La Princesa de Sangre

La Princesa de SangreES

Patricia Pixie  En proceso
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
6Capítulos
72leídos
Leer
Añadido
Resumen
Índice

Kira tiene que defender a su tribu de una gran amenaza, al tiempo que se enamora de alguien que podría significar el final de su vida.

Leer más
La Princesa de Sangre Novelas Online Descarga gratuita de PDF

Último capítulo

También te gustarán

Libros interesantes del mismo período

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
6 chapters
El pueblo junto al río
A lo largo de la historia de la tierra, han habido ciertas civilizaciones, como los mayas o los aztecas, mismas que terminan en los libros de historia de todo el mundo, ya que sus integrantes lograron hacer aportaciones que hasta la época contemporánea, difícilmente han sido igualadas o superadas por los seres humanos contemporáneos.Sin embargo, también han existido otros grupos de seres humanos que se han logrado perpetuar a lo largo de siglos entre las sombras, casi como un sucio secreto que tuviera que mantenerse lejos de las buenas conciencias humanas, ya que sus costumbres pocas veces se llegan a empatar con lo que hoy en día la sociedad se atreve a denominar como "justo" o "correcto".Entre esa lista de tribus a las que el tiempo y el mundo moderno se han encargado de injustamente marginar, manteniéndolas congeladas en el tiempo casi sin querer, tenemos a los kwines, grupo originario de la parte sur de América, de esas tierras en las que cada verano el clima llega a ser tan ext
Leer más
Recuerdos
Cada que un grupo de jóvenes de la tribu kwin cumplía dieciocho años de edad, se organizaba una fiesta capaz de dejar sin recursos por un par de días a las familias menos favorecidas de la tribu. Pero no importaba. Cualquier gasto era poco con tal de gritarle al mundo que en esa choza vivía una persona joven, que había logrado enfrentarse al mundo con gran fuerza, sobreviviendo a las mil y una calamidades a las que el integrante de una tribu guerrera tiene que hacer frente desde el día en el que nace. Para festejar que un grupo de jóvenes había llegado a la adultez, además de una compleja ceremonia en la que todos los chicos tomaban parte, las familias de ellos preparaban mil y un guisos rebosantes de ingredientes exóticos y de sabores que pocos fuera de la tribu habían logrado experimentar. Y si eso no era suficiente, un par de semanas antes de la ceremonia, los adolescentes, junto con sus familias, tenían que dejar una gran ofrenda frente al altar del espíritu guardián que le habí
Leer más
Clase y ceremonias
Después de sus correrías, Yina y Kia habían llegado al pueblo luciendo visiblemente agitadas, con sus respectivos tocados de flores hechos un auténtico desastre, y con sus vestidos más desordenados que nunca. Sin embargo, sus mejillas lucían bastante sonrojadas y en sus labios se dibujaban las más dulces de las sonrisas.—¿Pero qué demonios les pasó, muchachas? ¿Qué clase de espíritu salvaje se encargó de dejarlas así?—les gritó con toda la fuerza de sus pulmones, Ping, una de las ancianas de la tribu—Vayan de una buena vez a la casa principal, donde ya están arreglando a las demás chicas para la ceremonia. ¡Pero corran, que a ustedes les falta casi todo el arreglo ceremonial!—¡Cómo usted diga, capitana!—respondió Yina, haciendo con la mano un pequeño saludo militar, que, contrario a lo que podía esperarse, hizo reír como una niña pequeña a la anciana Ping.Las dos muchachas corrieron lo más rápido que pudieron, hasta llegar a dicha casa, cuya fachada se encontraba decorada con monto
Leer más
El baile de la adultez
Kira sintió que se ponía cada vez más roja conforme pasaban los segundos al notar que Joo había puesto sus ojillos negros sobre ella. Y no solo eso, sino que además de eso, había comenzado a sonreír de una forma bastante pícara al notar que la joven lo veía con atención.Mientras tanto, el sumo sacerdote daba un largo sermón sobre la importancia de asumir las consecuencias de las acciones propias y de comportarse con decoro y valentía al haber alcanzado la edad adulta, para poder traer orgullo a la tribu que los había visto crecer.—Como si no hubiéramos escuchado todo eso desde el día en que nacimos—murmuró Yina en el oído de Kira, quien se limitó a asentir sin muchas ganas, al tiempo que daba un vistazo a sus alrededores.Mientras tanto, los alrededores de la plaza central eran un auténtico hervidero de personas, entre los que obviamente se encontraban los padres de Kira, sentados en el templete que se encontraba reservado para las personas de más alto rango dentro de la tribu. El r
Leer más
La princesa y el guerrero
Esa noche, no había lugar en el pueblo para dejarse llevar por la tristeza, ya que todo mundo se encontraba celebrando con gran algarabía el nacimiento de una nueva generación de lobos, mismos que se encargarían defender el honor de la tribu ante cualquier amenaza y de seguir haciendo que el nombre de los kwin siguiera siendo sinónimo absoluto de poderío de guerra entre todas las tribus de los alrededores. Sin embargo, ya mañana ellos tendrían tiempo de comenzar con su entrenamiento, ya como lobos hechos y derechos. Esa noche era de festejar hasta morir, por el simple orgullo de haberle demostrado a los dioses que ellos eran dignos de representar a su tribu.En lo que se comenzaba a distribuir la comida destinada a los jóvenes que habían alcanzado la mayoría de edad, algunos de los padres de familia les dieron a sus hijos bellos regalos que habían guardado para ese día, en algunos casos, desde el preciso instante en el que sus pequeños habían nacido. Yina había recibido un juego de c
Leer más
Explosión
En un principio, los chicos dudaron si lo más sensato que podrían hacer en un momento como ese sería correr lo más lejos de allí para evitar que les pudiera pasar algo malo. Pero al instante, recordaron que no podían alejarse de sus familias, ya que seguramente estarían preocupados por ellos.Con paso sigiloso, regresaron al sitio donde se estaba llevando la fiesta, y su sorpresa fue mayúscula al ver personas corriendo por todas partes, platos de comida derramados por el piso, y sobre todo, a algunos de los más pequeños del pueblo llorando a todo pulmón. El médico de la tribu, junto con sus asistentes, tenían una severa expresión sobre sus rostros, yendo y viniendo de todos los rincones de la plaza central sin descanso.—¡Ay, princesa!—dijo Junna, sin intentar ocultar el miedo que transmitían sus ojillos—Hace rato se escucharon unas explosiones a lo lejos, y creo que resultaron heridos algunos de los guardias de nuestra tribu. Todo el mundo está muy asustado.—¿Qué rayos?—dijo Kira, v
Leer más