LA FALSA ESPOSA DEL CEO

LA FALSA ESPOSA DEL CEO ES

Jeda Clavo  Completo
goodnovel16goodnovel
10
Reseñas insuficientes
105Capítulos
121.6Kleídos
Leer
Añadido
Denunciar
Resumen
Índice

Blake Jarold Gates, jamás imaginó que al escapar del control de su dominante familia, terminaría en las manos de un millonario despechado cuya esposa lo dejó para irse con otro y ahora él creyéndola su esposa la quería hacer blanco de su venganza, pero ella no estaba a dejarse dominar, ni con él, ni con nadie. Extracto La joven sentía como su cuero cabelludo le ardía ante la presión ejercida por el hombre, sin embargo, no estaba dispuesta ni a llorar, ni a pedir clemencia, Blake Gates nunca suplicaba, y no iba a empezar ahora; a pesar de que sus ojos estaban picándoles por las lágrimas, las contuvo, jamás se doblegaría y mostraría ninguna debilidad, ni menos ante un patán que seguramente hasta se excitaría de ver a la mujer en una posición de debilidad. —¡¿Acaso te has vuelto loca?! ¿Quieres morirte? —le susurró de manera peligrosa, pegando su boca cerca de su rostro, haciéndole sentir ese aliento mezcla de menta dulce, que le contrajo el estómago de manera extraña. —Al parecer, quien desea morirte eres tú —le habló en el mismo tono usado por él—. ¡O me sueltas! O juro que te dejaré eunuco ¿Tú verás lo que te conviene? Ante las palabras de la chica, Ethan de manera inconsciente se llevó una mano a su parte íntima, apartándose un poco de ella, temiendo que arremetiera en su contra y cumpliera con sus amenazas. Cuando de repente la escuchó empezar a contar. —Cinco, cuatro…—Ethan frunció el ceño y la interrumpió. —¿Qué significa eso? ¿Es una amenaza? —interrogó con una expresión de desagrado. —No es una amenaza, es un hecho y esto es el conteo previo, al llegar a uno deberás cargar con las consecuencias de atacarme, tres… dos…

Leer más

También te gustarán

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
105 chapters
Capítulo 1. Una trampa
Capítulo 1. Una trampa Ethan Beckham, sentía la boca seca, su cabeza embotada, tenía la sensación como si estuviese en una burbuja, por más intentos de abrir los ojos estos parecían haber sido pegados con cola. Se giró del otro lado de la cama, y allí se dio cuenta de un cuerpo femenino desnudo debajo de él, la cual tenía el brazo fuertemente aferrado a su cintura, con una de sus manos rodeó su silueta esbozando una leve sonrisa. Por un momento, frunció el ceño al darse cuenta de que no recordaba cómo llegó allí, una pizca de nervios recorrió su cuerpo, sin embargo, de inmediato logró tranquilizarse, la mujer entre sus brazos no podía ser otra que su esposa, pensó, ya tenían dos meses de casados, por eso no hizo ningún esfuerzo para levantarse, sin embargo, un par de minutos después se dio cuenta de su error, al escuchar el duro golpe de la puerta al abrirse y la voz histérica de su mujer. —¡Maldi@ sea Ethan Beckham! ¡¿Cómo pudiste hacerme esto?! A mí que te he amado como a nadie… ¡
Leer más
Capítulo 2. ¡Bienvenida a tu infierno, esposa mía!  
Ethan miraba por vigésima vez las pruebas de su infiel esposa, todo había sido un maldit0 plan orquestado por la z0rra esa para adueñarse de su dinero y escapar con su amante, y su enojo más grande era en contra de sí mismo, porque no lo vio venir, como un idiota cayó de iluso creyendo en estupideces como el amor. Cada vez que recordaba lo sucedido la furia se agitaba en su interior como las peligrosas olas del mar en plena tormenta. Se arrepentía un millón de veces de haber tomado como cierta cada una de las falsas palabras que salían de la boca de esa desgraciada mujer, no podía llamarla de otra forma.Le mostró la mejor versión de Ethan Beckham, una que nunca le revelaba a nadie, solo a ella porque la creyó especial, única, mas ahora le tocaría conocer al implacable, al inmisericorde, al mismo demonio, porque no la dejaría en paz hasta haberla destruido por compl
Leer más
Capítulo 3. Golpe con golpe
Blake se quedó viendo al hombre de manera desafiante, lo recorrió de pies a cabeza, después de todo era la primera vez que lo veía en su vida «¡Vaya, no está nada mal!», dijo para sí misma y luego dirigió su vista al cincelado rostro del tal Ethan.—¡No sé quién carajos eres tú! Y aunque en apariencia te veas demasiado bueno, al parecer tu cerebro tiene todas las neuronas atrofiadas y eso en definitiva borra todo buen aspecto y cualquiera buena impresión sobre ti —señaló mirándolo de forma despectiva.Ante la mirada sorprendida de los guardaespaldas que no podían creer el trato brusco de la mujer hacia su Boss. «¿Sabrá ella con quien se está enfrentando?», pensó Anniston, el hombre de confianza de Ethan, sin dejar de observar con admiración la escena frente a él.—&iques
Leer más
Capítulo 4. Una seducción con propósito.
Ethan salió de su despacho como alma que lleva el diablo, con unas inmensas ganas de huir, porque no podía quedarse en el mismo sitio donde estaba esa mujer, no quería ni siquiera respirar su mismo aire, no entendía cómo después de haber tenido la capacidad de enloquecerlo de amor e inspirar ternura como nunca antes lo hizo, todo se transformara en ese profundo odio, solo deseaba verla destruida. Llegó a su despacho ubicado en las instalaciones del edificio de Beckham innovation Genius,  de mal humor, bueno… un poco más de lo acostumbrado.—¡Cancela todas mis citas de hoy y mañana! Necesito que me consigas una reunión con los congresistas de la Cámara de Representantes por el estado de Nueva York, y otra con el senador Andrew —ordenó con sequedad a su secretariaCómo vio a la mujer continuar parada frente a él, sin ir a cumplir su
Leer más
Capítulo 5. Que tan experimentada eres 
Ethan no pudo evitar la corriente de placer recorrerlo al darse cuenta de que el intento de escape de la mujer fue infructuoso.—¡Anda! ¡Muévete!  Que solo estoy buscando una excusa para meterte una bala en la cabeza —espetó el hombre sin ocultar el desagrado por la mujer.Sin embargo, ante sus palabras, ella permaneció inmóvil, sintió como el hombre con una mano le quitó el armamento, colocándoselo en la pretina del pantalón, y con la otra seguía apuntándola; luego la revisó exhaustivamente, primero encontró las dos armas en su cintura, se las quitó y las metió en sus propias ropas. Después comenzó a requisarla, pasando su mano desde el nacimiento de los senos, por las costillas hacia su vientre.—O dejas de mover tu m4ldita mano en mi humanidad, o juro que voy a agarrártela y triturártela hasta que no te que
Leer más
Capítulo 6. Volver a empezar
Blake trataba de liberarse, movía su cabeza de un lado a otra como una posesa, el miedo trataba de paralizarla, mas su mente le decía que no se diera por vencida, la obligaba a luchar porque de lo contrario ese hombre terminaría abusando de ella, las lágrimas quemaban sus ojos amenazando por escapar, su pecho se oprimió, pero no era solo físico era como si algo desde el interior la estuviera presionando con fuerza.—¡¡Suéltame imb3ecil!! Juro que si no me sueltas agarraré tus mochilas y te las arrancaré… —caía en la desesperación porque sus amenazas eran en vano, Ethan le rompió la blusa, le bajó un poco los pantalones y pasaba sus manos por sus pechos mientras con su boca lograba cubrir uno—. ¡No! ¡Auxilio! ¡Socorro! ¡¡¡Por favor ayúdenme!!!Gritaba mientras contoneaba su cuerpo tratando de quit&aacu
Leer más
Capítulo 7. Yo soy otra persona
Blake se quedó sin moverse, rogando para que no se diera cuenta de que estaba despierta, escuchó cada una de sus palabras y le parecieron bastante emotivas, además, haber escuchado a las enfermeras hablar sobre todo lo que le hizo su esposa, causó un poco de sensibilización en ella, por lo menos ya no quería matarlo, siempre y cuando no volviera a atacarla, porque de lo contrario no respondería de sus actos.—Madelaine, debes despertarte y ponerte bien, cuando lo hagas hablaremos… no te obligaré a nada, si quieres permanecer junto a mí lo respetaré, si quieres irte de mi lado también te lo permitiré. ¡No voy a obligarte! —pese a expresar esas palabras, no creía capaz de poder cumplirla, esa mujer provocaba demasiadas sensaciones contradictorias, en un momento quería matarla, otra besarla, al otro momento destruirla y esa fluctuación de emociones no
Leer más
Capítulo 8. Un nuevo escape
Ethan salió de la habitación con esa extraña sensación en su pecho, no quería irse y dejarla allí, si por él fuera, se la llevaría consigo. Las palabras de Madelaine, se repetían una y otra vez, como una especie de mantra, en su mente, y eso le hacía surgir múltiples preguntas «¿Por qué se comporta de esa manera? ¿Será que perdió la memoria? ¿Cómo se explica que desde que la encontraron en Los Ángeles, ella siga repitiendo que no es Madelaine, si no otra persona?» Sin embargo, no podía entender por qué razón cuando le preguntaban su supuesto nombre, se negaba a decirlo «¿Y si tuviera razón y no es Madelaine? ¿Por qué se parecerían tanto? ¿Son gemelas o son unas de esas coincidencias con pocas probabilidades en que te consigues con una persona igual a ti?», pens&oacut
Leer más
Capítulo 9. Te vas a casar
El senador Andrew Jarold, se despidió de Ethan y salió a una de las otras salas ubicadas en el mismo piso, se pasó la mano por la cabeza en un gesto de preocupación, no podía dejar de pensar en su hija.—¿Será que he sido muy duro con Blake? Pero es que no podía ser de otra manera, existen demasiados peligros, solo estoy tratando de protegerla. ¿Podrá ser Schimer capaz de controlarla? Es un hombre muy estricto ¿Será que ella sería capaz de amoldarse a él? Y si no lo hace, ¿Será Schimer capaz de golpearla? —expuso en voz alta, mientras pensaba, cuál sería la decisión correcta.Apenas entró a la sala, vio al senador Marlon Schimer, sentado con una expresión fría, era un hombre de aproximadamente cuarenta años, muy inteligente, bastante dominante y su principal ventaja es que contaba con el mayor reconocim
Leer más
Capítulo 10. Empoderamiento femenino
Eso no podía estarle pasando, su papá la había dado en matrimonio «¿Acaso ese viejo tonto, me ofreció a cambio del apoyo en pleno del partido Republicano?»Blake no podía creerlo, se sentía como si un gigante la hubiese agarrado y aplastado con su pie, como si ella fuera una asquerosa e insignificante cucaracha.«¿Me entregó? ¿Mi papá me entregó a ese hombre?» No podía creerlo su padre a pesar de ser estricto, siempre le demostró que la amaba, era un poco retrógrada, sin embargo, era cariñoso, protector, jamás lo hubiese creído capaz de venderla.Caminó sosteniéndose de la pared, sintió arcadas que todo le daba vuelta, al mismo tiempo las lágrimas rodaban por sus mejillas. Ingresó de nuevo al baño, entró en uno de los cubículos y empezó a llorar.—¿Por qué papá? ¿Por qué me estás haciendo esto? ¿Acaso no te importo? ¿Tan poco soy para ti?Ella siempre era fuerte, dura, no se dejaba intimidar por nadie, incluso cuando la ofendían, muchas veces se hacía la que no le dol
Leer más