Una Estrella Más

Una Estrella MásES

Evelyn Venegas  En proceso
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
71Capítulos
3.4Kleídos
Leer
Añadido
Denunciar
Resumen
Índice

Tony es un chico común no tan común. Es de esos que pueden ser encontrados a las tres de la mañana poseídos por un libro, o mirando fascinados las estrellas. Su familia también es bastante común. O quizá no. Su madre es una brillante detective que resuelve los casos que algunos llamarían imposibles. Un día, ella recibe uno bastante peculiar: una serie de asesinatos que ni el más valiente quiere investigar. ¿Por qué? Tony, picado por la curiosidad, busca la respuesta en los archivos de su madre. Pronto descubre que es más siniestro de lo que esperaba. De forma paralela, el chico lleva una vida normal. Asiste a sus clases, tiene amigos y le interesa una chica de intercambio. Lo que él no sabe, es que debido a ella, su madre empieza a ser buscada por los criminales a los que investiga. Personas con las que simplemente no es bueno meterse. Mientras sucede aquello, hay otra joven entre las sombras, una que tiene unos bonitos rizos caoba, es hábil con la pluma, el papel y las historias, y tiene un pasado que podría resolver el caso. ¿Qué pasa cuando estos tres caminos se cruzan? La respuesta es sencilla. Una historia emocionante, memorable y digna de contar. ////////. ¡Hey! Una novela con todo mi amor y empeño para que pases un buen rato. ¡Apóyame leyendo este pequeño proyecto mío! ***> ACTUALIZACIÓN CADA 3 DÍAS A LAS 8 PM HORA MÉXICO <***

Leer más

También te gustarán

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
71 chapters
Prólogo
Los vientos de una iracunda tormenta amenazaban con tirar las diminutas casas de la costa de Gisborne, Nueva Zelanda. Serían casi las tres de la mañana y la pequeña niña de los rizos caoba aún no estaba lista. Tendría que estarlo, pues la embarcación saldría a las tres y cuarto. Hizo las cuentas mentalmente: veinte minutos para empacar y recorrer el kilómetro que la separaba del puerto. Los libros de la escuela estaban desparramados por el suelo mientras ella metía ropa frenéticamente a su mochila. Sabía que tenía que obedecer a su madre, tenía que obedecer aquella última orden que le había dado por teléfono, pero no comprendía porqué, cómo, cuándo, no comprendía nada en realidad. Las lágrimas salían a borbotones. ¿Qué había pasado? Su madre sonaba tan fuera de sí, tan preocupada, tan desesperada... Su cerebro infantil intentaba entender con todas sus fuerzas qué estaba pasando, sin éxito. Sus padres habí
Leer más
I. Big Bang
Faltaban quince minutos para las tres de la tarde. A pesar del sol en la mitad del cielo, el frío clima no se había aplacado ni un poco. Mis amigos y yo estábamos sentados en nuestro lugar de siempre: un espacio amplio entre dos enormes robles junto al edificio del gimnasio. Llevaban molestándome un largo rato con la pregunta de si me atraía alguien. Ante mis negativas, habían sacado conclusiones y asumido que el motivo de mis sonrojos era Scarlett, una chica de intercambio con la que compartía varias clases. En aquel momento, la situación se parecía más a un interrogatorio policial que a una plática casual. —Acéptalo. No hay nada de malo en que te guste. No todas son como Alison. Al menos ella no.— dijo uno de mis amigos, Jorge, después de numerosos comentarios poco serios. Alison, un nombre que conocían todos l
Leer más
II. Hidrógeno
Tuve que entrecerrar los ojos para ver quien era, pues no traía puestos mis lentes, sin los que estaba prácticamente ciego. Y al igual que si me hubiera caído y estampado contra el suelo mojado, mi estómago dio un vuelco cuando vi quién era. Al levantar la mirada me encontré con el rostro de Scarlett a centímetros del mío. Sus cabellos pelirrojos de un tono casi anaranjado, inconfundible, me hacían cosquillas en las mejillas. Inmediatamente sentí que toda la sangre me llegaba a la cara.  ¿Qué hacía ahí? No recordaba haberla visto antes en los entrenamientos y vaya que la habría notado entre la multitud.  —Ya sabes que no hay que correr en la alberca.— me soltó en un tono travieso. Su pronunciación del español era buena, pero dejaba ver que no era su lengua natal. Me pareció gracioso como pronunciaba la 'r'. Leer más
III. Helio
✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲ Seis días habían pasado. La pequeña de los rizos caoba miraba por una de las incontables ventanas del crucero. El mar parecía infinito, sus olas calmadas y cuyo movimiento era relajante constituían todo el paisaje. Estaba a punto de atardecer y los últimos rayos del sol le daban las clásicas pinceladas anaranjadas a la superficie reflejante del océano, que tantos artistas disfrutaban plasmar en pinturas. El cielo estaba despejado, a excepción quizá de una parvada de gaviotas que pasaba por ahí. Tal vista resultaría en un deleite para cualquiera, que habría olvidado todos sus problemas y simplemente se hubiera dejado llevar por la belleza de la vista. Pero la pequeña no. Ella no veía a las gaviotas, ni al mar, ni al cielo. Ella seguía viendo la lluvia, seguía sintiendo el nudo en la garganta, la enorme angustia de no saber
Leer más
IV. Luz y Calor
Unos días transcurrieron con relativa normalidad. Marco y yo no habíamos cruzado mirada ni palabra, hasta parecía que el asunto se había olvidado. Parecía que la queja no iba a ser necesaria, pese a que mis amigos insistían en que la hiciese. Había hablado unas cuantas veces con Scarlett, pero habían sido pocas, para mi frustración. Cuando llegaba a casa, mi madre hablaba con mi padre sobre su dichoso caso, pero siempre cortaban el tema cuando me aproximaba. Había invertido unas horas pensando en cómo podría mirar la computadora de mi madre sin que se percatara, mientras miraba por la ventana del autobús o flotaba en el agua de la alberca con fuerte olor a cloro. Pero hasta ese momento, no había hecho nada con respecto a ello.Hablé un par de veces más con Andrea, quien me impresionó actua
Leer más
V. Plasma
✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲✲ Sydney era una ciudad hermosa. Jasmine había conseguido rentar un minúsculo departamento y un trabajo decente. La pequeña había dejado de repetir en su mente los eventos de aquella noche, pero su antigua personalidad no volvió. Ya no se reía de todo, ni le apetecía tanto jugar con sus muñecas. Ni siquiera los paseos en la playa, que tanto le entusiasmaban antes, lograban sacarle una verdadera sonrisa. Había vuelto a la escuela, pero no se esforzaba por jugar con los otros niños. Sólo se centraba en estar en silencio en sus clases y hacer todo lo que le pidieran. Únicamente hubo una ocasión en la que entabló una conversación con alguien. No recordaba su nombre, pero era una niña rubia y parlanchina. Había dejado caer un lindo cuaderno rosado con brillos. La pequeña de los rizos caoba lo levantó y le tocó el hombro para avi
Leer más
VI. Enana Blanca
—¿Qué pasó después?— preguntó Scarlett cuando terminé de contarle. Me esforcé por espantar la tristeza que el relato causó y suspiré. —Lo que tenía que pasar. Miguel y ella eran pareja pocos días después. Recuerdo que la fiesta de graduación la pasé muy mal porque los habían asignado en la misma mesa que yo.— hice una pausa. —Durante mucho tiempo creí que todo aquello había sido mi culpa, que yo era el que nunca fue suficiente para ella. En su momento la odiaba, y a Miguel. Más a Miguel. La mera mención de su nombre me hacía sentir malestar físico. Pensé muchas veces en conseguir otra pareja, para demostrarles que yo también tenía mi botón que hacía que olvidara todo de la noche a la mañana, pero era demasiado tímido e inseguro como para llevarlo a cabo. Me preguntaba si realmente Alison me había querido de verdad. Muchas noches mi subconsciente recreaba esce
Leer más
VII. Nebulosa Planetaria
Probablemente así se sentía la muerte. Infinita. Oscura. Vacía. Pudieron haber pasado siglos, décadas, años, meses, días, horas o minutos hasta que volví a la vida. Desperté en un lugar en el que jamás había estado. Me encontraba recostado en una cama. Las paredes del cuarto eran de un amarillo brillante. Todo estaba ordenado y limpio. Había un tocador con numerosos objetos encima. Miré las colchas que me cubrían, verde limón. También había una lámpara con estampado de flores junto a mí, en una mesita de noche con un reloj digital en él, que marcaba las 11:34 de la mañana. Mis lentes descansaban, perfectamente limpios, sobre una toalla facial roja. No habían sufrido ningún daño, por algún milagro. Estiré uno de mis brazo
Leer más
VIII. Eclipse
—Y pues hoy decidí no ir a clases para… cuidarte, porque mis papás tenían que trabajar, y mi hermana tiene ocho años.— dijo por último, finalizando su relato. Me tomé un par de segundos para que mi adolorido cerebro procesara todo lo que me había dicho. No me salía palabra de la boca, y sólo podía mirar sus oscuras pupilas con los labios entreabiertos. Nunca nadie había hecho tanto por mí. Era abrumador el halago que sentía. Puse toda mi maquinaria mental a descifrar qué responder. Un simple gracias resultaba en un insulto para alguien que prácticamente me había salvado la vida. Mis labios se curvaron en una sonrisa inconsciente. Tartamudeé antes de intentar hablar. —Yo… yo no sabría cómo agradecerte… dime cuánto tiempo quieres que haga tu tarea, por favor Es más, si quieres yo me encargo de que te gradúes...— co
Leer más
IX. Lluvia de Estrellas
El resto de las horas hasta que dieron las cinco de la tarde transcurren como un sueño que se queda grabado en mi memoria por su belleza. Elegimos una película apocalíptica, tan mala, que a ambos nos terminó doliendo el estómago por la risa. Andrea hizo dos bolsas de palomitas que devoramos en poco tiempo y sacó dos cartones de jugo de frutas que acompañamos en lo que duró la película. Después, dado que mi dolor corporal se había disipado lo suficiente como para moverme de la cama, me levanté y demoré ocho minutos en llegar a la sala, donde ella colocó su consola de videojuegos y me entregó uno de sus controles. Pasamos un buen rato jugando, hasta que el coche blanco de mis padres se asomó por la ventana.  Andrea los recibió, y al instante estaban en la sala. Me alegré de verlos, pues no me había percatado de cuánto los había extrañado. Ellos me hablaron sobre lo preocupados que habían estado, pues h
Leer más