You Are Mine

You Are MineES

kesii87  En proceso
goodnovel18goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
4Capítulos
8leídos
Leer
Añadido
Denunciar
Resumen
Índice

Nate Santoro tiene todo lo que puede desear, su propio negocio de vigilancia, grandes socios adinerados, y una mujer diferente en su cama. La vida de este adinerado magnate no será la misma después de conocer a Verónica Lewis, la hija adolescente de uno de sus socios.

Leer más

También te gustarán

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
4 chapters
Prólogo:
El gemido a poca voz de aquella niña estaba metido en mi mente, la forma desesperada en la que apretaba los labios, echando la cabeza hacia un lado, dejando que mis dedos acariciasen su intimidad, aún por encima de las bragas, a pesar de que aquello no estaba bien, mirándome sobrecogida, cuando la subí sobre la mesa de mi escritorio y le abrí las piernas, más que dispuesto a acariciarla de nuevo.El sonido de la puerta me hizo alejarme de mis pensamientos más oscuros, levantar los ojos y mirar hacia ella, observando a Holmes, mi nuevo chófer, más que listo para llevarme a la próxima reunión.Me levanté de la silla, dejé todo tal y como estaba, me abotoné el botón de la chaqueta y le seguí hacia el coche. Un impoluto Porche, aparcado junto a la puerta de mi enorme mansión.- Señor – me llamó Holmes – ¿necesita algo para el hotel?- Quiero una puta – contesté, porque era justo lo que necesitaba para quitarme de la cabeza a esa puta niña, ni siquiera sabía por qué no podía sacarla de ell
Leer más
1 - Deseo.
Esa chica iba a librarse porque tenía trabajo, si no ... iría a la pista y le demostraría la clase de capullo que era.- Está tremendo – aseguró la rubia, mientras yo avanzaba hacia mis chicos – me da igual que sea un capullo. Preséntamelo ¿no? – ensanché la sonrisa al escuchar eso.- ¿Estás loca? – se quejó ella - no pienso presentártelo.- ¿Por qué no? – añadía la otra – me encantaría acostarme con él, tiene pinta de ser todo un semental en la cama.Hablé con los chicos de seguridad de la primera planta, eran mis chicos, de mi compañía, y me estuvieron comentando que la instalación se había alterado en la tercera planta, que la habían reforzado y habían contratado a una empresa más barata sin consultármelo, violando así algunas cláusulas del mismo.Estaba enfadado. Traté de calmarme, pasando mi mano por mi cabello un par de veces, peinándolo, pero Carlos me conocía, estaba a punto de estallar, así que le ordenó al tal Pablo que dejase de hablar.- Carlos – pedí – ocúpate tú – asinti
Leer más
2 - Venganza.
Caminé hacia la barra y me pedí una copa, Jesús estaba allí, ligando con una chica, pero ni siquiera me inmuté. Aún tenía caliente la pierna que había estado metida entre sus piernas. ¡Joder! No podía dejar de pensar en lo bien que se sentía allí dentro, y la forma en la que nuestros labios se unían. Necesitaba volver a crear otra oportunidad como esa, la quería en mi cama....Me giré después de dar un par de sorbos a mi copa, mirando hacia la pista, observando a Roni allí, hablando con su amiga la rubia, molesta, mientras la otra la observaba, con perplejidad. ¿De qué coño le estaría hablando?Mi teléfono empezó a vibrar, en mi bolsillo, era Carlos. Lo descolgué en seguida.- ¿ya está todo arreglado? – quise saber.- Deberías subir arriba, Smith no tiende a razones, dice que sólo quiere hablar de esto contigo.- Subo en seguida – colgué el teléfono, mirando hacia Jesús, estaba ocupado, no iba a cargarme su bien que merecido polvo que tendría en unas horas, por algo que podría arregla
Leer más
3 - Un golpe de suerte.
Me follaba duro a esa puta, mientras esta gemía, como una posesa, a cuatro patas, sobre la cama del hotel, mordiéndose la mano al sentir mi última estocada, corriéndome a borbotones en el condón. La agarré del pelo, y la obligué a darse la vuelta, cogí un par de billetes de la mesilla de noche y se lo di. La chica lo agarró, metiéndolo en su sujetador, para luego comenzar a vestirse, sin decir si quiera una palabra.Me metí en el cuarto de baño después de escuchar la puerta, luego en la ducha, dejando que el chorro me inundase de aquella sensación cálida. Cerré los ojos, viendo a esa niña en mi cama, justo donde había tomado a esa puta, disfrutando mientras el vibrador hacía de las suyas, dándole placer.¡Joder! ¿Cómo había podido resistirme a esa niña?Mis gemidos no tardaron en aparecer, mientras mi mano con un movimiento constante se aferraba a mi miembro, dándome el placer que esa niña no podía darme.¡Cómo había querido metérsela en la boca! Comprobar si realmente podía hacerme u
Leer más