Índice
20 chapters
Capítulo 1: Inicia el viaje.
El olor a grasa quemada inundaba el santuario. La Reina, con su propia mano, había sacrificado a cincuenta corderos blancos, los mejores de su rebaño. Con gran esfuerzo, los apiló uno por uno sobre un montículo de leña de sándalo y prendió la hoguera. Rezaba. Su cuerpo exhausto, bañado de la sangre de los corderos que caía como lluvia desde su ropa formando un charco a sus pies, temblaba. Sabía que la decisión estaba tomada, nada la cambiaría. Se desplomó de rodillas, la cara contra el piso absorbiendo la sangre por sus poros, entrando en su nariz al respirar, en su boca; sollozaba. Quizás los dioses permitiesen un final feliz.Amanecía.El cielo teñido de naranja, con matices rojizos y rosados brindaba un amanecer admirable. Una suave brisa hacía ondear la roja cabellera de un hombre robusto. Era Gerbas, el Rey de Valle Blanco. Sus ojos estaban fijos en ese sol saliente, que asomaba poco a apoco alumbrando un nuevo día, con una luz que se reflejaba una y otra vez sobre los en
Leer más
Capítulo 2: Sobrevivir a los hombres.
“ Mis queridos amigos, han defendido este reino mucho tiempo, y se que están ansiosos por luchar en la guerra que se avecina, pero saben bien que esta pérdida, escucharon el informe de los espías y saben la clase de ejército que posee Morok. Reinos poderosos cayeron ante el, arrasó con todo a su paso y a reunido muchas armas…además de su sed de venganza hacia mi por haberlo exiliado. En lugar de pelear esta batalla, les encomendaré una misión, una mucho más peligrosa y difícil: sacarán a mi hijo del reino y lo llevaran a un lugar seguro, lo criarán, educarán y entrenarán. Espero que el reinado de esta bestia no perdure, pero en caso de que sí, mi hijo será la esperanza del mundo humano, él será capaz de unir a los reinos caídos y los que sigan libres, a todos los hombres que deseen liberar a sus pares “   Las palabras del rey resonaban en la cabeza de Anroc.  No sabía cómo lograrían completar su misión, todos los reinos cercanos estaban dominados por el minota
Leer más
Capítulo 3:El balsero.
Los rayos del sol y el canto de las aves lo despertaron. Poco a poco, Anroc se puso de pie, todos dormían aún incluyendo al príncipe. El capitán se acercó a Lassender y notó que habían cambiado su vendaje y  colocado extrañas hierbas medicinales en su herida. Despertó a cada uno de sus hombres y comprobó que estuvieran bien a pesar del cansancio físico por la batalla. El príncipe dormía en un unas mantas cuidadosamente dispuestas en el suelo. Descubrió que tanto él como Mhur tenían varias heridas leves que no sintieron en el fervor del combate. Se acercaron al balsero que estaba en la proa* para agradecerle la ayuda. _Estamos muy agradecidos, si no fuera por usted y el trolls, probablemente hubiéramos muerto en Orelkai.- Anroc se inclinó en forma de respeto y sus hombres lo imitaron. -Quisiera conocer sus nombres y la razón por la cuál nos ayudaron._Si conoce el motivo por el cuál nos atacaron- añadió Neels-, también. _Mi nombre es Cails, y el trolls de la
Leer más
Capítulo 4: El Valle de Loan.
Los hombres avanzaban despacio, tenían otra mirada, tal vez porque ahora sabían a donde ir, o tal vez su encuentro con Silus y Cails, ver que alguien más además de ellos estaban dispuestos a dar sus vidas por la causa, y no solo un hombre, también una bestia como Silus, un trolls, eso les daba esperanzas. El Valle de Loan. Sabían de este lugar, pero era la primera vez que lo visitaban.  Conocido también como el Valle Oscuro, había historias, se decía que dos hechiceras lo custodiaban,  y, además, que criaturas enormes, feroces, lo habitaban, debían tener mucho cuidado. Las copas de los árboles se unían en lo alto tapando el sol, sus rayos llegaban débiles provocando oscuridad y una temperatura más baja. El príncipe se había despertado pero no había hecho ningún sonido, tampoco le gustaba ese lugar, Mhur lo colocó sobre su pecho y abrazo, Falco miraba a su alrededor aferrándose fuerte al cuello del guerrero, asustado por los sonidos que provocaban los animales
Leer más
Capítulo 5: Un desierto en el Valle.
Cuando el sol estuvo en lo más alto, llegaron al desierto del Valle.Sorprendentemente, la vegetación llegaba a su fin iniciando un terreno arenoso y árido, no se veían árboles ni animales, y el sol provocaba reflejos en la superficie. El calor en ese sector era demasiado para cruzar de día, así que los guerreros decidieron hacerlo de noche; buscaron esas hojas enormes que habían visto para construir tiendas que los protegieran del sol y recolectaron muchas frutas jugosas que los mantendrían hidratados, aun así les preocupaba el príncipe que era muy pequeño para exponerse a tal calor, pero debían seguir avanzando. Esperaban no estar muchos días en ese desierto. El sol se estaba poniendo y ya estaban listos, habían recolectado frutos, cazado unas aves que asaron y encontraron un arroyo donde se abastecieron de agua. _Bien, tenemos suficientes provisiones para una semana, no obstante consumiremos más agua de lo normal, trataremos de compensarlo con los fr
Leer más
Capítulo 6: La aldea arbórea.
 Mhur fue el primero en subir, se encontró con muchas personas, se corrieron mostrando a una anciana, tenía al príncipe en sus brazos y estaba dormido. El guerrero lo cargó y lo abrazó con suavidad, luego volteó y se los enseñó a sus compañeros, todos sonrieron aliviados. _ Gracias por sacarlo del caballo y cuidarlo.- Anroc se inclinó . _ Era lo menos que podíamos hacer,- la anciana acarició el rostro del capitán -vimos todo desde aquí, y debo decir que nos sorprendimos cuando derrotaron a ese gusano. _ Sí, fue difícil, pero terminó, por suerte. _ No parecen sorprendidos por su tamaño, ¿acaso acostumbran ver criaturas así?- interrogó el hombre que los ayudó a subir al árbol. _ Para nada, pero habíamos oído historias de este lugar, y desde que entramos al valle vimos telarañas gigantes y nos atacó una serpiente aún más grande, y luego este gusano. _ No te olvides del Bel'zii, Anroc, que quiere cenar a mi hermano. Leer más
Capítulo 7: Amor mágico.
Un nuevo día había llegado. Falco disfrutaba del canto de las aves, miraba sorprendido y sonreía estornudando furtivamente por los rayos del sol. Anroc y Neels habían salido con Talac a cazar, el aldeano les comentó que cerca de allí había un manantial donde bajaba a beber una piara de cerdos salvajes. Varkal y Landor acompañaron a las mujeres en la recolección de frutos y setas para protegerlas ante posibles peligros, ya que debían descender de los árboles. Mhur quedo en la aldea con el príncipe, lo habían alimentado y paseaban por los puentes enseñándole el nombre de las cosas, y él, en balbuceos repetía. Había comenzado a caérsele el cabello preocupando a los guerreros, hasta que las mujeres del lugar les explicaron que era normal y nada para asustarse, solo caía su pelo de bebé quedando el definitivo.  Anroc y sus compañeros de caza volvieron con dos piezas suculentas que asarían en la noche, luego que Varkal y Landor regresaran se reunieron con Eloia que los esperaba p
Leer más
Capítulo 8: El pantano.
Habían atracado al alba, pero los guerreros decidieron utilizar la balsa por última vez y, anclando en medio del río, se habían dispuesto a pescar. Mhur quedó en la costa con Falco que jugaba rodando y gateando, Anroc se adentro al pantano a inspeccionar, era un paraje realmente tétrico. El suelo era lodo en casi su totalidad, los árboles sombríos parecían una especie de sauce y un ligero aroma a pudrición lo inundaba todo. Las hechiceras les habían dicho que eran tierras peligrosas, le advirtieron sobre todos los peligros que encontrarían, así que no bajarían la guardia un segundo.  Tan pronto se adentraron notaron que había un sendero de tierra firme que le permitía transitar sin hundirse. Había lugares con algo parecido a arenas movedizas pero de barro, avistaron muchas serpientes, en su mayoría pequeñas y aparentemente ciegas, así como una gran variedad de ratones, lechuzas y aves que parecían la mezcla perfecta entre un cuervo y un buitre. Tardarían alrededor de una se
Leer más
Capítulo 9: Sobrevivir al pantano.
Dicho esto, Varkal escupió en el suelo. Todo quedó en silencio. Una vez más, se había disipado todo tipo de sonido al punto tal de generar un zumbido en los oídos de los guerreros. Una leve brisa les trajo un hedor nauseabundo, ese hedor que se siente en estanques podridos con todo tipo de desechos, y no muy lejos se escuchó un rugido. Todos miraron a Varkal que suspiraba. Rápidamente desenvainaron sus armas y Mhur tomó a Falco en brazos, sus compañeros formaron un círculo alrededor de él para protegerlo. Esperaron. Algunas siluetas comenzaron a aparecer en diferentes direcciones, siluetas parecidas a hombres, pero más grandes, que subían y bajaban del suelo avanzando, y a pesar de la luz que brindaba la luna, no pudieron distinguirlos bien hasta que estuvieron cerca. Eran hombres de barro. Recordaron la mano que atrapó al ave en aquel charco. Allí los tenían, frente a fre
Leer más
Capítulo 10: La maga.
La mujer posó sus manos sobre Falco, y murmurando unas palabras un aura amarilla envolvió al príncipe, que poco a poco, dejó de llorar. La maga miró a los hombres y realizó una leve reverencia que los ellos devolvieron. Se acercaron cautelosos mientras ella sonreía observando al príncipe. Los magos eran poderosos, humanos dotados de magia de forma natural, podían crear conjuros tanto de protección como de ataque, diferente a los hechiceros que solo influían en los elementos (tierra, agua, aire, fuego), también pueden realizar encantamientos protectores pero mediante alguna herramienta. Los magos nacen con mucho poder y lo desarrollan con el tiempo, práctica, y estudio para aprender magia compleja, además, los del más alto nivel son capaces de crear nueva magia. _ Mi nombre es Aria, soy una maga de las tierras del este. _¿Lo salvaste?- Mhur estaba exaltado, y la sonrisa de la maga rompió en llantos- ¡Te lo agradezco, realmente te debemos su vida! _ Mi nombr
Leer más