Índice
64 chapters
Capítulo 9
Habían pasado algunas horas desde que nos habían secuestrado en el centro comercial, fuimos bajados de la furgoneta como si fuéramos animales. Digo fuimos, porque solo se escuchaba la mala manera de hablarnos. Escucho a Ada sollozar y juro que si le hicieron algo, no volverán a ver la luz del sol. Baje la guardia y me confíe. Al estar solo se aprovecharon de eso y decidieron atacar. Me cabrea que me secuestraran cuando vine con Ada. Esa alemana no pertenece a este mundo. Me quitan la venda de los ojos y me encandila la claridad, busco a Ada con la mirada a mi alrededor, ella está sentada a mi lado con los ojos llorosos. Estamos atados de manos y pies, el sujeto frente a mí se acerca a quitarnos la cinta adhesiva de nuestras bocas, mientras él la miraba con deseo y sé que quiere hacerle algo a ella. Mi instinto me lo dice y nunca me ha fallado, no después de muchos años de experiencia en este jodido mundo. —Frabrizio Martinelli, ¿hombre de negocios o f
Ler mais
Capítulo 10
Varias horas después... Clínica privada Amore-Sicilia. Abro los ojos con bastante dificultad y me acostumbro a la luz que invadió mi vista. ¿Estoy en la clínica? Entonces todo salió de acuerdo con el plan. Me siento en la cama adolorido y me doy cuenta de que no hay nadie en la habitación. El dolor en el cuerpo me es insoportable. Bastian debe haber disfrutado golpearme porque me duele más donde me golpeo ese idiota, que los mismos golpes de los hombres de Patric
Ler mais
Capítulo 11
Algunos días después...He tenido una semana complicada desde el secuestro. Más que todo porque yo estoy acostumbrado a este mundo, pero sé que ella no. Le he dicho que quiero ponerle guardaespaldas, pero es tan terca, que me resulta imposible hacerla entrar en razón.—Me secuestraron a mí por ti. ¿Y si me voy a lanzar un pedo?, ¿él lo va a oler o algo así? No lo necesito y bien lo sabes.Es por seguridad, Bastian no hará nada de eso. Pero ella simplemente decidió no querer entender.La encontré después de mil llamadas, por así decirlo. Sé que ella ha estado trabajando arduamen
Ler mais
Capítulo 12
Se escucha el llanto de un bebé al fondo del pasillo. El rostro de mi madre mostró intriga. Yo solo necesito entender mi cerebro y saber el motivo, de porque sigo aquí, sería estupendo. —¡Aahh, Dios mío! —el grito de Ada de temor me hace salir corriendo hacia allá. Hecho un vistazo al pasillo y la única puerta abierta es una de color morado. Entro y las veo, Ada está en medio de la habitación y la niña frente a ella. —¿Todo en orden por aquí? —me acerco con cuidado, viendo si todo estaba bien—. ¿No ocurrió nada en la habitació
Ler mais
Capítulo 13
Creí que me llevaría al baño, pero estamos en su habitación, veo como sale de ella. Yo estaba sentado en una silla de su tocador con la cabeza hacia atrás. Para mí es costumbre tener estos pequeños derrames nasales. Nada de que preocuparse y con lo que viviré toda la vida, sino me hago la operación. —¡He regresado! —la escucho, ella se acerca a donde estoy y empieza a buscar cosas en ese botiquín—. Tu madre no tiene filtro para hablar y hacerte enojar. ¿Sientes dolor en algún lado? —Sí, estoy muriendo —respondo, la veo apretar sus labios y con mucho cuidado, revisa mi nariz. Es extraño, pero me da igual. —Te lo digo en caso de que estés acostumbrado a eso, pero no son juegos —me reprende, sonrío y miro sus labios. Su respiración era tranquila y la manera tan cuidadosa con la que me está tratando, me hacen sentir muy extraño. Trago grueso y pregunto: —¿Amas al padre de Ler mais
Capítulo 14
Tres semanas después…Todo empieza a los 15 años...Sí, tres semanas es lo que han transcurrido desde que Ada y yo no tenemos una conversación en privado. Todo lo que hacemos en fingir mientras hay personas, pero al quedarnos solos, ahí todo cambia.Y el silencio llega de su parte hasta que se va.Puede ser que actuara mal al besarla, pero no me arrepiento.
Ler mais
Capítulo 15
Entro a mi oficina, ya que tuve que venir hasta aquí. Mis padres estaban aquí, así que me acerco a mi madre primero, a ella la saludo dándole un beso en la mejilla y a mi padre un asentimiento de cabeza. Frunzo el ceño al ver a Ada sentada junto a ellos con rostro de preocupación. ¿Ahora por qué ella estará así? —Puedes saludarla con tranquilidad, hijo. No te reprimas porque nosotros estamos aquí —comenta mi madre, con un tono de voz socarrón.  Suspiro al ver que Ada que no me da la cara y, cada vez que reduzco la distancia entre los dos, la logro ver tensa. —El afecto es para nosotros cuando estemos solos, Florencia —beso la comisura de su labio y Ada, aprovecha que puse mis manos en el sillón para clavar sus uñas en ellas—. Solo nosotros sabemos lo mucho que nos quere
Ler mais
Capítulo 16
Unas horas más tarde…Por alguna extraña razón, me encontraba emocionado de estar con ella haciendo este tipo de cosas. Disfrutaba de la compañía de Ada y me hacía divertirme. Me sentía relajado completamente y me hacía olvidar un poco quien era.Cosa que no me sucede a menudo y me hace sentir vivo.—Siempre es divertido ver las películas en el cine porque se siente la emoción y adrenalina cuando pasan las cosas —comenta mientras me enseña un árbol pequeño—. Por eso me gusta ir al cine y disfruté mucho cuando vi a Bruno.Asiento un poco confundido, ella sigue mostrándome otros árboles, aunque ya elegimos uno tamaño mediano y va rumbo a su departamento.—¿Quién es Bruno? —pregunto intrigado, verla tan sonriente y animada me hace sentir bien, pero a la vez m
Ler mais
Capítulo 17
Sabía perfectamente que esto podría arruinar cualquier tipo de comunicación que ella y yo podríamos tener en el futuro. Sabía perfectamente en que me estaba metiendo, pero es imposible no hacerlo. Ella estaba causando algún extraño cambio en mi interior y por más que quisiera encontrar una explicación lógica, no puedo encontrarla.Siempre he sido un hombre que no mezcla los sentimientos, primero, porque al ser líder de la Cosa Nostra, me
Ler mais
Capítulo 18
Cada respuesta que obtenía por su parte, me hacía sentir feliz, cada intento de hacerse la difícil, la rebeldía de sus manos al tocarme y su boca venenosa queriendo herirme con sus palabras, su cuerpo respondía de una manera completamente diferente a lo que ella decía. La acerqué más a mi cuerpo escuchándola suspirar, acaricio sus nalgas y las aprieto para después alzarla, pasa sus piernas por mi cadera y comienzo a caminar a algún sitio de su casa.—Eres un imbécil… debes irte —dice, girando su cabeza para volverme a besar, pasa sus brazos por mi cuello y sus manos acarician mi cabello—. Esto no estaba escrito en las letras peque
Ler mais