Una dama de burdel

Una dama de burdelES

Anbeth Coro  En proceso
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
49Capítulos
3.7Kleídos
Leer
Añadido
Denunciar
Resumen
Índice

Ella era una mesera de un burdel donde cada noche vendía su dignidad a cambio de alimentar a su hermano menor. A él lo había traicionado quien pensó era el amor de su vida. Después de rescatarla de un ataque, la suerte, el amor y el destino los unen en una peligrosa red de mentiras. ¿Será posible que el amor sea capaz de vencer toda clase de estigmas?

Leer más
Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
49 chapters
Ella y él
Ella Sábado, 03:00 am. Para el hombre gordo fumador, una cerveza Al hombre que acompaña a Sara hacia el cuarto privado, dos wiskis en las rocas Al sujeto que está llorando mientras le lanza billetes a Diana la bailarina, otra ronda de tequila reposado. Leer más
Peligros en la oscuridad
 Alguien Domingo 04:00 a.m.  Usualmente no piensa en sí misma, luego de un tiempo le parece que es sólo otro artefacto defectuoso de la humanidad, además es más sencillo llevar la vida que eligió imaginando que está viendo es una mala película en primera persona.  Detiene el rumbo de sus pensamientos y los lleva a su hermano menor, lo que a su vez la lleva a pensar en los gastos que debe pagar al final de la semana: la renta, la comida de su hermano, los gasto
Leer más
El apartamento
Él Domingo 05:16 ¿En qué lío te has metido ahora, Leonardo? Si madre estuviera ahí eso habría dicho. ¿En qué lío te has metido ahora, Leonardo? Sirvo un vaso de agua natural y otro vaso de agua mineral. Aún siento los efectos del alcohol en mi cuerpo, necesito e
Leer más
Desayuno
Alguien Mismo domingo por la tarde, 15:37 Elisa sale de la habitación dos horas después de haber perdido el sueño, su estómago parece indispuesto a guardar silencio. Realmente siente como si estuviera muriendo de hambre, lo último que comió fue la tarde anterior: un emparedado de pollo. Estuvo un largo rato tentada a seguir fingiendo haber caído en un coma, pero entonces su sentido del olfato se despertó y todo lo que podía percibir era el aroma de deliciosa comida, duró algunos minutos en la recamara ignorando a su estómago y a su olfato hasta que no pudo más. Leer más
El infierno
Ella Mismo día, 17:42 De vuelta al infierno. Miro el horrible edificio que espera por mí, como si fuera capaz de devorarme, por lo menos a una parte de mí. Doy un largo respiro. Leonardo, a p
Leer más
Al rescate
Ella  Domingo Obligo a mis pies a dar un paso frente al otro y mantengo mi vista en el edificio, reconozco mi ventana en el cuarto piso, honestamente preferiría que mi apartamento no tuviera ventana porque así podría pretender que vivo en una eterna noche y sería más simple dormir durante el día. También sería más sencillo ignorar el sonido que se cuela por las orillas de la ventana y me recuerda dónde me encuentro.  -¿Buen
Leer más
¿Un nuevo hogar?
 Ella Domingo. 19:27 Leonardo se había quedado en el automovil para responder una llamada y con un gesto de su mano me insistió a que me adelantara. Así que bajé del automovil, me puse la mochila al hombro y me infundí confianza para dar los últimos pasos que me quedaban a la puerta.Aunque una vez ahí, sola y con esas puertas de cristal cuidadosamente limpio, no parecía tan buena idea, cuando estaba a punto de abrir las puertas del edificio, una mujer con gabardina blanca salía de ahí, con tacone
Leer más
Cláusulas
EllaDurante la cena esa nocheCuando era niña mamá intentó poner reglas y horarios en casa, hora para despertar, la regla de tender la cama, hora para comer, la regla de lavar los trastes, hora para jugar, la regla de cumplir con mis deberes. Añadía siempre que me rebelaba: cuando tengas tu propia casa podrás hacer lo que se te dé la gana. Mientras tanto debía seguir sus reglas. Era un acuerdo implícito para poder llevar la fiesta en paz en casa. Así que entiendo mientras camino detrás de Leonardo que está por presentarme las reglas y cláusulas para poder vivir bajo su protección. Me imagino cuestiones simples: Horario de llegada, reglas de limpieza. No dejar mis artículos personas fuera de los cajones. No invitar extraños a casa. No traer a nadie más a vivir aqu&iac
Leer más
Vida nueva, nuevo empleo
Ella Lunes, 09:25 A la pareja de adolescentes, dos frapuccinos de galleta. Al anciano con boina, un café sin azúcar ni leche. A la mesa de las cuatro estudiantes, un mocha, un descafeinado, un latte y un frapuccino de menta. A la pareja de casados que se lanzaban miradas de odio, un vaso de agua y un café con dos de azúcar y leche. Al chico de la patineta, una rebanada de pastel de moras y una malteada de fresas. Era sencillo, claro que había más personas aquí lo que significaba que necesitaba mayor concentración y andar a las carreras, pero sólo tenía que usar el mandil negro sobre la ropa y pasearme entre las mesas entregando y recibiendo pedidos sin el peligro de ser manoseada o sin tener que estarme cuidando de hombres que querían poner sus manos en mis pechos. Realmente sencillo. Le paso la lista de órdenes a Susana, la chica de la barra que prepara las bebidas y espero mirando hac
Leer más
Inquilina nueva, hábitos nuevos
Él  Lunes, 21:10  Clare me envió un mensaje a las ocho de la mañana para confirmarme que Elisa trabajaría de mesera, de siete de la mañana a tres de la tarde. Le recordé que la cafetería abría a las ocho, aunque no conseguí ninguna explicación cuando añadió que ella sabía lo que hacía con su café.  Más tarde Clare me avisó que había hecho las compras para Elisa, que la ropa nueva estaba en mi apartamento. Lo que era su manera orgullosa de cumplir
Leer más