Mi ex jefe, mi Sugar Daddy

Mi ex jefe, mi Sugar DaddyES

Mony Ortiz  Completo
goodnovel16goodnovel
9.7
Reseñas insuficientes
71Capítulos
70.1Kleídos
Leer
Añadido
Denunciar
Resumen
Índice

Ana, es una joven con deseos de estudiar una carrera universitaria, sin embargo, para una huérfana como ella, no es fácil pagar una matrícula, sobre todo cuando su carácter explosivo y desmesurado no es su mejor aliado cuando se trata de conservar un empleo. Finalmente, consigue un trabajo como camarista en un Hotel cinco diamantes, el sueldo y las propinas le ayudarán a continuar con sus estudios, pero un malentendido con una huésped, hará que el dueño del hotel la despida de su empleo soñado. Ana está desesperada por conseguir el dinero de la matrícula y se dejará convencer por una amiga para asistir a una fiesta donde una gran cantidad de señores mayores, buscan jovencitas y están dispuestos a pagar muy bien por su compañía. Marco Duran, asiste a esa fiesta, con la intención de salvar a su mejor amigo de caer en las garras de una vividora y para lograr su cometido, solicita los servicios de una Sugar baby para que sea su acompañante en la fiesta. ¿Cómo reaccionará Ana al d cuenta de que su ex jefe, es su Sugar Daddy? ¿Podrá Marco resistirse a la tentación de tener una relación con una chica que podría ser su hija?

Leer más

También te gustarán

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
71 chapters
Capítulo 1
La luz del sol entró por mi ventana castigando severamente mis ojos que se empeñaban en seguir durmiendo, era lunes y debía comenzar con la búsqueda de un nuevo empleo, el tercero en una semana y es que estaba segura de que el universo conspiraba contra mí.—¡Cierra la maldita ventana! —Le grité a Amelia, Melo de cariño, mi amiga y compañera de cuarto.—Nada de: cierra la maldita ventana, levántate de esa cama y sal a buscar un empleo, en dos meses empiezan las fechas de matriculación a la universidad y tú, no tienes un empleo ¿Cómo pretendes pagar la matrícula?—¿No se supone que en este país la educación es gratuita?—Ana, la educación, siempre tiene un costo, necesitas al menos cinco mil pesos, para la ficha, el examen de admisión, la inscripción y eso sin contar tus gastos diari
Leer más
Capítulo 2
Encontré la oficina de recursos humanos y pude ver que había varias personas entrevistando, para recibir los cientos de solicitudes que estaban en espera, si me hubiera formado, no me alcanzaría el día y posiblemente, no tendría oportunidad de ser entrevistada.Me quedé detrás de la puerta y esperé a que saliera una de las personas que estaban siendo entrevistadas y me colé para entregar mi solicitud.—Buenos días señorita — le dije a la mujer detrás del escritorio y le extendí el formato de mi solicitud de empleo.—Licenciada —, me contestó en un tono arrogante y me miró de pies a cabeza —el trabajo es para camarista, no creo que una muchacha como tú, sea capaz de realizar un trabajo como ese, no tienes el perfil que buscamos, te puedes retirar.—Discúlpeme, Licenciada, pero ni siquiera ha leído
Leer más
Capítulo 3
Comencé a caminar por la playa, no podía dejar de pensar en Marco Duran, en verdad era un hombre capaz de hacer sentir cosas inexplicables en mí, nunca antes me sentí tan atraída por ningún hombre y justo en este momento había descubierto esa parte de mi femineidad que deseaba conocer el amor,Me detuve un momento a observar el mar, un par de gaviotas volaban en una especie de baile de cortejo ¿Qué se sentirá estar enamorada? Pensaba mientras las miraba revolotear frente a mí.Todavía era temprano, pero ya se acercaba la hora de la comida y tenía hambre, solo había desayunado un vaso de leche con pan de dulce y mi estómago me recordó que también necesitaba comer.Revisé mi bolso, contaba con cincuenta pesos, así que no tenía muchas opciones para comer y pensé que lo mejor era buscar algo lejos de esa zona en la que so
Leer más
Capítulo 4
La señorita Adelia me llevó a recorrer el hotel, me mostró las habitaciones que yo debía limpiar y me enseñó la manera correcta de tender las camas.—Estarás a prueba esta semana, voy a estar evaluando tu trabajo y si considero que no lo realizas correctamente voy a tener que informar a Recursos humanos para que te despidan y contraten a alguien más.—Entiendo señorita, haré todo lo posible para que eso no suceda.—¡Ya veremos! — Dijo frunciendo los labios y recorriéndome de pies cabeza.Me estaba cansando de que me mirara de esa forma, me hacía sentir que me juzgaba por mi apariencia y no por mi desempeño, que hasta el momento no había podido evaluar.Me hizo entrega de mis utensilios de trabajo y me indicó los lugares clave, para tomar las sábanas limpias, dónde colocar la ropa sucia, los productos d
Leer más
Capítulo 5
Caminé hasta la pensión, me costaba incluso respirar con normalidad, sentía rabia y vergüenza, pero tenía que aprender a vivir con ello, solo esperaba que mis compañeros en el trabajo no vieran esas imágenes. Entré en la casa y doña Lucha estaba preparando la cena, qué bien se sentía entrar por la puerta. —¿Te sientes mal Anita? —Me preguntó, le dediqué media sonrisa, tratando de que no viera que en realidad estaba mal. Nunca me había gustado que me llamaran con el diminutivo de mi nombre, me recordaba que no sabía mis orígenes, no podía evitar relacionarlo con “Anita la huerfanita” y eran estos momentos en los que me sentía más sola y desamparada, qué diferente habría sido mi vida si tuviera a mis padres conmigo. —Solo un poco cansada doña Lucha, el trabajo es más pesado de lo que pensé. —Me imagino mi niña, por eso debes estudiar algo que te guste, para que el trabajo no se sienta como una carga, cuando yo era joven, alguna vez un profesor e
Leer más
Capítulo 6
Después de desayunar salimos juntas rumbo al trabajo, pero como siempre, el camión de Melo pasó antes que el mío, me quedé esperando un momento más y vi salir a la Concha de la pensión.Era guapa, de piel blanca y cabello castaño muy claro, casi rubio y no parecía que fuera teñido, alta, de largas y delgadas piernas, llevaba puesto un traje sastre que se veía costoso, quizá trabajaba en alguna oficina porque parecía una ejecutiva de alto nivel, incluso, me llamó la atención que llevaba puestos unos lentes de pasta que la hacían verse muy intelectual y la noche anterior no los tenía.Casi se me va el camión por estar mirando cómo se subía a un auto que la esperaba, estiré el cuello lo más que pude tratando de ver al conductor, pero no lo conseguí, quizá se trataba del amigo de Marco Duran, aunque no sab&i
Leer más
Capítulo 7
Llegamos al área de vestidores, la señorita Adelia abrió el cubículo que me asignaron para guardar mis pertenencias, sin pedir permiso tomó mi bolso y mi ropa, se acercó hasta una superficie plana y vació todo lo que había en mi bolso. Suspiré al ver que no había nada, solo un cepillo para el cabello, un bloqueador solar para labios, un viejo teléfono móvil con la pantalla rota y un pequeño monedero con unas cuantas monedas para pagar el transporte público. —Les dije que yo no tomé nada, no soy una ladrona — Dije envalentonada por mi conciencia tranquila y sin temor porque en bolsa no había nada. —¡Aquí está! Este es el brazalete que se me perdió — Exclamó la señora Clara Bella sacando una pulsera de la bolsa de mi pantalón. —¡Es mentira! — Chillé — Yo nunca había visto esa joya, siempre pensé que estaban hablando del brazalete que había visto en una habitación, pero aquél tenía las piedras de color púrpura y éste, tenía las piedras blancas. —
Leer más
Capítulo 8
—¿No es obvio? ¡La tomó contra ti porque está celosa! Seguro que pensó que su novio se podía fijar en ti como mujer, las mujeres, tenemos un sexto sentido para saber eso, se sintió amenazada con tu presencia.—Melo, quisiera creer que fue eso, pero es imposible que un hombre como Marco Duran se pueda fijar en mí.—¿Y por qué imposible? ¡Mírate! Tienes un cuerpo perfecto sin necesidad de hacer ejercicio, tu cabello parece del color del trigo tostado por el sol y tu piel bronceada parece de piel de durazno, tu boca es un pequeño corazón perfecto y tienes los ojos castaños más dulces del universo ¿quieres que siga?—Melo no exageres, tampoco me siento fea, pero tú me ves con ojos de cariño de hermana.—No, no te confundas, el cariño que siento por ti no tiene nada que ver con la envidia que si
Leer más
Capítulo 9
Salí de ahí con la cara roja por la vergüenza ¿Qué iba a hacer ahora? ¿Cómo iba a conseguir un empleo?Sin pensarlo dos veces tomé un camión para ir hasta el Dreams Resort, estaba furiosa y decidida a hablar con Marco Duran, era muy injusto que me corrieran por algo que no hice, pero sobre todo que me cerraran las puertas en todos lados para que no consiguiera trabajo.Estaba tan furiosa que tenía la mente nublada, en ese momento lo único que pasaba por mi cabeza era detener esa injusticia, yo no merecía lo que me estaba pasando.Bajé del camión y caminé hasta la puerta de entrada, pero no la puerta de empleados, por ahí no iba a pasar de la caseta, así que opté por dar la vuelta y entrar por la playa, gracias a Dios las playas son federales, aunque los grandes hoteles las privatizan, no pueden evitar que personas ajenas al hotel caminen po
Leer más
Capítulo 10
Cuando Clara Bella sacó el brazalete que le regalé en su cumpleaños del pantalón de Ana, sentí un dolor en el pecho un tanto inexplicable, era una mezcla entre coraje y decepción, esa niña tenía algo especial, algo que me hacía pensar que era una buena chica.Me di la vuelta y caminé hacia mi oficina, Clara caminaba detrás de mí exigiéndome que llamara a la policía.—¡Tienes que meterla en la cárcel! ¡No puedes permitir que esa ladrona se quede sin castigo!—¡Clara ya cállate! — Le grité y se asustó porque nunca lo había hecho— ¡Ya recuperaste tu joya, ya olvídalo!Entré en la oficina y le cerré la puerta para que no entrara, teníamos una relación de años, pero había veces que me atosigaba su presencia.Me dejé caer
Leer más