Cautiverio

CautiverioES

M. Fregoso  Completo
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
14Capítulos
1.0Kleídos
Leer
Añadido
Denunciar
Resumen
Índice

Andrea pensaba que su vida era perfecta, sin embargo el día de su cumpleaños le harían llegar un regalo que le cambiaria la vida. ¿Quién se lo envió? ¿Por que? ¿Su vida era lo que ella pensaba? ¿Encontrara estas respuestas?

Leer más
Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
14 chapters
Regalo
Esta obra está dedicada a las personas que brindaron su apoyo leyendo mis textos para mejorar cada día, pero particularmente a mis amigos Yoatzin Popoca quien se preocupa por causas como la relatada aquí y Mario Granillo, a quien nunca me alcanzaran las palabras para agradecerle por hacerme recuperar la pasión por escribir.  Capítulo 1RegaloUn nuevo día iniciaba, el sol se elevaba con destellos rojizos en el cielo, algún que otro pájaro cantaba en los escasos arboles de la ciudad, la gente se desplazaba por doquier, algunos habían comenzado su día laboral desde antes que la luna cediera su lugar.Andrea se despertó abruptamente con el tono de llamada del celular, se levantó a prisa y corrió al buro donde lo tenía conectado. Estaba feliz pues era su cumpleaños número veintisiete y deseaba fervientemente que la llamada fuera d
Leer más
La calma antes de la tormenta
Capítulo 2La calma antes de la tormentaAndrea condujo aferrada al volante, veía constantemente por el retrovisor y los espejos laterales, asegurándose que nadie la siguiera, estaba llena de pánico, conducía veloz; cobijada por la luz de la luna, algo que en otras circunstancias habría llegado a ser terapéutico, pero que en el contexto de su situación se había tornado en al otro extremo.  Después de un rato  llego a la casa de su mejor amiga, un lugar pequeño de una sola planta, con un pequeño jardín y un camino corto y empedrado a la puerta principal que le daba bastante personalidad al lugar.  Descendió del carro, abrió la cajuela y saco su maleta.  Con el temor recorriendo su cuerpo corrió al zaguán de la casa y toco el timbre una, dos, tres veces seguidas, espero un instante y volvió a tocar m
Leer más
Admirador secreto
Capítulo 3Admirador secreto“Lo siento nena, tenía que venir a trabajar y no quise despertarte, hay comida en el refri, toma lo que quieras, llego más tarde. Besos.”Después de leer el mensaje de Sara se dio cuenta de que había uno más, que había llegado antes de despertarse, era de Ismael.-¿Ismael? Eso no es posible- susurro Andrea.Rápidamente toco el mensaje para abrirlo.“Andrea, la verdad no tuve el valor de decírtelo a la cara. Pero conocí a alguien más y los últimos meses contigo han sido un infierno. Ya no te amo. Disculpa la cobardía pero por favor no me llames y no intentes buscarme nunca. Déjame ser feliz.”-¿Queeeeeeeeee?- soltó Andrea involuntariamente sin entender lo que pasaba y peor aún sin saber que pensar.Se debatía internamente que era lo que estaba oc
Leer más
¡No hay lugar como el hogar!
Capítulo 4¡No hay lugar como el hogar!El pánico que sintió Andrea al leer ese mensaje fue tal que le recorrió todo el cuerpo, desde la punta se sus pies hasta el último cabello en su cabeza, se le puso la piel de gallina. Ella ya había dejado eso de lado, se había dicho demasiadas veces que solo había sido una pesadilla. Pero había vuelto.Saco el celular y sin perder un segundo llamo a su amiga Sara.-Bueno –respondieron al otro lado de la línea.-Sara por favor ven inmediatamente a mi casa, él volvió –le dijo con voz desesperada.-¿Él? ¿Quién?-El hombre que me persigue.Sara guardo silencio un momento para tratar de digerir lo que Andrea le estaba diciendo.-Pediré permiso para salir del trabajo y voy para allá, cierra bien tu casa y llama a la policía inmediatamente.
Leer más
Cautiverio
Capítulo 5Cautiverio(Día 1) Con mucho cuidado, casi podría decirse que con ternura percibió como la sentaban en una silla que había sido preparada con antelación, atornillada al suelo y con ataduras de piel blanda en los reposabrazos y en las patas esto con a fin de evitar que se lastimara si llegaba a forcejear.-Te voy a desatar las piernas, por favor no intentes algo tonto, fue doloroso para mi tener que dejarte inconsciente. No quiero hacerlo de nuevo –le dijo la voz grave y amigable que había escuchado antes.Con movimientos hábiles quito la cuerda de sus piernas y coloco sus otras ataduras, después siguió el mismo proceso con sus manos.-Eso es, ya casi terminamos –aseguro la voz del hombre.Entonces Andrea escucho el sonido de pisadas dirigiéndose a sus espaldas, estaba aterrada, quería llorar, pero también pensaba que eso ser&iacu
Leer más
Cansancio
Capítulo 6CansancioVíctor termino de limpiar el desastre que Andrea había provocado, lo hecho todo en un par de bolsas negras  y salió de allí.Andrea se quedó sola, amarrada a la silla. Desde que dio su primer vistazo al lugar se dio cuenta de que huir de ahí sería complicado como mínimo. Pero para si quiera intentarlo primero debía quitarse sus ataduras.Durante horas Andrea se retorció en la silla, esperando que alguno de sus amarres se aflojara, pero lo único que logro fue que la fricción pusiera sus muñecas y tobillos en carne viva. Por otro lado había una cuestión que empezaba a preocuparla, necesitaba ir al sanitario desde hace un rato pero estuvo aguantándose, ahora ya no podía, sentía retortijones en el estómago; no quería perder su dignidad pidiéndole a su secuestrador que la ayudar
Leer más
Víctor
Capítulo 7VíctorVíctor Torres era un hombre de veintiocho años que poco o nada sabía de mujeres y relaciones amorosas, era introvertido pero contaba con un carisma nato.Nació en la ciudad de México, hijo de Marta Mendiola y Pedro Torres tuvo una niñez llena de conflictos, su padre era un obrero quien disfrutaba del alcohol y que se dejaba controlar por este. A veces tardaba días en llegar y cambiaba de empleo constantemente pues era despedido por sus faltas constates, la madre de Víctor así como él mismo sufrían de abusos físicos por parte del hombre (golpes, patadas, etc.); razón por la que Marta había desarrollado una aversión por su hijo, debido a que estos abusos empeoraron cuando él nació. Ella no le pegaba, pero tampoco le brindaba cariño ni comprensión alguna.El pequeño creció y asisti&
Leer más
No puedes cuidarte sola
Capítulo 8No puedes cuidarte sola(Día 2) Andrea dormía plácidamente, perdida en un mundo de fantasía, pero poco a poco sentía que su respiración se dificultaba, entonces abrió los ojos de golpe. Una mano presionaba su garganta, el cuerpo grande de un hombre recargaba su peso sobre ella para entorpecer  cualquier intento de liberarse. Aun así ella lo iba a intentar, hizo movimientos violentos para tratar de quitar al hombre de encima pero no se movió ni un poco, entonces la mano que dejo su cuello y junto los brazos delgados de Andrea para sujetarlos por las muñecas, mientras la mano que tenía libre masajeaba sus pechos, ella le gritaba que la dejara en paz, pero el parecía excitarse con ese enojo, en la obscuridad solo diviso una sonrisa llena de malicia, la mano que tocaba sus senos desapareció por un momento, entonces sintió como algo subía entr
Leer más
Abrir los ojos
Capítulo 9Abrir los ojosA Andrea se le puso la cara colorada.-¿Quién carajos crees que eres? ¡Tú que ni siquiera eres capaz de ver que no estas protegiendo a nadie! ¡No eres más que un criminal que me secuestro! ¡Y tienes el descaro de cuestionar mis elecciones! –gritaba enfurecida.-Sí, me convertí en un criminal por ti. Pero yo lo hice conscientemente, en cambio tu prefieres mentirte para poder seguir con tu vida.-¿Pero de que hablas?-Ambos sabemos perfectamente de que hablo Andrea.Se miraron fijamente, entonces ella aparto la mirada y continúo comiendo sin pronunciar otra palabra. Víctor no quería forzarla de más, así que imito a su invitada y comió en silencio.En el exterior Sara y los padres de Andrea habían hecho volantes de “se busca” que pegaban por todas partes. Intentaban
Leer más
Albóndiga
Capítulo 10AlbóndigaApenas y noto que Víctor ya había regresado, estaba cerrando la puerta, traía en brazos un plato cóncavo y un cartón de leche.-¿Ya elegiste el nombre que le pondrás? –Pregunto el recién llegado mientras sonreía.-¿A quién?-A tu mascota.-No, no sé si le ponga uno.-Creo que todo ser vivo, tiene derecho a un nombre.-¿Y a ser libre?-Touche.Víctor miro al animal que exploraba su nuevo hogar, se percató de que ya había dejado un par de heces botadas por ahí.-Es muy travieso por lo que veo así que tendrás que cuidarlo bien, también parece que me va a dar mucho que limpiar–dijo mientras abría el cartón de leche y vaciaba un poco en el plato de plástico, para dejarlo en el suelo y que el pug pudiera beb
Leer más