Capitulo 3

HIJO ? ¿Tendrás un hijo? – grita Beatriz, atónita por la noticia. Ella lo empuja, enfurecida — ¿Cómo te atreves a hacerme esto?

—Tranquilízate, Bibi, por favor. Todavía no lo hemos probado, pero es casi seguro que lo hemos hecho. – contesta Hugo , tomándola por los hombros —Tienes que darme el divorcio. Quiero hacer esto de una manera amigable para que la gente no siga diciendo cosas ... Pero si sigues negándote ...

—¡Por supuesto que voy a seguir negándome! – grita, quitándole las manos de los hombros — ¿O crees que esto del hijo me conmoverá? Ahora más que nunca, ¡YO NO DOY DIVORCIO!

— ¡Quieres dejar de gritar, Beatriz! Hace un año que no tenemos nada. Ya no estamos juntos, ¿entiendes? Terminamos con lo que teníamos. ¡Nuestro matrimonio ya no existe! Ahora, por favor, sé racional y maduro, firma los papeles.

—¡NO FICHARÉ A HUGO! ¡NO ME SUSCRIBIRÉ! – grita, mientras salta como un niño con berrinche — YO NO VIVO SIN TI, ¿ENTIENDES?!

Tras estas palabras Beatriz se acerca a Hugo e intenta besarlo, esperando que ceda como las otras veces. Hugo empuja a su esposa, tirándola al suelo. Ella agarra las piernas de Hugo y le ruega:

— ¡Te amo, Hugo! ¡Nos amamos, mi amor! ¡Por el amor de Dios, vuelve a mí! ¡Quédate conmigo, quédate conmigo, mi amor! – en lágrimas. Todavía aferrada a sus piernas, ella ruega — Vayamos a terapia de pareja otra vez. Queríamos tener una familia juntos, ¿recuerdas?

—Recuerdo, tal como recuerdo que no querías tener hijos hasta que estuviéramos listos. Pero he estado listo desde el día que te conocí, ¿y tú? – pregunta arrodillándose frente a su desconsolada esposa — Siempre lo pospones. Siempre lleno de otras prioridades. Te he estado esperando durante años. Ahora he encontrado a alguien que se arriesga y está listo para formar una familia. Por todos los sentimientos que tuve por ti, Beatriz – acaricia su rostro — te doy un mes para que firmes el divorcio amigablemente, un mes. En caso contrario, entraré con lo litigioso. Entiende de una vez por todas que se acabó.

Después de decir eso, se levanta y le da la espalda. Beatriz quiere levantarse y abrazarlo. Hazle recordar a través de sus besos que la ama. Quiere que la toque. Desea que todo haya sido un sueño, pero en su mente permanece la palabra "Se acabó". Ella se levanta y se va sin decir una palabra más.

Cuando Beatriz sale del vestíbulo, se da cuenta de que algunos invitados la miran fijamente. Escucharon todo. Parece inútil explicar lo que pasó, de hecho, nada más tiene sentido para ella. Está decidida a irse de la fiesta cuando se enciende una luz junto a la mesa de los novios. El maestro de ceremonias enciende el micrófono y dice:

— Buenas noches a todos los invitados. Bienvenidos a la cena de ensayo de Sônia Figueiredo Peixoto y Jorge MacPherson Andrade. Y para iniciar los brindis, nos gustaría llamar a la Sra. Beatriz Gouvêa Abraão, madrina y amiga de la novia. Un aplauso a la señora Gouvêa Abraão.

Se enciende una luz sobre Beatriz y el camarero le pasa una copa de champán. Se dirige hacia el maestro de ceremonias, sus emociones aún están a flor de piel, en realidad no recuerda el discurso que escribió para ese momento. De hecho, ni siquiera era para la ocasión, solo era algo escrito para una cena de despedida de soltera. Cuando se da cuenta, ya se le ha adelantado el maestro de ceremonias que ahora le pasa el micrófono. Lo sostiene y se vuelve hacia los invitados con una sonrisa mientras busca a Hugo. Termina encontrando  Flávio sentado en la mesa de solteros con una mirada extraña y preocupada. Tiene razón en estar preocupado, Beatriz está dispuesta a todo para volver con Hugo, más aún en ese momento.

****

— Buenas noches a todos los presentes. – comienza Beatriz, sosteniendo el micrófono con una mano y la copa de champagne con la otra. — Es un honor estar presente en esta noche tan especial para Sonia y Jorge. – apuntando la copa hacia la novia y el novio que le sonríen — Sabes, va a sonar un poco cliché, pero Sonia es mucho más que una amiga para mí, es la hermana que nunca tuve. Mi hermana que mis padres no me pudieron dar, pero la vida se encargó de dármela. Tú, mi hermana, que estuviste en todos mis momentos y que hoy me dejas participar de tu mejor momento. Siempre me cuidaste y siempre recé para que alguien llegara a tu vida que te amara, te cuidara y estuviera dispuesto a aceptarte tal como eres con todas tus imperfecciones. Tomó un tiempo ... lo confieso ... tomó mucho tiempo.

Todos los invitados y los novios se ríen. Beatriz vuelve a enfrentarse a los invitados buscando a Hugo, sin éxito. Su mente le dice que continúe con el discurso, pero su corazón le grita que desahogue todo lo que siente.

— Lamento revelar tu secreto, Sonia. Tomó mucho tiempo, pero aquí viene Jorge. No era un príncipe sobre un caballo blanco, pero la amaba y había estado cuidando de mi querida hermana desde entonces. – Beatriz se detiene, esta era la parte donde decía de Hugo que era el cupido de la relación de su amiga. Mira a Sonia que recibe un beso en la mejilla de Jorge. Mira a Flávio, que la mira, impasible. Intenta encontrar a Hugo, en vano. — Por supuesto, no podemos olvidarnos de la persona que hizo que esto sucediera – bebe el champán de un trago, olvidando que era para el brindis — Disculpe, ¿me puede traer otro? ¿Dónde yo estaba? – Empieza a sentir calor y se abanica. No puedo terminar el discurso. Respira hondo mientras mira el hermoso candelabro en el centro de la habitación. Inhala una vez más. Las palabras se atascan en tu garganta.

            El maestro de ceremonias se coloca a su lado, mientras Flávio se levanta y se dirige hacia Beatriz. Luego le sonríe al maestro de ceremonias mostrando que todo está bajo control. Vuelva a acercar el micrófono a su boca y continúe diciendo:

— Lo siento de nuevo, creo que el champán subió un poco rápido. – sonriendo — Adelante, por supuesto que no podemos olvidarnos de la persona que hizo que esto sucediera Gracias a Hugo Gouvêa Abraão, mi esposo Mi esposo Donde sea que esté seas ... Con quien seas ... – Su voz se quiebra. Las luces intentan localizar a Hugo, sin éxito. —Sé que está ahí afuera, querido ... Tal vez no puedas localizarlo ... Debe estar tratando de esconderse con el amante que trajo a la fiesta ... ... Trajo un amante aquí, sabiendo que vendría. – entonces Hugo aparece iluminado en la penúltima mesa de la mano de su acompañante que ahora se lleva una de sus manos a la cara — ¡Ahí están! ¡Un aplauso para los enamorados! ¡Vamos allá! ¡Aplaude por ellos! Por cierto, ¡felicitaciones a ellos y al bebé que están esperando! ¡El bebé nacido del adulterio!– grita Beatriz, eufórica, poniéndose el micrófono bajo el brazo y aplaudiendo, acompañada de unos invitados que no entienden lo que está pasando — ... Jorge... Es el amigo de Hugo, el mejor amigo. Y sabes lo que dicen , ¿no? ¡Dime con quién andas y te diré quién eres, Jorge! ¡Hará lo mismo que tu amigo me está haciendo a mí! ¡Traicionarme delante de todos sin ninguna vergüenza! ¡Traidor! – grita Beatriz mientras el maestro de ceremonias intenta quitarle el micrófono de las manos.

Beatriz mira a su amiga que ahora llora en los brazos de Jorge, luego busca a Flávio que ha desaparecido y finalmente a Hugo que sale del salón con su acompañante.

—¡Hugo! – grita Beatriz haciendo que Hugo mire hacia atrás por última vez. Esa mirada solo significa una cosa: el final.

Beatriz siente su cuerpo entumecido, cuando la seguridad la toca para sacarla del pasillo, a pedido de Margout . Al sentir el toque, Bia intenta darse la vuelta para hablar con su amiga, pero no puede, a pesar de que lucha con todas sus fuerzas. Todos miran conmocionados a Beatriz, quien forcejea mientras la seguridad la saca del escenario. Ella grita "traidor" con todas sus fuerzas. Lo siguiente que sabes es que estás afuera del Copacabana Palace con flashes de paparazzi a tu alrededor. Intenta alejarlos, en vano. Todos quieren una foto de la heredera Gouvêa que se asustó en la cena de ensayo de su amiga. En un ataque de ira, Beatriz empuja a un paparazzi y corre hacia el medio de la concurrida Avenida Atlántica.

****

Las olas golpeaban sin piedad las piernas de Beatriz, como diminutas cuchillas cortando su carne. Pero en ese momento es el menor dolor que siente. Es la primera vez que siente que su matrimonio ha terminado para siempre. Lo que más le dolió en el pecho es el hecho de que vio que Hugo ya no la ama.

Sólo piensa en cómo vivirá sin él, que es su mundo y le ha sido arrebatado. Ella sigue metiéndose en el mar, mientras quiere volver al principio, quiere poder encontrarse con él esa Nochevieja y haberle dicho que no. Tener la oportunidad de vivir sin él y todo ese amor que siente por Hugo. Las olas chocan contra su abdomen, como si le hubieran dado varios puñetazos. Tal vez ella se lo merece.

¿Cómo será vivir sin su toque? ¿Cómo era yo antes de conocerte? Qué he hecho con mi vida, piensa Beatriz mientras su cuerpo es arrastrado por las olas. Al principio Beatriz piensa en darse por vencida, trata de recordar cómo terminó en la playa, pero ya no importa, nada más importa. Entonces surge una enorme ola llevándola al fondo.

Beatriz se hunde más y más, recuerda las duras palabras de Hugo y la forma en que la despidió. Poco a poco el aire sale de tus pulmones. Puedes jurar que puedes ver a Hugo viniendo hacia ti, sentirlo sosteniendo tu cuerpo y llevándote a la superficie. Entonces todo se vuelve oscuro.

Capítulos gratis disponibles en la App >

Capítulos relacionados

Último capítulo