Entre Mundos: El Durmiente

Entre Mundos: El DurmienteES

Adriano  Completo
goodnovel12goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
35Capítulos
3.5Kleídos
Leer
Añadido
Denunciar
Resumen
Índice

(Libro Completo) Dos adolescentes, mejores amigos, se encuentran destinados a vivir una aventura increíble. Sus mentes y sus sentidos se encontrarán en jaque al darse cuenta que, al dormir, son transportados a un mundo medieval, quedando aquí sus cuerpos dormidos mientras transitan un mundo totalmente nuevo, aunque con ciertas similitudes. Un mundo en donde los reinos están en peligro, continuamente amenazados por las fuerzas de la naturaleza. Naturaleza que consiguió tomar las mas espeluznantes formas con tal de defender lo suyo. Hoy en día, humanos y naturaleza conviven en paz bajo un estricto pacto. Un pacto que está por romperse. Acompaña a Thomas y Adrian a descubrir este nuevo mundo, mientras te sorprendes con las conexiones entre ambos mundos. Entre Mundos es la primer entrega de una saga. Una historia tan fantástica como real.

Leer más

También te gustarán

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
35 chapters
Prólogo
Dicen que la adolescencia es, básicamente, llevarle la contra a tus padres. Nadie se pregunta si en realidad son ellos los que se oponen al adolescente, sin siquiera hacer el intento de entenderlo ¿Será que se han olvidado de que alguna vez fueron adolescentes?Dicen que la cabeza de un adolescente vive en constante turbulencia, pues la mía, cae en picada, y está a punto de estrellarse contra el más duro concreto.El estudio, las amistades, qué hago en mis tiempos libres… todo parece ser cuestionable cuando se trata de mí.La única persona que siempre supo entenderme fue mi abuelo, a quien todavía lamento haber perdido cuando era solamente un niño. Él fue la única persona que siempre me alentó a hacer lo que quisiera, siempre y cuando lo haga para sentirme satisfecho.Daría lo que sea por tenerlo a mi lado en esta etapa tan difícil. Sus f
Leer más
(cap 1) El hallazgo (1)
Ahí está el guerrero, se acerca la hora. Después de caminar a través de ese túnel, frío, oscuro y flanqueado por altísimas paredes de piedra, lo espera una puerta tan inmensa e imponente como lo es el castillo. —Debo juntar fuerzas, cruzar esa puerta y así cumplir con mi destino. —se dice el hombre que transita el lugar llevando su mano hacia la empuñadura de la espada. —¡Equis! —Ya con su espada en la mano, decide abrir la puerta e ingresar a ese lugar que, hasta ese momento, era totalmente desconocido para él. Al poner un pie del otro lado, su aguda audición advierte que algo viene muy rápido. —¡Izquierda, cuadrado! —Rápidamente pudo hacerse a un lado y esquivar esa flecha que, de no hacerlo, se hubiese…   —¡Thomas Tindergar!, es la cuarta vez que te llamo, para que bajes a cenar —exclama una voz femenina desde la cocina. —¡Ya vamos ma! —responde al momento e
Leer más
(cap 1) El hallazgo (2)
El sonido de un portazo lo despierta. Thomas está con sus manos sobre las costillas. Todavía siente el ardor <<que locura>> piensa mientras gotas de transpiración recorren su rostro. —Eso fue tan real… tendré que dejar de jugar a ese juego. El joven había tenido lo que se conoce como un sueño lúcido. Aquellos sueños que se sienten tan reales que, al despertar, por unos instantes, dudas si realmente estabas soñando. Thomas había vivido, en primera persona la misma situación que había jugado junto a su amigo unas horas atrás. Aunque en su sueño pudo avanzar un poco más. No tiene manera de saber si eso que acaba de soñar, es lo que sucederá en el juego. De lo que está seguro, es que ese dolor en las costillas se siente muy real. Tan real que, más allá del tacto, sus ojos tienen que comprobar que sus costillas no están al aire. De pronto escucha unos pasos apurados que suben por la escalera, acompañados por un llanto
Leer más
(cap 1) El hallazgo (3)
Bajan ambos, Adrián da un beso a su madre, agarra su mochila y emprenden su camino. En el auto, camino al colegio, tanto Robert como Elizabeth se mantienen en silencio. La niña, con la misma cara de desgano con la que se había levantado. Su postura lo dice todo, más que sentada, está desparramada en la butaca del acompañante, mirando por la ventana como el sol va derritiendo la nieve caída durante la noche. Robert es quien rompe el silencio. —Es por Mathew ¿no? —al contrario que con su madre, a él le contaba todo, por eso sabe muy bien por donde viene tan mal humor. —Si pa. No sé porque sigo pensando en él —dice y luego suelta un suspiro, que empaña el vidrio de la ventanilla. —El amor hija, el amor —la consuela Robert mientras acaricia su mejilla—. Uno no elije de quien se enamora por más que pienses que sí. Sino mira a tu madre con quien se metió —una pequeña broma basta para sacarle una sonrisa. C
Leer más
(cap 2) Palabras de condena (1)
Margareth se encuentra en la cocina preparando la cena, mientras Robert y Elizabeth están sentados en la mesa de la sala principal. El padre lee su diario como es habitual y la niña se pinta las uñas de color azul. ­­—¿Dónde se habrán metido estos dos? —pregunta la madre con tono preocupado, revolviendo con un cucharon de madera el guiso de lentejas, el cual será la cena de hoy. Padre e hija siguen con lo suyo. Al ver que ambos actúan como si no la hubieran escuchado se acerca al desayunador que divide la cocina de la sala. —¿En esta casa a nadie le importa lo que sucede? —increpa con enfado. Robert, quien es el que está dándole la espalda, hace a un lado lo que está leyendo y gira su cabeza para poder mirarla a los ojos. —Las marmotas ya tienen dieciocho años —dice y vuelve a su postura anterior—. Ya están un poco grandes, ¿no? —agrega mientras levanta nuevamente el periódico. A Margareth no le gust
Leer más
(cap 2) Palabras de condena (2)
Ambos vuelven a lo que estaban, sacan el poema nuevamente y comienzan a analizarlo. Estuvieron largo rato tratando de encontrarle una lógica a esas palabras. Lo dividieron por estrofas para poder analizarlo más detalladamente, separaron ideas, las horas pasaban, hicieron mil notas, vuelven a sacar el cofre esperando haber pasado por alto algo que esté a simple vista. A cada instante sus cuerpos cambian de posición, parados, sentados, luego acostados para un lado, después para el otro. Desarmaron el poema completamente y lo volvieron a armar de maneras diferentes. Ahora ya están buscando anagramas… y por fin, al cabo de tres horas de búsqueda incansable llegan a la conclusión que no tienen la menor idea de lo que es, están como al comienzo, en nada. Thomas ya abandonando la investigación saca un colchón del armario. —Vamos a dormir amigo. No doy más —arrastra el colchón y lo ubica justo al lado de la cama. —Si Thomas, demasiado por hoy —Leer más
(cap 3) Despierta (1)
Todos están sentados. La cena esta noche es amena y un tanto rápida. Un clima tranquilo y sin discusión. Elizabeth, Adrián y Thomas se miran con ansiedad, todos quieren seguir con la tarea que se asignaron. Ni bien terminan de dar su último bocado se despiden de los mayores y suben otra vez a su cuarto, que a esta altura ya bien podrían llamarlo su “guarida”. Elizabeth, después de esperar tan solo unos minutos, sigue el camino de los amigos. Sus pasos por la escalera son extrañamente ruidosos, más que de costumbre, como anunciándose al andar. Ahora, caminando por el pasillo que distribuye a las habitaciones, ya es más evidente que quiere hacerse escuchar cuando decide comenzar a silbar una canción carente de ritmo. Al momento en que pasa por delante de la “guarida” la puerta se abre y de allí sale una mano que sostiene el poema hallado dentro del cofre. Eli lo toma y con una sonrisa en su rostro apura su paso y la puerta de su cuarto se cierra con llave luego de ent
Leer más
(cap 3) Despierta (2)
Adrián despierta con ánimos de seguir durmiendo, aunque su cuerpo siente como si hubiera dormido una eternidad. Tapa su cabeza con la almohada, a fin de que la luz que ingresa a la habitación no lo moleste, siempre odió que el sol le dé justo en los ojos. —Un momento… ¿quién abrió las ventanas? —se levanta y ni bien pone un pie en el suelo advierte algo diferente. —¿Quién puso esto acá? —al costado de su cama hay una alfombra de piel de zorro. Levanta la vista y automáticamente su boca queda nuevamente abierta y su cuerpo inmóvil por lo que ven sus ojos. —¿En dónde demonios estoy? —claramente no es su habitación, o por lo menos la que él conoce. Ese cuarto tiene el triple de tamaño, los muebles hechos íntegramente de madera, el frío es más intenso y donde debería estar la estufa ahora hay una mesa con una ropa muy diferente a lo que él usa. Ni bien quiere dar el primer paso su rodilla se afloja, provocando que se apoye en la
Leer más
(cap 4) Marcados por la tinta (1)
—¡Adrián por favor, tienes que despertar! —son las palabras que escucha antes de abrir sus ojos.Thomas lo está sacudiendo fuertemente cuando despierta. Esto lo confunde completamente ya que es lo opuesto a lo que estaba vivenciando hace instantes.Adrián recuerda claramente lo sucedido << ¿Cómo puede ser? Yo estaba tratando de que él reaccione >> piensa mientras mira a su alrededor.Está en su habitación. Allí se encuentra la familia Thindergar completa junto a su madre, quien ni bien se percata de que su hijo reacciona se abalanza sobre él.Sophia llora desconsoladamente, pero el abrazo de su muchacho le hace calmar. mientras Elizabeth mira sorprendida tapándose la boca con sus manos.—Vamos familia. —ordena Robert, piensa que lo mejor es retirarse y dejar que los Patinson se calmen.Leer más
(cap 4) Marcados por la tinta (2)
En aquel raro pueblo, Margareth le cuenta a Robert que Adrián, al igual que su hijo, había dado señales de despertarse.El padre de Thomas recién ha vuelto de la herrería donde trabaja o, mejor dicho, la cual le pertenece. Profesión que fue heredada de su padre y aquel de su abuelo. En estos tiempos el mismo Robert es conocido como el mejor herrero que existe. No es coincidencia de que su pueblo sea el único proveedor de armas, espadas, hachas, flechas, escudos y todo tipo de armamento. Todo, hasta fabrican estructuras para sus fuertes casas y barcos.Mientras Margareth relata, Robert aprovecha para cambiarse su sucia ropa de trabajo, su cuerpo emana ese olor característico al metal, aroma que no logra quitarse ni con un buen baño.Cuando la mujer se calla él continúa con lo que es ya casi un ritual. Por más que como todos los días haya sido de trabajo arduo, despué
Leer más