Corazón Invencible

Corazón InvencibleES

Gipian  Recién actualizado
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
5Capítulos
13leídos
Leer
Añadido
Denunciar
Resumen
Índice

Ella apareció en mi vida como un ángel, un ángel de cabellos negros, labios rosados tan carnosos y ojos de un color ámbar preciosos. Además, su piel era tan suave, que ni siquiera las fibras más delicadas de algodón se comparaban con su suavidad y delicadeza. Al verla por primera vez aquella noche pensé que jamás conocería a alguien como ella. Sin embargo, a pesar de los problemas que nos llevaron por el mismo camino. Nunca pensé que alguien tan hermosa pudiera ser capaz de ser tan fría y mentirosa, capaz de jugar con los sentimientos de los demás sin importarle que puedan sentir después. Ella, la mujer con el rostro más angelical de todo el mundo y la cual es capaz de decir las palabras más hirientes solo para lastimarte. Aunque bueno, yo también me porté como un patán con ella y las circunstancias nos llevaron a hacer cosas tanto imperdonables como apasionadas. Nada es más importante que dos personas que aprenden a amarse locamente, triunfen en el amor y venzan los obstáculos que les impide estar juntos.

Leer más

También te gustarán

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
5 chapters
Prólogo
Prólogo–No puedes pedirme esto papá, no a mí, por dios soy tu única hija ¿Por qué me pides que me case con un hombre que no amo? Yo amo a otro hombre.–No quiero escuchar ni una sola palabra más; Isabela, ya te dije que no tenemos otra opción ¿Acaso quieres que nos quedemos en la calle? No tenemos dinero, niña malcriada y tu madre está enferma del corazón. Si se entera de que podríamos perder la casa podría hasta morir ¿Eso quieres? – Claro que no papá, pero por favor recapacita. Te lo pido, debe de haber otra manera.– Ya te he dicho un millón de veces que no hay otra salida. Además, ahora me doy cuenta de que nunca debí consentirte tanto; a lo mejor, si no lo hubiese hecho. Ahora no serías una egoísta que solamente piensa en su propio bienestar.– ¿Eres muy cruel al decirme eso sabes? Me estás pidiendo que deje mi felicidad solo porque no fuiste capaz de dejar tu ridícula apariencia de millonario frustrado ¿Por qué eres así?– No te confundas Isabela, yo soy tu padre y me debes re
Leer más
Capítulo 1
Capítulo 1Ciudad de México (Taxco)Isabela JULIETA.—Sí es, sí es: ¡vete, márchate de aquí! Es la alondra la que canta tan destemplada, forzando ásperas disonancias y agudos desagradables. Dicen algunos que la alondra hace dulce armonía: no así está, pues nos separa. Algunos dicen que la alondra y el odioso sapo se han cambiado los ojos: ¡ah, ahora querría yo que hubieran cambiado también las voces, puesto que esa voz nos arranca de los brazos, acosándote para que te vayas de aquí al tocar el día! Ah, vete ahora, cada vez está más y más claro, ¡y más y más oscuras nuestras penas!Cierro el viejo libro que tenía entre manos al ser interrumpida por mi tía; la cual, se ha presentado en mi habitación.Ella es una mujer muy guapa, la cual a sus treinta y dos años no se ha casado con ningún hombre; según dice ella, su tiempo para eso ya pasó. A lo que yo digo que es una completa tontería porque el amor puede llegar cuando menos te lo esperes. Solamente hay que ser paciente o al menos en el
Leer más
Capítulo 2
Capítulo 2IsabelaLlego a mi casa al caer la tarde y no puedo evitar estar sumida en mis pensamientos, tanto que ni siquiera me di cuenta de que entraba por el jardín principal. Solamente cuando vi a mi padre parado de brazos cruzados esperando por mí, supe que debía de inventar algo rápido o estaría en problemas.– ¿Dónde se supone que estabas, Isabela? – pregunta mi padre con voz seria – He mandado a buscarte, pero nadie te encontró ¿No se suponía que estabas indispuesta y que por esa razón no pudiste acompañarme esta tarde?– ¿Tú mandaste a buscarme padre? – pregunto sorprendida y doy gracias de que nadie me encontrara – Salí a caminar un rato luego de que me sentí mejor, pensé que caminar por el parque sería una buena idea ¿Para qué me buscabas?– Entremos a la casa y hablamos ahí, te espero en el despacho.Veo a mi padre entrar a la casa y después; cuando estoy por entrar yo, mi tía se me acerca. Ahora es cuando debo de suponer que me reclamará por haberme escapado.– ¿Se puede
Leer más
Capítulo 3
Capítulo 3IsabelaLuego de la terrible noticia que me dio mi padre y de que yo le dijera un montón de cosas, no pude evitar meterme a llorar en mi habitación. Gracias a dios estaba sola en casa porque al parecer mi tía había aprovechado que mi padre y yo hablábamos para sacar a mi madre a dar un paseo.Lloro desconsoladamente sobre mi cama al recordar todo lo que me dijo mi padre y no puedo creer que a él no le importe mi felicidad. A él solamente le importa el dinero y su estúpido prestigio, sin embargo, si mi madre no estuviera tan enferma del corazón. Otra sería mi reacción ante tal situación.No sé qué tiempo habrá pasado desde que estoy encerrada llorando, pero lo que si sé es que pase lo que pase debo ir a ver a Marcos. Él va a estar esperando por mí y yo debo contarle todo lo que está pasando, a lo mejor él puede ayudarme a encontrar una solución. Bien dicen que dos cabezas, piensan mejor que una.Mi padre aún permanecía encerrado en su despacho y yo aproveché que no había nad
Leer más
Capítulo 4
Capítulo 4VioletaLlego a casa y todas las luces están apagadas porque al parecer todos están durmiendo. Doy gracias a dios porque mi padre no haya subido a mi habitación o de lo contrario me estaría esperando aquí al pie del cañón.Quito mis zapatos de mis pies poder entrar rápido y no hacer ningún tipo de ruido, no quiero que las personas de la casa se despierten. Ya una vez dentro de la casa, respiro tranquila al saber que no desperté a nadie. Sin embargo, cuando estoy por comenzar a subir las escaleras. La luz de la sala se prende y siento como un escalofrío recorre mi espalda por completo al pensar que puede ser mi padre.- No deberías de estar llegando a estas horas de la noche, Isabela - dice una voz suave detrás de mí. Al sentir la suave voz de mi madre no puedo evitar volver a sentir como todo mi cuerpo se relaja. Doy gracias a dios porque sea ella y no mi padre.- No fue mi intención llegar a estas horas mamá, lo lamento - digo volteándome y caminando hacia ella - Tú no d
Leer más