Un psicópata millonario: La busqueda

Un psicópata millonario: La busquedaES

Rosswan V.  En proceso
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
10Capítulos
465leídos
Leer
Añadido
Resumen
Índice

Enamorados del mar y la vida, Erick y Debra quieren un nuevo comienzo. Una decisión que se ve arrasada por el pasado del asesino. La vida da un giro inesperado y en la búsqueda de Debra, Erick se termina perdiendo en la desesperación, haciendo lo que su amor nunca quiso. Erick Park termina siendo el jefe de un de las mayores organizaciones criminales del país, el poder, el dinero, la ira y la rabia se apoderan poco a poco de lo que era su noble corazón la última vez que sintió la calidez de los brazos de Debra. Hasta que un día, una simple voz lo hace reaccionar. Volviendo a traer su pasado al presente. ¿Quién puede ser el portador de la voz que lo atormenta?

Leer más
Un psicópata millonario: La busqueda Novelas Online Descarga gratuita de PDF

Último capítulo

También te gustarán

Libros interesantes del mismo período

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
10 chapters
Prólogo
Entre el frio y el calor del cuerpo que recubre la fragancia de las rosas, se encuentra un solo ser  en medio de la nada, un cuerpo flotante que no tiene más que el simple sentido de la inconciencia.Erick Park navega en medio de la soledad del mar sin saber cuál es su real destino, no sabe hacia dónde se dirige, porque él no es el capitán de su rumbo. Sus ojos cerrados dejando a la deriva de un inmenso manto  azul, con las olas en busca de su anclaje perfecto.Un asesino serial que ha amado a una sola mujer, se ha entregado en cuerpo y alma, y en un momento fugaz termino perdiendo lo más preciado sin siquiera tener la oportunidad de pelear por ello.La arena del mar se le hace conocida cuando sus parpados se abren y no ve más que agua, arena, sol y un hombre desconocido que no sabe ni siquiera quien es Debra. La mujer de sus sueños.La chica no está cerca de él, no sabe que e
Leer más
Capítulo 1. ¿Debra?
 Mirar al cielo se ha vuelto un dulce placer que nunca en mi vida pensé disfrutar realmente. La vida no siempre me jugó a mi favor, pero estoy seguro de que entre tantos problemas que he tenido, mantenerme cuerdo siempre fue uno de ellos, pero ahora creo que he encontrado mi único polo a tierra, la única persona capaz de hacer que mi mundo siga girando y me haga mantener los pies en el suelo.Eres creado creyendo que no existe nadie para ti, eres creado y tus pensamientos son tus mayores amigos, o en mi caso, enemigos. No puedo decir que me sentí solo en totalidad, porque ellos siempre han estado rodando cada espacio de mi mente, llegando a ser parte de una familia un poco diferente.El estéreo en el auto nos hace sentir un poco más unidos, la música llena nuestros oídos logrando que nuestro cuer
Leer más
Capítulo 2. Un lugar muy alejano
 Me siento como puedo en la pequeña mesa de madera bajo la atenta mirada de los dos hombres de aquel pequeño lugar. El sándwich delante de mí no se ve mal, pero el apetito no es el fuerte personal en este momento. -No había nadie más en el agua, joven- la voz del hombre es gruesa, y un poco ronca, sin embargo, no logra una molestia en mi cabeza, no como lo hace la voz del joven. -¿Estás seguro de que existe una tal Debra?- miro de reojo al chico que se levanta de golpe para ocultarse detrás del hombre, creo que debe ser su padre porque tiene un ligero y sutil parecido. Dejo las palmas de mis manos por sobre la mesa, veo cada uno de mis dedos y la aprieto haciéndola un puño. Miro al reloj que está en la punta alta de la cocina y puedo escuchar con detenimiento el leve sonido de la aguja. Tic toc.&n
Leer más
Capítulo 3. Una amarga realidad.
La oscuridad nunca es lo que he deseado tener a mi alrededor, la bruma aumenta en cada momento, no puedo pensar en otra cosa sino en la oscuridad que me consume hasta el interior.Una de mis manos está en el volante y la otra acaricia levemente mi cabello, tirando levemente de algunos mechones que se quedan entremetidos en mis dedos, veo como el amanecer comienza hacer acto de presencia.Las tonalidades naranjas junto al amarillo hacen que sienta calidez en mi interior, es como si una luz apareciera en medio de la nada.Estaciono el auto en un callejón como puedo, evito que cualquiera pueda mirar hacia el lugar escondido, salgo del auto y mordiendo levemente la parte interna de mi mejilla camino fuera del lugar. Mis manos dentro de los bolsillos del jeans. Miro a cada lado y casi nadie está por estos lares, así que doy vuelta en la cuadra y camino por el mismo sitio hasta dar de nuevo con el lateral en donde escondí el auto.Un hombre quizás de unos treinta y tantos años viene caminan
Leer más
Capítulo 4. Un paso del tiempo.
Un año y medio después…¿Qué es lo que se supone que debe ocurrir realmente? ¿Qué es lo que el mundo espera de un desadaptado como yo? ¿Qué se supone que debería hacer?La vida no es tan sencilla, nunca lo fue para mí, nunca fui el hombre que una mujer quería, nunca fui dado, nunca me entregue a nadie, nunca fui sumiso, nunca sentí el verdadero amor, no hasta que ella llegó.Miro atreves de la ventana esperando algo que no ocurrirá, nadie pasara mágicamente por la puerta de mi departamento, nadie me dará un abrazo, nadie me dará un beso, nadie se tomara el tiempo de preparar una deliciosa cena que me haga volar hasta la cocina.Estoy solo, malditamente solo en medio de un vacío que me hace sentir destruido. ¿Qué hace un psicópata en soledad?Muerdo mi labio sonriendo mientras mis pensamientos me consumen, rasco con el leve largor de mis uñas el cuero cabelludo logrando que se me desordene el cabello, me dejó caer en la silla de madera mientras observo atreves del inmenso ventanal.Lin
Leer más
Capítulo 5. Eres
Mi mandíbula se aprieta con fuerza, no puedo mirar al frente, mi cabeza solo asimila poco a poco lo que escucho. Su voz es en lo que me entretengo, no me detengo a saber con claridad que es lo que quiere decir, no sé con claridad que es lo que él espera que yo diga, que le responda.No me he mostrado, nadie nunca ha visto mi rostro, nadie nunca ha encontrado mi identidad, nadie sabe quién soy, por lo menos no quien está a mi lado.No puedo contener mis emociones, el bolígrafo en mi mano no deja sonar por el libre cliqueo que causa cada que mi pulgar lo aprieta. Mi respiración está tratando de alterarse.Miro al techo y sigo ignorando lo que él dice, agito mi mano restándole importancia.-Quiero que usted haga ese trabajo- dice con claridad. Sonrió porque me parece interesante que un hombre como él me busque.¿Sabe el quién soy en realidad? ¿Lo hace para torturarme? No entiendo muy bien que es lo que está pasando realmente, no sé qué hace aquí, no sé cómo ha encontrado mi organización.
Leer más
Capítulo 6. Joshua
Un año antes…Mi camino ya no tiene sentido ¿Qué se supone que voy a hacer ahora? Las personas han cerrado las puertas en mi rostro, justo delante de mí cuando sentía la mayor necesidad recorriendo mi cuerpo, incluso cuando mi ceño se frunce de pena y dolor.— ¿Qué haces aquí?— su voz es tajante y no pienso dar mi brazo a torcer. El trago sigue bajando por mi garganta y no alzo la mirada.Me siento como un crío buscando una salida en un callejón solitario, me siento atrapado en medio de la oscuridad.— ¿Quién se supone que eres tú?— hago que no le conozco, no necesito más mierda cayendo a mi alrededor.—Te ves como la mierda— Lo sigo ignorando terminando el trago por completo –Hace tiempo que no te veo.—La ciencia es que nunca más me vieran— confieso en medio de mis pensamientos.—Entonces si sabes quién soy— sé que está sonriendo —Sigo diciendo, te ves como la mierda, pero imagino tu desaparición, tiene mucho que ver con el jefe.Me encojo de hombros y alzo la mano, lanzo unos bille
Leer más
Capítulo 7. Él no penso en mí
No dejo que el tiempo pase sin buscar una fracción de sentimientos que me hagan volver a florecer lo que siento, no espero que la situación mejore en sobre manera, pero si espero que calma mi agitado corazón cuando la vea frente a frente.No soy el mejor hombre, ni mucho menos el que ella dejo aquella vez en medio del mar, soy una persona muy diferente, y tengo miedo de asustarla cuando vea que mi vida a cambiado en sobre manera.—John James— la voz del hombre me hace detenerme. Mi sombrero cubre parte de mi rostro, pero antes de girarme Silvestre se detiene delante de mí.Todos mis hombres tienen cubre bocas y efectivamente yo también lo tengo.—No te preocupes— llevo mi mano hacia el brazo de Silvestre y hago que se aparte. —Un placer.—El placer es mío— extiende su mano y yo la tomo. Los guantes negros enfundan mis manos no queriendo tocar la suciedad que las de él contrae, aunque es una estupidez.— ¿Qué se supone que hace un hombre como usted, en un lugar como este?— no puedo evi
Leer más
Capítulo 8. Él vendra
Seis meses antes…— ¿Qué se supone que estoy haciendo aquí?— no puedo evitar preguntar a la nada cuando veo algunos hombres casi lanzarme de golpe en el suelo.Mis ojos enfocan directamente a Joshua que está sentado en el sillón de cuero.—Hice el trabajo ¿Qué quieres? Ella no siquiera estaba allí y aun así te cumplí ¿Por qué me jodes ahora?— no puedo evitar que todo salga de mi boca sin tapujos.—No te he traído para molestarte— alza sus brazos para que sus hombres quiten sus mugrosas manos de mi cuerpo.Me levando y limpio mi jeans por mis piernas, alzo mi cuerpo y lo veo allí un poco desesperado, conozco esa mirada.— ¿Tienes un problema?— pregunte y el hace que me siente a su lado.—Un asesino solo confía en un asesino— ruedo mis ojos.—Un dicho de mierda, por cierto— él se ríe de buena gana y golpea mi rodilla.El hace que sus hombres salgan de la oficina, todos dudan pero aun así hacen lo que su jefe le pide. Asienten hacia él y cierran la puerta detrás de ellos.Joshua se levan
Leer más
Capítulo 9. Tan lejos y tan cerca
Debra James—Quédate en silencio— la voz grave y fuerte del hombre a mi lado me hace sentirme pequeñita. Un poco helada y quizás consternada.—Hago lo que puedo— su mano se posa en mi muslo y lo aprieta, un escalofrío recorre mi cuerpo y quiero alejarme de él, sin embargo el esta dejándome sin salida en la parte trasera del auto.—No pienso tocarte, tengo mi propia mujer para hacer eso, pero necesito que te calmes— la confesión no deja a un lado mi paranoia, ni mucho menos las ganas de alejarme de él lo más lejos posible.—No te creo, no pienso creer nada en una persona que ha estado cerca— confieso mirando hacia la parte externa del auto.Su mano se aprieta con fuerza de nuevo en mi muslo.—No te hare nada si no haces nada.Muerdo la carne interna de mi mejilla tratando de retener lo mejor que pueda la respiración. Estamos en la parte exterior de un bar, el auto está estacionado pero nadie dentro del lugar se ha movido.Siento que la música debe estar a todo volumen, pero el miedo d
Leer más