Índice
30 chapters
Sola
No cabe duda de que soy una tonta ¡Bien hecho Dalia! Lo hiciste enojar de nuevo, otra vez estas llorando en el suelo como una niña indefensa, otra vez te ha pegado… ¿Por qué siquiera permito esto? ¡Di algo! ¡Haz algo! Oh no… está hablando, no sé qué decir, tengo miedo incluso de mirarlo, si lo hago sé que las cosas serán peores para mi… ya no quiero seguir así. —     ¿¡Por qué no puedes hacer nada bien?!— Su voz retumba de tal manera en mi cabeza, que es incluso como otro golpe.—     ¡Perdóname, Louis! — Era lo único que respondía entre sollozos— Juro que no pasara de nuevo, ¡lo juro! — suplicaba. Nada de lo que dije fue escuchado, Louis me tomo con tal fuerza que quede estampada en la pared de la
Leer más
Quizás si, Quizás no
Lo que mas necesitaba era salir a distraerme, no tienen idea de cuanto agradezco que Nero este tratando de subirme el ánimo, aunque para ser sincera es difícil aburrirse con él, habla demasiado, cuando empieza a platicar sobre algo no hay forma alguna de callarlo, es algo muy especial en su persona. —     Entonces cuando me di cuenta, mi planta se había muerto — termino de decir Nero.—     Solo a ti te creo capaz de haber matado un cactus, se supone que son plantas duraderas ¡Y la mataste! — exclame riendo—     En mi defensa, no sabia que eran plantas de sol—     ¡Pero eso todo mundo lo sabe! — tuve que taparme la boca para no
Leer más
Comienzo del Caos
—     Dalia, te están llamando— Dijo Nero sacándome de mis pensamientos—     Ah, no había escuchado, te veo mas tarde, puedes pedir lo que desees, justo viendo el menú me di cuenta de que hay un platillo que podría gustarte— comente—     ¿de que es?—     Es salmón con salsa agridulce, a ti te gusta lo agridulce— sonreí esperando que el me sonriera de vuelta, me hizo feliz que asi lo hiciera.—     Lo pediré entonces— aseguro Me despedí agitando la mano, tuve que ir a la pequeña bodega que denominaban “camerino” para arreglarme un poco, mas que nada estaba repasando las notas de lo que debía tocar, no interpretaba algo propio, siempre me daban cosas muy bá
Leer más
Esperanza
Ya no recuerdo cuantas horas llore después de haber visto los resultados de las pruebas, estaba totalmente escéptica de que realmente había algo formándose en mi interior, quise golpearme el vientre, pero Mark me detuvo y se quedo a mi lado toda la noche, en el fondo se que tenia miedo de que hiciera alguna tontería.Por la mañana me levante cerca de las ocho de la mañana, en mi teléfono había solo un mensaje de Nero deseándome los buenos días, lo observe unos segundos antes de decidir llamarlo por teléfono. —     Hola Nero— le dije cuando respondió.—     Hola, Dali, te escuchas un poco mal ¿enfermaste? — me pregunto con preocupación—     No, solo me dio un poco de insomnio, oye… ¿puedo ir ya mismo a tu casa?&md
Leer más
Nueva Vida pt 1
El camino de vuelta al departamento de Nero fue en completo silencio, para salir de ese parque fácilmente nos demoramos como una hora y media, ninguno de los dos podía dejar de llorar, al final yo creo que fueron las lagrimas las que se agotaron primero que pudimos tomar un taxi de regreso, en todo el camino iba sujetando su mano. Al llegar todo continúo siendo silencio, solo se vio interrumpido cuando Sali corriendo al baño una vez estuvimos adentro, había estado aguantando las ganas de sacar lo poco que había cenado la noche anterior, Nero no me siguió, pero cuando regresé a la sala, lo vi en la cocina preparando un té, así como el desayuno que no habíamos tomado. —     Tienes que alimentarte bien— me dijo desde su sitio—     Todo lo que intento comer, termino vomitándolo&md
Leer más
Nueva Vida pt 2
Cuando aparcamos en el estacionamiento del edifico de Nero, este ya no esperaba para ayudar a Mark a subir las cosas, primero me ayudo a bajar. —     ¿Cómo te sientes? — me pregunto.—     Bien, desayune esta vez, me tome la vitamina, sabe raro, pero la tome con jugo de toronja, compre uno de los que me dijiste y eso evito que tuviera nauseas— relate orgullosa de mí misma.—     Me alegro — dijo sonriente y luego se dirigió a Mark—. Tu debes ser Mark, yo soy Nero, es un placer conocerte en persona—     Yo digo lo mismo, guapo— le guiño un ojo a lo que Nero solo emitió una risa. Ambos hombres se fueron platicando felices de la vida mientras yo me quedé detrás de ellos, tenia hasta ganas de reír porque hablab
Leer más
Renacer
En un abrir y cerrar de ojos había pasado un mes, Nero y yo aun vivimos juntos, creo que nuestra relación ha mejorado bastante, por la mañana él se va a trabajar y yo me quedo en casa hasta las dos de la tarde que me voy al trabajo, Mark es el que pasa por mí. Acabo de cumplir las doce semanas de embarazo, mi vientre apenas se esta abultando, se ve gracioso. —     ¿A qué hora pasara Nero por ti? —pregunto Mark.—     No debe de tardar, la cita es a las siete y son las seis— observe el reloj que estaba en la pared de la cocina, yo estaba comiendo un poco de pastel.—     ¿Y ya podrán saber si es niño o niña?—  &nbs
Leer más
Primera Cita
Esa noche, en la que me entregue a Nero, fue maravillosa, lo hicimos varias veces hasta quedarnos dormidos, yo estaba entre sus brazos, no creo haber descansado tan bien como aquella noche. Por la mañana, me desperté con la luz que se colaba por las cortinas, me frote los ojos solo para darme cuenta de que Nero ya no estaba junto de mí, me alce llamándole en la habitación, justo en el momento en que iba saliendo del baño. —     Ah, lo siento ¿te desperté? — me pregunto volviendo conmigo a la cama, me beso el hombro y se recostó.—     Pensé que te habías ido—     Solo fui al baño — me abrazo a lo que sonr
Leer más
Nunca Más
—     L…Louis — solo eso atine a responder, de manera inmediata intente que no llevara sus ojos a mi vientre, agradezco que la ropa holgada aun oculte mi estado.—      Estuve llamándote por dos cuadras ¿de verdad no me escuchabas?—     No, yo…tengo que irme— dije apartándome lo más que pude—     Espera, espera ¿A dónde vas?—     Mi trabajo — respondí— … ¡y aléjate de mí! —grité aterrada—     No te voy a dañar…mi amor — sujeto mi brazo, a simple vista podría parecer un simp
Leer más
Si a esto llamas dependencia
Esta semana he estado escribiendo muchas canciones, no falta mucho para que se cumplan los dos meses que nos dijo el sr. Jacobs, hablamos por teléfono y se sintió contento de que decidiera aceptar la oferta, aunque tuve que serle sincera y comentarle que estaba en pleno embarazo, no me puso ninguna traba por eso. —     ¿Qué haces, amor? — Nero entro a la habitación con un plato de fresas con crema—, aquí esta tu comida, por cierto—     Gracias — sonreí cual niña pequeña, los antojos ya se estaban haciendo muy presentes— estaba escribiendo canciones, se las quiero enseñar al Sr. Jacobs cuando regrese.—     ¿Puedo leerlas? — se sentó justo a mi lado y beso mi hombro.—     ¡Si! Quiero saber tu opini&oa
Leer más