Índice
38 chapters
Prólogo
Hay quienes sostienen que el tiempo cura todas las heridas…Les tengo noticias, no es cierto. El tiempo puede ser tu aliado o tu peor enemigo.Cuando quieres que pase rápidamente, siempre lo hace lento…Y cuando necesitas que vuele, simplemente se detiene.Pero a pesar de todo, a veces, el tiempo te demuestra que el verdadero amor es inmune a él.Que no importa cuánto lo intentes, hay personas que se aferran a tu corazón con uñas y dientes. Se graban tan profundo en tu piel que se vuelven parte de ti.El tiempo puede borrar recuerdos, o volverlos imborrables.El tiempo puede hacerte olvidar, o volverte inolvidable.El tiempo puede curar heridas, o causarte nuevas.Tengo una teoría… cuando es un amor puro, verdadero y desinteresado, no hay tiempo alguno que pueda borrarlo…                 &nbs
Leer más
Había Una Vez...
—Voy de salida mamá. Te veo a la noche —me despedí de ella mientras tomaba una manzana de la encimera y corría hacía la puerta. Otra vez me había quedado dormida y se me hacía tarde para ir al colegio.—¡No te entretengas a la salida Becca! —me recordó mientras la puerta se cerraba.Cuando llegué a la acera aminoré el paso, mi estómago gruñó, la noche anterior tampoco pude comer nada y ya estaba por morir de hambre. Di un gran mordisco a mi manzana y me supo a gloria. Me coloqué los cascos de mi MP3 y seleccioné para el camino algo de Eminem.Unas manos rodearon mi cintura y me apretaron contra su pecho. Sonreí sin siquiera voltear, sabía que era él. Podía notarlo, incluso sin verlo. Su aroma a bosque, el calor de su cuerpo y su dulce aliento en mi nuca me avisaron que se trataba de mi &uacu
Leer más
Fuimos Felices
—¿Qué rayos te pasa Jake? —Mike me traía de vuelta a la tierra con un fuerte golpe en mi hombro.—Nada, solo intentaba concentrarme, pero parece que no puedes estar callado nunca —respondí dándole un empujón y él cayó sentado sobre el banco de los vestuarios.—Eso tienes por nenaza —rebatió Dexter desde el otro costado, entre risas, apuntando a Mike con el dedo.—¡Ya déjense de tonterías niñas! ¡A entrenar! —El entrenador Spencer cortó los juegos de manos entre nosotros en un grito.Terminé de cerrar mis tennis y nos dirigimos hacia la cancha de futbol. Luego de una hora de sudar como cerdos dando vueltas en la pista de atletismo y la sesión de ejercicios de abdominales, sentadillas y lagartijas, nos metimos en la cancha cubierta para realizar algunas técnicas de piso. Mi contrincante f
Leer más
La Promesa
—Despierta bella durmiente —la cariñosa voz de mi madre me sacó de mis sueños. Para variar, soñaba con Jake. Me estiré en el colchón, aún remolona.—Cinco minutos más…—Levántate. Tengo que irme y el desayuno está listo y se enfría.—¿Tan temprano?—¿Temprano? Son las diez de la mañana Becca.—Vaya… me dormí.—Como siempre hija.—Ya, lo siento —di un salto de la cama y le di un beso en la mejilla.—¿Qué planes tienes para hoy? —preguntó mientras yo me metía al baño.—Iremos con Jake, Candice y Kim al centro comercial.—Eso suena fantástico, ¿necesitas algo de dinero?—No te preocupes mamá. A la noche habrá una fiesta en casa de Dexter. &iqu
Leer más
Si pudiera pedir un deseo
La alarma sonó incansablemente, pero por más que lo intentaba no podía abrir los ojos. No quería abrirlos. Finalmente, unos minutos después desistí y me levanté. Era sábado y desearía dormir hasta tarde, pero no había caso eran las 7.00 a.m. y tenía torneo. Aún dormido me metí al baño, abrí la llave del agua caliente y dejé que la temperatura se ajustara. Último torneo intercolegial del año. Si ganábamos, al año siguiente íbamos a los estatales otra vez. Lavé mis dientes y me metí a la ducha, me enjaboné con pereza, odiaba las mañanas y odiaba pasar el fin de semana lejos de Becks. Desde aquella noche en casa de Dexter estaba más enamorado de ella, justo cuando pensé que no era posible amarla más.Sequé mi cuerpo y me metí en mi armario buscando el equipo deportivo del
Leer más
Tú eres mi regalo
Las vacaciones por las Navidades comenzaron, así que no tenía que levantarme temprano para ir al colegio. Me removí perezosa en la cama, pero ya no sentía el calor de su cuerpo junto al mío. Una mueca de dolor se dibujó en mi rostro al notar que ya no estaba. Decidí levantarme y antes de bajar, pasé por el baño a lavarme los dientes. Cuando llegué a la cocina Kimmy estaba luchando con la sartén tratando de preparar unos huevos. Sonreí ante la imagen de su duelo.—¡Ganador… la sartén por K.O.! —grité detrás de ella y me gané una mirada asesina en respuesta.—Vete al diablo.—Qué carácter hermanita. Deja que ya sigo yo.Por supuesto no opuso ninguna resistencia y me entregó el mando de la cocina. Traté de salvar los huevos revueltos, metí un poco de bacon en la plancha y un po
Leer más
San Valentín
El despertador sonó a las 6.30 a.m. y salté como un resorte de la cama, era muy temprano y sábado. Pero no me importaba, era el día de los enamorados, pero más importante aún, el cumpleaños de Becks. Y le tenía preparado un día maravilloso. Luego de la ducha bajé corriendo las escaleras y sin detenerme en la cocina salí de casa, tomé el auto de mi madre y manejé hasta la casa de Rebecca. Cuando llegué a su porche, llamé a la puerta, sabía que Karen estaría preparándose para ir a trabajar. Unos segundos después ella abrió con cara de sorpresa.—Buenos días Jake. ¿Te caíste de la cama?—Buenos días señora Baker. Madrugué para pedirle un favor.—Muy bien, dime.—Quisiera prepararle el desayuno a Becks y luego llevarla a pasear, no iremos lejos y cuidar&eac
Leer más
Baile de promoción
La llegada de abril trajo consigo el tan esperado baile de promoción. Todos estaban ansiosos, como Junior, era la primera vez que podríamos participar y para los Senior, sería el último baile antes de la graduación. Durante el almuerzo Jenny y Cristal no paraban de hacer planes para ir de compras. Jake, Dex y Mike estaban más preocupados por los estatales que por el baile. Yo por mi parte, no podía dejar de pensar en lo poco que faltaba para que tuviéramos que separarnos. Los meses parecían haberse esfumado en un abrir y cerrar de ojos. Y si bien tratamos de disfrutar al máximo cada día, en el fondo ambos estábamos temiendo que terminaran las clases.—Tierra llamando a Becks —bromeó en mi oído Jake. Traté de dibujar una sonrisa, pero no llegó a mis ojos.—Hola.—¿Otra vez amor?—No pasa nada
Leer más
Cuando el final se acerca
—Debes dejar de perder el tiempo Jake. Pronto serás un hombre —mi padre no me daba tregua, cada día lo mismo. Se la pasaba quejando que aún no tenía nada resuelto y en unas semanas estaría en la escuela de infantería.—Déjame disfrutar el tiempo que me queda aquí —me quejé cansado de sus sermones.—Crece de una vez. Es solo una chica. Conocerás miles durante tu vida.—Estás equivocado.—Ya verás Jake. El diablo sabe más por viejo que por diablo.—¿Puedo retirarme? —pregunté levantándome de la mesa, mi madre asintió y subí a mi habitación.Me tiré boca abajo en la cama. Rendido de las peleas, la tristeza por tener que irme y dejar a Becks, a mis amigos, a mi ciudad.Tarde en la noche me escabullí, como de costumbre, en el dormitorio de Re
Leer más
Solo un hasta luego
El comienzo del verano trajo consigo una eterna despedida. Teníamos las semanas contadas para estar juntos, antes de la partida de Jake. Me armé de coraje, no me permití llorar y desperdiciar nuestro tiempo juntos.Pasamos cada tarde en el muelle más apartado de la marina, solo los dos. Por la noche nos reuníamos con algunos amigos. Aunque otros como Mike, Dex y Cristal estaban de vacaciones fuera.Jenny no me sacaba el ojo de encima, sabía por descontado, que, aunque lucía una gran sonrisa, por dentro lloraba a mares.Por las noches paseábamos por la ciudad. O íbamos al cine y a cenar. Algunas noches nos juntábamos en la playa alrededor de una fogata. Fueron varias las noches que nos permitimos beber unas cuántas cervezas para tratar de llevarlo lo mejor posible esos días.A modo de sorpresa le preparé a Jake un video casero con saludos de todo el mundo. Y un recor
Leer más