Índice
20 chapters
CAPÍTULO 1
Los padres son las únicas personas que nunca dejarán de amarnos y protegernos sin condición alguna, ya que sus instintos los hace protegernos pese a que ellos y nosotros ya seamos mayores de edad. Mis padres no son la excepción. Aunque tengo 27 años, aún me sobreprotegen como si fuese una niñita de cinco años. Aquello me asfixia. Ellos creen que todavía necesito de su cuidado, pero por más que les repito que soy mayorcita para que me cuiden y eso ellos no lo comprenden. Y eso no es todo, pues su sobreprotección no es lo único que me molesta, también desean que formalice un matrimonio con “un buen hombre”, cosa que no creo que exista en este mundo. Prefiero vivir mi vida como hasta ahora lo he hecho. La verdad es que no quiero formar una familia y amararme a un hombre, nunca lo necesité y mucho menos lo necesitaré. ¿La razón? Simple, no creo en el amor y
Leer más
CAPÍTULO 2
 olor a alcohol combinado con el éxtasis hace que el aire se sienta más fuerte y pesado a cada paso que doy al caminar. Al mismo tiempo, admiro a las bellezas que hay a mi alrededor.Me acerco a mi hermano, pero no le comento nada sobre Mía, pues esta vez mi odiosa rival me dejó sin palabras al haberme dejado en claro que tiene un cuerpo de infarto.—¿Qué pasa con esa cara? —No respondo—. Anda, hermano, quita esa cara y mejor diviértete —grita con emoción y bebe una copa de vodka.—Tienes razón —contesto en el mismo tono y salgo de mis pensamientos.Alex y yo bebemos varias copas, así que gracias a eso él empieza a conversar con una rubia muy hermosa y me deja solo con su amigo, quien en poco tiempo también se aleja con una morena. Empiezo a sentirme algo extraño; mi cuerpo está algo caliente y no creo que sea a causa
Leer más
CAPÍTULO 3
GABRIEL Me encuentro entre la espada y la pared. ¿Cómo es posible que ahora esté en manos de mi rival? ¿Acaso habrá algo peor que eso? ¿Por qué demonios me tiene que pasar todo esto a mí? Y todo empezó por culpa de ese individuo que me acosa constantemente al no perder ninguna oportunidad para acercarse a mí. Ahora mi vida es un total caos, un desastre al que no estoy acostumbrado. Todo lo tenía en orden, pero ahora… ¡Maldición! Eso me pone aún más estresado de lo que ya estoy.Alex, mi hermano mayor, parece divertirse con mis problemas.—No puedo creer lo que me dices, Gabriel —suelta entre risas al saber lo que pasó anoche.—No le veo la gracia —espeto—. Ahora ella también lo sabe, Alex. —Revuelvo mi cabello ante la frustración que siento—. ¡Imagínate! Si
Leer más
CAPÍTULO 4
Placer desenfrenado fue lo que viví anoche. Es la primera vez que me siento con tanto deseo por volver a estar con la misma mujer. El solo pensar en tenerla bajo mis sábanas de nuevo se me hace agua la boca. Quiero disfrutar del sabor de su cuerpo y escucharla decir mi nombre mientras disfruta locamente de mis caricias.—Esa mujer es increíble e insaciable —musito.Sonrío como un idiota al recordar lo que pasé entre mi rival y yo.No puedo sacar de mi mente todo lo que pasamos en esa habitación. La noche fue tan infernal. En mi mente revivo una y otra vez nuestra pasión. La imagino sobre mí montándome como una domadora. Fue tan letal que me hizo rendirme ante ella. Deseo volver a repetirlo, es más que obvio. Quiero que se vuelva a repetir, pero esta vez quiero más de lo que pudo darme. Deseo acariciar su cuerpo como esa noche, saborearlo y disfrutarlo mucho más que an
Leer más
CAPÍTULO 5
Me despierto con el recuerdo de haberme quedado en el departamento de Mía. Froto mis ojos para despertar del todo. Lo único que recuerdo es que anoche jugaba online y luego me quedé dormido en el departamento de… ¡Joder! Debí haberme ido a casa ayer, pero, sin esperarlo, me quedé jugando con ella.—¡Mía! —Bostezo—. ¡Mía!Al no recibir respuesta de su parte, me levanto del sofá para buscarla y despedirme antes de irme. La busco por todo el lugar y no la encuentro. Supongo que salió y no me despertó. Entro en la cocina para beber un poco de jugo. Cuando me acerco al refrigerador, noto que hay una nota para mí."Ordena todo antes de que te marches, deja la consola en la gaveta debajo del plasma y también deja la copia de la llave en su lugar."Arrugo mi rostro.A veces es dulce, otras veces es una loca y en la cama una fiera, pero la mayoría del tiempo es una completa amargada.No puedo negar que me gusta eso de
Leer más
CAPÍTULO 6
Desde que Edmon y Miranda llegaron a la ciudad desde hace días, no volví a poner un pie en casa de mis padres, lugar en donde crecí desde mi nacimiento. Mi orgullo es más grande que la bondad de perdonar a mi hermana por su traición. Sin creerlo, en un parpadeo, pasó un mes y no tengo noticias de mi familia. Sé que no es lo correcto, pero conozco a Miranda y tengo la certeza de que no ha cambiado. Miranda y Edmon nacieron cuando yo tenía siete años. La última vez que los vi fue hace cinco años.Todo sería distinto si ella no hubiera hecho esa enorme estupidez tan vil. Denigró por su cuenta su dignidad como mujer. ¿Por qué la odio tanto? La respuesta es simple y clara: hace cinco años atrás, encontré a mi querida hermana con mi exprometido teniendo relaciones en su habitación. Esa noche, ella mostró su verdadero rostro, quién es en realidad y lo mucho que deseaba lo que la vida me regalaba, felicidad.<Cinco años atrás>Me encuentro con mi m
Leer más
CAPÍTULO 7
Mi amiga no puede creer que Gabriel cayó en las mentiras de Miranda. —¡¿En serio?!—Sí, Cesia, y lo peor es que el muy idiota cayó redondito en su farsa de la mártir. El muy imbécil se la llevó con él para “calmar su tristeza” porque ante sus ojos fui cruel con mi hermana. Ahora soy la bruja del cuento para él. Ja, si supiera la clase de víbora que es ella.—Vaya que Miranda se las ingenia perfectamente cuando se trata de hombres. —Cruza sus piernas y observa el techo—. Dices la verdad. Tú y yo sabemos cómo es tu hermana, por qué te bajó a…—No me lo recuerdes. —No quiero recordar mi pasado amargo—. El solo pensarlo me da náuseas. Además, no tiene por qué saberlo.—Bueno, pero si tu papá te comprometió con él, tiene el derecho, ¿no?—Claro que no. —Me cruzo de brazos—. Recuerda lo que pasó antes. No estoy dispuesta a pasar por lo mismo —sentencio—. Dejemos el tema a un lado. Últimamente he tenido fuertes migrañas por tantas tensiones.<
Leer más
CAPÍTULO 8
Pero ¿su hermano estaba ebrio como para haber hecho eso?—Desafortunadamente, no. Él estaba en sus cinco sentidos.—¿Por qué no lo denunciaron? ¿Porque ella era menor de edad?—Nuestros padres vieron que ella fue la que inició todo. Además, no querían un escándalo y decidieron mantenerlo todo oculto. Es mejor así. —se encoge de hombros.—Pero ¿por qué?—¿Por qué lo hizo? La verdad es que nadie sabe, solo él. Nunca dijo nada. Se marchó sin explicación alguna. Gabriel, Miranda es una arpía, una muy astuta. Siempre supe que tenía un capricho con mi hermano, pero jamás la creí capaz de algo… Bueno, el caso es que, por lo que oí, Miranda tiene los ojos puestos en usted. Esta vez hace todo sin ningún descaro porque no quiere dejar ir su banco de dinero de billones.—¿Tan mala es? —vacilo.—No sea ingenuo. Miranda podrá ser muy dulce y todo con usted, pero Antonio por ingenuo perdió a Mía. No sea que también le pase a usted lo mismo.
Leer más
CAPÍTULO 9
—¿Qué haces? —pregunto con amargura al verlo.Gabriel, tomándome por sorpresa, me agarra de la cintura, muy posesivo, y me acerca a él; contempla a Antonio como si tuviera algún problema con él. Aún no le he dicho nada sobre Antonio y su manera de verlo es extraño. Lo escruta de una forma amenazante.—Estás más hermosa que antes, Mía —afirma Antonio.Me observa y se acerca a nosotros.—Gracias —respondo, seca.—Mía, yo…—¿Qué haces aquí?—¿Así me hablas después de cinco años sin verme?—Así te hablo porque nunca debiste volver —espeto con desagrado—. ¿Quién te dijo que podías venir?—Nuestra familia también fue invitada.Mantiene su sonrisa.—No mientas. Sabes de qué hablo, no te hagas el idiota.—Me conoces bien —acepta entre risas—. ¿Podemos hablar a solas?—Gabriel será muy pronto mi esposo y no hay nada que deba ocultarle.—¿Estás segura?—¿Acaso ves que lo digo en ch
Leer más
CAPÍTULO 10
—¿Quieres venir a mi departamento? —le susurro a Gabriel.—¿Está bien todo? —inquiere por mi actitud extraña.—¿Quieres o no?—Está bien, pero no es para que te enojes. Mis padres conversaron un buen rato con el invitado que proviene de nuestra corporación en Italia. Cesia me dijo que consiguió una cita con él, así que se marchó para prepararse. En cambio, Edmon solo terminó de almorzar y se fue porque tiene una cita con su novia, Estefanía, la hermana menor de Gabriel. Miranda, sin darnos cuenta, también se retiró de la mesa . Para nosotros es mejor que ella no esté. Gabriel y yo debemos retirarnos.—¿Nos vamos en tu auto o en el mío? —pregunto cuando observo nuestros autos parqueados afuera.—Será mejor irnos en el suyo, señora Hoffman. —Levanta ambas cejas.—Oye —espeto, molesta por cómo me llamó—, aún soy tu prometida, así que déjame usar mi apellido por ahora. —Le parece graciosa mi respuesta—. ¿Qué pasará con tu auto?—
Leer más