¡Tres son multitud!

¡Tres son multitud!ES

AnnaBlanco6  En proceso
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
3Capítulos
53leídos
Leer
Añadido
Resumen
Índice

Cat Lindley vive en una ciudad que muchos llaman “ciudad de los perdidos” allí tiene una vida organizada por su madre; unos horarios restringidos, una dieta estricta y un novio permitido. Dentro de todas sus reglas, prohibiciones y mandatos; ella se encuentra bien hasta que el mejor amigo de su novio y enemigo de su madre rompe la única regla que tenía. ¡Mantenerse lejos de ella! ¿Qué pasaría si decides que ya no quieres seguir las reglas? Cat está cansada de callarse las cosas, de sentirse acorralada y perdida, y cuando Drue Nicols se acerca más de lo debido a ella, se encuentra a salvo. Pero, hay cosas más complicadas que el hecho de que su novio es el mejor amigo de Drue, también está el hecho de que no le agrada a su madre. Con capítulos especiales donde los narradores son los personajes masculinos.

Leer más
¡Tres son multitud! Novelas Online Descarga gratuita de PDF

Último capítulo

También te gustarán

Libros interesantes del mismo período

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
3 chapters
Capítulo 1: La bruja María
En un pueblo pequeño donde todo el mundo se conoce o por lo menos han oído hablar de ti, vive un grupo particular de personas. Entre ellas se encuentra una mujer odiada por todo el pueblo, los niños tienen miedo de cruzar por su vereda, y los chicos temen siquiera mirar a su hija. Es una mujer malvada, muy religiosa y protestante a todo lo que sea. No importa qué, ella está en contra. Y que tiene un pasado que nadie sabe, o nadie dice. Todos la llamaban la bruja María. Yo la llamo, mamá. Estoy sentada frente al espejo gigante que adorna el costado izquierdo de mi habitación, mi madre me peina el cabello negro en una enorme coleta alta, sin dejar que ningún cabello salga de su lugar. Luego termina de planchar mi falda, se queda esperando que me ponga el uniforme, una pollera de tablas roja con líneas verdes y azul. Arriba, una camisa blanca y una corbata roja. La falda me queda solo un poco por debajo de la rodilla. Mi madre odia que me ponga cosas corta o reveladora, alega que es par
Leer más
Capítulo 2: ¡La clase de teatro!
Cuando era pequeña una tarde en primer año de primaria un pequeño con brillantes ojos azules me ofreció su amistad y la de su mejor amigo, fuimos amigos por mucho tiempo y conocí a mi mejor amiga tiempo después. Como era de esperarse me enamoré del pequeño de ojos azules, y aunque, nuestro amor era imposible porque: 1) éramos pequeños 2) no sabía si él sentía lo mismo y dudaba que así fuera y 3) mi madre; yo no perdía oportunidad para ir a su casa o la casa de su prima para jugar juntos, para que me hamaque en los columpios y me dé la mano cuando nos escondíamos juntos, mi pequeño y frágil corazón latía fuerte a su lado. Mi felicidad solo dependía de un factor supremo y todopoderoso, no estoy hablando de Dios, sino de mi madre. La hermana de mi mejor amiga quedó embarazada de su novio de secundaria, ambos iban a fugarse y evitarle la vergüenza a sus padres, pero los Nicols que son buena gente evito eso y se quedaron con el apoyo de toda la familia. Mi madre confabuló con los miembros
Leer más
Capítulo 3: ¡La invitación!
—Lina está muy enamorada de él—cuenta Romma. Vuelvo a mirarlas. Lina me mira con una sonrisa—Sí, de hecho… Vas a creer que es interés mi amistad, pero… Si pudieras ayudarme con él—me confiesa. —¿Cómo podría hacer eso? Ella muerde su labio y mira a Drue. Dejando escapar un suspiro que solo he escuchado en las películas cuando la chica habla de su enamorado. —Puedes hablarle de mí. —Yo no hablo mucho con él. —Pero, te vi bajar del auto con él está mañana y almuerzan todo el tiempo juntos—suelta. Al parecer mi encuentro con estas chicas no fue casualidad y su amistad depende de lo que haga con Drue. Al final, parece que a Jess le importa más mi vida que a estás chicas. Me río leve de pensar eso. —Sí…yo veré que puedo hacer—digo desanimada dejando atrás mi pensamiento de J. —Lina—bufa Emma. Negando con la cabeza. —Ay, lo siento, Cat…no creas que te usamos. Niego con la cabeza. —Está bien, si puedo hacer algo por ustedes, lo haré gustosa. Ellas se miran entre sí y sonríen. Yo
Leer más