7 torres

7 torresES

Lexiz Vene  En proceso
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
10Capítulos
128leídos
Leer
Añadido
Denunciar
Resumen
Índice
10 chapters
Prefacio: Los nuevos reyes
Sus pasos rozaban en el cemento pulido, el polvo opaco se fijaba a las suelas de sus zapatos y en la tela de su ropa, pero no a su piel, ni a sus cabellos rubios de ángel.  Él podía pasar por los pasillos anchos, llenos de años de vandalismo y descuido, sin hacer el menor ruido. Pero él quería hacerse sentir, que quien sea que lo estaba esperando supiese que no tenía miedo, que estaba listo. Ni siquiera tenía un arma, no la necesitaba, prefería sentir la piel endurecida romperse, sangrar, y volverse cenizas y polvo; con las manos la muerte era mucho más íntima.Sus ojos oscuros miraron de reojo el avance de una rata, gorda y marrón. Desde que entró había tratado de respirar lo menos posible, todo apestaba, y aunque no necesitaba del oxígeno, no se permitiría prescindir de ninguno de sus sent
Leer más
1) Humanos que juegan con fuego
—¡Hey! Novato ven acá —vociferó.El novato se acercó sin dudar. La noche era muy oscura pero no lo suficiente. Habían estado allí muchos días sin ninguna orden clara, y todos de forma tácita habían decidido relajarse. Todos menos los Cervus Custos, el novato solo había visto tres de ellos, revoloteaban alrededor con el cuerpo tenso.El novato se acercó al grupo que lo había llamado y se sentó en el espacio que habían dejado para él.—¿Eres del nuevo grupo que se juramentó el mes pasado ¿Verdad? —Le dijeron y el novato asintió, aún sentía escalofríos cuando recordaba las palabras.«…de
Leer más
2) Gemelo de sangre
Las pisadas de Celeste dejaban un rastro brillante sobre el suelo de Sapiencia. La oscuridad de las noches en ese mundo siempre luchaba con la luz que daban las plantas. Celeste iba directamente a la Torre Hogar.Habían cruzado el portal de la Tierra a Sapiencia en las más altas horas de la noche, para disminuir la cantidad de testigos indiscretos que los verían llegar, y lo único que quería hacer Celeste era ir a ver a Lucas «seguramente dormía» pensó ella.Celeste ya podía imaginarlo cuando la viera, primero le sonreiría, la besaría y se quejaría por ser siempre dejado atrás para hacerse cargo del Castillo de las Siete Torres.Celeste tomaba esas decisiones porque no quería ponerlo en peligro, aún ten&iacu
Leer más
3) Pequeño engaño
Todos estaban tensos, el cuarto de Celeste parecía pequeño con todos allí, aunque ahora solo tenía una alfombra afelpada en una esquina y las paredes llenas de estantes de libros desordenados.—Será mejor que tengamos un plan antes de que Peter entre por la puerta —vociferó Celeste.Aunque les hablaba a todos, su vista no se apartaba de Dayana. La licántropo estaba mirando sus zapatos como si tuvieran algo realmente interesante.—No se puede ir a la Tierra dos veces en menos de dos días sin justificación —dijo David—. Y no creo que quieras decirle a los Iluminados que vas a buscar a tu Gemela de Sangre.Celeste maldijo por lo bajo. La tensión salía de cada poro de s
Leer más
4) Adiazel
Esperaron poco tiempo, o así lo sintieron, estaban más acostumbrados a los días largos de Sapiencia.—¿Cómo va su transformación? —Celeste le preguntó a Nayeli.Celeste jamás la había visto, y aunque estaba vestida con ropa casual todo en ella gritaba soldado. Nayeli siempre lucía estoica, como una muñeca de cera. Saber su estado de ánimo era como un juego de azar, incluso su mente era estoica, cuadriculada y bien protegida, a Celeste le costó trabajo entrar.—Es lenta, probablemente no termine de transformarse hasta las primeras horas de mañana —respondió Nayeli.Los Séptimos se miraron preocupados, cada minuto que pasaban en la Tierra
Leer más
5) Adiazel parte dos
Celeste fue la primera en moverse, sabía que los miembros del Círculo querían tener a su Gemela de Sangre y estaba allí precisamente para evitar eso. Pensó en lo que había vivido con Matías, las torturas, el hambre, muchas sombras. No quería que Adiazel padeciera lo mismo.—¡Guíanos! ¡Rápido! —ordenó Celeste.Nayeli encabezaba la marcha y Celeste sentía que se desesperaba por la lentitud; no podían correr a toda velocidad, tenían que parecer lo más humanos posibles.—¿Quiénes son los que persiguen a Adiazel? —preguntó Lucas.—El Iluminado Leandro, Consejero de Theodor, están rodeando el perím
Leer más
6) Ventus
Dasan había sido muy romántico cada vez que hablaba de Ventus y las historias de sus vientos. De cómo las alas de las hadas se regocijaban con la brisa y el ímpetu de volar, los dragones salvajes cubrían los cielos y veían sus sombras en las nubes nocturnas, mientras los grifones preferían la luz del día. Un lugar duro para el que necesitaba respirar. Los cielos de Ventus tenían siempre más vida que el suelo.A Diego le costaba abrir los ojos y le molestaba el viento que entraba por sus oídos. Miro a las mujeres y agradeció no tener el cabello largo y no tener que luchar contra el viento. Trato de respirar, él solo lo hacía cuando necesitaba olfatear y el viento fue un torbellino que se escapaba de su nariz.Dayana permanecía como loba y tenía rasgadu
Leer más
7) Nota
Las paredes alcanzaban longitudes absurdas y hacían sentir a Celeste como una hormiga. La suave brisa, que entraba de las pequeñas aberturas rectangulares, acariciaba las plumas de las alas de las hadas y alborotaban mechones de cabellos.Dakota había insistido que todos se cambiaran de ropa, se relajaran para servir las nuevas noticias junto con ropa fina, y una mesa llena de platos exóticos, aunque para Clara, Diego y Celeste solo había sangre servida en copas elegantes.—¿Hubo algún problema con nuestros reemplazos? —inquirió Celeste.Dakota trato de ahogar una pequeña risa, como resultado sus hombros temblaron débilmente y su ala derecha se estiro, golpeando el brazo de Diego sentado a su lado.Leer más
8) Dakota
Celeste dejó a Lucas durmiendo cuando los sirvientes de Dakota tocaron la puerta para llevarla a la enfermería.Diego estaba con las hadas y se pegó como sombras a Celeste. Había pocos Cervus custodiando Aurora y Celeste necesitaba siempre un par de ojos extras.El camino de los cuartos, hacia el ala de enfermería del Castillo Aurora, era lo suficientemente largo como para tomarles varios minutos. Celeste estaba segura de que el vuelo era un camino mucho más corto.La enfermería era tan pulcra como el resto del castillo y era la habitación más grande que había visto, tan azul, que era evidente porque lo llamaban el Cuarto Azul.Vio a su prima dormida y sudorosa. En la camilla a su lado, David estaba co
Leer más
9) De la noche
Los acantilados y laberintos que comprendía la zona llamada Caída Negra, era habitada casi en su totalidad por dragones y grifos. Pocos eran los animales que se atrevían a estar cerca.Celeste y Lucas habían sido escoltados a la entrada de la Caída Negra por los Cervus que habían dejado atrás sus disfraces de reyes. Pero habían caminado lo suficiente para dejar varios kilómetros atrás la entrada, incluso habían caminado lo suficiente para separarse.La estructura natural se bifurcaba, ensanchaba y se estrechaba sin ningún orden lógico. Las paredes de piedra gris se alzaban lo suficientemente altas como para hacer una barrera entre los vientos huracanados y Celeste.La Caída Negra tenían los vientos más fue
Leer más