sacrificios serán necesarios, todo con tal de librar al mundo de una maldición surge de las aguas del Reino de Quito. Un grupo de piratas decide aceptar su destino y se enfrentan a la tripulación de la muerte para enviarlos de regreso a su tierra, donde las maldiciones y espectros son encerrados. Al final el sacrificio máximo será llevado a cabo por alguien lo ha perdido prácticamente todo, solo recuerdos quedan, y este pirata pagará precio máximo con tal de librar al mundo de la tripulación de la muerte.

Leer más
Las Esencias del Tiempo Novelas Online Descarga gratuita de PDF

Último capítulo

También te gustarán

Libros interesantes del mismo período

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
40 chapters
La partida
Erase una vez, en una época muy lejana a la nuestra, allá, por los años de 1582, donde un joven con el corazón lleno de sueños, partió desde su hogar dejando a su madre y a su hermana para cumplir sus tan soñadas aventuras y aún más, ver y descubrir los misterios que rodeaban al mundo.A pesar de que la tristeza inundaba su corazón por abandonar a su familia, al mismo tiempo se alegraba por empezar a ser independiente y convertirse en un hombre. El nombre del joven era Thomas y su travesía comenzó en el barco pesquero del capitán Terr el cual era conocido como un gran marinero en los océanos de las costas de la real audiencia de Quito,  y había bautizado su barco como el Santa Fe. El joven Thomas empezó como un simple grumete, pero poco a poco comenzó a ganarse el respeto del capit&aa
Leer más
El primer encuentro
A la mañana siguiente ya en el puerto el capitán hablaba con el maestre Cribas.―Debemos volver a Guayaquil, se acabó la actividad pesquera en este barco.―!Capitán! Puedo preguntar a qué se debe esa decisión.―Ya no hay buena pesca maestre. Informaremos a los demás ya en Guayaquil.―Desde que encontramos a ese barco usted actúa muy extraño ―expresó sin temor Cribas antes de que el capitán se retirara.―Son ideas infundadas, ahora a trabajar que se nos va el viento.Simón y los supervivientes heridos serían llevados por el Santa Fe a Guayaquil para tener un mejor tratamiento.<
Leer más
Rutas pasadas
Cuando llegaron a la costa Terr corrió al bote donde se encontraban Simón y Thomas y les dijo.―Escuchen bien, tengan a mano sus espadas y sus pistolas, no recuerdo los peligros que se encuentran en esta isla y tampoco sé que nuevas criaturas han entrado al corazón de la misma, prepárense.Luego de lo dicho, Terr sacó su espada y empezó a caminar y todos empezaron a seguirlo. A pocos pasos se toparon con una entrada a una selva la cual estaba formada por pilas de piedra y que en lo alto se veían tallados unos símbolos.―Saquen sus armas porque aquí comienza la parte fea ―indicó Terr.Empezaron a ingresar en fila, la isla era extraña ya que los árboles eran muy bajos y tenía
Leer más
Travesía
En el momento en el que estaban frente a la tormenta, el barco empezó a moverse descontroladamente de forma tal que parecía que se destruiría, pero de manera inesperada el viento dejó de soplar en contra del barco y lograron pasar a otra isla que era un tanto sombría ya que solo tenía unas rocas muy oscuras en punta y una arena muy pálida y gris.Bajaron en los botes y arribaron a la isla, en ella Terr movió un par de rocas con la ayuda de otros  hombres, y señaló un extraño pasadizo el cual se  veía muy profundo, tenía una escalera de cuerda muy desgastada y era la única forma de entrar,  empezaron a bajar por la soga uno por uno, cuando llegaron todos al fondo, solo se observaban las luces de las antorchas, Terr dio la orden de apagar las antorchas; cuando la antorchas se encontraban apagadas
Leer más
Relato de un viejo capitán
Thomas, en su propia mente se imaginaba que les tenía que explicar el capitán Ter y también se preguntaba si en verdad él  iba a revelar todo.Después de casi un día de viaje, llegaron a otra isla, uno de los tripulantes dijo:―¡Otra isla!  que cansado me siento de pasar de isla en isla.   ―Tienes razón ―gritaron todos en coro.―Capitán, éramos pescadores y ahora somos piratas, lo seguimos porque somos fieles a este barco. Pero no puede esperar a que sigamos así para siempre.Terr les pidió disculpas y les indicó que no faltaba mucho para que se acabaran tantos viajes, también les explicó que ir a
Leer más
La primera busqueda
Cuando Ester entró por la puerta de atrás nos llamó y nos condujo a un barco casi deshecho y sucio con solo un ayudante. Yo muy molesto le pregunté si eso era lo mejor que podía conseguir, ella contestó que era lo mejor con las prisa que había. La amiga de  Ester llegó un rato después, ella era blanca como la arena, y sus ojos eran como el verde de la esmeralda más pura y bella que yo hubiese visto, su nombre era Casandra.No podía creer que una mujer tan bella se decidiese a partir sin rumbo junto con desconocidos en un barco en mal estado, pero esos son los misterios de la vida. El barco sostuvo el peso de los seis, y no se hundió como yo presentía, colocamos las velas en su lugar, que a pesar de su apariencia  paupérrima, obtenían muy buen viento. Zarpamos al atardecer y nos alejamos hacia
Leer más
Origen
Ya en Bahía Grail desembarcamos y Rif nos llamó a bajar unos barriles de pólvora, ya que se aprovechó de la situación y por habernos sacado del banco de arena nos puso a trabajar para él. Kilian creyó que era lo justo, como él había vivido rodeado de modales aceptó ayudarlo.Cuando bajamos el último barril Rif nos ofreció unirnos a su tripulación en su navío, negamos la propuesta y nos retiramos. Ester y Casandra nos dieron la sorpresa de que se quedarían, había sido mucho por un día, regresarían a su hogar. Seguramente  su  padres  estarían  desesperados, me pareció lo mejor. Ester antes de irse me colocó en el dedo un anillo que ella guardaba en un pañuelo y me pidió que me cuidara, yo me sorprendí, ya que creí q
Leer más
Busqueda y rescate
Después de pasar al lado contrario de la isla Simón y yo empezamos a reconocer cosas que habíamos observado la última vez que estuvimos en ese lugar. De inmediato supimos dónde se encontraba la cueva en la que se nos había dado los pergaminos.Cuando la encontramos, atamos dos sogas en el tronco de una palmera que creció al borde del abismo y poco a poco descendimos. En el fondo la oscuridad reinaba, las lámparas apenas nos iluminaban el camino, yo me preocupé ya que la última vez que estuvimos ahí un riachuelo nos arrastró, pero parecía un suelo el cual no había tenido agua desde hace mucho tiempo.Caminamos hacia el único lugar que podíamos, hacia el interior de la caverna. Cuando llegamos al tope de esta, los símbolos eran diferentes se hab&
Leer más
Sentencia de muerte
El frío, cada vez empeoraba más y más, tanto que tome una lámpara para usar un poco de su calor. La lluvia también se hizo presente y empeoraba la situación. Con el mar agitado perdimos el control del barco, mi corazón palpitaba fuerte, tenía mucho miedo. Todos salieron a cubierta, puesto que estaban dormidos, yo subí a la punta del mástil más grande para tratar de ver por encima de la niebla, pero esta cubría todo el barco.De repente el barco se estremeció bruscamente, todo se sacudió, pero no se podía ver nada. Parecía que otro barco había sido atrapado por la niebla y nos había embestido. No distinguía quienes eran los que estaban abordando, pero se veían bastante raros, bajé rápidamente y observé aterrado lo que estaba pasando en el barco, muchos esqueletos se amotinaban, era la tripulación de la muerte qu
Leer más
Un nuevo hallazgo
Cuando llegó la mañana tomé una botella de licor y la bebí sorbo a sorbo. El viaje aún era bastante largo y sería muy aburrido, todos salían de sus hamacas para retomar el control del barco, la brisa era poca y las velas casi no se alzaban, la corriente marina era lo único que nos impulsaba.Tomé un poco de agua para hidratarme de mejor manera. Una pequeña isla que estaba en nuestra ruta sería el lugar donde tomaríamos unas frutas ya que la en el mapa se detallaba abundantes árboles de fruta y un estanque que se formaba si llovía.  Es así que al llegar a esta lanzamos el ancla y un grupo designado bajo en los botes para tomar lo que necesitábamos para abastecerse.Regresaron rápidamente, con la novedad que solo encontraron el agua, pues, los árboles habían sido cortados. Yo supuse que había sido la real fuerza puesto que ese t
Leer más