EL RUISEÑOR

EL RUISEÑORES

LápizAmarillo  En proceso
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
37Capítulos
1.0Kleídos
Leer
Añadido
Denunciar
Resumen
Índice

"Ruiseñor ¿dónde estás? tiene tiempo que no escucho tu canto ¿A caso me abandonaste? Me has ayudado a aliviar mi corazón, a curar las heridas, me has enseñado a vivir de nuevo, por favor, no te vayas, yo te necesito... te necesito" —comencé a llorar. El ruiseñor me escuchó y soltó un canto, supe lo que significaba; tenía la certeza de que no importaría en donde yo me encontrara, él me escucharía y yo oiría su canto".

Leer más

También te gustarán

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
37 chapters
Capítulo I: No puedo más
Mi despertador sonó. Abrí los ojos.—Desearía no abrirlos nunca —pensé Me di la vuelta y apagué la alarma, miré la hora en mi celular.—Es hora de ir al colegio —me levanté de la cama lo más despacio posible. Tomé mi ropa que estaba en mi pequeño sofá y caminé directo a la regadera, cerré la puerta del baño y aventé mi ropa en el suelo, luego me recargué en el lavamanos y me miré al espejo; en aquel me vi reflejada, v
Leer más
Capítulo II: Mi amigo con alas
Lloraba en silencio. Mi corazón sentía odio, desesperación, impotencia, tristeza; cada día me volvía más dura, fría e indiferente con las personas, cada día me molestaba más con hechos tan simples, sabía que si no hacía algo al respecto yo crecería así y vivir así, no era vida.El pajarito comenzó a hacer más ruido. Yo miré hacia donde se encontraba me paré y sonreí. Lo toque con mi dedo. —¡Auch! —exclamé —Para ser pequeño picoteas un poco fuerte —el pajarillo seguía picoteando mi dedo —No tengo comida para pájaros, pero bajaré a la cocina, veré qu
Leer más
Capítulo III: Enferma de coraje
Llegamos a un pequeño bosque, quedaba a una hora de mi casa aproximadamente. Recargue mi bici en un árbol, luego tome al pajarillo y lo saque del bolsillo de mi sudadera. Lo bajé y me senté. Tomé mi celular y noté que tenía llamadas perdidas de mi novio.—Ay no... — regresé la llamada.—Q...—¡¿Dónde estás y porque no contestas el maldito celular?! —interrumpió.—No sentí ni escuché cuando marcaste, perdona.—¿Estás con otro? —¡¿Qué?! —¡Pásame al chico con el que estás!—Amor cálmate, no estoy con nadie.—Sí ¡ajá! ¿Me crees tonto Alanna?—Yo no dije eso—Luego hablamos Alanna, disfruta los momentos con el otro. Bye. Miré mi celular y había colgado ya. Recargue mi cabeza en el árbol. Sentía un peso enorme en mi espalda, me sentía cansada. El pajarillo hizo un sonido, lo observé y sonreí, quedé observándolo. —¿Qué buscas? —me acerqué a él. Comencé a mover la tierra con mis dedos
Leer más
Capítulo IV: Un dolor insoportable
Los días pasaron de nuevo, cada vez me encerraba más en mi mundo, poco a poco comencé a alejarme de todos y mientras más sola me encontrara, pensaba que era mejor pero el vacío que habitaba dentro de mí se hacía más grande y más profundo. Desesperadamente buscaba una salida, pedía ayuda, quería que alguien me viera, me rescatara de este infierno y dolía como si desgarraran mi piel aun estando viva; pedía ayuda en silencio, quería que me oyeran sin mencionar nada, sin decir una sola palabra. Me encontraba sentada en una de las mesas que quedaba en el patio de la universidad, estaba sola; solo observaba a la gente pasar frente a mí. A algunos los conocía de vista; pedía ayuda sin abrir mi boca.Leer más
Capítulo V: El tiempo y la noche
Estaba confundida e ignoraba totalmente lo que significaba aquel sueño, mi mente estaba tan fastidiada con otras cosas que preocuparme por una más sería mi caída. Me era difícil estar bien, el trabajo de recuperarme podía durar un mes o más y en un segundo ya deseaba desaparecer, yo no le pedía mucho a la vida, solo quería de vuelta mi felicidad, ser amada como algo sagrado y disfrutar de esta estadía con las personas que habían puesto en mi camino. Todos los días me hacía falta algo, me sentía tan vacía que no había nada para llenarlo, me sentía tan sola, tan infeliz.—Leer más
Capítulo VI: Ruiseñor
Los problemas en la casa cada vez tomaban más peso, empezaban a ser parte de mi vida cotidiana; era como cargar con un costal de piedras, cada vez se llenaba más, me era más difícil avanzar y estar de pie. No tardé mucho para que la situación en la que me encontraba comenzara a ser cada vez más evidente, se reflejaba en mis calificaciones, en mi humor e inclusive, en mi rostro. Tampoco había necesidad de que yo escuchara por otra persona lo que ya sabía, verme todos los días en el espejo y saber que no había aprendido a vivir casi nada para empezar a sentirme cansada. —¿Podría cambiar de cara? —me pregunté mientras tocaba mi mejilla con mis dedos. Noté que debajo de mis ojos habitaban unas enormes ojeras; mis ojos esta
Leer más
Capítulo VII: Un viaje amargo
No podía moverme, mis pies comenzaban a congelarse, el agua sucia era fría y mis dientes comenzaron a castañear; temblaba de frío y de miedo. Mi cuerpo me dolía, el simple hecho de mover una parte de mí hacía que me recorriera un frío por dentro, como si el agua pudiese traspasar mi piel. —Vamos Alanna, inténtalo —decía mientras veía el agua subir poco a poco. Me había paralizado por un momento, sabía que debía moverme rápidamente para llegar al ruiseñor sino me ahogaría, aunque no sabía cómo hacerlo porque de los escalones también corría agua sucia. —Muévete Alanna ¡muévete! —me repetía —¡Alanna, el agua sube haz algo rápido! ¡hazlo ya! —comencé a mover mi pie derecho poco a poco pero era una tortura hacerlo; me quejaba del
Leer más
Capítulo VIII: Volveré
Después de aquel viaje, las cosas cambiaron un poco. Comencé a distanciarme más con mi padre y solo respondía a un "sí" o un "no" para lo que él me preguntara o dijera, intentaba no hablarle mucho ni molestarlo; cuando él llegaba yo me subía a mi habitación y allí me quedaba con mi pequeño amigo, dibujaba, jugaba con él, leía y le contaba todos mis secretos. Mientras menos contacto tuviera con mi papá yo me sentía mucho mejor, aunque a veces escuchaba como discutía con mi mamá. Pensé —Que tonta fuiste al creer que en un momento todo cambiaría, que volverías a ser feliz. Creo que quise cegarme para no ver la realidad, no quise poner los pies en la tierra y saber que mi familia estaba completamente destruida. Pensé que un viaje resolvería lo que más de 5 años llevo cargando; pensé que un viaje
Leer más
Capítulo IX: Despertando sentimientos Capítulo IX: Despertando sentimientos
Los siguientes días fueron difíciles, extrañaba mucho a Tara y sus palabras no dejaban de girar en mi cabeza. —Alanna... —mencionó Janne —¿Estás bien?—Sí—Estás más distraída que de costumbre ¿sucede algo? —preguntó MiaLiam, Archie, Janne, Mia, Thomas y yo nos encontrábamos en la biblioteca de la universidad, todos teníamos nuestras guías y nuestros libros de apoyo para estudiar, solo que yo no podía concentrarme, leía un pequeño párrafo y mi mente empezaba a distraerse con mis problemas. —Alanna, tienes que concentrarte, en cuatro semanas más empezamos exámenes. —comentó Archie—Sí, lo sé —miré a Archie. Luego agache mi mirada para seguir estudiando. Una risa se robó mi atención.Leer más
Capítulo X: Un atardecer de deseo
Durante los siguientes días mi cabeza no dejaba de pensar en Bastian; no entendía por qué, no era un chico al que conociera de años o meses, tampoco había durado más de cinco minutos charlando con él, sólo lo había visto una vez y en tan solo un segundo había comenzado a sentir lo mismo que cuando conocí a mi novio y me sentía tonta por sentirlo. —Esto no es un cuento de hadas Alanna. Esto no es Blanca nieves o la Bella durmiente —mencioné —Lástima que no lo sea.Tenía miedo de lo que mis sentimientos pudieran significar con Bastian, no quería traicionar a Iker, a pesar de la difícil situación que estábamos pasando ahora, había sido muy lindo conmigo, me había ayudado con mis proyectos, Iker y yo íbamos a cualquier lugar juntos, reíamos, comíamos; en su momento fueron lindos momen
Leer más