La secretaria Omega del Alpha

La secretaria Omega del Alpha ES

Barbie Pdluxe  En proceso
goodnovel18goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
19Capítulos
5.9Kleídos
Leer
Añadido
Resumen
Índice

Después de trabajar por más de dos largos años para Lachlan Wright, el demonio dorado de la ciudad de Nueva York pensé que nada me podría asombrar. No cuando había sido sometida a enviarle miles de correos electrónicos en horarios extra laborales ( sí, a altas horas de la noche, cuando se suponía que debía estar descansando para otra jornada de trabajo el día después) y si decía alguna palabra me respondía que era «un derroche de quejas malgastadas », mucho menos cuando mis gritos de odio eran perfectamente ignorados, alegando que era un claro ejemplo de «admiración inapropiada» y que todas las veces que me había hecho trabajar más de cien horas a la semana eran « necesarios para forjar mi carácter». Tampoco era fácil de impresionar teniendo en cuenta que trabajaba con el hombre que hacía posible que a cualquier mujer se les mojara las bragas al oírle pronunciar una sola sílaba con esa boca perfectamente moldeada y hecha para besar. También estaban sus profundos ojos —de un tono entre plateado y verde esmeralda según el clima — que eran sin lugar a dudas, impresionantes. Para mayor inri, se me dificultaba más la tarea con la forma en la que hacía posible que cualquier traje pareciera confeccionado especialmente para él, pero como dice el dicho, nunca digas nunca, hoy, mi odiado e insoportable jefe alpha llegó marcado por un omega en el cuello. Aturdido y lleno de rabia me encomendó una misión, encontrar al causante de su infortunio y entregárselo en bandeja de plata. Mi problema en esta historia, ¿ cómo entregarme a la fiera? Jamás se ha escrito de un cordero que se entregue por voluntad propia al matadero. Ni en un millón de años yo seré la primera.

Leer más
La secretaria Omega del Alpha Novelas Online Descarga gratuita de PDF

Último capítulo

También te gustarán

Libros interesantes del mismo período

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
19 chapters
Prólogo
Después de trabajar por más de dos largos años para el demonio dorado imaginé que nada me podría asombrar.Eso pensé hasta el último segundo de hoy, cuando su imponente figura traspasó el umbral y lo noté aturdido.– Buenos días, señor Wright. ¿ Le sucede algo? – Por desgracia sí, tengo un gran problema. Una pequeña perra me dejó marcado.– Oh, entendido–después de tanto tiempo a su lado ya estaba acostumbrada a casos similares. Pero esta vez era diferente, mi centro latió necesitado. Todavía rememorando el momento en que me hizo suya. Su toque, sus besos, sus caricias, la forma en la que me hizo el...– Necesito que llames a alguien– interrumpió mis líbidinosos pensamientos.– Entendido, señor. ¿ Acaso buscará a la persona qué le hizo la marca? – Haré mucho más que buscarla. Cuando la encuentre no habrá una sola alma en Nueva York que se atreva a protegerla. Destruiré hasta a sus ancestros si es necesario.
Leer más
El inicio del caos
La mejor parte del día siempre eran para mí las cinco y media de la madrugada, pues era el raro momento en el que la ciudad de Nueva York se mostraba dormida y silenciosa. Era el único tiempo que me daba para dar un paseo por las calles y admirar todos los edificios que han tenido la suerte de llevar mi apellido. Estaba la Magic Wright Collection, que poseía un espacio en cada manzana del centro de Manhattan, el Wright Imperial Hotel, que daba alojamiento a los clientes más exclusivos con una incomparable privacidad para los gustos más exóticos de nuestra clase, y mi hotel favorito de todos , el que había arrebatado al Wolf Royal el trono de los hoteles de lujo de cambiaformas por décimo año consecutivo: The Blue Eyes , en la Quinta Avenida.Era mi hotel número mil en el mundo , y el duodécimo en Nueva York. Era la razón por la que sabía que Manhattan era mía y siempre lo sería. Todos los hoteles de lujo para shifters de la ciudad querían tener mi toque, y las reformas recientes en
Leer más
Entrevistas fallidas
Por favor…, que no me esté haciendo falsas expectativas…».—¿Puede hablarme un poco sobre su experiencia previa en Wolf Entrerprises , señorita Snow? — pregunté a la rubia oxigenada que estaba sentada delante de mí—su currículum informa de que ha estado a cargo del departamento de marketing.—Bueno, sí. —sonrió—. Mmm…, me encargaba de la promoción en redes sociales. Hasta ese momento, aquel era un historial impresionante, pero había algo que no encajaba. Ella se sonrojaba cada vez que sus ojos se encontraban con los míos —típico—pero cuando le hacíamos una pregunta, se miraba la palma de la mano como si hubiera escrito en ella una chivata.«¿Quién demonios necesita una chivata para una entrevista?».—Lamento que su sede se haya visto obligada finalmente a cerrar las puertas —comentó Josh—. ¿Qué crees que puedes aportar de tu trayectoria en el mundo digital al mundo hotelero del director Wright?—Mucho. Tengo mucha experiencia asegurándome de que los clientes queden satisfechos , y t
Leer más
Capítulo 3
Era oficial: no había nada peor que ser una omega sin trabajo en Nueva York. Nada. Me quedaban exactamente veinte dólares y ochenta y nueve centavos en la cuenta. Cada día suponía una lucha para llegar al siguiente, y sabía que si no conseguía un trabajo pronto, me quedaría sin hogar. Los títulos que había obtenido en la universidad podrían ser utilizados como papel higiénico para lo mucho que me habían servido. En una ciudad llena de alfas y betas, los omegas eran infravalorados. No era más que una pequeña e insignificante cambiaformas que se había trasladado aquí después de licenciarse de la escuela de Administración, llena de esperanzas y sueños. El sueño de que me valorarán más por mi coeficiente que por el aroma dulce de mis ferómonas débiles.Después siguió el inconcluso objetivo de encontrar el apartamento de mis sueños en Manhattan que terminó siendo un estudio compartido en Brooklyn, y que el trabajo que pretendía encontrar en una compañía Fortune 500 se había reducido a
Leer más
Nuevo puesto de trabajo
Capítulo 4 Dream Él entrecerró los ojos para mirarme.— La joven que tiene delante de usted ha estado robando en el desayuno gourmet desde hace más de dos meses. Viene tres veces por semana, fingiendo ser una clienta, y se va antes de que podamos dirigirnos a ella. Estamos seguros que utiliza una llave extraviada, y de que usa las entradas laterales de vez en cuando. El hombre del traje inclinó la cabeza hacia un lado; parecía estar divirtiéndose, pero la sonrisa no asomó sus labios.—¿Algo qué decir a su favor? —preguntó mirándome—. ¿ Está consciente que su pequeño robo ha evolucionado a un delito?Asentí. Me había quedado sin voz, y sin la agudeza para responder.—Tengo a la policía en la primera línea, y los del equipo de seguridad en camino, señor. Estoy deseando testificar con respecto a esta futura presidiaria que casi nos deja sin sustento.— No los llame —dijo el del traje —¿Qué? —intervine.—Ya me ha oído —dijo, mirándome—. Creo que este asunto podemos hablarlo como perso
Leer más
El demonio dorado
Capítulo 6Me tomé mi tiempo para regresar a Brooklyn bajo la lluvia, mientras mi mente revoloteaba en direcciones diferentes. Había estado hablando con el jefe de Recursos Humanos durante más de una hora, convencida de que todo debía de ser una confusión, una ilusión de mi cerebro soñador , pero no fue así , cuando me dieron un número oficial de empleado y me entregaron la tarjeta de entrada a mi nuevo despacho, quise saltar de alegría subida a una mesa . Controlé mis impulsos; no quería que me despidieran antes de empezar. La buena nueva es que era real. Firmé todas las páginas del contrato en cuestión de segundos cuando me lo pusieron delante, repitiéndome mentalmente el salario una y otra vez. El puesto de trabajo en Wolf Entrerprises tenía un valor de ciento cincuenta mil dólares al año, y los demás empleos para los que había realizado entrevistas tenían un sueldo de setenta u ochenta mil al año. ¿ Medio millón de dólares al año? Después de los impuestos, eso sigue siendo m
Leer más
Next
Dream Cogí el maletín y encendí las luces antes de salir por la puerta. Cuando pisé la calle, había un coche esperándome como siempre, y el conductor sostenía, abierta, la puerta trasera.—Buenos días, Next—me saludó.—Me llamo Dream. Le he dicho mi nombre a todos los de la compañía, y todavía siguen llamándome Next. ¿Es muy difícil de pronunciar o algo así?No me respondió, se limitó a mantener la puerta abierta con una sonrisa.Me deslicé al asiento trasero, y logré responder cinco correos electrónicos antes de llegar al final de la manzana.—Next, ¿puedes confirmarme todas las paradas de esta mañana? —me preguntó el conductor.—Sí. —no me molesté en corregirlo esta vez—. Tenemos que detenernos en Goldman's para una recogida, en Giorgio por sus trajes, en Gourmet Seasons para recoger el desayuno y, por último, el café en McDonald’s.Asintió y me pasó una pequeña cesta de bombones antes de subir el volumen de la música y tomar rumbo hacia Goldman's.Cuando estábamos a mitad de cam
Leer más
Lachlan Wright
1 año con el demonio.Dream–¿Señorita?...¿Señorita? Su café está listo.La voz del camarero del Paradise Luxury me hizo levantar la vista de la pantalla del móvil.—Gracias— lo cogí y tomé un sorbo. Luego negué con la cabeza y se lo devolví—. Esto no está ni a veinte grados, y es necesario que sean sesenta y cinco. Ah…, y apenas puedo notar el sabor del chocolate, ¿puedes agregar un poco más?—Lo volveré a hacer enseguida —dijo—. ¿Va a seguir pagando el café de todos los que están en el local en este momento como lo ha hecho en estos meses ?—Por supuesto. —le entregué la tarjeta negra de Lachlan. Esperé hasta que me entregó una taza al gusto del jefe, y luego pedí otra taza nueva antes de regresar al coche.Me había sorprendido que la lista de recados estuviera casi vacía por la mañana, así que llegaba a trabajar una hora antes para poder chismear un poco con algunos amigos de la oficina. No estaba segura de por qué había llegado a pensar que este trabajo merecía otra oportunidad,
Leer más
Venganza
Dream Cuando estaba abriendo la puerta el socio ejecutivo entró sin esperar a que le diesen paso.—Vaya… —sonrió al verme— Buenos días, Dream.—Buenos días, señor Parker —sonreí, mi mal humor desapareciendo por completo.Ese hombre era un encanto. No solo alto, guapo, elegante, sexy, simpático, casi perfecto… Sino que también era alegría en estado puro.Y un buen candidato para quitar telarañas.Joder, Dream , ¿tan necesitada estás?, me pregunté a mí misma.Pues sí, la verdad era que sí. Más de lo que quería admitir.El ejecutivo se acercó a mí y estrechó mi mano.— Josh, Dream . Me llamo Josh —me guiñó un ojo, pidiéndome, como siempre, que lo tutease. Me miró el pecho colorado, señal de incomidad en los omegas , carraspeó y sonrió al mirarme a los ojos, ignorando el gruñido de mi jefe—. ¿Qué te ha pasado?—preguntó un poco incómodo.—Nada, energúmenos que, por desgracia, no se queda afónico — sonreí.Escuché cómo mi jefe refunfuñaba por lo bajo y reí cuando Josh también lo hizo.—¿
Leer más
Lachlan
Lachlan Miré cómo desaparecía por la puerta y no sabía qué era lo que me había puesto de peor humor. Si las palabras del imbécil de Grayson, las mías propias. O la familiaridad que tenía con Josh y que, por supuesto, me hacía hervir de rabia. Le había sonreído mientras a mí me había gritado como la energúmena que a veces conmigo.Desde que Dream había empezado a trabajar para mí, no había podido llevar a cabo mi labor diaria cumpliendo los estándares que me había autoimpuesto. Todo en ella suponía una distracción, y había perdido la cuenta de cuántas veces me la había imaginado inclinada sobre mi escritorio con las nalgas en pompa, rogándome que la hiciera mía más profundamente.Sin duda era la asistente personal más trabajadora y eficaz que hubiera contratado jamás: no solo hacía bien su trabajo, sino que cada día que pasaba mejoraba aún más. A pesar de su falta de experiencia en el mundo hotelero, se había puesto al tanto de todo en menos de dos meses . A diferencia de mis otros
Leer más