Hasta que te Encontré. Almas Gemelas. 2

Hasta que te Encontré. Almas Gemelas. 2ES

J´katy  Completo
goodnovel18goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
62Capítulos
3.8Kleídos
Leer
Añadido
Resumen
Índice

Abandono, tristeza y decepción. La vida nos deja un mal sabor en la boca luego de un engaño, una horrible sensación de amargura llena todo el entorno alrededor. Esa vida que dejé y a la que juré no volver, vino a mí, para destruir lo poco que quedaba de mí. A ella. A Leila, mi Muñeca. Por eso me fui, por eso la abandoné. Prefiero que esté sin mí a tenerla conmigo de este modo. Solo es cuestión de tiempo. Solo que da una jugada, luego todo termina… Luego todo se acaba.

Leer más
Hasta que te Encontré. Almas Gemelas. 2 Novelas Online Descarga gratuita de PDF

Último capítulo

También te gustarán

Libros interesantes del mismo período

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
62 chapters
Prólogo.
Leila Monserrat, una estudiante brillante hija de uno de los hombres más influyentes en la ciudad de Seattle, bella y con la alegría desbordante hasta que él la vio y se acercó. Un ser oscuro cubierto de secretos, cubierto de tinta e impregnado de una pasión enfermiza y autodestructiva que solo ella supo entender, pero su vida acabó en el momento que él se fue, la abandonó. Ahora su existencia se ahoga en el llanto y el delirio de volver a verlo, de tenerlo. Su piel lo anhela y su cuerpo sufre ante su ausencia. Pero él no está, huyó de ella. ¿Empezará de nuevo? ¿Dará un vuelco su vida sin el amor que se metió en su piel y que la desgarró? Nada aplaca su llanto, nada llena ese abismo que es su existencia, por su ausencia…
Leer más
1.- Leila.
"Ni siquiera la muerte podrá separarme de ti, eres mi vida entera y si debo pelear en el infierno por regresar... no dudes que lo haré y estaremos juntos toda la eternidad. Somos Almas Gemelas". Jonás S. Mi garganta desgarrada por los gritos y el llanto duele como el infierno, los paramédicos intentan resucitarlo casi sin éxito. Siento que mi cuerpo se desvanece poco a poco, mi vida se va con él, con su último suspiro… Un mes después…   — No puedes pasarte la vida encerrada Leila – las palabras de Alice llegan distrcionadas a mis oídos. Llevo este último mes sin salir y mi alma se hace pedazos cada vez que lo recuerdo. Es como si la tierra se lo hubiese tragado, no he sabido nada de él aunque sus padres se encuentran destrozados tambi&eacu
Leer más
2.- Jonás.
Nada es más difícil que estar sin ti… ni siquiera el dolor de mi pecho… — Sigo pensando que deberías desistir de esa idea, tío – el tono preocupado de Robert me hace dibujar una leve risa en los labios —. Por lo menos hasta que sepamos quien pus precio a tu cabeza giro para mirarlo a los ojos. — No sé quien me quiere muerto Rob, pero te aseguro que Liroy no fue – la seguridad de mi voz lo abruma y debo confesar que a mí también —, el que me quiere muerto es de mas arriba en la cadena y esto – señalo la herida aun fresca en mi pecho — no era para mí – me estremezco al pensarlo —. Esta bala era para Leila – sus ojos se abren y tira de su cabello. — ¡Hay que joderse hermano! – camina alrededor de la estancia — ¿Qui&e
Leer más
3.- Leila.
Cuarenta y cinco días desde que lo arrancaron de mí, no solo se lo llevaron a él, sino que se llevaron mi aliento de vida…  No estoy orgullosa de haberme cortado la muñeca, pero de algún modo – muy retorcido por cierto – me siento en paz conmigo misma al saber que llevo una herida en mi cuerpo igual que Jonás al recibir en su pecho la bala que llevaba mi nombre. Soy consciente del dolor de mis familiares y el trauma que supone para mi hermano haberme encontrada con la muñeca rota, la incisión fue bastante profunda por lo cual perdí mucha sangre, era de esperar que muriera, sin embargo la rapidez de sus movimientos y su precisión al administrarme los primeros auxilios me hace reflexionar en que le debo la vida. — ¡Hola extraña! – me giro para quedarme absorta en el chico de veintidós a
Leer más
4.- Jonás.
No resistiría un día sabiendo que no estás en este mundo. No me dejes mi amor… Algo sucede, algo no está bien. Ya debería haber tenido respuesta de Leila y no me ha llegad nada, camino de un lado a otro esperando la llamada de James, me siento desesperado. José me dijo que se encontraba muy desmejorada, muy delgada porque es incapaz de probar bocado más de una vez en el día y eso n es buena señal, razón por la cual decidí escribirle para que supiese de mí y se animara a comer algo incluso, le envié unas bombas dulces rellenas de chocolate las que comíamos normalmente cuando nos encontrábamos – o las veces que lo hicimos – en mi ático, esos momentos vivirán en mis recuerdos para siempre porque después de esto dudo que todo vaya a ser igual para nosotros. — 
Leer más
5.- Jonás.
 Daría mi vida por la tuya sin siquiera pensarlo, eres tan importante para mí que si solo tuviéramos para escoger vivir uno de los dos, serías tú la que yo salvaría… El traslado hacia el hospital pasó como la seda, Brennan decía la verdad en cuanto a que todo estaba cubierto. Viajamos como si estuviésemos solo en la carretera escoltados por los chicos de la comisaría. Sin embargo mi ansiedad hace del camino una eternidad, necesito llegar rápido antes que todo se complique… más. — Tranquilo compañero, ya estamos cerca – la voz calmada de Robert me saca un poco del nerviosismo. — ¡Sí, gracias amigo mío! – aprieto su brazo. Detengo un sollozo furtivo que puja por escapar de mi garganta dolorida. Neces
Leer más
6.- Jonás.
Jamás estarás sola de nuevo, no estoy dispuesto a dejarte de nuevo, a dejarnos jamás… mi hermosa Leila… Mi padre tenía razón, esta no es mi Muñeca. Es un pequeño saco de huesos encima de una cama de hospital. Cierro los ojos y aprieto los puños para no gritar. El dolor en el estómago regresa aún más agresivo, doblo mi cuerpo reteniendo las rodillas de nuevo y gimo por el dolor no solo emocional sino también físico que me proporciona verla de ese modo. Siento la vista de todos sobre mí, pero los ignoro. Charles es muy amable en decirles que salgan para poder hablar con ella y ¿Cómo no? Llorar a mis anchas porque sé que en cualquier momento romperé en llanto, espero que no a gritos para evitar que se asuste, sin embargo es lo que me provoca: gritar, golpear… acabar con todo a mi paso. &
Leer más
7.-Jonás.
Eres el único dolor que soportaría una eternidad, duele verte en ese estado. Al que yo te he llevado. Duele ver que me amas a pesar de todo, duele tanto que ya me agrada ese infinito dolor… Marco el número de Malcolm y espero a que responda, no me he percatado de la hora y son casi las tres de la mañana, entre mi lucha interna y el tiempo que llevaba despierto que ha sido unas cuarenta y ocho horas aproximadamente, estuve dormitando en el piso más tiempo del que debía. — ¿Jonás? Espero que sea importante porque Lucy cree que estoy engañándola con alguna chica – sonrío porque ese desgraciado es homosexual. — ¿Desde cuándo no vives con Lucy? – pregunto con sorna. — Desde hace cinco años, dime que sucede Campeón – suspiro entr
Leer más
8.- Leila
Tus enemigos son los míos, por esa razón siempre pelearé tus batallas, eres mi razón de vivir… J.S.  Observo su hermoso rostro desfigurado por el dolor, se me escapa un fuerte sollozo cuando me percato de que su mano tiembla sobre el picaporte de la puerta. Entonces da dos pasos y cae de rodillas al pie de la cama llorando como un pequeño. Un dolor agudo atraviesa mi cuerpo, es lo mismo que él siente, culpa, arrepentimiento. Remordimientos. Debí ser más precavida en mis decisiones y no ponerlo a él en esta situación. — ¡Jo… Jonás! – mi voz sale grave y rasposa —. Ven por… por… favor – levanta el rostro bañado en lágrimas, respira profundo tratando de tranquilizar su respiración. — ¡Muñeca yo… perd&oacut
Leer más
9.- Jonás
No dudes que preferiré sufrir tu dolor, no dudes que estaré contigo siempre, nunca dudes que te amaré eternamente… Leila esta tan aturdida por las palabras de su hermano que no puede moverse, acaricio sus ahora muy delgados brazos para darle calor y confortarla un poco, no voy a mentir; ante la información que le proporciona James en este momento yo también he expresado mis dudas porque ¡vamos, el puto viejo me envió a la cárcel! Eso no es cualquier cosa, de paso me acusó de violación cuando ni siquiera había tocado a su hija, bueno tal vez si un poco, pero no para hacer esa maldita acusación que llevó a mi muñeca a… ¡Dios lo recuerdo y me enfurezco! Y ahora da la casualidad que el tío es un puto ángel y que todo lo hizo influenciado por la loca de Lara Monserrat – que
Leer más