Observer

ObserverES

Annie Löwe  Completo
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
21Capítulos
1.6Kleídos
Leer
Añadido
Resumen
Índice

En un futuro soberbio y prodigado por la genialidad de lo nuevo, se avecina una enfermedad extraña, la cual hará que hasta los más avariciosos se vean reducidos en la inopia. La agente especial de la policía, Zhúric, es asignada a descubrir qué generó o quién trajo esa enfermedad con anomalías insólitas. Con una capacidad inimaginable de ahondar en las memorias de otros, asumirá riesgos que le dejarán daños a largo y corto plazo. Acomplejada por el misterio que desencadenó este surgimiento extraño, tendrá que hacer lo posible por no dejarse llevar por la pesadumbre de las mentes de aquellos que toca. Sin embargo, mientras oprime el botón del ingenio, se percatará de que todo no es lo que parece y de que fue traicionada por quien menos esperaba. A partir de allí, el desencadenante de los males que ahora acechan al mundo jugará de su lado en el tablero de ajedrez.

Leer más
Observer Novelas Online Descarga gratuita de PDF

Último capítulo

También te gustarán

Libros interesantes del mismo período

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
21 chapters
Prólogo
Ciudad Silver Despierto agitada; la misma pesadilla regresó. El gélido sudor se desliza por mi frente, haciéndome recordar que no lograré salir de la culpa tan fácil… los recuerdos siguen ahí, sin querer soltarme. Me inclino con un suspiro para saber la hora, esta me saluda con letras rojas y con un bufido vuelvo a caer sobre las sábanas. Ya es de madrugada y afuera el bullicio de la ciudad no cesa. Vuelvo a levantarme, de ese modo dejo que las sábanas húmedas se deslicen hasta posarse en el suelo; no veo la hora de poder salir a la playa, pero el clima parece no querer dar el brazo a torcer. He anhelado el descanso desde que entré a mi oficina como una detective hecha y derecha. Ahora que la tengo, no he podido disfrutarla como es debido.Trazo con los dedos aquella cicatriz que se extiende por mi hombro y muere en mi omoplato. “Marcas de guerra”, ot
Leer más
I
Ciudad Ocre Salto los botes de basura sin perder de vista al fugitivo. Mis pulmones se cierran con fuerza y la garganta se me seca al girar; lo hallo e intenta rebanarse las muñecas. Mi cuerpo colisiona con el suyo antes de que la navaja pase por su pálida piel.Lo inmovilizo y, con rapidez, saco las esposas de electricidad de mi chaleco. Él se resiste como una lombriz, pero logro ponérselas. Su organismo convulsiona por el choque eléctrico de la cuerda que sostiene cada grillete y esto hace que se calme, de este modo, el alambre deja de despedir electricidad.Este tipo de esposas es para eso; las cargas eléctricas que sueltan son como un calmante o dopante a la hora que entra en contacto con alguien nervioso (se activan al presenciar que el nivel cardiaco es elevado, pues las muñecas empiezan a palpitar revelando el pánico). Es un mecanismo sofisticado y realmente bueno.
Leer más
II
Las pantallas a mis lados se iluminan. El lugar es sombrío, no hay suelo, más bien es algo transparente que me mantiene en pie. Me estremezco por los murmullos ahogados más allá de esta clase de bosque, llamada la mente de la bastarda.Empiezo a revisar cada pantalla, viendo momentos de su infancia, el cómo se cortó la lengua de pequeña por intentar cocinar algo, hasta su primer encuentro sexual. El ambiente es pesado y me siento flotar. A mis espaldas algo se mueve, me giro con celeridad, encontrándome con mi reflejo a través de un espejo empañado. Toco el cristal, y al hacerlo, su memoria reciente se muestra ante mí. Respiro hondo ante las escenas.Ella se encuentra justo detrás del vidrio de visión unilateral. Está observando al detenido con una máscara de enojo puesta en su rostro, oprime un botón del panel del control, desactivando las cámaras y a
Leer más
III
Dos años antes, ciudad Ocre Le hago una seña a mi hermano para que no se acerque a mí en silencio. Él me mira con los ojos encapuchados por la preocupación, dado que me encuentro justo al frente del tiroteo, refugiada en un muro que no resistirá más el maltrato. Además de que estoy herida, mi hombro pulsa al mismo ritmo de mi corazón y sé que la herida es muy profunda, puesto que sentí cuando el arma de láser atravesó parte del hueso y de la clavícula. Lo único que pude hacer fue correr, apretar la herida con un trozo de tela que encontré y rezar para que no me desangrara tan rápido.Vinimos aquí, a las calles bajas, para poder averiguar un homicidio con arma de fuego y con esto nos encontramos, una pelea de pandillas. Al parecer, la pandilla de las calles medias cruzó la línea imaginaria que impusier
Leer más
IV
La pantalla al frente de mí parpadea. Sé que alguien se refugia tras la puerta, pero no quiere dar la cara. Vuelvo a oprimir el pequeño botón para llamar la atención del inquilino, el monitor se enciende del todo y muestra el rostro de un niño pequeño.Suspiro con una sonrisa. Es habitual que en estos apartamentos se encierren, quizá por el temor a las pandillas, entre otros obstáculos. Por ende, hay monitores colgados en las puertas, que parecen ser los recibidores, los que son el timbre, pues tienen una cámara que prevé si es alguien malo o no tras la madera sucia. También, nunca te abrirán la puerta, por algo utilizan dicho sistema.—Soy de PC[1]. Necesito hacerle algunas preguntas.—Mi madre no está en casa —resopla. Sus ojos dicen todo lo contrario.—¿Cuántos años tienes, pequeño? —Esta pregunta t
Leer más
V
—Menos mal nuestros trajes son impermeables —bromea.Una mirada por parte mía hace que se calle.—No me parece chistoso, Colt. —Paso el pañuelo por mi cuello, limpiando algunas notas de sangre escurridizas.—Deberías dejar la empatía a la hora de atender un caso, Zhúric.—No empieces con los sermones, no eres mi padre —mascullo.Él se cruza de brazos. Yo ni me inmuto por su mirada de regaño, ahora estoy enfocada de meter a cierto delincuente en la prisión para que se pudra lentamente, después de todo, las cucarachas, aunque sea, merecen una mejor vida de la que le daré a ese hijo de…—Zhúric, enfócate —gruñe, con la vista puesta en el cielo. Deben de ser más de las dos de la madrugada.—Estuve en la habitación 47 —empiezo a argumentar con voz concisa—. U
Leer más
VI
Me siento en las escaleras jalando mi cabello con frustración. No he podido comunicarme con la epidémica, no se encontraba en casa, así que preferí seguir con la interrogación habitual. Nada productivo, me he desviado de mi verdadero punto, no he encontrado nada sobre mi hermano… joder, me volveré una histérica si no ato los cabos antes de que amanezca. Y eso que falta una hora para eso. Decido llamar a mi jefe que no tarda en responder, su rostro malhumorado es un impacto para mí. No quiero una video llamada, pero qué más da.—¿Sucede algo? —increpa—. Te veo muy cansada.—Estoy bien. Solo cansada —Miro mis botas, intentando no mostrar mi enojo—. ¿Recibiste mi informe?—Sí. A primera hora de la mañana la CCV sacará el cuerpo para examinarlo y darle el pésame a la familia involucrada.—Bien.
Leer más
VII
Calmo los temblores de mi cuerpo y asimilo lo mejor que puedo sus palabras. Gastón espera una reacción o respuesta por mi parte. Sin embargo, mi cerebro parece no querer conectarse con mi organismo del todo.—Colt ha vuelto ignorantes a mis compañeros, los ha puesto en su dedo meñique. Maldita sea, ¿por qué conmigo no ha podido?—Porque la capacidad mental de un observador es difícil de controlar. A lo seguro ha intentado hacerlo, pero no lo logró, ni con tu hermano pudo, tampoco conmigo.Bajo las manos sintiendo que la debilidad se apodera de mí. Durante dos años he estado rodeada de títeres descerebrados, de zombis.—Has estado viviendo siendo controlada por él, a través de tus superiores.—¿Por qué mierdas se destapó? Me refiero a que, si él controla a mis camaradas, entonces él es culpable de la i
Leer más
VIII
Acomodo mi chaqueta junto a la bufanda mejor. Está haciendo mucho frio y Colt ni se inmuta de eso, estamos justo en la entrada de las calles bajas, le he sugerido que me acompañe a hacer otra revisión, pero esa revisión no existe, Gastón y yo lo vamos a confrontar, hacer que quite su control sobre nuestros otros compañeros. N puedo negar el terror me inunda al igual que el nerviosismo, además de la sed de venganza, aunque sea no estoy salivando como un perro demostrando esa emoción.Él se gira, esperando a que diga algo. Trago saliva para disuadir la comezón en mi garganta, evidenciado mis ganas de tirarme al suelo y echar a llorar, porque estoy enfrentando al asesino de mi mellizo, de media entera de la comunidad de personas con habilidades… estoy enfrentando a un hombre extremadamente loco e insaciable. Me trago todas esas emociones.—Necesito revisar la habitación de la mujer q
Leer más
IX
Las lágrimas fluyen al verlo. Sacudo la cabeza, no puedo creerlo.—¿Índigo? —exclama en un gruñido Gastón.Él sonríe con más fiereza.—Colt solo era un peón más que dejó infinidad de pistas. Sí, un fetichista, un obsesionado con una observadora. —Chasquea la lengua—. Es casi inmune como yo… pues es mi sangre, mi hijo. Todo este tiempo estuvieron siguiendo al tipo equivocado, oh sí.—Tú… —Mi boca tiembla y mis ojos se nublan más—. ¿Entonces el que estuvo en la habitación 53 era Colt, quien fingía mientras tú… tú enfermabas a la mitad de la sociedad?Aplaude, encantado.—¡Así es! Canario. —Inclina su cabeza con un tic en el ojo, similar al de su hijo—. Él solo era la distracción. Después
Leer más