Mi patrón mi profesor

Mi patrón mi profesor ES

Alexyta  Completo
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
53Capítulos
5.0Kleídos
Leer
Añadido
Resumen
Índice

A todos los errantes algun dia nos toca volver del lugar donde salimos. Este es mi caso, estudié en los mejores colegios y universidades de la capital, para luego tener que volver a mi tierra natal, un pueblo en medio de la nada rodeado de animales salvajes y la maravillosa naturaleza. Si tan solo hubiera sabido que en aquel lugar estaba mi otra mitad, nunca me hubiera ido a explorar el mundo y perderme de esos ojos verdes que aceleran mi corazón hasta hacerlo retumbar en latidos.

Leer más
Mi patrón mi profesor Novelas Online Descarga gratuita de PDF

Último capítulo

También te gustarán

Libros interesantes del mismo período

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
53 chapters
Sinopsis
ADIELDespués de vivir por casi diez años en la capital, donde pasé momentos felices y tristes decidí volver a mí lugar de origen, puesto que mí vida sin ella no tenía sentido. Estaba hundido en el dolor, cada día era más miserable que él otro, cuando parecía que me sumergiría en las profundidades de la depresión me puse a razonar, si, aunque no lo crean, yo mismo me dices varias preguntas como... ¿Si dejarme morir en la tristeza y el dolor sería lo mejor?, ¿aislarme de todo el mundo era lo correcto?, ¿querría eso ella para mí? ¡No!, por supuesto que no, ella no estaría feliz viéndome así. Lo que tenía que hacer era alejarme de todo lo que me recordaba a ella, y el lugar perfecto era Valleral. No imaginé hacerle a la licenciatura ni mucho menos encontrarme con una adolescente difícil la cual revivió nuevamente mis ganas de vivir; ella se convirtió en mi reto, su carácter de potra salvaje me llevó a la obsesión y me propuse a dominarla aunque tuviera que aguantar maltratos e insulto, p
Leer más
La noche de disco
Volver a tu lugar de origen siempre traerá buenos recuerdos, más si eres el hijo de un hacendado y creciste rodeado de ganados y caballos pura sangre. Como ya lo había dicho antes, hace diez años salí de Valleral, desde entonces no e vuelto a pisar estas tierras, me acostumbré tanto a la ciudad que volver a un pueblo lleno de lodo y mosquitos no me era apetecible. Aquí no existe la señal ni el internet, apenas contamos con plantas eléctricas o baterías recargables, el agua proviene desde el enorme rio que encierra a Valleral, así es mi pueblo, una maravilla para quien ama el campo. Desde que me marché, solo me comunicaba con mis padres por medio de cartas o ellos iban a visitarme de vez en cuando, adicional de ellos también me escribía con mi mejor amigo, Henry, quién por cierto acaba de llegar. Le escribí hace una semana, le dije que volvería y cómo quedó planificado llegó a la hora indicada, pues mi Broo, mi pana, mi yunta, siempre fue muy puntual.—Mi zoo. —Es la manera en que nos
Leer más
Encuentro impactante.
Relata Kiara: Cinco de la mañana canta el gallo y me levanto a ciegas e inmediatamente enciendo la lámpara. Llego hasta la cocina y la coloco en la mesa, seguido suelto un bostezo y estiro mis delgados brazos.Minutos después escucho los pasos de él, camina hasta donde me encuentro picando una yuca y palma un beso en mi frente—¡Buenos días princesa! ¿Qué preparas?—Cuestiona el tío Félix. —Huele rico—. Afirma al probar de la olla.—Tío, no me gusta que metas tus manos en la comida—reprocho y forma un puchero.Mi tío Félix; es el hombre que más amo en el mundo, es el único familiar que tengo y gracias a él no e quedado desamparada, me a cuidado llenándome de amor desde que era una bebéEs triste recordar esa parte de mi vida; mi madre murió cuando nací y por esa razón no celebro mis cumpleaños, él cobarde de mi padre nunca respondió y al tío Félix le tocó hacerse cargo de mí, me cuidó y crio como si fuese su propia hija, me dio su amor incondicional y yo le estoy eternamente agradecida.
Leer más
Frente a frente
Relata Adiel: Desde la cinco de la mañana cantan los gallos y no puedo continuar durmiendo, agregar las constantes pesadillas que tampoco me dejan dormir, acostumbrarme de nuevo al campo no me será fácil, son diez años en los que no escuchaba el áspero y ronquido canto de los gallos.Paso largo rato dando vueltas en la cama, tratando de conciliar el sueño. Cuando al fin lo había logrado el sonido de una aspiradora acabo con el delicioso sueño dónde me encontraba. Suspiro profundo y me introduzco en el baño, se que será difícil seguir durmiendo más si las empleadas ya han empezado con la limpieza. Esta es la vida del campo, y debo acostumbrarme como en mi niñez y adolescencia.Salgo de la ducha envolviendo una toalla en mi cintura, abro las ventanas para recibir el fresco aire del campo, camino hasta el balcón y contemplo los enormes cerros que rodean a Valleral, son extremadamente altos, estamos en un valle que es espléndidamente hermoso Saco un tabaco y empiezo a fumarlo, seguido esc
Leer más
Pídeme perdón.
Relata Kiara: Como lo suponía, me sería inevitable encontrarme con la bruja de Fanny, se que no debería referirme así a una mujer mayor que yo, pero es que esa mujer me odia, no sé que tanto pero su mirada asesina parece que quisiera quemarme en vida. Aunque el tío Félix diga que no es lo que parece, yo se que esa señora nunca nos a querido, ni a él ni a mí, y si aún le permite que mi tío trabaje en su hacienda es por el señor Mohamed.Suspiro profundamente porque no esperaba encontrarme al hombre de anoche, y lo que es peor, que sea hijo del señor Mohamed y la bruja de Fanny, rezo en mis adentros para que no me haya reconocido, aunque recordando la escena de anoche tengo la remembranza de que lo tuve tan cerca, lo cual es imposible que se haya olvidado de mi rostro.¿Por qué tuvo que ser Adiel Mohamed el hombre que se cruzara en mi camino?, no quiero ni imaginar que le cuente al tío Félix, porque de hacerlo estaría en serios problemas. Estoy absorta en mi pensamientos reprochando mi d
Leer más
Estiércol en la cabeza.
Relata Adiel: La tengo tan cerca de mi que puedo sentir su tibio aliento caer sobre mi cuello, con un grueso suspiro aspiro el aroma de su cuerpo, es tan fragante que para ser del campo huele tan rico que despierta todas las células de mi cuerpo incluyendo las muertas. Puedo sentir el fuerte latido de su corazón, está nerviosa o me tiene miedo, en realidad no lo sé, solo se que parece una fiera, una potra salvaje a la que debo domar. Se remueve y trata de escabullirse. No obstante, la atraigo de nuevo a la pared y procedo hacer lo que hace un pervertido, no porque lo sea, si no porque desde ayer me llama pervertido y quiero mostrarle un poco de perversidad.Hace un movimiento para volver a golpear mi entre pierna, sin embargo, en esta vez estoy preparado y evito que su rodilla choque con mis genitales, arrimo mi cuerpo más al suyo sin dejarle chance a moverse, seguido tomo sus manos y las coloco tras sus grandes glúteos, la ajusto más a mi para luego clavar mi nariz en su hombro y reír
Leer más
Siete
RELATA KIARA.Llego a la cabaña y me lanzo a la cama, cierro mis ojos y suspiro profundamente, recuerdo ese beso y mi corazón late con fuerzas, odio Adiel Mohamed por haber robado mi primer beso, lo odio, aprieto la almohada mientras pienso que es su cuello el que presiono. Solo de pensar que lo veré toda la tarde me enerva, inhalo y exhalo tratando de calmarme.Después de varios minutos arreglo a zafiro y subo en el, me dirijo a la hacienda y una vez ahí camino hasta el tío —¿Por que tardaron? Adiel ¿dónde está?—Cuestiona y yo me alzo de hombros—. No se, me dejó en la cabaña y se marchó—. Comunico al recordar ese cuerpo desnudo saliendo del agua, muerdo mi labio mientras mi mente regresa al tiempo en que sus labios se unieron a los míos. Me quedo gélida al verlo llegar, camina hasta la hacienda y se introduce en ella, suspiro al perderlo de vista. Acaricio a zafiro en espera de que la pelos de lote y el pervertido de Adiel salgan. Una vez que lo veo salir vuelvo a tensarme, trago gr
Leer más
Ocho
Pasada la media noche subo hasta la recámara, al ingresar a mi habitación voy soltando la corbata y me siento sobre la cama, dejo caer mi cuerpo aposentando la mirada en la corteza del techo. Es difícil olvidar cuando se ha amado de verdad, más si pierdes el ser amado el mismo día qué creías que comenzaría tu felicidad. Soltando un suspiro voy caminando hasta la bañera dónde una vez desnudado mi cuerpo me introduzco en ella.El cansancio del día ajetreado junto a esta noche, me tiene súper agotado, lentamente voy cerrando mis ojos hasta sumergirme en el pasado, otra vez ese triste pasado. Las imágenes que se forman en mi cabeza es como si lo estuviera viviendo en ese mismo instante, ella cayendo en mis brazos, su cuerpo amilanarse y su último suspiro. El dolor de ese pasado oprime mi corazón por ello desecho todo recuerdo y salgo de la ducha, una vez cambiado me recuesto en la cama, apoyando mi cabeza en la almohada trato de conciliar el sueño, al cerrar mis ojos la imagen de Kiara ap
Leer más
Nueve
Maldigo Adiel en mis adentro—Demente, psicópata, juro que se las cobraré—Siento la rabia inervar mi sangre, es que me dan ganas de agarrar una piedra y lanzarle en su auto lujoso y romperle su perfecta cabeza—¡Qué voy hacer, m****a!—me quedó varios minutos lamentándome de lo que sucedió y lo que puede evitar si aceleraba ni paso, ahora estoy totalmente mojada sin saber qué diablos hacer, si no fuera porque tengo examen me devolvería a casa, pero eso significaría perder mi examen y ser calificada sobre 7, no me gusta ese número por ello decido ingresar al instituto. Ingreso al instituto y acarreo la mirada de todos, sin embargo, la mía está dirigida al ignorante que lanzó agua sobre mi uniforme. Le veo Adiel ingresar a la oficina de profesores, ese tarado tiene una sonrisa dibujada en sus labios, maldición, como puede sonreír y verse aún más guapo de lo que ya es. Suelto un suspiro y pongo los ojos en blanco.—¿Que paso? ¿Por qué estás mojada? —¿Que acaso no hizo sol en tu choza? —Son
Leer más
Diez
Cuando tocan la sirena agarró mi mochila y junto a mis amigos caminamos hacia la salida. Abrazada a Gonza voy como si fuéramos novios, en realidad no lo solos pero que la gente pensé que sí, me da exactamente igual.—Kiara, sube. Escucho la voz de Adiel lo que me obliga apartarme de Gonza. Siento mis piernas temblar y tragando grueso mascullo—Señor Adiel Mohamed, no es necesario—le digo y continuó.Adiel tocar el claxon del auto e ignoro su llamado, en realidad no entiendo que le pasa, se cree mi papá para estarme dando órdenes. Suspiro profundo y continuo tomada de la mano con Gonza. El muy idiota se cansó de tocar el claxon, pasa a toda velocidad dejando un viento potente delante de nosotros, una vez que todos se han quedado en sus casa me dirijo a la mía, voy caminando con lentitud cuando un auto se detiene a mi lado.—¿Vas a subir ahora? Inquiere con el ceño fruncido —Puedo caminar, no estoy invalida—le digo y continuoEl auto sigue rodando al tiempo que voy caminando, llevo la m
Leer más