Capitulo XXXIX
Renata entonces cayó al piso inmóvil, al tiempo que el fuego que formaba la barrera se extinguía por completo. Sus padres se acercaron a ella enseguida muy angustiados, en especial después de ver desaparecer a su primogénita y en especial de la terrible forma en que lo hizo. Estaban temerosos de lo que eso pudiera haberle causado a Renata; lo cierto es que creían que a esas alturas tanto a ella como aquel joven que tan férreamente deseaba protegerla estaban muertos.

Al tratar de acercarse a Marcos para cerciorarse de su estado, este se incorporó de pronto completamente restaurado, aunque un tanto aturdido. Al voltear a su alrededor con lentitud, se dio cuenta de que a un par de metros de él se encontraba Renata, quien estaba inconsciente o al menos eso deseaba pensar con todas sus fuerzas.

Entonces tan rápido como pudo se acercó a ella, tomándola entre sus brazos para incorporarla un poco.

— Despertad, amor mío os lo suplico. He escuchado vuestras palabras y así como tú me ne
Capítulos gratis disponibles en la App >

Capítulos relacionados

Último capítulo