No Me Dejes

No Me Dejes ES

Mariarivado  En proceso
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
14Capítulos
126leídos
Leer
Añadido
Denunciar
Resumen
Índice

Su vida cambió de un segundo para otro. La sonrisa que siempre tenía en sus labios fue sustituida por una mueca, las ganas de cucur se redujeron a cenizas. Lo único bueno que tenía en su vida es su trabajo, ese trabajo que siempre soñó, ser cantante. Pero ni siquiera eso le da las ganas de vivir. Elisabeth es una mujer que odia el contacto físico y sobre todo conectar mirada con las personas. Su vida solo se resume en sus letras y en vivir agibiada. Pero solo un contacto visual de un milisegundo le hizo cambiar la forma en la que veía las cosas. ¿Con solo un milisegundo? Si, la mirada de esa pelinegra la hizo temblar por unos segundos.

Leer más
Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
14 chapters
Dolor.
Si me dijeran que definiera mi vida la definición sería: dolor.Hay algo que cuando cuento muchas personas se sorprenden, y es que, yo divido mi vida en dos. El antes y después.Antes de que me pasara algo que marcó mi vida para mal y el después de vivir con ese dolor de lo que me pasó.Roberto, mi mejor amigo, él es la única persona que tengo al lado y a la única que quiero tener, lo conocí en la prueba de sonido justo antes de hacer el concierto en Madrid, él se acercaba a mí con una sonrisa en los labios.—Elisabeth —habló con una sonrisa de oreja a oreja.—Hola —saludo con la misma sonrisa que él.—Esa prueba de sonido a sido fantástica.—Me alegro que te haya gustado. Espero verte en el concierto.—Lo dudo —hizo una mueca triste, lo miré ceñuda.&mdash
Leer más
Un Jodido Honor.
—Si, que casualidad —hablé y ella sonrió.—¿Vives aquí?—No, aquí vive una amiga.—¿Eso quiere decir que nos veremos de seguido?—Lo dudo, está un poco cabreada ahora mismo.Ella asintió.—¿Nos intercambiamos número o el Instagram?Fruncí el ceño y me encogí de hombros.—Mi Instagram es: Elisabeth Peña, todo junto —murmuré sin darle mucha importancia.Ella tecleó en el teléfono y sonrió.—¿Eres famosa o algo así? Tienes muchos seguidores.Ya me estaba cansado de hablar. Pero no sabía porqué seguía ahí, parada, hablando con ella sin mostrarle una cara de desagrado. Si hubiera sido otra persona seguramente no hubiera seguido la conversación, ni tan siquiera le hubiera dedicado u
Leer más
Atracción Sexual.
La mañana había llegado, me había levantado de la cama a las cinco, me aburrí de estar echada mirando al techo, busqué algo de ropa para ponerme, siempre chándal o ropa holgada, nunca me ha gustado llevar ropa pegada a mi cuerpo, es algo que también odio con mi alma.Al acabar de ducharme, me visto y bajo a la cocina a servirme un café, lo bebo con tranquilidad y enciendo un cigarro, disfrutando que el humo pase por mi garganta y salga lentamente de mis labios.Le sirvo la comida y el agua a mis animales y subo a por el teléfono. Me siento en el sofá y al encender el móvil me encuentro con un mensaje de Melina.—Buenos días, ¿hoy nos vemos?Suelto un suspiro y doy otra calada al cigarro.—Claro, pero por favor no me hagas subir escaleras.Espero la respuesta mirando la pantalla del móvil con intensidad.—Tranquila, si qu
Leer más
Inseguridad.
Había pasado una semana y no he vuelto a saber nada de Melina, ni ella me habla, ni yo la hablo. He seguido con mi vida como siempre.En menos de una semana tengo que volver a Madrid por temas de trabajo. Lo que más ha estado rondando mi mente es: ¿por qué ellos están aquí? La primera vez que los vi me quedé tan en blanco que no me paré a pensarlo, pero ahora esa pregunta ronda mucho por mi mente.Con la toalla enroscada al cuerpo y otra en mi cabeza salgo del baño y me aproximo a la cama. Enciendo la pantalla del móvil y frunzo el ceño al ver un mensaje de Melina.—Necesito hablar contigo. Paso por tu casa dentro de veinte minutos.Miré a la hora en que me lo envió y la hora que era. Todavía tenía cinco minutos para vestirme y secarme el cabello.Me miré al espejo y suspiré, cada día tenía las ojeras más
Leer más
Ojalá...
Su lengua se movía a la perfección en mi clítoris, mis manos se aferraron con delicadeza a su cabello, la miraba desde arriba, intentaba retener los gemidos, pero su lengua jugaba tan bien que me era imposible no gemir.Mi espalda se encorvó un poco al sentir el orgasmo aproximarse, las contracciones ahí abajo se hacían más y más seguidas.—Melina, joder —gemí lo más fuerte que pude antes, durante y después del orgasmo.Mi respiración era muy acelerada, tuve que cerrar los ojos para poder controlar mejor mi respiración. Sentí sus besos subir por mi abdomen, llegar a mi cuello y terminar por subir hasta mis labios.—¿Qué tal tu primera corrida?Reí ante su pregunta y me mordí el labio, la cogí de la nuca y besé sus labios con intensidad.—Responde a mi pregunta —susurró en mitad del beso.—Fue la hostia, y han sido dos corridas, no una.Ella carcaj
Leer más
¿Por Qué?
Pasó una, dos, tres horas, un día y yo seguía allí sentada, llorando mientras apretaba los yerbajos entre mis manos, sentía tanta rabia por dentro. ¿Por qué mierda me hicieron tanto daño? ¿Por qué no lo vieron como una cosa normal? Si es lo que es… ¿Por qué me trataron como una puta basura? Quería desahogarme con alguien, alguien que no me dijera que me tomara pastillas, alguien a quien no tuviera miedo de confesarle todo lo que me pasaba y me terminara internado. Pero no tenía a nadie… Estaba sola y necesitaba muchísimo hablar con alguien. Me quedé allí apoyada en el tronco del árbol. Miraba al cielo mientras veía a los pájaros volar. Mi mano inconscientemente se metió en mi bolsillo y saqué el teléfono. Tenía varias llamadas de Roberto. Me metí
Leer más
Joderte Y Joderla.
La vida no es fácil y menos cuando se encizaña tanto contigo. He estado pensando en la frase que me dijo Melina:«Tal vez estamos hechos para sufrir en el camino y terminar por ser felices».¿Y si tiene razón? ¿Y si yo terminara por ser feliz?Siempre me he imaginado sonriendo sin ser forzada, como cuando lo hago con Melina, tal vez esa frase no es tan incierta. Puede que sea real y yo consiga ser feliz.¿Pero cómo hacerlo cuando esa voz me está machacando minuto tras minuto? Esos pensamientos que no abandonan mi cabeza ni un solo momento.Qué doloroso es saber que solo me he sentido libre una vez y fue cuando me estaba apunto de morir.Miré hacía el techo mientras el agua caía por mi cuerpo, después de haberle estado dando puñetazos al saco y no sentirme mejor decidí darme una ducha. Roberto y yo habíamos quedado para ir a tomar algo, le había dicho que no pero ya sabe
Leer más
Solo A Ella.
Me llevé el chupito a los labios bebiéndolo de un trago sin despegar la mirada de Melina, ella se encontraba hablando con una chico y una chica, esta última de pelo castaño miraba a la pelinegra con admiración y amor.Cogí la botella y me volví a servir otro chupito. Sentí a alguien a mi lado, de reojo vi que era Roberto.—Es la ex novia.—¿Perdón?—No te hagas, se que está mirando a la chica que está a su lado. Se llama Ana.—Ana —saboreé con asco el nombre.Escuché la risilla de Roberto que me hizo enfurecer aún más. Lo miré con una ceja alzada, él solo se encogió de hombros con esa sonrisa que le caracterizaba a él pero que en ese momento estaba odiando.—¿Estáis juntas?Me encogí de hombros.—¿No lo sabes?—Sabes bien que no soy de relaciones.—Si, lo sé, pero también se, que esa pelinegra te
Leer más
Un Pedacito De Mí.
Yo era una adolescente como otra cualquiera, una vida normal, estudiar y poco más. Recuerdo —aunque quiero olvidarlo— que tenía una mejor amiga, ella y yo éramos inseparable, siempre contábamos la una con la otra, y cualquier cosa por mínima que sea nos la contábamos.Ella pasaba la mayor parte del tiempo en mi casa, bueno, tenía un armario para su ropa, se podría decir que vivía en mi casa.A la edad de trece años yo me enteré que era lesbiana, la primera que lo supo fue ella y no hubo cambio alguno, al principio, antes de contárselo pensaba que me iba a dejar de hablar, que ya no me iba a hablar, pero no fue así, estuvo conmigo, en cada momento, y eso lo agradecía.Nunca tuve una novia formal, solo eran líos, sin amor ni nada de esas cosas.—Tendrías en encontrar el amor, es muy bonito.Recuerdo esa frase que ella algu
Leer más
Mi Amor.
Me pasé toda la mañana y mitad de la tarde en el estudio. Se me habían acumulado bastantes cosas, de las cuales para seros sincera se me habían olvidado al pasar tanto tiempo con Melina, y es que ella ocupa mi cabeza la mayor parte del tiempo. —Pues con esto y un bizcocho, hasta mañana las ocho. Cogí un bollo de la cesta y miré a Clara. —O cómeme el chocho —. Dije y Clara me miró riendo y negando. —Buenas tardes. Salí del estudio y me subí al coche dirección a mi casa, tenía ganas de ver a mis animales. Estuve un rato con ellos, jugando, bañándoles y dándoles de comer. Se podría decir que estos tres seres humanos eran mi vida entera, se podría decir y sería verdad. Los amaba, solo a ellos… Cuando me iba a levantar para comenzar a li
Leer más