Las Conveniencias de Eloy

Las Conveniencias de EloyES

kesii87  Recién actualizado
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
5Capítulos
32leídos
Leer
Añadido
Resumen
Índice

Eloy Garza tiene la vida modélica que cualquiera puede desear. Es el hijo perfecto, un gran abogado y parece tener la vida resuelta. Su familia es del todo chapada a la antigua, por lo que jamás comprendería su orientación sexual. Así que sigue manteniendo en secreto a su novio Diego. Todo su mundo está a punto de tambalearse cuando aparece ella, la que aparentemente va a salvarle de los problemas con su familia haciéndose pasar por su novia, termina chantajeándole y convirtiéndose en algo mucho más peligroso. Emilia no ha tenido una vida fácil. Ha intentado ser buena toda su vida, quizás sea el momento de convertirse en una zorra mala para conseguir lo que ansía. Todo esto y mucho más en esta loca historia de amistad, odio, risas aseguradas y amor. Una comedia romántica y algo sexual, de las que ya no quedan.

Leer más

También te gustarán

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
5 chapters
Prefacio.
¿Nunca oísteis el dicho de que la teoría es mucho más fácil que la práctica? Pues nunca fue tan cierto hasta que me metí de lleno en aquella pequeña aventura.Antes de que todo comenzase yo tan sólo era un chico de 27 años que aún no había salido del armario. Con miles de metas, aspiraciones, una familia chapada a la antigua que no iba a entender para nada mi orientación sexual y un novio demasiado controlador.Jamás pensé que la vida podría llegar a complicárseme tanto, que me importaría otra persona más que yo mismo, y menos aún que estaría a punto de perder todo por lo que había luchado. Pero ... Me estoy adelantando a los acontecimientos, como de costumbre. Pero, lo cierto es que no soy bueno hablando sobre mí mismo.Siempre he sido una persona muy reservada con mi vida privada, ni siquiera le he hablado sobre esto antes a mis amigos, a mi hermano, a mis padres o a mi pareja. Pero ... lo cierto es que nunca me interesaron las mismas cosas que a los demás. La mayoría de los compañe
Leer más
1 - La novia.
Semanas más tarde...Esperaba en la puerta del registro para recoger y firmar los papeles que debíamos presentar, y como de costumbre esa chica llegaba tarde. Sé que no entendéis nada y otra vez me estoy adelantando a los acontecimientos, pero... es por una buena razón, no podía quitarme de la cabeza la canción que la había escuchado cantar sentada frente al piano de la abuela, el último fin de semana.Ella era todo lo que detestaba en el ser humano. Era una mujer que no se arreglaba nada, tenía el pelo desteñido, no usaba nada de maquillaje y sus ropas siempre eran de sport. Esa chica no se arreglaba jamás.No me interesaban sus problemas familiares. No quería saber nada sobre su familia o sobre lo que quería hacer con el dinero que iba a pagarle por ese favor que iba a hacerme. Tampoco sobre su historia.Siempre he pensado que cuando no quieres involucrarte en la vida de alguien lo mejor es mostrar distancia y no conocer detalles de su día a día, eso hace que nunca te intereses por
Leer más
2 - Llegó la zorra.
(Emilia)Cuando toda aquella locura comenzó yo tan sólo era una muchacha de veinte años con miles de aspiraciones y sueños. Una buena estudiante que se convertiría en una buena contable al finalizar la carrera de empresariales.Ese momento nunca llegó. Fue a causa de mi prima Florinda por lo que terminé envuelta en todo aquel drama. Mi error fue escaparme de la universidad y acompañarla a la audición de un famoso programa televisivo en el país. Su mejor amiga falló y ella no podía interpretar la canción que necesitaba de dos solistas, así que me vi obligada a acompañarla. Como consecuencia de este acto desinteresado conseguí que Florinda no volviese a dirigirme la palabra y una propuesta de firmar con una de las mayores discográficas de Colombia. Yo no estaba interesada, lo repetí hasta la saciedad, pero prometieron una suma considerable de dinero, y en aquella época las facturas no se pagaban solas, así que acepté.Jamás pensé que el camino de cantante pudiese ser un camino con tanta
Leer más
3 - Con las manos en la masa.
(Emilia)No me resultó difícil estudiar sus movimientos durante todo el día y las noches libres que tenía en el Burger en el que trabajaba. Era un niño rico pijo de lo más previsible. Se la pasaba el día metido en el bufete y sólo salía para comer, para asistir a sus reuniones familiares, reunirse con su sicóloga y para quedar con un buen amigo al que apenas se le veía en público.Me iba a tocar la lotería si ese capullo realmente se fijaba en mí. Pero fue una noche cuando le seguía de lejos, haciendo mi trabajo de campo que tantas otras veces hice con mi papá cuando era niña, persiguiendo a los capullos que intentaban chingar con mi hermana mayor. De la que no voy a hablaros en este momento. Sólo os diré que ... era una traidora.Bien, cómo os decía. Hacía mi ronda, persiguiendo a ese tonto, comiéndome una hamburguesa del Burger en el que trabajaba cuando vi algo que hizo que me atragantase.Eloy acababa de llegar a una lujosa mansión y su amigo Diego le estaba esperando en la entrad
Leer más
4 - Vivir en el paraíso.
(Emilia)Sentarme a hablar con ese capullo que me miraba por encima del hombro como si fuese inferior a él me estaba poniendo realmente de los nervios. Tenía ganas de pegarle una gran cachetada y ponerle en su lugar, pero tenía que interpretar bien mi papel y fingir que era alguien que en realidad no era.- Así que ... aceptó el sucio dinero de Ernesto Márquez.- Disculpe, ¿por casualidad tiene una foto del tipo que dice que me ha contratado? – pregunté, dispuesta a salir de dudas de una vez por todas. Él lució molesto, pero rebuscó en su celular, y después me lo tendió. ¡Dios! Era inconfundible. Era el cabrón que me engañó – No hay duda. Este es el tipo.- Tengo una propuesta para usted si se pone de mi parte en este asunto – me crucé de brazos y me eché para atrás en el sillón, esperando a que llegase esa propuesta – da la casualidad que necesito desesperadamente a una mujer para ...- Oh no – me puse en pie de un salto – No, no y no. ¡De ninguna manera! – Me cubrí el cuerpo con las
Leer más