Capítulo Diecisiete

Las luces están apagadas y las calles desiertas, ya que hay una avería en la urbanización. Las casas y apartamentos con inversores tienen apenas la mitad de las bombillas encendidas.Al no saber a qué hora será reparada la e

lectricidad

, prefieren no gastar la energía del inversor. En nuestra casa reina el silencio. Sentada en la galería, contemplo el jardín de mi madre, el cual ha florecido esta mañana. Llena el lugar de color y olores fascinantes.Conjuntos de rosas se alzan una contra otra como si fuese una competencia de altura. En la galería tenemos una lámpara que adorna el techo, quizá no tan grande como las de la sala, pero sí lo suficiente para resaltar. Tengo en mi mano el celular, deseosa de saber de un hombre que no se ha molestado en ponerse en contacto conmigo. Han pasado cinco días desde que él dio por terminada nuestra aventura. Cada día me sienta peor, incluso cuando me tomo el café me quedo esperando a que baje por la escalera y llegue hasta la cocina con el p
Capítulos gratis disponibles en la App >

Capítulos relacionados

Último capítulo