Índice
38 chapters
P R Ó L O G O
P R Ó L O G O—¿Crees en él amor a primera vista?... —la entrevistadora alias Destino me observa con suma atención, (éste interrogatorio se hizo por separado para evitar interferencias de uno en el otro).—Creo en el amor no correspondido, ese en que tu sólamente te enganchas con la otra persona que está perdidamente enamorada o enamorado de otra que no eres tú.Amor a primera vista... Bah; quizás: ilusión, admiración, deseo... pero ¿amor?, No. No soy tan incrédula, he visto cómo otros se enamoran hasta los tuétanos y lo más satisfactorio es que la otra lo corresponde. Si lo he visto porque yo he quedado en medio y no en medio de los dos, sino, en medio del olvido.  Marginados sentimentalmente.—aquí un suspiro resignado por ambos protagonista—.»»No fuí la única. Se que hay otros con el mismo problemilla que el mío. Y cuando pienso que todo sale mejor, sombras de mi pasado aparecen para dañar mi solucionada vida. <
Leer más
U N O
U N O Nueve de la mañana la puerta es tocada. Pensé: es Christopher con los folios. Mas un asiático de aspecto cansado y que no es Chris estaba esperandome en la puerta.—Ah... ¿ Se te ofrece algo? —no podía negar que su presencia me molestaba. Él no era culpable de que la mujer que me gustaba se interesaba por él, pero bueno no se va acabar el mundo por un amor no correspondido.—Si. ¿Puedo pasar? —se veía muy estropeado, como si lo fueran corrido sin aceite. O su rallador no tuviera agua, claro si de coche hablamos.Lo dejé pasar por educación porque si fuera por mí le cerrara la puerta en las narices. «Basta Eliezer, deja de ser tan pedorro»—Siéntate. —dije, obligando a mi voz a salir sin un tono que denote mi malhumor por su presencia.—Es rápido. Y claro, un poco extra&nti
Leer más
D O S
D O SEra la grandiosa Stefanía Belmonte, surguí de un puesto de secretaría a ser la directora técnica administrativa de una de las corporaciones internacionales de Toronto, se que no surguí al principio por buenos modos, soy atractiva y tomé provecho de eso, de mi cuerpo, mi sensualidad, mi feminidad y todo cuanto podía... De ser mujer.Intenté siempre salir con alguien que me representara, mucho de esos fueron mis jefes. Tenía grandes ideales y expectativas y un hombre con su cuenta bancaria vacía no era una de ellas.Luché siempre por ser la única mujer en la vida del hombre a quien yo elegí. Rubia aunque en realidad soy castaña escondiendo mi cobrizo, ojiazul aunque son mis lentes de contacto porque mis ojos los considero grises, como mi actual circunstancia, no soy noventa sesenta noventa pero mi cuerpo es deseable, me he esforzado para ser deseada por un hombre. Mi madre me enseñó que debería ser y hacer eso para tener un futuro. Soy un
Leer más
T R E S
T R E S TIEMPO DESPUÉSMe había quedado sin ingresos, lo peor que le puede suceder a una persona es quedar sin plata, sin medio, sin una locha, dejé de trabajar porque quise aunque me pidieron que no lo hiciera, tenía la necesidad de hacerlo. La gente me veía como algo raro, me había quedado una pequeña gran cicatriz en la cara que consumía múltiples cremas para mejorar el aspecto pero no daba resultados. El día que salí del hospital, salí diferente, no se cómo explicarlo, de verdad salí renovada, era cierto que volví a nacer, me propuse a ser lo que mi madre me aconsejó que no hiciera, sentía a pesar de ser burlada por la vida que tenía la oportunidad de cambiar mi destino.Decidí marcharme, mi madre lo dijo sin filtro: sí te era difícil buscarte un marido sin esa cosa en la cara imagínate ahora,
Leer más
C U A T R O
C U A T R O —¿Por qué debería darle el empleo a usted? —¡miercoles! ¿Cuál es la verdadera respuesta para esta popular pregunta y que nos deja fuera de base a muchos? Para que me la pasen porque estoy segura que necesito una buena para la próxima.Había ido a la dirección y me encontraba frente a una casa enorme con grandes ventanales y un jardín especial. Todo gritaba dinero y más dinero y eso me hacía falta y pues el conjunto residencial por sí se veía así.Las manos me temblaba soñé que cuidaría a Chucky y eso me aterraba. Toqué el timbre pero antes de tocar una segunda vez salió una chica y ésta me vió y se sonrió burlona. No era la única buscando empleo. Ella no era fea.Pasé cuando una mujer de cabellos blanco me lo indicó. Era una ca
Leer más
C I N C O
 C I N C O Había avanzado. El chiquillo se acostumbró a mí. Cada vez que me veía me llamaba Nani, creo que por Fany. No es muy bueno tener a un niño encerrada si fuera por mi jefe estaría en su casa las veinticuatro siete y no es posible sí no es por el niño sería por mí. A demás este niño lo único y aparte de papá lo que sabe es ladrar. Así que decidí ir por unas galletitas al súper. Me lleve a mi pequeño y con pasos lentos salimos a por unos comestibles. Entré al negocio y el pequeño se le agrandó los ojos. Se que quería comer de todo. Tomé un carrito y lo metí a él en ese compartimiento pequeño del carrito. Empecé a meter yogures, galletas de todo tipo y aproveche para hacer mi compra. El bebé reía cuando maniobraba el carro a ot
Leer más
S E I S
S E I S—Deberás asistir con nosotros. Yo estaré con algunos inversores y tu cuidarás de mi hijo. —asentí— deberás también ponerte algo para la ocasión, un vestido no estaría mal. —lo quedé mirando. ¿Me está aconsejando en modas? Bueno siempre cargo vaqueros y camisetas, miré mi atuendo y pues es obvio que el hombre se avergüence de cómo anda su niñera.—Bien. Entonces mañana vendré con mis cosas hacía acá y aquí me alisto.Me fuí hacia mi casa y no dejaba de pensar en lo que me pondría. Tengo vestidos pero los nervios se suman y mi acomplejado ser no ayuda.—Morey...—grité entrando a la casa— Tengo una urgencia.—El baño está desocupado querida —gritó de vuelta— Todo tuyo.—Mor es un problema... —ella se ha convertido en mi psicóloga. Me escucha, me aconseja y me trata como si fuera parte de su familia, de hecho un día dijo que dejara de pagar la renta que me apreciaba y yo le dije que no que la ayudaría con los gastos.— ¿Donde estás?
Leer más
S I E T E
S I E T E—No quiero estar muy maquillada. —me quejé. —Estas excelente. —Solo soy la niñera. —me pasó el espejo para ver su obra maestra. Tenía un delicado toque de maquillaje que lucían el color verdadero de mis ojos a través de mis gafas, me había recogido todo el cabello en un peinado simple; el vestido me hacía sentir muy arreglada y ni hablar de los botines.— Espero que no me despidan.—Verás que cuando te vea no querrá que cuides al niño sino a él.—Ariel. —la reté— es mi jefe y así se queda. Ya era la díez de la mañana y mi jefe me estaría esperando. Tenía la costumbre de ir vestida algo informal y descuidada pero con Ariel lo más ordinario es extraordinario.—Como sea, anda a arrasar. —que locura, esta mujer está loca. Me monté en mi auto y manejé hasta la casa de mi jefe. Tendría que alistar al pequeño para luego ir hacia la reunión.Bajé y toqué el timbre. Esperaba no degustar a mi jef
Leer más
O C H O
O C H OEstaba corriendo por el parque, no me daba tiempo a ejercitarme y estar sola sin cuidar a mi bebé me ponía maluca en sentido de enferma, así que salí a distraerme, me puse una licra y una camiseta, una coleta alta, música y a correr.Estaba en lo mío cuando el vecino de mi jefe se puso a mi lado haciéndome compañía sin pedírselo.Me detuve sacándome los auriculares y lo enfrenté.—¿Hola? —Stefanía Belmonte ¿Cierto?. Quiroz Belmonte. —lo miré extrañada y asustada, miraba a los lados esperando a que saliera hombres a secuestrarme.—No es muy común que los vecinos de tu jefe sepan tu nombre, y menos te sigan.Eso era muy extraño y producía miedo.—No soy cualquiera —se acercó y yo retrocedí— Te conozco hace tiempo sólo que tú no a mí.—Eso asusta. —retricedí unos pasos dispuesta a correr.—Quizás, eres especial para mí.Ahora correr es la única opción para mí, y el gas pimienta no es un accesorio
Leer más
N U E V E
N U E V EEl lunes era diferente, ya sabía que el vecino de mi jefe era mi hermano y pues me sentía por un lado acompañada. Había llegado temprano a la casa, el señor iría a trabajar. El tiempo había transcurrido y me había encariñado con el niño y él conmigo. Teníamos una relación como de amigos, un niño de dos años y una mujer de veintiocho años, perfecto, el sabía escuchar mis cosas más locas y no hablaba sólo balbuceaba cuando quería comer, jugar o hacer algo particular. El hombre perfecto.La laptop en la casa era de ayuda. Yo buscaba vídeos en YouTube y recetas faciles de comida y las preparaba y luego le contaba a Morey mis avances en la cocina. Yo hacia lo mío y también estaba pendiente del desayuno de Oliver. Ya saben, las mujeres pueden hacer muchas cosas a la vez.Había un silencio sospechoso y por instinto voltee. Estaba normal, como si no rompiera un plato el niño en su silla. Estaba sospechoso la situación así que fingí voltear
Leer más