Embarazada del heredero

Embarazada del herederoES

Morán C.  Completo
goodnovel18goodnovel
9.9
Reseñas insuficientes
58Capítulos
89.0Kleídos
Leer
Añadido
Resumen
Índice

Alice Lewis, profesora de preescolar, ha recibido la peor noticia del mundo. Tiene quistes ováricos y deben extirparle el útero. Si no se embaraza pronto ya no podrá ser madre. Ella no tiene novio. Pero recuerda a su antiguo amor de preparatoria Edward Miller, quien por un malentendido se alejó hace varios años. Decidida a ser madre Alice inicia su loca carrera por embarazarse de él, sin saber que el propio Edward, heredero de su millonaria familia, busca desesperadamente estar con ella desde hace varios años, pues Alice fue siempre el gran amor de su vida. Atravesando una serie de cómicos tropiezos, ¿Serán capaces de conseguir lo que buscan?

Leer más
Embarazada del heredero Novelas Online Descarga gratuita de PDF

Último capítulo

También te gustarán

Libros interesantes del mismo período

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
58 chapters
Una mala noticia
“Noche de paz, noche de amor…” escuché nuevamente el conocido villancico, terminé de recoger los servicios de la cena de navidad. Sólo dos platos, dos dulceras, dos tenedores, dos cucharitas y un bol de ensalada. Como cada año…Papá y yo juntos, por siempre…Pero él ya tenía novia. Incluso mi padre, un viudo maduro, tenía con quien salir a pasear. Y yo… oh claro yo tengo muchos amigos.Fui por mi regalo debajo del arbolito.Una caja cuadrada, muy bien forrada. “Lo compró en el centro comercial” suspiré.Hace varios años que los regalos bajo el árbol no me entusiasmaban. Mi vida había llegado a un tedio constante. Quizás debiera inscribirme en un curso especializado en estimulación infantil… o tomar un crucero.—Gracias papá— le sonreí al descubrir una pañoleta de seda. Era la tercera… una en mi cumpleaños, otra en Halloween y ahora esta… Sólo que en diferentes colores. ¿Comprará por docena?—Qué hermoso— dijo papa sacando el llavero que le regalé. Unas esposas de plata en miniatura. L
Leer más
Decisión tomada
Me iba a dar la oportunidad de ser madre.Tal vez era egoísta, no lo sé. Pero no quería estar sola, tenía todavía tanto amor para dar.Ahora que ya lo había decidido venía la parte difícil. Necesitaba un padre para mi hijo.Pero yo no quería una pareja.Necesitaba un voluntario porque la inseminación es costosísima. Averigüé en el hospital y casi me voy de espaldas. Hacerlo de la forma tradicional no me costaría nada.Y ahora debo ahorrar cada dólar para la llegada de mi heredero… o heredera.Me rompía la cabeza pensando en ello. ¿Quién?Hace tiempo y por insistencia de Armand, Jake y yo nos hicimos novios.En verdad lo intentamos. Pero yo sentía que estaba traicionando mi amistad y tenía miedo de perder a mi mejor amigo. Y Jake se quejaba que yo era demasiado fría.Así que lo dejamos ahí.Él sería un buen padre. Pero eso nos ataría para toda la vida. No. No quiero que sea Jake.Tenía pocas posibilidades. ¿Mike Newton? También es profesor en la escuela dónde enseño y estudiamos juntos
Leer más
Su esperado reencuentro (Cazando a papá)
Embellecerme me llevó más de tres horas. Me depilé, maquille y alisé mi cabello. Me lavé los dientes hasta hacerlos sangrar. Recargué mi maquillaje para causarle una mejor impresión.“Tengo que gustarle, tiene que desearme” me repetía una y otra vez.Cuando estuve preparada ya era casi a las diez de la noche. El taxi demoró en llegar y cada minuto que pasaba me desesperaba más.¿Y si Edward no estaba en esa fiesta? A él no le gustaban las celebraciones.¿Y si alguien más de su familia estaba con él?Me moriría de vergüenza. No había visto a ninguno de ellos en años. Ni siquiera a Casandra, quien alguna vez fue mi mejor amiga.Estaba muy nerviosa, jadeante… temblorosa. Dos veces llegué a la puerta del hospital y regresé a la avenida. ¡No seas cobarde! Intentaba infundirme valor. Mentalmente claro. Ninguna persona que pasaba a mi lado imaginaría que estaba aquí para hacer un hijo.La tercera vez que llegué a la puerta me anime a entrar.Me coloqué tras un grupo de personas para entrar a
Leer más
Misión cumplida
Antes del amanecer me levanté y salí de la pequeña habitación del hospital a dónde Edward me llevó. Creo que era la que usaban los médicos para descansar entre sus guardias.No era lo que tenía en mente, pero sirvió para su propósito. Me hubiese gustado irme antes, pero recordé los videos que había visto sobre las inseminaciones. Había que esperar echadas para que el semen… bueno, hice todo lo que tenía que hacer. Esto ya de por si es bastante vergonzoso para dar más detalles.Hice el amor con un borracho que creía estar alucinando. Y estuvo muy bien la verdad. Parece que en estos años Edward ha logrado perfeccionar su técnica.¡El muy idiota debió tomar clases porque me hizo gritar!Y yo toda pánfila seguía creando telarañas en mi intimidad.Es que el sexo sin amor no me apetece. O a lo mejor, no me he cruzado con alguno de esos hombres pecaminosos de pelo en pecho que te tientan en las despedidas de solteras. La única despedida de soltera a la que he asistido fue a la de Ángela. Y n
Leer más
Una pequeña mentira
Esa noche me preparé un bote enorme de ensalada de frutas y puse una película romántica. Seguiría torturándome con el mito del amor eterno y la media naranja.El timbre sonó y fui a atender. ¿A quién se le ocurre molestar a una embarazada anónima un viernes por la noche?¡Alicia! Hace semanas que no salimos— Jake llegó felicísimo. Parecía que algo le había salido bien hoy. ¿Se habrá ganado algún premio?—Es cierto, ya no me visitas ingrato ¿A dónde quieres ir? — sonreí.—Vamos al parque de diversiones, hay uno que acaba de llegar a La Creme, tiene una rueda de la fortuna…— mi amigo seguía hablando pero yo estaba pensando si eso no sería contraproducente en mi estado.No, definitivamente no me subiría a ningún juego de esos. Por nada del mundo.—Quédate conmigo Jake, anda. Empezó una película romántica de vampiros— rogué.—Los vampiros no son románticos, te chupan la sangre Alicia, son monstruos.—Anda Jake, no tengo ganas de salir—seguí quejándome.—No. Tú vienes conmigo. ¡Stephen ha
Leer más
A lo hecho, pecho
—Debió costarte mucho, además está el riesgo que sea un embarazo múltiple— miró otra vez mi estómago.—Bueno no… es sólo un bebé— sonreí. –Pero mi padre aún no lo sabe… ni Jake, ni nadie más— confesé.¿Qué? ¿Cómo puedes ocultar algo así?—Te dije que no lo pensé, yo sólo actué.—Alicia un embarazo así es riesgoso, toda la gente a tu alrededor debería estar enterada para que pueda cuidarte…—Ey, Alicia ¡vamos a subirnos!— gritó Jake tomando mi mano con intensiones que lo acompañe a la montaña rusa. No era muy alta pero no me podía arriesgar.¡No!— grité quitando mi mano.—Llevaremos a Stephen— insistió.—Alicia no puede— dijo ella. –Se siente mal.—Ay no jueguen. Esa cosa no tiene ni cinco metros, vamos Alicia— rogó.—No Jake, me siento mal en serio— traté de sonreírle.¡Gallina!— mi amigo ahora me estaba retando. Aceptaría si eso no pusiera en riesgo a mi bebé.—No Jake. En verdad no puedo— me puse seria.¿Por qué?— preguntó muy interesado.—Alicia está embarazada— le soltó Stephen mu
Leer más
Desesperación
Día a día mi pequeña barriguita iba creciendo. Esperaba pronto sentir a mi pequeño bebe, sus movimientos, sus pataditas. Aún no me podía creer que iba a ser madre.Armand parecía muy feliz, se pasaba anotando en una libreta todos los posibles nombres que podríamos ponerle al bebé.Pero la mayoría los sacaba de los partidos de béisbol. “Sanford Lewis”, “Boone Lewis”, “Scott Lewis”.Armand deliraba con esos nombres. Sobre todo porque llevarían su apellido. Pero él solo pensaba en un niño y la verdad secretamente yo anhelaba una pequeña princesa que esté siempre a mi lado. Con quien pueda salir de compras, ver películas de Disney, hacernos las uñitas y cuando esté grande poder ir al spa juntas. Igualmente recibiría con el mismo amor a un niño.Mi mente volaba con pensamientos del fututo y mis ojos se hacían agua imaginando a mi hijo o hija grande.Elijah solía acompañarme a comprar por las tardes, me encantaba sentirme protegida. Él me hacía reír mucho, me contaba chistes todo el tiempo
Leer más
Casi te pierdo
El director en persona me revisó al llegar al hospital, yo no podía dejar de temblar de lo asustada que estaba. No me imaginaba un mundo sin mi bebé. Tantos sueños, tantas ilusiones. No era justo, no lo era.“No te vayas mi pequeño corazón” “Quédate con mami” Le susurraba.—¿Está bien el bebé? — me atrevía a preguntar.—Ha habido un leve sangrado, producto de la caída. Necesita un ultrasonido para verificar que el bebé esté en perfectas condiciones. No se preocupe, puedo escuchar sus latidos. Tranquila, óigalos usted misma— me sonrió el director del hospital.Era un doctor ya muy anciano, lo conocí cuando yo iba al pre escolar y me dio varicela. Parece inmortal ¿Qué edad tendrá, 70? Recuerdo cuando venía aquí con Edward, a veces almorzábamos en la cafetería, mientras esperábamos a su papá.Me puso el estetoscopio en mis oídos, derramé una lágrima de alegría al saber que mi pequeñín estaba bien.—Tenía tanto miedo— suspiré.—No fue un golpe frontal, allí tal vez hubiéramos tenido que l
Leer más
Riesgo
Debido a al incidente del súper mercado ya no podía ir a Port Ángeles a hacerme mis chequeos con Campbell. Debía aceptar las recomendaciones médicas y quedarme en Forks a pasar el resto de mi embarazo.Estar en cama las 24 horas resulta aburridísimo. Leí Orgullo y Prejuicio nuevamente. Cumbres Borrascosas, incluso Jane Eyre. Y sólo habían pasado cinco días.¿Qué haré para no morir de aburrimiento? Miré varios los capítulos de “No sabía que estaba embarazada” y una maratón de “Un bebé por minuto”. Acabé con trauma. Ver a mujeres pujando me puso al borde de los nervios. Me iba a doler, lo sabía. Una sabe eso desde que se embaraza. Pero cada vez queda menos tiempo para sentirlo. ¿Y si el parto se me complica? ¿Si me paso dos o tres días con dolores? ¿Quién va a estar a mi lado?Eso me deprimía. Papá y Jake trabajan todo el día. No puedo pedirles que abandonen sus labores para estar conmigo mientras doy a luz o tengo las contracciones. Es en estos momentos que más falta me hace mamá.Tení
Leer más
Dolido
¿En serio? ¿Por qué?—Lo insulté, le dije que quería aprovecharse de mí.—Pero Alicia, los médicos deben revisarte, se supone que debes estar sin ropa, al menos eso he oído de los caras pálidas. Allá en La Creme todo es más fácil y no nos enfermamos tanto como ustedes— sonrió. Lo que me faltaba que alardee de la buena salud de su raza.—Jake no quiero volver allí y rogarle que me atienda— lloriqueé.—Vale, yo entro contigo, vamos a fastidiar un poco a Miller— sonrió.Esperamos un buen rato, los demás pacientes no quisieron cederme su lugar. Una señora bastante obesa me dijo que eso me lo tenía merecido por ser grosera con el médico. Que el doctor era un bombón, mas bueno que el pan y no se merecía que le hubiera gritado.—Bien, ahora podemos entrar— sonrió Jake cuando ya no había más pacientes.—No confío en ti— le dije entrecerrando los ojos. Esa sonrisa socarrona no me daba buena espina.—Lo harás— se adelantó para abrir la puerta. — ¿Se puede? – dijo Jake metiendo la cabeza en el c
Leer más