LAS DOS ALFAS

LAS DOS ALFASES

MariL30  En proceso
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
7Capítulos
102leídos
Leer
Añadido
Resumen
Índice

Verónica y Nadia eran dos amigas, ambas hijas de dos grandes Alfas de las mandas más grandes de México. A una muy inusual y temprana edad, ambas oyeron "la llamada Alfa" y descubrieron así que eran la mate de la otra. Asustados ante esto, ambas familias emigraron, separándolas durante cinco años. Verónica se convirtió en una hermosa joven, fuerte y decidida. Nadia no se quedó atrás. Su abuela le dijo que ella sucedería a su padre, siendo la próxima Alfa Milenaria. Un accidente provocado por un enemigo común de ambas familias provocó el regreso de ambas y su reencuentro. No se conocían, o eso creyeron... Porque sus corazones no se habían olvidado jamás y la atracción entre ambas se hizo más que evidente. Pero... ¿Conseguirá Verónica que Nadia recuerde todo?.

Leer más
LAS DOS ALFAS Novelas Online Descarga gratuita de PDF

Último capítulo

También te gustarán

Libros interesantes del mismo período

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
7 chapters
PRÓLOGO
Verónica Díaz es una joven loba alegre, divertida, responsable. Nadia Martín es una loba seria, dulce, cariñosa, educada y hermética.Ambas pertenecen a las dos manadas más grandes e importantes de México.El padre de Nadia era un Alfa Milenario, su madre una simple Omega de la cuál su padre se enamoró al instante.Verónica era hija de una pareja de Alfas muy fuertes. Su madre era la Luna más inteligente de la zona y su padre un gran estratega.Ambas familias las criaron juntas, como "hermanas" o eso creyeron hasta que, a la edad de 11 años, ambas familias se dieron cuenta que las dos chicas habían escuchado la "llamada Alfa" y les precederían.Pero no todo quedaba ahí: ambas eran la mate de la otra. En pocas palabras, eran una pareja verdadera.Asustados por lo que podría desencadenar dos mujeres lobo Alfa estando juntas, decidieron separarlas para evitar esa futura relación, aprovechando que eran niñas.Pero el destino les jugó una mala pasada al fallecer ambos en el mismo accident
Leer más
CAPÍTULO 1
La mañana comenzó un día más. Otro monótono día para Nadia Martín.Nadia es una hermosa loba milenaria. Rubia como el sol, con los ojos azules como el cielo, la piel blanca como la nieve, de estatura baja y complexión delgada. Desde hacía cinco años, nada tenía sentido para Nadia. Por alguna razón que siempre desconoció, un buen día, tras perder la memoria en una caía desde el balcón de su antigua casa, unos días después de escuchar "la llamada alfa", su padre decidió enviarla a vivir a Miami con una niñera: Sara. Nadia realmente la apreciaba pero odiaba no saber el por qué sus padres se habían deshecho de ella de esa manera.Se levantaba, se alistaba, comía algo rápido y se marchaba a clases. Entre clase y clase su padre, Ricardo Martín, el Alfa Milenario más poderoso de Chiapas (México), solía enviarle algún mensaje para desearle que tuviera una buena mañana y recordarle que, como cada día, la llamaría a las ocho de la noche.Pero ese día fue diferente. No hubo mensajes, ni llamad
Leer más
CAPÍTULO 2
-También quisiera darle sepultura a los señores Martín. -dijo Verónica mientras trataba de mantener la compostura.-Lo siento, señorita Díaz, pero los cuerpos de los señores Martín ya fueron trasladados a una funeraria, donde van a ser velados. -respondió el joven policía que estaba ayudando a Verónica en el trámite del traslado de los cuerpos a Guadalajara.En un primer momento, Verónica no encontraba explicación de quién podría haber trasladado los cuerpos a una funeraria, ni quién los velaría, pero no hizo más preguntas porque supuso que sería la propia manada quiénes los habrían reclamado para velarlos. Después de todo, un alfa era lo más importante para su manada.Suspiró pesadamente, pues poco podía hacer de cualquier modo.Firmó los papeles y se retiró nuevamente hasta la salida, donde le informaron de que los cuerpos de sus padres ya estaban siendo sacados del depósito de cadáveres para ser metidos en el coche donde serían trasladados.Siguiendo el auto de cerca, Verónica lle
Leer más
CAPÍTULO 3
-Alfa, todo está listo para su primer día de clases aquí... ¿Está segura de que no desea regresar? -la voz de Sara era suave como la brisa. -Estoy segura, Sara, gracias. Programa las entrevistas para después de las siete de la noche. -dijo Nadia cargando su mochila en un hombro y después salió de la sala, caminando hasta el instituto. Miró a su alrededor. Si le hubieran dicho que iba a regresar a esta ciudad y que estaría de nuevo aquí, no se lo hubiera creído, pues ya se había habituado a vivir lejos de su tierra y de su gente. Empujó las grandes puertas de la entrada y respiró el olor a cloro con el que limpiaban el suelo. Caminó hasta las taquillas, esperando no perderse en el intento. <<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<*<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<< No muy lejos de allí, saliendo de la cafetería del mismo instituto, se encontraba Verónica. Sí, su manada era la de Guadalajara, pero vivir en Chiapas era la forma en que ella tenía de recordar a aquella niña, su compañera. Fue
Leer más
CAPÍTULO 4
Verónica jugaba a la perfección al rugby. Nadia no era la única que la miraba, sino también todo el instituto.Las animadoras sólo vitoreaban su nombre una y otra vez sin cesar.Pero a Nadia no pudo importarle menos lo que hicieran las demás. Es más, ni siquiera las estaba escuchando, ya que sus ojos seguían cada movimiento de Verónica en el campo por más rápido que fuera.Poco tiempo pasó hasta que una chica tras ella la zarandeó del cabello.-Mira, novata. Olvídate de ella, ¿entiendes? tú no vales nada aquí. Verónica es demasiado blanda con los nuevos... -la chica y su grupo de amigas se echaron a reír tras decir esto.Nadia se sintió abrumada por la situación y simplemente salió del campo corriendo, sin dar lugar a que nadie se diera cuenta de su ausencia.Caminó hasta su casa, tratando de ordenar sus pensamientos."¿Y si esa chica tenía razón?" la pregunta rondaba una y mil veces por su cabeza sin saber qué hacer. >>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>*<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<
Leer más
CAPÍTULO 5
Nadia se había olvidado por completo de que Verónica iría por ella aquella mañana.Agarró su mochila y tomó un zumo rápidamente, despidiéndose de Shara a toda prisa y saliendo de casa, tratando de correr de la forma más humana posible.Nadia nunca se había transformado en loba como tal. Pero su velocidad corriendo era superior a la de los humanos con mucha diferencia.Normalmente un lobo normal o un alfa normal, podrían pasar desapercibidos entre los humanos, pero un alfa milenario no. Aunque Nadia estaba acostumbra a fingir desde hacía cinco años porque el lugar en donde vivía estaba rodeado de humanos y apenas había lobos.Para ser una humana más, tuvo que tomar muchas notas acerca de sus comportamientos, costumbres... Y aprender a imitarlos, esconder sus emociones para evitar entrar en estado de ira o rabia y llevarse a cualquiera por delante. Incluso aprendió a no mostrar en su rostro ni un ápice de emociones ni transmitir nada con la mirada salvo la autoridad. Esto no podía escon
Leer más
CAPÍTULO 6
Verónica colocó un mechón del cabello de Nadia tras su oreja izquierda. Ésta, no pudo evitar rozar su rostro suavemente contra la palma de la mano de Verónica, lo que sorprendió a la hermosa alfa de ojos café.-Dime, Nadia, ¿Crees en los seres sobrenaturales?... ya sabes, hombres lobo, vampiros... -la alfa de la manada de Guadalajara.La chica, sorprendida ante la pregunta de Verónica, asintió con la cabeza, admitiendo que sabía de la existencia de estos seres, sería absurdo decirle que no, dado que ella misma era una mujer loba y, además de eso, una alfa milenaria.Verónica suspiró aliviada ante su afirmación, la cual le dio el valor suficiente para admitir la verdad frente a ella.Pero nuevamente la tragedia estaba rondando a su alrededor.Fabiola, una de las compinches de Susana, derramó encima de Nadia su café, con una disimulada sonrisa triunfal al mojar su cabello y ropa.Nadia, furiosa, se puso en pie y gruñó, posando sus fríos ojos azules en la chica que acababa de humillarla
Leer más