Índice
84 chapters
Capítulo 10
                                                  Olivia CampbellEstar enfadada era poco con lo que sentía, esa palabra quedaba corta. Destilaba furia con cada paso que daba rumbo a mi habitación. Esperaba cualquier cosa, como un regaño o miles de trabajo, pero que en resumidas palabras me haya tratado de cualquiera por estar en un club donde el mismo me llevó, y juzgarme por vestirme así. No lo esperaba, de cualquier otra persona quizás, pero no de él. A pesar de su mal carácter lo tenía en un pedestal, pero resulto ser una mierda igual que aquellos hombres que alguna vez abusaron de mí.Intente todo lo posible de no sonar dolida y de contener las lágrimas que querían salir con cada palabra que salía de su boca. P
Leer más
Capítulo 11
Luego de casi nueve horas de vuelo, si no son más, perdí la cuenta de los minutos una vez que me he quedado dormida en el trayecto. En fin, aterrizamos, y no entiendo, si he dormido durante todo el vuelo, ahora me siento el doble de cansada y quiero seguir haciéndolo. Tomo un taxi que me deja justo frente a mi casa, todo está oscuro aun, pero unas horas el sol estará iluminando este sábado.Saco mis llaves e ingreso a mi hogar, todo se encuentra perfectamente ordenado, no hay nada, pues están durmiendo y sin hacer un mínimo ruido me dispongo a llegar a mi habitación.Me lanzo a la cama, tratándome de relajar y cuando estoy a punto de caer en un sueño profundo el sonido de mi celular me despierta totalmente. ¿Es en serio? Trato de ignorarlo, pero su insistencia me hace dar golpes a la almohada y dar pequeños zapateos antes de levantarme a buscarlo. Como una niña haciendo
Leer más
Capítulo 12
Camino por la ciudad pensando nuevamente en que será de mi vida ahora que no tengo trabajo. Quizás me pasé, pero tampoco puedo permitir que me trate como lo hiso. Debo buscar otro trabajo, obviamente, especialmente porque no puedo dejar correr con todos los gastos a mi hermano.La noche ya ha llegado y estoy sola por las calles de la ciudad, y por muy loco que parezca, me siento sola. Me duele que sea así, entre todos los hombres, no esperaba de él, pero bien se dice que el dinero no te hace gente, y efectivamente él no era uno. Él era un monstruo, un cubo de hielo, uno que no tiene sentimientos, un insensible y arrogante hombre si corazón. Un hombre que muy en el fondo siempre me gusto, que siempre quise, pero que ni en mis pesadillas lo quiero. Querer y no querer. Estoy loca.- Esto es una basura. – susurro a la nada, mientras busco un cigarro de mi bolso y lo enciendo. Con la primera calada suelto lo pr
Leer más
Capítulo 13
Estábamos estacionados frente a su residencia. Los hombres que custodiaban su casa estaban atentos a nosotros. Suelto un suspiro y salgo del vehículo y me dirijo hacia donde se encuentra él, dormido. Hago señas a Luis para que se acerque a ayudarme. Cuando abro la puerta, me es imposible sostenerlo, pues él tenía prácticamente recostado todo su cuerpo por la puerta y cae de bruces al suelo. Mis manos van a mi boca, cubriéndolo de ese modo, para después echarme a reír. Ya estoy despedida, qué más da.Su chofer contiene su carcajada, mientras mi jefe se queja por el golpe, del mismo modo, nos apresuramos a levantarlo para que podamos ingresarlo a su casa. Una vez está de pie, este se apresura en recostar su peso sobre mí y pidiendo que Luis se aleje, le pido a este último que me tome una foto y este sonriente lo hace. Necesito un recuerdo, y una vez que lo tengo di
Leer más
Capítulo 14
Los días fueron pasando, exactamente quince días, contados; y, mi queridísimo jefe no se ha dignado en llamar para pedir una disculpa. Quiero creer que estaba realmente muy mal como para no recordarlo, pero a quien engaño, estamos hablando de Dalbert Brown, él jamás pedirá disculpas. Su ego es tanto que necesitaríamos de un milagro para que eso sucediera. Solo piensa en sí mismo sin importar quien salga lastimado. Sigo pensando en que fue lo que lo llevó a tal punto de ingerir alcohol como para olvidarse de su nombre, y lo más llamativo es que solo a mí me tenga agregado a sus contactos. Aunque esto último puedo entenderlo. Es tan malhumorado que trata mal a todos que el encontrarse solo es comprensible.Mi celular empezó a sonar, vi el nombre y maldije en mi interior. ¿Acaso no se cansa de joderme?Respondo no tan cortés, pero hago el intento. - Espe
Leer más
Capítulo 15
                                                       Dalbert BrownConfesar lo que quería no estaba en mis planes, pero ya está hecho, no hay vuelta atrás y tampoco voy a retroceder. Todo lo que dije era cierto y funcionó para cerrarle la boca por unos momentos. Aún sigo reprochándome el mal rato que le hice pasar con mis palabras, por creer que tenía un novio demostrando de ese modo el interés que tenía en ella y sobre todo y no menos importante, por vomitarle encima.Sigo con la vergüenza latente, y agradezco a lo que sea que haya sido, que aquella noche ella se haya marchado sin despedirse porque no estaba preparado para mirarla a la cara. Fue tanto mi borrachera que no pude ni siquiera levantarme, pero ese día lo nec
Leer más
Capítulo 16
Me encontraba sentado en la silla detrás de mi escritorio, pensando en que hacer. Miro mi reloj y aún faltaba varios minutos para que Olivia se presente, si es que lo hacía. Y si no, la entendería perfectamente.- Pasado traumático. – murmuro bajo a la nada, pensando en lo que significaría eso exactamente mientras juego con la tarjeta que ella me dejó.Quiero entender la gravedad de la situación, nunca me inmiscuí en sus asuntos, pero ayer, al verla temblar de miedo, llorar y me hizo querer protegerla. Solo porque es alguien importante y me ha ayudado bastante con la empresa. Unos golpes en la puerta me sacan de mis pensamientos. Autorizo su pase y juro que temblé en mi lugar por lo hermosa que es. Desde que la bese, no ha pasado ni un solo día que no piense en las mil posiciones que quiero tenerla. Se veía radiante con esa ropa que no entiendo porque me parecía aburrida,
Leer más
Capítulo 17
                                                     Olivia CampbellMi respiración esta errática. Fue el mejor orgasmo, pero cuando volví en mí, me encontré con sus ojos. Pude ver su erección a través del pantalón y con la mirada que me daba sabía que quería más, pero como ya volví, no podía avanzar, no podía darle el gusto de ser una más.Lo empuje hacia atrás y no opuso resistencia. El solo sonreía. - Fue un error. – dije, mientras trataba de arreglarme.- Eres cruel, Oli. – dice, y sé que se refiere a la erección que lleva entre sus piernas.Y cuando intentaba acercarse nuevamente, sin dudarlo me aparté y hui como la cobarde que soy, pero antes
Leer más
Capítulo 18
La noche fue pésima, no pude dormir en toda la noche y el apetito se me fue. El estrés en mi cuerpo es notable, las bolsas bajo mis ojos son pruebas de ellos. No puedo sacar de mi cabeza el rostro de Ilkai. Ese psicópata está obsesionado conmigo. Nunca pude entender su locura con mi persona, mucho menos porque se empeñaba en acosarme, eso no era amor. No lo conozco. No sé nada de su vida, simplemente un día apareció y empezó a hostigarme a tal punto de secuestrarme y jugar conmigo. Sufrí más de veinte días, encerrada, manoseada y violentada por él, humillada y burlada. Lloré más de lo que lloré en toda mi vida. He perdido mucho en esta vida como para que vuelva a joderme ahora que por fin estoy superando. Pero ¿Cómo huir? Tan solo ver su rostro, todo lo que viví alguna vez volvieron a mortificarme. El hecho de tan solo salir a l
Leer más
Capítulo 19
- Debemos aceptar hermana. Es una buena oportunidad para protegerte, de lo contrario debemos irnos. – no quiero aceptar, pero tampoco quiero seguir huyendo. - Necesito saber toda la historia. – habla después de mucho mi jefe. – Quiero escucharlo de tu boca. – Había salido junto a Paulo y cuando volvió tenía el rostro rojo, estaba furioso. En sus manos llevaba una carpeta, que estaba presionando hasta el punto de arrugarlo por la presión que ejercía. Su cuero estaba tenso. Inhalo una bocanada de aire. Recordar mi pasado y hablar de ello me poner realmente muy mal. Me pongo de pie y empiezo a caminar de un lado a otro, como muestra de lo incomoda y nerviosa que me encuentro.Si no quieres, no lo hagas. – dice mi hermano. Lo miro y le brido una sonrisa que no llega ni a los ojos. - Cuando tenía veintiún años, recién cumplidos, era aún estudiante universitari
Leer más