Índice
22 chapters
Capítulo 11
Kathy.Miro mi reflejo en el espejo, muestro una sonrisa que no ilumina mis ojos, una sonrisa fingida que hace casi ocho meses llevo puesta en mi rostro. Ver a Valentino alejarse después de bailar esa única pieza me es muy doloroso, ese beso se sintió tan a despedida, como haber hecho el amor después de tantos años, aun siento su aroma en mi piel, sé que es imposible, pero, lo siento en mí.Cuando Caín, se enteró de que regresaba de un viaje donde también estaba Valentino, perdió los estribos, nadie se lo dijo, yo misma se lo grité con orgullo en su cara, quería restregarle que hiciera lo que hiciera no me tendrá completa, que mi mente, mi cuerpo y mi corazón le pertenecen a Valentino Fontaine.Pagué caro por eso, me empujó escaleras abajo, me aferré a la mochila que traía conmigo para amortiguar u
Leer más
Capítulo 12
Valentino.Mi celular suena notificando una llamada.—El único plan que tengo es el que llevo a cabo hace un par de meses. —¿Qué necesitas? —pregunto a Cinthya detrás de la línea.—La fiesta de compromiso oficial, donde se anunciara la fecha exacta para la boda será dentro de dos meses, en la casa del hijo de perra, necesito entrar.—Caín nos conoce, no podremos entrar.—Es por eso que necesito de tu amiga, la dueña de Many Company.—¿Diana? No, no quiero que la metas en lo que sea que estés pensando, está embarazada y no voy a ponerla en riesgo ni a ella, ni a mi sobrina.—No estarán en riesgo, deja la paranoia. Lo único que necesito de ella es que me presente a Santiago.—¿El hijo del teniente Mendie
Leer más
Capítulo 13
Valentino.El viento sopla dando al ambiente un sentimiento de nostalgia. Me bajo del auto y acomodo mi abrigo. Es una tarde oscura, el sol se está ocultando y el cielo se torna naranja, mi estado de ánimo no es el mejor en este momento. Cierro los ojos unos instantes y saco un suspiro un tanto cansado. Camino hasta llegar a su tumba, en la lápida se lee.Como una profunda nota musical penetró en mi fantasía, la noción de que La tumba, debía ser el lugar del más dulce descanso.Siempre le gustó la lectura, esa es una frase de uno de los cuentos de Edgar Allan Poe.Su humor lleno de sarcasmo, sus bromas, su risa, sus consejos los llevo siempre conmigo.La extraño.Y es que siempre fue muy ocurrente, después de mi madre fue otro amor de mi vida.—Hola, mejor amiga —acaricio la lápida
Leer más
Capítulo 14
Cinthya.Acaricio con suavidad su cabeza, le gusta que lo haga mientras la recuesta sobre mis piernas, estoy sentada en la oficina, no tuve más remedio que traerlo al trabajo porque debo llevarlo a que le hagan un chequeo.Uno de los empleados toca y tras escuchar mi autorización para que entre, lo hace, su cabeza que reposaba debajo de mi caricia se levanta y se pone en guardia con un gruñido.—Tranquilo, cariño, es amigo —tranquilizo a mi american Bully XL negro y se vuelve a recostar más relajado después de escuchar mi voz.Lo tengo desde hace un par de años, lo encontré abandonado en una alcantarilla bajo una lluvia torrencial, casi se lo llevaba la corriente pero se aferró a una rama, no me pregunten como fue que vi el pequeño bultito negro, solo salté del auto que conducía mi hermana y tras sus reproches, me subí d
Leer más
Capítulo 15
Cinthya.Dos días sin ver la luz del sol.Frente a mí, en el piso, yace una bandeja con una porción de comida y a su lado un vaso con lo que deduzco es agua. La única porción de comida de ayer y la única de hoy.El primer día encerrada en este lugar oscuro no comí, solo tomé agua, un gran error, aunque al terminar de tomarla me sentí mareada, por lo que supongo pusieron algo en el agua, ahora que tengo la seguridad, quizás en la comida de hoy también pusieron algo, así que me debato en comer o beber.Si no lo hago moriré de hambre y si lo hago podrán hacer conmigo lo que quieran. Sé que me observan como hienas, como aves carroñeras, son dos hombres, ahora con ansias de poseerme, de ultrajarme, de violarme.Cuando tomé el agua fue cuando sentí el malestar, no esperando que hiciera efec
Leer más
Capítulo 16
Solo veo como la cabaña explota en miles de pedazos y tengo que correr como nunca en mi puta vida lo había hecho.Golpeado, despeinado, mi camisa y pantalón de diseñador están arruinados, lleno de sangre, de mi sangre y de otros tipos que golpee y me golpearon como nunca en mi vida, no disparé el arma, no tuve el valor de asesinar a otro ser humano a diferencia de Alessia y acompañantes, quienes sin temor o piedad disparaban a matar, disparos certeros en la cabeza o corazón, golpeaban sin piedad y es que la cabaña estaba llena de criminales, y no, no me cagué, pero estoy de rodillas temblando, la adrenalina se ha ido de mi sistema y ahora tiemblo como un condenado chihuahua.Una cabaña de dos pisos con un sótano era donde tenían a Cinthya.Lo último que escuché fue al alemán gritar «Idara perdió la cordura de nuevo, corran
Leer más
Capítulo 17
La angustia me está matando.—Katherine jamás me perdonará lo que hice.—No tenías ni la más mínima idea de lo que Montenegro haría, papi, deja de echarte la culpa por cosas de las que no tienes ningún control.Virginia, entra justo después de quedarme solo en Fontaine, Diana, está en video llamada con nosotros, ya que no puede salir porque la bebé aún se está recuperando de su salida prematura y no quiere arriesgarla.—Vir tiene toda la razón, parece cruel, pero Cinthya, no te dio toda la información para que estuvieras más alerta y no la culpo, eso sí sería cruel, solo digo que tú no puedes hacerte responsable por algo que ignorabas, ahora ve a esa iglesia y rescata a mi asistente, por favor, que las asistentes de los gemelos están por volverse locas.—Aun así,
Leer más
Capítulo 18
En este preciso momento, quiero asesinar a Cinthya, cuando con una sonrisa malévola descubre su rostro, y sin preverlo le da una patada quebrándole los huevos a Montenegro, quien, sin tener tiempo de esquivarlo, se inclina retorciéndose de dolor, sin soltar el arma, la pelirroja al ver eso, con su pie aplasta la mano de Montenegro con la que mantiene el arma impidiéndole levantarla y este se queja del dolor.No es por nada, pero de solo verlo, hasta a mí me duele, esos putos tacones de Cinthya son enormes y terroríficos.—¡Perra maldita! —grita loco de furia.—Gracias —responde, pero hay rabia en su rostro. Veo como empuña su mano derecha y asesta un golpe seco en el rostro del tipo—. Besas horrible —lo escupe después de decir eso.Los invitados agachados en sus asientos por temor de alguna bala perdida gritan aterrorizados. Y me pregunto &iq
Leer más
Capítulo 19
Ha pasado un mes desde el intento de suicidio de Cinthya, cuando estábamos en el hospital Virginia, se apareció con Alessandro, Kathy me soltó de inmediato, ya que siempre que me veía con Vir, pensaba que entre ella y yo había algún tipo de relación romántica.Le explicamos de inmediato que ella era Virginia, la hermana no consanguínea de Diana, la tranquilidad que reflejó su semblante me dio tanta ternura que la abracé de inmediato y la besé.—¿Cómo dices que acabaste ebria? —pregunto a Katherine que se tambalea en su sitio, tratando de no caer de culo.Se saborea los labios y sus ojos brillan, quiere reírse, pero se aguanta, está despeinada y lleva su camisa desabotonada, se le ve un top que se puso como conjunto.Ahora estamos en casa cuidando de mi cuñada, mientras Virginia y ella iban a ver Avengers: End
Leer más
Capítulo 20
Mi pequeño tormento, está sentada frente a mí, estamos en mi oficina en una de sus tantas visitas semanales.—Bueno… —Kathy trata de ahogar una carcajada, aprieta sus labios y mira hacia otro lado mientras sostiene la tableta en sus manos—, no es tan malo como parece, amor.—¿No…? —Pregunto indignado—, soy un empresario serio, que dirige una empresa seria. ¿Qué pensarán de mí después de esto?—Que sabes bailar muy bien el Gangnam Style —ahí ya no soporta más y se suelta en risa burlándose de mi desgracia.—No es gracioso, Katherine Becker —le advierto, pero es en vano, esta que no puede ni respirar de la risa, abanica su rostro tratando de controlarse y cuando lo hace, vuelve a ver la tableta con el video de los machos bailando la maldita cancioncita en bóxer y calzoncillos.Leer más