SOLO TUYA

SOLO TUYAES

Al Vergara  En proceso
goodnovel18goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
11Capítulos
36leídos
Leer
Añadido
Denunciar
Resumen
Índice

Victoria es una médico que ha sido despedida del hospital central de su estado, no ha podido conseguir un trabajo estable, al parecer detrás de su despido esta el millonario Santiago Santoro, el hombre se obsesiono con Victoria desde el momento en que la conocio en la fiesta de beneficencia del hospital. Desde ahí planeo que fuera solo suya.

Leer más

También te gustarán

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
11 chapters
LLEGADA
SADOMASOQUITA Mírame a los ojos de manera bestial, embriágame con el fuego de tu mirada; haz mis huesos temblar, que contigo no le tema a nada. Acércate a mí cual fiera salvaje, olfateando y observando a su presa, tómame con tus manos y empújame bruscamente; acorralándome contra la pared sin tener escape. OPHELIA INMORTAL. Victoria Sáenz, se encontraba sentada en una cafetería de la elegante calle presidente Mazarik, en Polanco en la Ciudad de México; había llegado a la desesperación de tener que aceptar algo que no se sentía segura. Hace medio año lo tenía todo, o más bien lo creía tener todo, hasta que se convirtió en el objeto de la obsesión de un millonario excéntrico y con gustos peculiares llamado: Santiago Santoro. Maldecía el día en que conoció y en el cual habían cruzado palabra, ahora se encontraba sentada ahí con un tic en la pierna, en su rostro se miraba la ansiedad, Victoria era guapa, pero no hermosa, era una mujer de casi veintiocho años, delgada, cabello castaño
Leer más
Como inicio
Santiago Santoro entro en la cafetería, en una de las mesas ya se encontraba la doctora Sáenz, desde el momento que la conoció sintió ese enorme deseo por ella, así que se acercó a ella mientras recordaba el momento en que la había conocido. MESES ANTES Doctora Victoria — hablo uno de los médicos — necesito que venga a mi consultorio, le tengo que dar una invitación, es para nuestra cena de beneficencia de cada año — el doctor la miro fijamente. Claro que sí — dijo Victoria, en verdad le hastiaban esa clase de eventos, y más por la clase de gente que asistía a ellos, señores y señoras de la alta sociedad, todos elegantes, personas que en verdad no les importaba la salud de las personas, solo salir bien en las revistas de sociedad, o en las páginas. La mujer siguió a su jefe y entraron juntos al consultorio, al entrar, el médico que era su jefe la invito a sentarse — siéntese doctora Saénz, cada año hacemos una cena para recaudar fondos para el hospital, de esa forma podemos atende
Leer más
En la fiesta
Pasaron días antes de la cena de beneficencia, Victoria se encontraba estresada, en verdad odiaba esos eventos, ahora tenía que ir a uno de ellos, termino su jornada y se retiró a su casa para arreglarse. Doctora Saénz — hablo su jefe — la esperamos esta noche en el salón, recuerde llevar su invitación, puede llevar a un acompañante — el médico en jefe — recuerde que a las ocho de la noche — el hombre se escuchaba tranquilo pero todo esto lo dijo en tono de orden. La doctora asintió con la cabeza, en verdad, era su primer trabajo después de salir de la universidad, y lo necesitaba, como odiaba tener que soportar las ordenes de ese médico — si doctor Noriega, ahí nos veremos en unas cuantas horas, iré a mi casa a arreglarme para la cena. Si, doctora, necesitamos que nuestros médicos se vean de primer nivel, eso y sus estudios es lo que dan status a nuestro hospital — el doctor Noriega era un médico de unos aproximados cincuenta años, y se encontraba postulado para ser director del h
Leer más
Dominarla
Victoria se quedó mirando como el hombre se acercaba al escenario, y hacía una reverencia con la cabeza, al parecer era el benefactor principal del hospital, aplaudió sin ánimos, pero al parecer todos se encontraban endiosados por aquel hombre que se miraba tan odioso. El director del hospital tomaba la mano del benefactor, al parecer se llevaba de maravilla con el hombre o eso parecía, pasados veinte minutos comenzaron a servir la comida, al parecer era algo elegante, en un extremo se encontraban unas fuentes de chocolate y demás. Vico esto sabe raro —menciono Laura con voz rara — si en verdad estos sabores no me gustan, la chica se refería a una crema de pétalos de rosas con almendras — apuesto que a mi madre le gustaría, ya sabes que a ella le agradan todas estas cosas raras — tomo otra cucharada, y tenía que terminar lo que le habían servido para continuar con el siguiente platillo. Si, igual a mi madre — dijo Victoria — te prometo que mañana te invito a comer otra cosa que te
Leer más
La medianoche
Santiago Santoro se acercó a la doctora Saénz y le sonrió, nunca una mujer lo había rechazado y ella no sería la excepción, el hombre quería bailar con la doctora y así lo haría. Es una invitación para un baile doctora Saénz —hablo el hombre con tranquilidad — solo quiero un baile con usted — Santiago la miro con intensidad que hizo flaquear el carácter firme de la mujer —después de eso la dejare en su lugar. Victoria miro al hombre y su corazón comenzó a latir de manera rápida, había algo en la personalidad del hombre que se encontraba frente a ella le hacía sentir que las piernas le temblaban; los ojos azul oscuro del hombre la miraban con tranquilidad. Está bien — dijo la mujer — solo un baile, y después me regresara a mi asiento, puesto que en unos minutos más me marchare, tengo guardia el día de mañana — Victoria le dio la mano al hombre que la tomo para conducirla a la pista del baile. La música cambio a una canción lenta, una clásica de Frank Sinatra, el hombre pasa su mano
Leer más
¿Que desea ese hombre?
Santiago Santoro bajo de su Ferrari y miro a la mujer que se encontraba de pie mirandolo,la doctora se miraba exquisita en ese vestido, pero ahora lo importante era sacarla de ese lugar, ya que cualquier pervertido podría aprovecharse de ella, se rio ante ese pensamiento, Creo que necesita ayuda, ¿me permite llamar a mi servicio y que vengan por el vehículo? —Santiago no podía dejar de mirar a la joven doctora — no es conveniente que se quede en este lugar, saco su celular y comenzó hacer unas llamadas — si, por favor, es un Jetta, color azul oscuro, si, en ¿Cuánto tiempo?, claro aquí se quedara alguien de mi escolta, un hombre bajo de un automóvil negro que se había quedo detrás del carro de Santoro — sí, él se quedará, lo llevaran al taller de la compañía, claro, nos veremos —el hombre termino la llamada de manera rápida — listo, doctora, Emmanuel se quedará aquí y él se hará cargo, ¿me permite llevarla? —Santoro lo pidió o más bien lo ordeno a la joven médica. Victoria se le qued
Leer más
Buenos días, Doctora.
Victoria se quedó leyendo la nota, había dos cafés en el pedido, ¿en verdad que quería ese hombre?; su prima comenzó hacer ruidos al parecer ya comenzaba a despertar, puso el pedido en la mesa y comenzó a poner unos platos para servir lo que Santoro le había enviado. ¿pediste el desayuno? — pregunto Laura mientras tomaba uno de los cafés que se encontraban en la mesa y tomaba asiento en una de las sillas del comedor — vaya este café es de mucho mejor calidad que los de la tienda de conveniencia — dijo en tono alegre. Si, ya lo había probado — dijo ella mientras tomaba el desayuno — llegaste muy tarde, te dije que tenías que llegar temprano, y más porque no conocías a la persona con quien te quedaste — dijo en tono de regaño Victoria. Por favor, Vico — dijo Laura trabaja en tu mismo hospital, en el área de urgencias, y es hijo de uno de los socios del hospital, Daniel Hernández, un buen chico — hablo la mujer —espera esto no lo pediste tú, yo te conozco a ti no te gusta el jamón ser
Leer más
Santoro se sale con la suya
Victoria se quedó mirando al hombre que acababa de entrar a su consultorio, Santiago Santoro se encontraba mirándola y entro para tomar asiento en una de las sillas frente al elegante escritorio. El hombre iba con traje y al ver a la doctora sonrió al parecer la mujer se encontraba un tanto desconcertada al verlo ahí, en el tiempo que llevaba en el hospital. Tome asiento, señor Santoro — le indico Victoria con amabilidad — ¿dígame en que puedo ayudarlo?, algún síntoma de enfermedad, bueno es lógico si viene al consultorio —menciono Saénz mirando el folder que le había proporcionado la enfermera — veo que tiene buena oxigenación, presión y temperaturas adecuadas. Veo que sus signos están en la media — hablo ella — Solo quería venir a verla, realidad yo tengo mi propio médico —hablo el hombre con tranquilidad — pero aparte era una buena oportunidad para ver qué tan capacitada se encontraba para atender a cualquier paciente — la miro con arrogancia. Victoria frunció el entrecejo y si
Leer más
Preocupación
Victoria recibió la noticia del despido como si le cayera un balde agua congelada, se había puesto pálida y el rostro se miraba desorientado, << ¿Por qué?, era su pensamiento que venía a su mente en ese momento; el jefe de recursos humanos, la miraba de frente, él tampoco sabía el motivo. Lo siento mucho, doctora — dijo el hombre — yo solo recibí órdenes superiores, así que tengo que seguirlas, el director Hernández fue quien me llamo — el hombre se miraba apenado, Victoria había llegado con unas excelentes recomendaciones, pero igual con un excelente currículo, el rostro de la mujer se miraba triste y confundido. No se preocupe, solo que esta noticia me tomo de sorpresa, y pues no esperaba esto —Victoria tenía un nudo en la garganta, pero no iba a dales el lujo de verla llorar, tomo su bolso y la Tablet que tenía en el escritorio, la bata era suya, pero aun así la dejo porque tenía el logo del hospital, se sentía completamente humillada — gracias y adiós. Salió con paso digno, y n
Leer más
Sera mía
Victoria, se encontraba dejando a Laura en el aeropuerto, la chica ya había entrado a la sala de abordar y en ese momento se sintió sola, sería un mes largo y pesado, en esa semana había estado buscando algunos consultorios, pero siempre ocurría algo, le llamaban para decirle que el lugar ya había sido ocupado, que ya no lo iban a rentar. Subió a su automóvil y llevaba el rostro lleno de preocupación, una alternativa era regresar a su pequeña ciudad, pero eso querría decir que su fracaso era inminente, a sus padres no les había dicho que fue despedida, y que no había conseguido empleo; su padre era capaz de decir que se regresara y que le ayudaba a poner un consultorio. Iba manejando de una manera tranquila, su mente trabajaba de manera rápida y le comenzaba a doler la cabeza, no sabía que hacer, el dinero que tenía ahorrado, más lo de la liquidación no iban hacer eternos, su única solución sería comenzar a trabajar en una farmacia de productos genéricos. Llego a su departamento y
Leer más