Inmensurable

Inmensurable ES

Alex A.  Completo
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
229Capítulos
1.4Kleídos
Leer
Añadido
Resumen
Índice

Emilio Cartagena, un chico de barrio, vive sus días en medio del dolor que le dejó un amor pasado. Cuando una compañera suya, Julieta Ortiz, aparece por coincidencia en su vida, volteándole el mundo, quedará cautivado ante sus ojos color chocolate, su cabello , sus labio duraznos y la belleza de su alma. Juntos, tendrán que luchar por un amor naciente y caótico, que de ser nada, se convierte en todo para ellos.

Leer más
Inmensurable Novelas Online Descarga gratuita de PDF

Último capítulo

También te gustarán

Libros interesantes del mismo período

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
229 chapters
Prefacio
  Al amar a alguien, encuentras un horizonte. Al amar a alguien, encuentras algo que te impulsa a seguir adelante, aun sí estas equivocado, aun si has fallado antes. Al amar a alguien, lo bueno se convierte en mejor, el gris en color, la labia en verdad.   Esa mañana, una vez más, despertó con el corazón afligido. Los dorados rayos del sol se filtraron por entre los resquicios de la cortina, arrojando su cálida luz sobre su rostro. Una solitaria lágrima tuvo la osadía de salir de entre su ojo derecho, recorrer su mejilla y mojar la almohada. De nuevo soñó con ella y el recuerdo de su femenina presencia no hizo sino amargarle la mañana. Se limpió con furia el rostro. El olor de café recién preparado llamó su atención. Era sábado. Al salir de su habitación, se arrastró hacia el espejo de la sala. Sus ojos rojizos le devolvieron la mirada, por lo que se encaminó al baño a lavarse el rostro. Cuando salió, apenas y se si
Leer más
1: El curso de inglés
El reloj marcaba las doce del mediodía.El bullicio propio de un salón de clases lleno de estudiantes jóvenes y hormonales le despertó de su plácido sueño. Uno de sus compañeros se río de él, otro recogía sus cosas a toda velocidad. Era viernes, un viernes soleado y con una brisa refrescante, un día ideal, en sus jóvenes mentes, para ir al parque a embriagarse, jugar barajas y reírse de los demás. Sin embargo, ese día él no los acompañaría.—¡Cartagena! —Escuchó que le llamaban—. ¿Vas a acolitar en esa nota?—Sí, mija. —Respondió, desperezándose—. Vamos a comprar unas papas y de uvas a donde esos manes.El sol le hirió los ojos cuando salieron del salón. Un río de estudiantes circulaba por el patio central, concentrados en sus conversa
Leer más
2: Ojos cafés
— ¿¡No me dijiste huevón que habrían puras chicas!? —Gritó en medio del patio.Su amigo se encogió ante sus palabras. Mirándole confundido, se alejó algunos centímetros, cauteloso, analizando la situación.— ¿¡En qué chucha me viniste a meter?! ¡Gil! —Exclamó, aún más exaltado. Por fin, recobrando la compostura, Marco musitó algunas palabras tranquilizadoras. Un “aguanta chugcha”, bastó para quitarle casi todo el enojo. Al notar que estaba más calmado, por fin preguntó que sucedía.— ¡El curso pues tonto alegre! ¡El curso que me tocó!— ¿¡Qué le pasa al curso?! —Replicó su amigo, en el mismo tono.— ¡Que de los veinticuatro estudiantes, veinte son hombres!Marco le mir&oacut
Leer más
3: Trabajo en equipo
Tres semanas habían transcurrido desde que el curso de inglés comenzó.Emilio se acostumbró a su situación prontamente. No peleó, no discutió con el coordinador, no volvió a putear a Marco. Se resignó a concluir los dos niveles que faltaban y a escuchar las bromas sosas de sus compañeros y a contemplar, a ratos, a la belleza de los labios color durazno, de quién sabía su nombre, sus gustos y conocía su personalidad; todo gracias a las preguntas insidiosas que la teacher hacía a los estudiantes y que él, odioso, evitaba responder en la medida de lo posible. El muchacho evitó cuanto pudo cualquier contacto con la chica que tanta atracción le produjo esa primera vez. Luchó con su anhelo de conocer a alguien más, con el deseo de ser feliz. Sin embargo, a veces ciertas acciones y situaciones deben de suceder y aunque queramos ev
Leer más
4: Poesía
Fría noche Las horas caen como pétalos,E inevitable llega la noche fría.Pero a mi alma no le preocupa la oscuridad,Sino que no te tengo, amada mía... Los ojos color chocolate bailaron por sobre las letras, de un lado al otro, en un vaivén que a Emilio se le hizo infinito. <<Va a decir que no le gusta. Ella es culta y no le va a gustar estos poemas que solo son frases que riman>>. Mil pensamientos cruzaban por su mente mientras el viento alborotaba los cabellos de ella, en un remolino cautivante. El césped en el que estaban sentados le resultó incómodo y se movió, sintiendo una pizca de nerviosismo.<< ¿Qué es la literatura?>> Se preguntó a sí mismo mientras recordaba lo que escribió. “Arte de la expresió
Leer más
5: La pregunta
 Desde hace días estoy febril,Y mis ideas navegan en un mar extraño,Dejo que mi pecho se llene de pena y soledad,Dejo que mi corazón se haga más y más daño. El vaso de licor rodó por entre todos los presentes.Era un día viernes, de una semana fría, de un año extraño, de una vida única. Los muchachos que compartían las “puntas” reían y contaban historias de lo que fue y no pudo ser, de otros tiempos y otras personas, de lugares a los que fueron y a los que quisieran ir. La mayoría se conocía desde niños, cuando los borrachos les daban miedo, y continuaban siendo amigos ahora en la flor de la juventud, cuando los borrachos se convirtieron en ellos. Allí, en el barrio de los pinos, donde se veía todo Quito y el Valle de los Chillos, Emilio Car
Leer más
6: La respuesta
 Y mientras escuchó la lluvia caer,Sé que la cura para mi mal eres tú, mujer.Y mientras veo la negra oscuridad,Siento que contigo llevas siempre mi otra mitad. La primera vez que Julieta Ortiz miró a Emilio Cartagena, el primer día de clases, pensó firmemente que él era un amargado.Ella entró ese día sin ninguna expectativa ni ningún deseo más que pasar el curso de inglés. Conocía al menos de vista a sus compañeros, no esperaba sorpresas ni nada que cambiase su modo de ver las cosas o la comodidad que sentía en su instituto. Ella estaba bien, feliz, tranquila. Pero entonces apareció él, y le provocó sentimientos a los que ella no estaba acostumbrada.¿Qué hacía un chico como él en ese curso? Por la presentación de la
Leer más
7: El teleférico
  Sueño con tus ojos, E imagino de tus labios el dulce sabor, Sé que mi mal es la falta que me haces, Y sé que mi pronta cura es tu amor.   La cabina del teleférico se movía con lentitud, ascendiendo hacia las alturas, desde donde Quito se veía como una decoración multicolor lejana. La capital era una ciudad rodeada de montañas, de cerros, ríos y quebradas, un accidente geográfico que encontraba su belleza en medio del caos. El frío allí en esa altura era considerable, por lo que ambos muchachos se abrazaron a sí mismos, mientras conversaban amenamente de lo bello que resultaba el paisaje. Emilio y Julieta, tomados de la mano, se dejaron llevar por un sentimiento que les sorprendió con una fuerza tenaz. Su resistencia a éste se hacía cada vez más frágil. Casi un mes de noviazgo les enseñó muchísimas cosas, y por decisión de él, no se había vuelto a intentar un beso después del incóm
Leer más
8. Ebriedad
—Después de todo el inglés resultó más que bien, ¿si o qué?La voz susurrante de Marco le distrajo un segundo de lo que el ingeniero enseñaba en el pizarrón. Las fórmulas se fundían formando un mosaico casi ininteligible de números que sin embargo, los estudiantes de algún modo debían de entender.Afuera, el ruido de los buses Translatinos pasando y algunos autos de “adefesiosos” que aceleraban en la avenida Maldonado se dejaba escuchar. Era la última hora de clase de un día lunes, por lo que a Emilio y Marco les esperaba una larga semana por delante.—Y entonces mija. —Respondió en el mismo volumen, procurando tomar los últimos apuntes del ejercicio de la pizarra—. Vos andas contento vacilando.—Y vos contento con tu pelada.Emilio no pudo evitar sonreír ante el recuerdo de ella, su
Leer más
9: Chuchaqui
 Te extraño, y la fría noche lo sabe.Te necesito y sé que ya no soy el que era…Por eso cuando llegues, cálida, hermosa, a mí,El invierno de mi corazón pasará a linda primavera. La mañana lo recibió con un sordo dolor de cabeza. El mundo dio vueltas cuando se levantó de la cama y el negro azulado propio de las seis de la mañana se dejo ver por la ventana. Reuniendo fuerzas para superar su malestar, apartó las cobijas y miró en su celular la hora. Eran las seis de la mañana de un nuevo día, de un martes en específico; el día siguiente a su borrachera.En su celular, precisamente el último mensaje era de ella, de su novia, deseándole una linda noche. No le respondió. Entre las brumas que se presentaban en sus recuerdos, rememoró como l
Leer más