El justiciero

El justicieroES

AngeloGrayson  Completo
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
32Capítulos
1.4Kleídos
Leer
Añadido
Resumen
Índice

Gabriel Martinez, un consagrado Detective intenta escapar de su doloroso pasado, y conseguir paz en la tranquilidad de su ciudad natal. Pero una serie de homicidios cometidos por un asesino que ha decidido hacer el trabajo que la corrupta justicia se niega a llevar a cabo, lo sumirá en el caso más difícil de su carrera.

Leer más

También te gustarán

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
32 chapters
Cap. 1: Caso inusual
Los primeros rayos de luz matutina se filtran a través de la persiana de una habitación en la que el sonido de una alarma se esfuerza por despertar a su dueño, una perezosa mano tantea la mesa de luz hasta lograr dar con el teléfono y desactivar el molesto ruido. El hombre se revuelve entre las arrugadas sábanas blancas que dan cuenta de lo mucho que se ha movido durante la noche, aun recostado mira con los ojos entreabiertos la puerta del baño, considerando si vale la pena levantarse.—¡Te advertí que no te descuidaras, Gabriel! —exclama un muchacho de mirada desorbitada parado a solo unos pasos de la cama con un encendedor en la mano.Gabriel se sienta de un salto en la cama sacando su arma de debajo de la almohada con la respiración agitada,  apunta al intruso preparándose para apretar el gatillo sin un dejo de duda, pero al parpadear el maniático muchacho se esfuma en el aire. El hombre cierra los ojos mordiéndose el labio, ha sucedido de nuevo, pasándos
Leer más
Cap. 2: Rivalidad fraternal
Gabriel estaciona su auto a  la entrada de la casa de su padre, golpetea el volante con los dedos soltando un suspiro sombrío. Ha pasado mucho tiempo desde que vio a Samuel por última vez, no se puede decir que sean hermanos muy unidos, de hecho cuanto más distancia los separa mejor se llevan. Siempre ha sido así, desde niños, en la casa siempre se oían sus peleas por cualquier cosa. El simple hecho de que uno hubiese mirado al otro de mala manera era suficiente para desencadenar una lucha en la que sus padres debían intervenir rápidamente, a decir verdad no es capaz de explicar esa relación tan poco amena entre ellos, no hay un motivo concreto que justifique la poca amenidad que sienten el uno por el otro, simplemente ese… rechazo está ahí.Siente el impulso de volver a encender el vehículo y volver a su departamento a seguir dándole vueltas a su caso, pero no quiere decepcionar a su padre, él más más nadie ha dedicado su vida para criarlos y darles una buena vida. Le debe
Leer más
Cap.3: Coraje
—¿Y qué tal estuvo la dichosa cena? —pregunta Lorenzo sonriendo con una taza de café entre las manos.—Tan mal como todas las anteriores, mi padre debería empezar a resignarse a que algo vaya a ser diferente —responde Gabriel hojeando los papeles que cubren por completo el escritorio de su despacho.—El pobre no debe perder la esperanza de que sus hijos dejen de llevarse como si fueran enemigos, aunque debe ser realmente irritante tener como hermano a un sabelotodo que se cree la reencarnación de Freud —confiesa Lorenzo logrando que su amigo sonría levemente.—Quiero creer que Samuel tiene buenas intenciones, pero no es una tarea fácil darle la razón. Soy capaz de lidiar con mi vida sin que él tenga que decirme cómo debo comportarme, el problema de los psicólogos es que creen que saben como todo a su alrededor debe funcionar, soberbios y testarudos —afirma el Detective apretando los labios con disgusto.—En todo caso, creo que deberían hacer u
Leer más
Cap.4: Oportunidad
—“Irá ascendiendo hasta llegar a la cabeza misma de esta nación” —lee Gabriel por enésima vez caminando de un lado a otro de la cocina. Se detiene apoyando los brazos sobre la mesa para releer la carta y pasar la mirada a la libreta en la que ha hecho garabatos de todo posible indicio que pueda obtener de ese escrito. Aunque hasta el momento solo puede deducir lo que ya sabe, está lidiando con una persona que ha sido defraudada por el sistema, y por ende ha decidido tomar la justicia en sus propias manos. Una persona inteligente, por cierto, lo suficientemente meticulosa y organizada como para no dejar ni un solo rastro de su presencia, alguien sin mucho para perder al tomar la decisión de arriesgarse a tomar las vidas de la gente poderosa. —¿Por qué aquí y por qué ahora? —se pregunta el Detective relamiéndose los labios, tomando el bolígrafo anota en su libreta “Fallos judiciales". Ese parece ser un buen inicio para buscar, algo que marcó profundamen
Leer más
Cap. 5: Osadía
Gabriel toma un sorbo de su taza de café hojeando el periódico, incluso hasta con una sonrisa en los labios. Hace tiempo que no se levantaba de buen humor, tanto tiempo que hasta había olvidado lo que se sentía, nunca se hubiese imaginado que Ana fuera tan maravillosa. Aunque ese grato momento de paz y tranquilidad se ve interrumpido por su celular que comienza a sonar mostrando el nombre de Lorenzo en la pantalla.—Quisiera empezar preguntando cómo te fue anoche, galán. Pero el maldito volvió a hacer de las suyas —anuncia el policía sin mucho entusiasmo en la voz.—¿Tan rápido? ¿Quién fue esta vez? —pregunta Gabriel tirando el periódico en la mesa con desagrado.—El comisario Santiago Vivas de la Comisaría primera, no puedes hacerte una idea de cómo lo ha dejado —anuncia Lorenzo con pesar sabiendo el impacto de la noticia.—¡¿Qué?! ¿Un comisario? ¡Este tipo está loco! —exclama el Detective sorprendido de que el asesino se haya atrevido a ir t
Leer más
Cap.6: Indagación
—¿Que es lo que vienes a pedirme, Gabriel? Un Martínez nunca llega a mi oficina solo para saludarme —reclama una anciana de pelo corto rubio mirando desde detrás de su escritorio al Detective que desde el umbral de la puerta la mira con una sonrisa.—Me haces sentir culpable con ese reclamo, Mirta. Aunque debo confesar que tienes razón, necesito de ayuda, más específicamente los expedientes de fallos judiciales que involucren a menores masculinos, deben ser de al menos del periodo entre 1970 y 2000 —anuncia con una sonrisa suplicante pasando a la pequeña oficina en la que el escritorio y un sillón de dos cuerpos ocupan casi todo el espacio disponible.—¿A qué tipo de fallos te refieres? —pregunta la mujer mirándolo con intriga por encima de sus lentes.—De todo tipo, violencia familiar, abusos, custodias, incluso hasta pérdida de familiares directos —explica Gabriel pasándose la lengua por el labio inferior con nerviosismo esperando ir en la dirección c
Leer más
Cap.7: Enfrentamiento
—¿Qué está sucediendo aquí, jefe? —pregunta Gabriel al comisario que se mantiene detrás de una barricada formada por los móviles policiales.—Los vecinos denunciaron una situación extraña, el maldito tiene a dos policías dentro del auto empapado con gasolina, está amenazando con prenderlos fuego —informa el comisario con la mirada fija en el sospechoso.—¿Ha exigido algo? ¿Qué han negociado? —pregunta el detective rascándose la barbilla con preocupación mirando al hombre que se mantiene parado al lado del automóvil.—No, el maldito loco solo está ahí amenazando con quemar a los pobres desgraciados, los dos policías son ovejas negras de la de la fuerza —responde el anciano con exasperación esperando poder terminar con eso cuanto antes.—Lo mejor sería tratar de sacarlo vivo junto a los rehenes, sobre todo con tantas miradas sobre nosotros —dice el detective señalando con la cabeza los rostros curiosos en las ventanas de las casas de la zona.Leer más
Cap.8: Respuestas
Gabriel se seca con el dorso de la mano las gotas de sudor que le han cubierto la frente, con la mirada fija en el camino marcado a lo largo del parque, sigue corriendo para completar sus cuarenta y cinco minutos de ejercicio de rutina. Esos paseos matutinos suelen ayudarlo a despejar su mente, a darle un poco de claridad cuando no sabe qué dirección tomar, aunque ahora no parece estarle funcionando. Hay demasiadas cosas referentes al caso que no le han permitido desviar la atención de sus recientes descubrimientos, y sigue tan lejos de lograr respuestas como al principio. La noche anterior revisó a conciencia cada uno de los expedientes acompañado de Ana y unas deliciosas empanadas, pero su trabajo coincidió con el llevado a cabo por su compañera, solo hay dos nombres acordes al perfil criminal que formuló en su mente: Horacio Leiva y Lorenzo Ferro.—Un periodista y un policía —susurra el detective con la respiración agitada corriendo a lo largo del arroyo.Ambo
Leer más
Cap.9: Redada
—¡Lorenzo, ¿Dime que has visto a Horacio ahí? —pide Gabriel con ansiedad a través del teléfono.—No, no lo he visto. De hecho me pareció raro que no estuviera rondando por aquí. Se supone que es uno de los reporteros más molestos que tenemos en la ciudad, aunque sea el asesinato de su jefa debería de estar encima como moscas a la miel —responde Lorenzo extrañado rascándose la mejilla en la que la barba ya está más crecida de lo normal.—¡Es él, el asesino es él! ¡Pediré que triangulen su ubicación con su celular, lo atraparé sea donde sea que esté!  —informa el detective abrochándose el chaleco antibalas junto al resto de sus compañeros.—¿En serio es él? ¿Cómo lo descubriste? —pregunta Lorenzo asombrado por la inesperada identidad del asesino.—Por los correos que le envió a Juan Muñoz, le dio la información sobre las víctimas y lo convenció para asesinarlos. Rastreamos la dirección IP del equipo desde el que se enviaron  y es de la
Leer más
Cap.10: Sospechosos
—¡Espero que hayas estado practicando tu mejor sonrisa para las cámaras! Hoy al fin nos quitaremos de encima a este maldito dolor de cabeza —dice el comisario con una gran sonrisa entrando en la oficina de Gabriel.—Creo que lo mejor es no adelantarse a sacar conclusiones —murmura el detective con una fuerte inquietud apoderándose de él.—¿Qué? Tienes los correos sobre los policías que envío al constructor desde su cuenta, y con la gente importante que ha matado, será suficiente para que el juez decida encerrarlo de por vida —anuncia el comisario considerando que no hay razón para darle más vueltas al caso.—Es que fue… he estado pensando, y esto fue demasiado simple, el asesino no hubiera cometido ese error. Ha demostrado ser muy hábil para borrar to sus rastros, no puede convencerme de que haya caído por unos simples emails —afirma Gabriel cada vez más de que no tienen al hombre correcto.—¿Estás tratando de decirme que ese maldito sigue sue
Leer más