Una plaza inocente

Una plaza inocenteES

Jê Agne  En proceso
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
16Capítulos
336leídos
Leer
Añadido
Denunciar
Resumen
Índice

Una joven, una plaza, una playa y mucha inocencia ... Todo lo que involucraba a Melinda tenía un aire de alegría. ¿En qué momento de su vida se había convertido todo en un misterio, tal vez su regreso a su ciudad natal? Ese pequeño pueblo ya no era el mismo que había sido de niño, pero ¿qué estaba pasando allí? Su corazón anhela vivir un gran amor, pero ¿cuándo tendrá a su amante en sus brazos? Melinda no tenía idea de lo que realmente la involucraba, su pureza e inocencia le harían un gran daño.

Leer más
Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
16 chapters
Biografia
Copyright © 2021 de Jê Agne Título original: Una plaza inocenteRevisión: Shainnee y MSL Jerusa Agne mejor conocida como Jê Agne, nacida y criada en un barrio pobre de Porto Alegre, en medio de tantas adversidades, comenzó a escribir para tratar de superar una crisis de síndrome de pánico, comenzó a tener gusto por la escritura y la primera obra publicada el 1 de noviembre de 2018. Amante de las series, el cine y la literatura, divide su tiempo entre la familia y el trabajo. Hoy Jê vive con su familia en un pequeño pueblo de Santa Catarina, Taió , donde sigue escribiendo.Jê dice que su vida está en el apogeo de su juventud. Alegre, extrovertido, tiene la música como compañera para escribir e inspirarse.&n
Leer más
Agradecimientos
Dedico este número a todos los amigos, revisores, socios y promotores que creyeron y apoyaron en mí para hacer realidad este sueño, en especial mi familia, mi esposo y mis hijas, que siempre están a mi lado, animándome. A los que en ningún momento dudaron de mi trabajo y se mantuvieron firmes en todo momento, en cada logro, en cada desengaño, alegría y tristeza. Hay un gran cariño por todo lo que cada persona ha hecho y hace por mí, y mi más sincero agradecimiento a todos los que de una u otra forma se cruzaron en mi camino, ¡haciéndolo más placentero en este gran viaje llamado vida!    Este libro es meramente ficticio, cualquier nombre o evento escrito en él es simplemente una coincidencia con la vida real.  Recordando: Todos los derechos de esta obra, tot
Leer más
En casa otra vez
Melinda Shwast, quizás la joven más querida y amigable en el pequeño pueblo de Islamorada, de unos veinte años que vive con su abuela. Una joven rubia, ojos verdes, cabello largo, una sonrisa que ilumina un ambiente, sus padres murieron cuando Linda tenía apenas tres años, vivió su infancia jugando en la playa y en la plaza de su pueblo, estudió en las mejores escuelas y su educación superior en la mejor universidad de Florida, regresó a su ciudad natal para cuidar de su abuela y dirigir un negocio familiar. Ya no está acostumbrada a un pueblo pequeño, de poco más de 6.000 habitantes. Todavía cree que correr de noche en la playa o en la plaza es seguro. Pronto descubrirá que su vida cambiará mucho ...- ¿Dónde estaba, abuela? ¡No lo encuentro y ya me están esperando en la cafetería!- Cariño, d
Leer más
Llamada de broma
- ¡Hola querida!- Hola, Rique, ¿no vienes?- ¡Todavia estoy en el trabajo! Pero si quieres, puedo dejarlo todo aquí ...- ¡No! Me voy así, Fil y Gui se fueron, no sé a dónde, Fê tiene un examen mañana, Bibi y Bella tuvieron que viajar ...- Oh, me siento fatal ahora ... ¿Has cenado?- Sí, me voy a casa a estudiar una propuesta hecha para una empresa.- Hazlo así, espérame en casa, ¡podemos ver algo!- ¡Déjalo así, el sábado hacemos algo!- Ok, lo siento, querida, no lo sabía. ¡Beso, burbujas!Melinda colgó el teléfono y comenzó a contestar un correo electrónico. Cuando terminó, levantó la cabeza y se sobresaltó. Había un hombre guapo parado frente a él, pero no el mismo que había conocido
Leer más
Empresa familiar 
- ¿A dónde vas, Linda?- ¡A pesar de que!- ¿Estás caminando? ¡Esperar! ¡No quise ofenderte, Bubbles!Melinda estaba furiosa con Philip. Salió sola y ya era tarde. Ella se fue sin mirar atrás. - Quiero estar sola.- ¡Esperar!- Dejáme. ¡Vuelve por tu coche!- Melinda, espérame, ¡por favor!Se detuvo en medio de unos árboles y se volvió hacia él. Levantó su rostro surcado de lágrimas y miró a Philip.- Incluso admito, Filipe, que haces lo que quieres si la discusión en una reunión es profesional. Estoy de acuerdo en que luches, discutas y me desafíes. Eres el director financiero de esa maldita empresa que me vi obligado a asumir. Ahora, no pongas mi vida personal sobre la mesa, nunca he hecho esto contigo incluso cuando
Leer más
  Amigos extraños     
- ¿Cuándo vas a viajar, Bubbles?- Estoy esperando a que la abuela se recupere bien, no puedo salir y dejarla con alguien si no está muy bien, sin necesidad de cuidados especiales.- ¿Esto podría llevar un tiempo entonces?- Sí Rique, ¡puede que tarde unos días todavía!Los dos estaban sentados en el suelo apoyados en el banco de la plaza. Tenía su brazo sobre los hombros de Melinda y ella estaba casi acostada con la cabeza sobre su pecho.- Quiero cambiar de tema, estos días se me acercó un tipo extraño que me preguntó si conocía a todas las chicas de la ciudad y quién no.- ¿Y qué respondiste?- Dije que sí, se veía como si fuera de la policía, ¿sabes? Simplemente no se identificó. Incluso me pareció el tipo que estaba en la puerta de su edificio el d&ia
Leer más
Amor sin medidas
- ¿De qué color, abuela?- El verde de la silla.- Está bien, ¿estás aquí?- Sí, ese mismo.- ¡Eso es azul, abuela! Póntelo, bajemos. Te llevaré a la playa.- No quiero ir a la playa, llenará de arena mi manta verde.- Está bien, ¿quieres ir a la plaza? Todavía hay un pequeño sol agradable allí.Entonces Melinda y la abuela Sarah salieron a caminar. La silla de ruedas de la abuela encerrada en un pequeño agujero en la acera de la plaza, así que decidieron quedarse allí. Melinda se sentó en el césped sobre otra manta que había tomado. Era un día soleado, pero la temperatura era baja para ese momento. Donde estaban ambos tenía una vista muy hermosa del mar, no se veía la playa, solo el agua que brillaba con los rayos del sol, hacie
Leer más
Los desaparecidos
- ¿Cuándo hablaste con Linda?- Hace un par de días, estaba muy conmocionada, pero estaba bien. Se lo dejé a la abuela y a Maggy.- ¿Y no me dijiste nada, Fe? No ha estado en casa desde ayer y no ha contestado el teléfono. Gui y yo ya la hemos estado buscando por todos los rincones de la ciudad, y Henrique ya ha llamado a toda la policía de las ciudades vecinas. La abuela no tiene idea de que Linda está desaparecida. ¿Cómo le vamos a explicar esto?- Papá está ahí por si alguien llama.- Eso lo sé, Fernanda, estaba con él cuando dijo que iba allí. Mamá, ¿pudiste hablar con ese tipo?- Mira el respeto, muchacho, es juez. Y no, todavía no lo tengo, está viajando con su familia. Lo que le pasó a esta chica, tan sensata, desaparece así. Espero que no le hay
Leer más
En peligro
Melinda caminaba por la acera que bordeaba la plaza, estaba cansada, era tarde y su auto se había descompuesto, como no estaba lejos de donde vive, decidió dejar el auto donde estaba y hacer que lo arreglaran. Día siguiente. Estaba pensando en cómo iría a trabajar al día siguiente, porque Filipe estaba viajando y también encontró dinero tomando un taxi, ¿y autobuses allí? Rodeada de millones de ideas, no se percató del acercamiento del chico desconocido que ya la había seguido otras veces, el mismo que se había acercado a sus amigos un par de veces. Ella se sorprendió cuando él alineó su cuerpo con el de ella, haciéndose visible a su lado. Ni siquiera lograron saludarse cuando Neitan se acercó a ellos, con una mirada fulminante al niño, hizo que se alejara de Melinda.- ¿Qué fue eso? El pobre chico corri&oa
Leer más
Dudas plantadas
- Despierta, querida, necesitas tomar tu medicina.- ¡Buenos días tía! ¿Dónde está Rique?- Lo siento, buenos días. Fue a ver un problema que no sé dónde con David y no quería despertarla. Me pidió que le diera su medicina. No has comido bien durante dos días, ¿quieres que te traiga algo diferente para el desayuno?- No, tía, gracias. Creo que le pediré a alguien que me recoja. Necesito ver a la abuela.- No creo que sea buena idea, si no quieres que sepa que estaba enferma ... creo que sus tíos la están cuidando muy bien. Déjame ver esto como es.- Lo sé ... ¡OH!- Perdon.- Sé que la están cuidando.- Sigue siendo feo.- Pero necesito verla.- Creo que es bueno que te quedes aquí, pero no puedo abrazarte. Solo te pid
Leer más