La Élite - El Libro del León - Libro 3

La Élite - El Libro del León - Libro 3ES

Imzadi  En proceso
goodnovel18goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
23Capítulos
1.2Kleídos
Leer
Añadido
Resumen
Índice

Un León, es lo que es: carismático, sutil, cazador y rudo. Ella una princesa pelirroja en toda regla, con un carácter enigmático y peligroso. Luego una castaña, dramática en su andar, candente al bailar. La cereza del pastel es una rubia a la que no puedes ignorar, su suave espíritu es fuerza en crecimiento. Un cóctel que se enciende las veinticuatro horas.

Leer más
La Élite - El Libro del León - Libro 3 Novelas Online Descarga gratuita de PDF

Último capítulo

También te gustarán

Libros interesantes del mismo período

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
23 chapters
Capítulo 1
Papá me observa con esa tensa sensación de que cometí un error muy grande, ojeo rápidamente a mamá, que no sonríe para nada. Miro hacia atrás, mi habitación es un desastre, creo, no estoy muy seguro. Maurice se cae cada dos pasos, la botella en la esquina de mi cama, no ayuda nada, Peter se arrastra debajo de la cama, no sé qué busca, pero parece desesperado, Paul cuelga por la ventana, ni idea por qué esta allí, y Sebastián duerme a mi lado, se ve algo verde.Mamá hace una señal con la cabeza, mi padre asiente, saliendo por la puerta, mientras ella se dirige hacia Paul, para levantarlo con cuidado, llevándolo a la cama y acomodarlo; luego se agacha para buscar a Peter quien pega un grito de niña al ser arrastrado por el piso hasta quedar fuera de la cama, y le veo proteger algo con cuidado, veo muy borroso, suelto una risa tonta, ni yo me en
Leer más
Capítulo 2
La fiesta estaba en su máximo apogeo, Sebastián miraba desconcertado el inmenso acuario que el Al-Fayette había introducido hasta el caluroso desierto; un Maurice se abanicaba con lo primero que había encontrado en su camino; Nikoleta había sucumbido ante los dátiles y como una adolescente estaba acaparando todo; Paul hablaba con Samira sobre chocolates, habían descubierto que ella era una promotora de cacaoteros de un país centroamericano, y no podían ambos dejar de hablar de todo lo que podrían hacer; Peter se había marchado al balcón más cercano para mirar la ciudad entre las doradas arenas; mientras que él estaba en un juego de ajedrez con Al-Fayette, quien no se dejaba engañar fácilmente por los movimientos.—Escuche de un nuevo Maese —menciono Al-Fayette—, pero no lo conozco aún.—¿Cuál es su
Leer más
Capítulo 3
Como había sido predicho, Peter sucumbió al cansancio. Todos se habían esforzado por alcanzar en sus graduaciones a Sebastián y Paul. El viaje a Arabia solo había sido una excusa para descansar sus mentes agotadas por graduarse al mismo tiempo, por ventanilla como habían convenido, no eran amigos de exhibirse ante tanto público, Aprovecho para revisar los papeles del ejército, a pesar de lo que le dijo Sebastián meses atrás, él no quería esperar más meses para ingresar al ejército. Observo a la azafata, una hermosa piel negra, unos ojos verdes, una combinación misteriosa, y como era una ocasión inaudita no intento conquistarla, solo se centro en llenar la papelería que tenía a su costado Peter respiraba suavemente, su cabello estaba largo, lo que lo dejo pensativo tocándose su largo cabello, al llegar a casa, debía cortarlo. —Es muy bonito —escucho una voz detrás suya, una pequeña mano tenía un mecho de su roja cabellera. Giro la cabeza, para encontrarse a una pequeña que le miraba
Leer más
Capítulo 4
El viaje lo llevo esta vez a Rusia, la exposición de arte a la que fue invitado le permitía buscar algo de decoración para sus clubes. Cinco años habían pasado, se habían separado, su carrera militar había despegado unos meses después de la partida de Sebastián a Japón, los ingenieros militares alemanes le dieron la bienvenida con los brazos abiertos por sus nuevas técnicas; hasta que llego la propuesta de Interpol. Hoy estaba en descanso, sus hermanos le apoyaron con los ojos cerrados cuando inicio los clubes de jazz, y en este momento estaba a punto de inaugurar el quinto en Alemania. A su alrededor, las mujeres eran exuberantes, Paul se había marchado media hora atrás para ir a su misión. Su vodka estaba calentándose, así que se acercó a la zona de bebidas, y allí la vio, la mujer sexy de la noche; delgada, tal vez rondaría sus diecinueve años, la piel marmolea, y la melena roja como la de él. Su polla latió con fuerza, su letargo de veinticuatro horas de
Leer más
Capítulo 5
La luz entraba a raudales por la claraboya del ático donde estaba escondido; para su mala suerte no pudo ir a la cita con la alta y delgada pelirroja de la exposición en Moscú, y para empeorar las cosas, no tenía su número telefónico, suspiro de nuevo. Ahora, debía buscar la evidencia en esa multitud de polvo apilada por décadas, el caso había salido pocas horas después de su encuentro, y se encontraba en el centro de Rumania, buscando a un espíritu. Sí, así se lo había dicho Sebastián, un espíritu. Él no era de creer cosas del más allá, era bastante incrédulo en esos asuntos, esa era un área para Sebastián, quien había sido criado por un hombre que siempre hablaba de las almas o energía del mundo japonés. Zorros con muchas colas, mapaches habladores y un sin número de criaturas y entidades de la cultura mística japonés, hasta tenían un dios para las verduras. Escucho el ruido debajo de él, el dueño de casa había regresado, era muy silencioso en sus
Leer más
Capítulo 6
La sumisa los observo algo confundida, solo había dicho una palabra el hombre pelirrojo, dejando a todos en un estado de asombro. Popescu la había cedido, nada más así, jamás lo había hecho, ni con amos que eran mucho mayores, y ahora, estaba ante estos dos jóvenes que la miraban risueños.—Mi Amo, —se acercó a Popescu—, no estoy segura de esto.—Vamos —le sonrió, dándole palmadas suaves en el hombro—, tienes que aprender a confiar en tu Amo.—No sé porque la tratas con tanta dulzura —hablo un tercero en la situación—, ella simplemente debe agachar la cabeza y listo. No importa lo que le hagan, y estos dos bebés a duras penas saben cómo cambiarse los pañales —mirándolos con inquina, a lo que Christopher y Maurice solo sonrieron.La joven agacho la cabeza, ten&iac
Leer más
Capítulo 7
Allí estaba ella, su roja cabellera se ondeaba al viento vespertino, la brisa marina lleva las hebras en diversas direcciones, sin un rumbo fijo mientras ella intenta infructuosamente atraparlo. Él suspiro internamente, sin poder acercarse. Su persecución al fantasma lo llevo al Mar Báltico en ese extremo con Rusia, donde los turistas en el balneario tomaban sus copas de vino, en ese frio lugar. Ella giro, sus orbes centellaron, sin descubrir quién era el hombre que la miraba con tanta intensidad, su disfraz en esta ocasión era una peluca castaña, una barriga cervecera que lo tenía cansado de la posición encorvada que debía mantener para aparentar una estatura menor, unas tupidas cejas que parecía siglos sin ser pulidas y esa desorganizada barba. La ropa había sido sacada de una compra venta de ropa tan vieja como su personaje.El fantasma se acercó a ella, las palabras
Leer más
Capítulo 8
Setenta y dos horas después estaba en una misión diferente, la caza de una sexy y delgada pelirroja que vio por última vez en el Mar Báltico. Indago en las cámaras el lugar, por horas, pero parecía que había desaparecido, frustrándolo demasiado. Su necesidad sexual estaba a flor de piel, evidenciada en la mujer que le lamía con avidez el pene, y él solo se concentraba en la búsqueda de su Freyja. Bajo la tapa del portátil, suspiro pesado, viendo los ojos de cachorro que la mujer de piel negra le trasmitía, haciendo un esfuerzo para lamerlo más fuerte. Le sonrió a la mujer mayor que él, los ojos negros eran perlas que brillaban en las cuencas húmedas, la ambición del sexo floto a su alrededor, tomando su cabeza para empujar rudo dentro de la boca que intento alejarse. Sintió aflorar su sadismo, los cinturones en la piel de los brazos de la mujer evidenciaban que había ido esta vez sin rodeos. Su sonrisa había sido su arma por años para atraer, y hoy no había
Leer más
Capítulo 9
Se estaba divirtiendo, la exposición de arte eran cuadros musicales, inventados por una artista rusa en proceso de crecimiento: su Freyja. El bum fue tan fuerte, que había atraído la prensa, y los críticos eran un hueso duro de roer. Estaba rodeada por muchas personas, que estaban emocionadas por este nuevo arte.—Esta patentado —la escuchaba desde su sitio, absorto por su naturaleza abierta y alegre—, no voy a permitir que me roben la idea, mis neuronas trabajaron horas extra para hacer algo diferente, temas que yo misma cree para armonizar con mi pintura, cada una es única.—¿Me crearía una? —Se incorporó en la charla, alejando al mosco pegajoso que había estado analizando por una hora y ella de manera sutil mantenía alejado—. Su temática seria —dando énfasis con un brazo, elevándolo para hacer un arco en el aire—
Leer más
Capítulo 10
Dos semanas llevaban juntos, ahora le estaba enseñando las normas de una sumisa, cuáles eran sus deberes y sus derechos, ella se había reído diciéndole que como veía las cosas desde su visión siempre pensaba que las mujeres sumisas no tenían ni derecho a decir ni mu. Ese día había sonreído, era una mujer con una chispa particular, pero no andaba mal encaminada; las situaciones particulares variaban y le había comentado una situación con una Ama unos dos años atrás, que reducía a tal punto a sus sumisos, que no les permitía tomar ni agua. La habían demandado ocho hombres que tenían diferentes mutilaciones en su cuerpo, por orden de ella, y se los había hecho comer. Actualmente esa mujer estaba en un tratamiento psiquiátrico porque se había enloquecido en el tribunal.—¿Estas respirando princesa?
Leer más