0.1 Close to abyss

0.1 Close to abyssES

Joney Senz  Completo
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
23Capítulos
428leídos
Leer
Añadido
Denunciar
Resumen
Índice

Su única ilusión fue la libertad, pero el destino más cercano era un abismo. Este es el diario de Mason, un adolescente con recuerdos y pesadillas que le impiden vivir en paz y que por esa razón intenta hacer el simple ejercicio de escribir en un cuaderno todo aquello que todavía hierve en su interior y que espera, con el tiempo, extinguir para siempre.

Leer más
Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
23 chapters
Nota de autor
BIENVENIDOS En este diario se tratan temas fuertes que podrían impresionar demasiado a aquellos que son sensibles. Si eres de esas personas, por favor te pido que pases a otro libro menos oscuro, de no ser así, quédate y disfruta de la lectura.No hay descripciones muy explicitas. Es un diario ficticio sin relación alguna con una persona humana en concreto (porque dudo mucho que un ser humano quede cuerdo luego de soportar todo esto), y porque me encanta explorar cuánto puede narrarse a partir de una mente ficticia.El hecho de que el protagonista sea gay no significa que esté dando un mensaje negativo. Esta novela, como todas las de mi autoría, no se basarán en el descubrimiento o desarrollo de una sexualidad. ¿Por qué narrar de forma tan cruda?Este diario en un principio fue un libro, pero no me parec&iacut
Leer más
Primera parte: no tengo nada importante que hacer
  Imagine Dragons -Nothing Left To Say-   La doctora Payne sugirió que dejara mis crisis humanas en un cuaderno. Significa contar mi vida bajo el control de esos dos demonios que tuve por familia; reconocer mis desvíos mentales; expresar la miseria que perturba mi mente en palabras. ¿Qué sentido tiene vomitar en letras todo lo que me pasó? Si de algo estoy seguro es que no se puede arreglar a una persona que ha estado quince años de su maldita vida viendo situaciones que no debería ver, haciendo cosas que no debería hacer, y actuando como alguien que adora convivir con el sadismo. Soy como una maldita botella de vidrio que arrojan contra una pared. Todo el mundo se aleja, huyen de los pedazos afilados que vuelan hacia cualquier rincón y evitan los trozos desparramados que hay en el suelo porque acabarán lastimados al mínimo descuido.  No hay más que decir: soy una m****a letal e inservible. No me siento
Leer más
¿Infancia?
Melanie Martinez - Milk and Cookies.   Contuve la risa cuando la doctora Payne habló de la infancia. Ella dijo que es la etapa más importante en la vida de un humano porque son los vestigios que el adulto tendrá. Un tiempo de desarrollo en todo sentido. Todo eso de que el niño debería vivir una infancia plena, completar etapas, desarrollarse emocional y cognitivamente, y qué se yo, me obligó a morder mi lengua para no soltar risotadas fuera de lugar. La última vez que toqué el tema “mi infancia”, mi terapeuta prestó mucha atención —que me vio como un loco— a los gestos que hacía, las cosas que decía y ahora me doy cuenta de que me concentré más en su reacción que en lo que salía de mi boca. Tal vez, por prestarle más atención a ella, olvidé restringir algo de información y no me di cuenta, ni me saltó en el radar de peligro cuando ella hacía anotaciones en su libreta o indagaba sobre algo en particular. Por treinta minutos le hablé cómo
Leer más
En mis tiernos diez años
Falling in reverse -i don´t mind- La canción que escucho no tiene una letra que hable sobre algo asociado a mí, pero el ritmo es grandioso y de algún modo imagino que puedo escribir mientras siento que estoy cayendo por un precipicio y veo mi vida pasar ante mis ojos con ese ritmo bajo. Cuando descubrí a mi banda favorita hubo un antes y un después en mi vida, como todo el que de repente siente que una canción fue escrita para definirlo y la escucha hasta que la odia. Puede que ahora me jacte de haber logrado salir del agujero en el que existía, pero eso no quita que durante cierto tiempo y sin darme cuenta o haciéndome el ciego, más bien, viví una vida de monstruo que hacía monstruosidades.   Todo más o menos pasó cuando tenía diez años. Ya era un experto en artes marciales, los monstruos me habían enseñado el negocio detrás del gimnasio, y ya tenía suficiente experiencia lidiando con la m****a en mi pocilga. Me daba rabia, ya no triste
Leer más
Muñecas rotas en una casa embrujada
Starset -Unbecoming- La doctora Payne me comentó que los chicos son esponjas que absorben las manías, enseñanzas, prácticas, de sus padres. Dice que hay cierta edad —no digo cuál es porque apenas si escuchaba— en la que el niño es un loro y un mimo a la vez: nunca para de repetir palabras y acciones. Eso me recordó cuando Miles y Maxwell me llevaron a una reunión extraña. Tenía quizás unos once años, doce tal vez. Ellos me dijeron que si no asistía me enviarían de nuevo a un pedófilo como niñero así que decidí seguirles la corriente porque no tenía ganas de luchar contra alguien ni sobrevivir. Había momentos en los que me entregaba, tengo que admitirlo. Quería luchar, tenía la determinación, pero no la fuerza y sin fuerza poco se puede hacer, sobre todo cuando hay dos monstruos que en serio podrían matarme si se lo proponían con más ganas o bien se les rompía la neurona del buen juicio, que ya la tenían desviada, por cierto. Fueron dos horas
Leer más
Cuando cavas tu propia tumba
Starset -perfect machine- Un día que estaba con Brody arreglando el jardín trasero de la casa, ninguno de los dos hablaba, solo sonaba una canción de las que le gustan a mi tutor. Esa tarde no sentí necesidad de pasar mi tiempo descargando la ira residual en ejercicios que me dejaran sin fuerzas para respirar, tampoco tenía ganas de salir a correr para no pensar en nada más que las canciones de mi banda favorita Con el recuerdo de ese día de paz, intento que la miseria fluya de mi mente a mis manos para poder embarrar el cuaderno. Como Brody quería plantar un árbol tuvimos que hacer un agujero medianamente hondo en el jardín. Al ver ese hueco vacío, las pequeñas raíces sobresaliendo por los costados de la tierra, y los insectos que de vez en cuando aparecían; se me vino a la cabeza la vez que cavé mi propia tumba. Todo empezó cuando el viejo y el tío se enteraron de mi “amistad” con el hijo de los Romano. Yo no tenía idea de quién era cuando
Leer más
Segunda parte: cosas gais.
Camila cabello “Shameless”   Tema a escribir el día de hoy: Cómo es que supe que era gay o si estoy seguro de que eso define mis preferencias sexuales y amorosas. Desde los once que estoy haciendo cosas de homosexual, nada más que en ese momento no sabía que de eso se trataba o eso era, más bien. En realidad, ahora puedo decir que supe que era gay cuando tenía trece años y me gustó un chico de mi clase. Hasta entonces no quería ni me importaba saber qué significaba todo lo que hacíamos Keelan y yo porque era como ver a dos perros haciendo lo que la naturaleza les imponía a los animales cuando andaban en celo. No había siquiera sentimientos entre nosotros o algo parecido. Me cuestioné las cosas cuando comencé a mirar demasiado a un chico que no recuerdo muy bien por qué me gustaba. Lo único que sí puedo rescatar es que con solo oír su voz mis ojos lo buscaban hasta encontrarlo y no querer sacar la vista de ahí. Era peor la sensaci
Leer más
Chicos y violencia
Melanie Martinez “Training Wheels”   Escapé a casa de Keelan, pero eso fue un error de mi parte. No porque “mi novio” me delatara, sino porque a nosotros nos funcionaba no vernos tan seguido. Cuando él quería verme, venía a mi casa, cuando yo deseaba verlo, iba a su casa. Muy de vez en cuando pasábamos más de tres días a la semana juntos. Ya no sentíamos que nos manejara una poderosa necesidad de tocarnos y vernos como cuando éramos apenas dos hormonales con la voz entrecortada, acariciándose uno a otro No quiero pensar cómo hice para llegar a su casa o cómo fue que pude entrar e instalarme ahí. Lo más importante de todo eso en realidad es lo que pasó al final, o más bien, comienzo de ese día. Ambos estábamos en su cama mirando a la nada, él me ayudó a curar algunas heridas y luego hizo lo que siempre hacía cuando estábamos solos: consolarme con suaves caricias y besos profundos hasta llegar a la liberación. Es gracioso porque a pesar de
Leer más
Cocinar
Rag'n'Bone Man  “Human”   Hubo un tiempo en el que todo parecía estar en orden. Keelan seguía conmigo, el viejo y el tonto habían salido a un viaje para hacer negocios turbios, o sea, viví rodeado de paz y tuve la pocilga solo para mí por algunos días. Seguro que estaba por llorar de felicidad. No le dije a mi novio que pasara esos días conmigo porque mientras más lejos estuviera de mí, mucho mejor. Ya había decidido que solo lo quería cerca por las ventajas que me proporcionaba. Tampoco quise invitar a otro chico porque no tenía ganas de lidiar con nadie; lo único que deseaba era sumergirme en la soledad y respirar con calma una vez en mi vida. Encendí la televisión cuando me daba la gana, me llené de frituras y estuve mirando películas, concursos, lo que sea que pasaran a la hora en la que me sentaba a dejar la vida pasar mientras mi mente estuviera entretenida. En un punto me llegué a aburrir, por supuesto. Saltaba de un
Leer más
Sobrevivir
Sia “Alive” Desperté hace una hora. Una tormenta de recuerdos comenzó a desestabilizar. Apenas reconocí en dónde estaba, mi respiración volvió a ser normal, no un esfuerzo que haría alguien ahogándose, pasé un brazo por mi frente porque algo cálido resbalaba por allí hasta chocar con la almohada y formar lunares transparentes. No recuerdo las imágenes de mis primeras pesadillas. Estas evolucionaron a lo largo del tiempo, luego desaparecieron y volvieron con más fuerza hasta que no me quedó de otra que tomar algo que me ayudara a dormir. Trato de no cerrar los ojos demasiado rato porque siento que esta vez no podré despertar. También, aunque diga que no recuerdo qué me trajo tanto malestar, puedo intuir que se trata de eso que me obliga a sacarme los cabellos porque todavía se retuerce en mi conciencia, y afirmo que la sensación que siempre siento cuando estoy por despertar de esa pesadilla en particular es ser empujado a un abismo. El vértigo
Leer más