Matrimonio obligado

Matrimonio obligado ES

Jeda Clavo  Recién actualizado
goodnovel16goodnovel
10
Reseñas insuficientes
33Capítulos
39.1Kleídos
Leer
Añadido
Resumen
Índice

Lacie Aetón es una chiquilla inocente, siempre ha vivido protegida por su familia, su única pasión es su admiración por el empresario Renaldo Alessandro Ferrari, cuñado de su hermana, hasta que un día de manera equivocada entra a su habitación y se queda dormida, cuando el hombre se acuesta en su cama ebrio, producto del abandono de quién cree la mujer de su vida, termina teniendo sex0 con ella, de esa noche hubo consecuencias, y las familias de ambos están dispuestos a subsanar el error, así tengan que celebrar un matrimonio obligado.Renaldo está furioso por esa decisión y sus planes son hacer de la vida de la chica un infierno hasta que se arrepienta, porque él ya conoció el amor y sabe que nunca lo sentirá por ella.

Leer más
Matrimonio obligado Novelas Online Descarga gratuita de PDF

Último capítulo

También te gustarán

Libros interesantes del mismo período

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
33 chapters
Capítulo 1. Un corazón herido
Lacie se despertó sobresaltada cuando vio al médico y a su hermana, ambos la miraban con una expresión de lástima, supo que se avecinaba lo peor, su corazón estaba suficientemente herido y maltrecho para recibir otra mala noticia, pero sabía que no podía evitarlo, sacando fuerzas de lo más profundo de su interior habló, sin llorar, porque no podía hacerlo, había llorado tanto, había pagado muy caro el amor, nunca pensó que una persona que amara tanto la hubiera tratado con tanta crueldad y lo sucedido, había sido la gota que derramó el vaso.—No se callen, digan lo que van a decir de una vez —habló con una expresión seria que hasta sorprendió a su hermana.—Lacie, pequeña, debes ser fuerte… yo lo siento mucho —dijo Fénix, su hermana, con los ojos anegados de lágrimas.—Hablen de una vez… y pasen de este trago amargo… ¿Perdí a mi bebé? —preguntó y esta vez fue el médico quien habló.—Lo siento, hicimos todo lo posible por salvarlo, pero no se pudo… no estabas bien de salud, eras muy fr
Leer más
Capítulo 2. Una grave equivocación
Cuatro meses antes —Lacie, por favor, no te vayas a levantar en la noche a estar curioseando, si te llega a pasar algo nuestros padres me matan. ¿Me lo prometes? —inquirió Fénix mirando la expresión de preocupación de su hermanita.—No puedo hacer esa promesa Fénix, sabes que nunca me gusta prometer lo que no estoy segura de cumplir. Además, ¿Sabes lo que significa para mí dormir solo a unos metros de él? —su hermana la miró blanqueando los ojos—. Es que no tienes idea de cómo me siento, estaré a solo pasos de él, de la persona a quien más he admirado en mi vida… es como cuando tú conociste a tu grupo favorito —suspiró con una expresión de niña enamorada.—Lacie, Renaldo es muy grande para ti, tú apenas cumpliste diecisiete años y él tiene treinta y tres ¿Sabes la diferencia abismal que hay entre ustedes? Tú eres una niña y él un hombre.—Pero yo voy a ser mayor de edad y seguiré creciendo hasta los veintiuno, eso dice mi mamá —pronunció la chiquilla con ilusión.—Nena, ese hombre no
Leer más
Capítulo 3. Lacie Aetón.
Lacie se mantuvo en silencio mientras era aplastada por su cuerpo, hizo intento de salir, para huir, pero no pudo, se calmó y se quedó quieta esperando, aunque no pudo evitar que sus lágrimas bañaran su rostro… se sentía miserable, tan pequeña … tenía miedo por lo ocurrido, sin embargo, segundos después, un poco más tarde, cansada como estaba de pensar y con su característica capacidad de encontrar lo mejor incluso en las peores situaciones, Lacie inventó un cuento de hadas en su cabeza. Imaginó que se casaría con Renaldo y que vivirían felices para siempre, con sus propios hijos y todas las cosas maravillosas que eso conllevaba. Sin embargo, mientras se dormía, no podía imaginar el terrible destino que le esperaba al despertar.Renaldo se despertó aturdido y desorientado, pero al sentir el suave cuerpo femenino a su lado, no pudo evitar acercarse. Sintió un sordo latido en la cabeza, así que abrió los ojos e intentó despertar a la mujer que había creído que era Katy. Pero en cuanto s
Leer más
Capítulo 4. Reír o llorar
Por un momento la mente de Renaldo quedó en blanco, sentía que las palabras se atascaron en su garganta, y lo que más lo incomodaba es que las miradas de todos en el comedor se fijaron en él. La mente de Renaldo se tambaleaba. Era imposible que la chica de anoche fuera la hermana de la esposa de su hermano. ¿Por qué le pasaba eso? Se preguntaba y lo que más lo tenía consternado es que se trataba de una niña.«¿Cómo te viniste a acostar con una niña?» Se dijo, negó con la cabeza porque él no sabía nada, estaba ebrio y en su borrachera se confundió, intentó recordar lo que había sucedido, pero sus recuerdos eran borrosos. Lo único que recordaba era que habían sido brusco con ella, y que él no había usado protección, del resto no sabía nada más, no sabía si había sido virgen, trataba de recordar, pero daba la sensación de que su mente estaba cubierta de una densa nubla… Sintió una oleada de pánico al darse cuenta de que podía haberla dejado embarazada. Intentó apartar esos pensamientos d
Leer más
Capítulo 5. Lo estás protegiendo
El rostro de su madre era una mezcla de angustia, dolor, decepción y Lacie no sabía qué hacer, tampoco qué responder, así que siguió callada mientras gruesas lágrimas rodaban por su mejilla. —¿Quién te hizo esto? Dime ¿Te obligaron? ¡Por Dios Lacie, debes decirme la verdad! ¡Soy tu madre! Y tengo derecho a saber qué ocurrió —La madre de Lacie levantó el tono de voz y comenzó a gritarle— ¡Maldita sea! No te quedes callada, la única explicación es que te violaron.Lacie miraba a su madre y sabía que mentirle sería peor, pero, al mismo tiempo, decirle la verdad haría mucho daño, vio las paredes de su habitación rodeada de imágenes de Renaldo y una sensación de angustia se instaló en su estómago, conocía a sus padres y temía que pudieran hacerle daño… realmente todo fue una confusión, se armó de valor y habló con su madre.—No te mentiré —dijo finalmente Lacie con tristeza—, si estoy embarazada. Maya, la madre de Lacie, se tapó la cara con las manos y parecía no poder creerlo o no quere
Leer más
Capítulo 6. Te vas a arrepentir
Después de recibir la llamada de Arion, Taddeo mandó a llamar a Renaldo y este se presentó más de dos horas después, su semblante era frío, duro, su padre no le dijo de inmediato lo que estaba sucediendo, sino que empezó a hacerle preguntas.—Últimamente, te desconozco, tu comportamiento apesta… estás actuando de manera inmadura… te la pasas en fiestas, escándalos tras escándalos… es curioso que tu comportamiento inaceptable este surgiendo en tu tercera década de vida, tanto que criticabas a tu tío, por lo menos en el caso de Camilo siempre fue así y a medida que pasaban los años maduraba, pero tú Renaldo ¿Qué diablos te pasa? Ya es tiempo de que entiendas que Katy González, no es para ti, ella pasó la página, pásala tú también y no te aferres al pasado… en algún lugar hay una mujer especialmente para ti.—Pues, tú esperaste a mamá por años, tampoco pasaste la página.—Eran otras circunstancias, ella no estaba enamorada de otro, ni a punto de casarse.—¿Para eso me hiciste venir? ¿Para
Leer más
Capítulo 7. La boda de negr0
Dos semanas después Lacie estaba muy emocionada porque en apenas unas horas sería la esposa de Renaldo como siempre lo soñó. Una parte de ella le decía que eso era un gran error, pero la otra estaba convencida de que ya casados él podría llegar a enamorarse y a amarla tanto como ella lo amaba.Durante esas dos semanas las había pasado en Italia, en casa de la familia Ferrari, su familia política, quienes la habían tratado muy bien, no la hicieron sentir fuera de lugar, no hubo cuestionamiento en su contra por lo ocurrido, eso era lo que había temido un poco al principio, mas para su alivio no fue así, la trataron como si fuera parte de la familia.En ese momento se estaba terminando de colocar un vestido blanco sencillo ajustado al cuerpo y unos tacones medio, su maquillaje era natural, aunque ella quería verse más adulta, no fue mucho lo que pudo hacerse.Estaba en el hotel donde se había quedado su familia, la habían terminado de arreglar en la suite, cuando entró su madre y su herm
Leer más
Capítulo 8. De príncipe a ogro
Lacie tragó grueso, se quedó observando a Renaldo y aunque sintió el corazón encogerse en su pecho, no dijo nada, respiró profundo, se paró en la entrada, en el altar había un sacerdote, por un momento pensó que quizás era un actor o uno de sus amigos. —Voy a ir contigo al altar o camino sola… como no está mi padre —dijo ella con voz ahogada.—Camina sola —ordenó y ella lo hizo.Mientras caminaba por el pasillo, contuvo las lágrimas que amenazaban con brotar de sus ojos, se giró y tomó una rosa negra de las que decoraban los bancos y caminó con ella de la mano y a pesar de la burla que quería hacer Renaldo de una boda, ella parecía un ángel, sus ojos azules brillaban como dos luceros, su rostro ligeramente sonrosado y su expresión de candidez y como si el sol en ese momento hubiera conspirado en contra del hombre, los rayos de sol iluminaron su cabello, dándole una sensación sobre natural, tenía un aire etéreo, como si no fuera de este mundo y esa sería la imagen que atormentaría a
Leer más
Capítulo 9. No son rumores
Renaldo sonrió con frialdad, mientras la sostenía con fuerza.—Bien, márchate de mi camino, y si tanto quieres hacer tu papel de sirvienta, hazlo, pero lejos de mí —la soltó y se dio media vuelta, porque quería entrar de nuevo a su habitación y cerrar la puerta, para huir.Pero, ella se había sentido herida y aunque no quería hacerlo, el agua de su dolor y su tristeza se hizo presente, empezó a llorar en silencio, se arrodilló y comenzó a recoger los trozos del vaso de cristal, y apenas lo hizo un vidrio se le clavó en la mano y cuando la escuchó emitir un quejido, Renaldo dio un suspiro de frustración.Se quedó viéndola con intensidad, se dio cuenta de que su labio temblaba en exceso, porque ella se estaba conteniendo de llorar. —Lo siento… solo quería traerte desayuno… pensé que tenías hambre —dijo.—Porque tienes que ser tan torpe —pronunció tomándola del brazo y levantándola, la llevó hasta el baño, abrió la llave del lavamanos y le metió la mano debajo del chorro.Sacó antisépti
Leer más
Capítulo 10. Tu peor enemigo
Lacie retrocedió asustada por la presencia del hombre, sus ojos se habían girado hacia él con mirada temerosa. Sostuvo la tablet con las dos manos y la pegó de su pecho, sin pronunciar palabras. Renaldo se acercó a ella, tomó la tablet de sus manos y la colocó en la encimera, luego se giró con decisión hacia la señora Nella. —Por favor, señora Nella, sírvanos el almuerzo en el comedor, a Lacie y a mí—expuso Renaldo con frialdad. A Lacie le sorprendió su orden, pero no dijo nada, aunque no pudo evitar tomarse la mano y comenzar a frotarse una con otra. —No… pretendía hablar mal de ti a tus espaldas… tampoco era una censura… solo dije la verdad… que las cosas que están escritas allí son ciertas. —Entonces, ¿Crees verdaderamente que te abusé? —como ella se mantuvo en silencio y él agregó—. Estabas en mi cama y por supuesto que tu intención fue seducirme… porque de lo contrario ¿Cómo se explica que estuvieras en mi habitación? ¿Con qué propósito? Y sobre todo porque aquí estoy casado c
Leer más