Serendipia

Serendipia ES

DiegoAlmary  Completo
goodnovel16goodnovel
9.7
Reseñas insuficientes
37Capítulos
4.6Kleídos
Leer
Añadido
Resumen
Índice

Gabriel sabe que las acciones tienen consecuencias, por eso, cuando la jueza lo obliga a pagar mil horas de labor social por participar el peleas callejeras ilegales en el pequeño hospital del pueblo de Florencia, lo toma como la redención que está buscando, pero al llegar allí y ver que el pueblo está subyugado por el poder de un narcotraficante, no puede evitar pensar que liberarlos a todos será liberarse a sí mismo, y mientras descubre el verdadero amor, el deseo y la pasión, en los brazos de Samuel, tratará de asimilar que el destino que fue a buscar no es el mismo que le tendrá preparado la vida.

Leer más
Serendipia Novelas Online Descarga gratuita de PDF

Último capítulo

También te gustarán

Libros interesantes del mismo período

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
37 chapters
Capítulo 1
Christian Nodal sonaba de fondo, con su voz y su letra melancólica había logrado extinguir por completo la paciencia que había procurado guardar hasta Florencia, donde nadie pudiera escucharlo gritar y maldecir, o eso esperaba, pero el calor sofocante, que no menguaba ni siquiera un poco con el pequeño recorte de cartón con el que se ventilaba, le tenía al borde del abismo. Se movía, desabrochaba los botones de la camisa en un vano intento por refrescarse, pero nada parecía suficiente. Se limpió el sudor de la frente con el dorso de la mano izquierda, mientras que con la derecha seguía batiendo el cartón.Hacía apenas unas horas había salido de Medellín, pero ya lo extrañaba como el sediento al agua; su cuarto, su privacidad, a su hermano. Ya no podía hacer nada al respecto, él mismo se había marcado a fuego ese destino, él había caminado
Leer más
Capítulo 2
A pesar del largo trayecto, del cansancio acumulado, el mareo y el hombre de la cicatriz; la pequeña pero intensa conversación con el ayudante, o más bien las miradas, y las tres acosadoras, Gabriel se sintió eufórico al sentir la suavidad del contacto de las llantas en en pavimento que anunciaba el inicio del pueblo. No era tan suave como lo esperaba, pero sí mucho mejor que la rústica carretera por la que acababa de pasar, con huecos y piedras que le tenían el cuerpo al borde del colapso.Las casas a las afueras del pueblo eran, en efecto, lo que Gabriel esperaba:Humildes, de techos bajos y pintorescas, un variopinto espectáculo de colores y amalgamas, perfectamente limpias y organizadas, en su mayoría. Algunas podían presumir el sueldo de sus dueños con grandes rejas y vidrios polarizados, fachadas impecables con pinturas de aceite y macetas de barro, pero otras no contaban con mas qu
Leer más
Capítulo 3
Capitulo tresEl almuerzo le volvió a la vida poco a poco, ni siquiera se había dado cuenta de que estaba mareado y débil hasta que terminó el sancocho de pollo que su tía, con tanto esmero, le había preparado. Se tomó cada segundo para degustar el cilantro y las papas criollas que estaban en su punto de textura, y cuando terminó, se reclinó en la silla y respiró aliviado, las cosas no iban saliendo tan mal como pensó.Su tía se había ido a remplazar a Israel en la tienda y después de dejar los platos lavados y secos en su respectivo lugar Gabriel se sintió incómodo, sin saber qué hacer y sin atreverse a tocar nada.La casa era aparentemente grande, ocupando todo el espacio en la esquina del parque, se accedía a ella por unas escaleras rectas que daban directamente a la calle, o por una escalera de caracol junto a esta que llevaba hasta e
Leer más
Capítulo 4
Samuel frunció el ceño, incapaz de encontrar la posición perfecta para fotografiar el cuadro que yacía en sus piernas. Lo cambió de posición, pero el flash de su cámara profesional era muy fuerte y el reflejo que provocaba entorpecía la visión. Intentó entonces sin flash, pero era de noche, y la luz de las lámparas de su casa no parecían suficiente. Optó, entonces, por hacerlo con su teléfono celular, y la fotografía salió, cuando menos, reconocible. Sonrió satisfecho y colocó con delicadeza la pintura en su lugar antes de regresar a su cama y recostarse, perezoso, en las almohadas.Desbloqueó la pantalla de su teléfono y abrió el Chad, comprobando que, efectivamente y como había imaginado, la persona al otro lado de la línea ya no estaba. Envió la foto y se quedó en el chat por un par de minutos, hasta
Leer más
Capítulo 5 parte 1
Parte 1La mañana había llegado más rápido de lo que esperaba, solo fue cuestión de recostar la cabeza en la almohada y ya era de día. Se quitó las sabanas de encima y respiró profundo pensando en cómo enfrentaría ese día que vaticinaba tan difícil, tanto física como emocional mente.Se puso de pie sacando fuerzas de donde no tenía y caminó hasta el pacillo, de camino agarró su toalla y un par de bóxer que había dejado bien colocados sobre el nochero manchado de pintura. El frio lo recibió como un amante deseoso, y rogó mentalmente para que la ducha del baño del fondo del pacillo tuviera agua caliente, y mientras se dirigía hacia ella no pudo evitar echarle un vistazo al parque del pueblo a través de la ventana. El sol aún no había nacido, pero el alba anunciaba que sería un maravilloso d&i
Leer más
Capítulo 5 parte 2
Parte 2Literatura le parecía fácil, era un lector compulsivo y amaba analizar qué pasaba por la mente del escritor, pero estaba desconcentrado y nervioso mientras leía un fragmento de “El corone no tiene quien le escriba”  —Concentrate —le dijo Camila. La chica no había dudado una milésima en arrastrar su asiento ruidosamente hasta Gabriel cuando el profesor pidió parejas para el ejercicio.—Si lo sé, lo siento —se disculpó, tanto se le notaba lo distraído que estaba .—Tranquis — la chica le golpeó el hombro con fuerza en un gesto amistoso —en un par de días estarás como si nada. Gabriel asintió.—La verdad me preocupaba ser demasiado mayor para estar en once — Camila hizo un ruido raro con los labios.—Claro que no, yo también tengo veinte, perd&iacu
Leer más
Capítulo 6
El hospital, si así podría llamarse, no era más que un muy pequeño centro de salud con grandes aspiraciones, con las paredes enmohecidas y el techo roto, claro que no había tenido mucho tiempo para observar la poco conservada estructura del lugar, ya que su primo lo había arrastrado a urgencias apenas entraron, pero el lugar era poco agradable, además estaba en reparaciones, y los ruidos alteraban el movimiento habitual del centro de salud.Una brisa fresca entró por una inmensa abertura en el cielo falso e hiso que Gabriel se estremeciera, intentó quedarse quieto, pero estaba mojado, y el hecho de que una mujer perforaba la piel de su ceja con una aguja no ayudaba mucho.— Que se esté quieto – le dijo la mujer con un pesado malgenio, Gabriel bufó, e inevitablemente pensó que toda la gente de Florencia estaba de malgenio ese día, incluso él estaba de malgenio.
Leer más
Capítulo 7 Parte 1
Gabriel observaba por la pequeña ventana de la oficina de Samuel el agua caer inclemente sobre los techos del pueblo, la tormenta embravecida azotaba como un huracán dispuesta a arrancar a Florencia desde los cimientos, y lanzarla al aire como hojas al viento. Bajó la cabeza de nuevo, intentando pensar en la justificación de su proyecto. ¿la justificación? Estaba allí porque le tocaba. Intentó concentrarse, pero el ruido que causaba la gotera contra el balde que Samuel había puesto sobre el escritorio no lo permitía, al final terminó por rendirse y dejó el lapicero sobre el papel, intacto, y sacó su celular, jugó un rato a un jueguito patético que había descargado hacia porco y chateó con un par de amigos que fingieron interesarse por su situación, hasta que se despidieron de manera muy inesperada. Vagó un rato por los contactos hasta que vio a “
Leer más
Capítulo 7 parte 2
La clase de educación física estaba siendo entretenida, de no ser por el sol intenso que azotaba el pavimento del polideportivo, hubiera sido una gran clase; corrían y saltaban en un juego de pasarse varias pelotas de basquetbol entre todos los alumnos, y a Gabriel se le olvidó por un momento todo aquello del narcotraficante que lo había mantenido despierto hasta bastante entrada la noche. El profesor Sebastián daba varias indicaciones, y reía con los demás cuando alguien no atrapaba alguna pelota de manera graciosa, y así se pasaron las dos horas de la clase.Volvían hacia el colegio para sus últimas dos horas de ciencias sociales cuando Camila alcanzó a Gabriel, tenía la cara tan roja que parecía que sangraba.— ¿Cómo te pareció la clase? — Gabriel asintió — estuvo entretenida, me gustó mucho, aunque me arde el sudor e
Leer más
Capítulo 8 Camila
Camila se mordió el labio, incapaz de encontrar una posición más cómoda para seguir sosteniendo su celular en el aire. Estaba boca arriba en su cama, con los brazos estirados pasando un rato en el F******k. Cuando ya no tenía más qué hacer se puso a rebuscar en las sugerencias de amistad, entrando a los perfiles de los chicos más sexis y enviando sus respectivas solicitudes, de soslayo vio la sugerencia que le indicaba el perfil del profesor Sebastián, pero lo ignoró, como tantas veces lo había hecho. No podía estar cerca de la tentación de enviarle la solicitud, era su profesor, no era correcto y además el hombre jamás se fijaría en ella. Dio un paso atrás, regresó al perfil del maestro y comenzó a ver las fotos, para su deleite, las fotos que tantas veces había visto aun estaban ahí, de él haciendo ejercicio, leyendo un libro y sin camisa, mostrando sus buenos pectorales y esa línea de vello que le cubría el pecho y el abdomen que la volvían loca. Lo meditó por varios minutos y el
Leer más