Vanhird

Vanhird ES

cocaina_rosa  En proceso
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
50Capítulos
322leídos
Leer
Añadido
Denunciar
Resumen
Índice

Todo comienza con un cambio, en este caso una mudanza; era consciente de que eso incluía descubrir cosas nuevas, pero no tantas como las que le esperaban. Roxane logra llevar una vida relativamente normal (pese a una madre obsesionada con su seguridad), tiene una mejor amiga, algunas enemigas, profesores a los que odia o la inspiran, incluso tiene un crush. Todo parece ir bien, hasta que las leyendas que Roxane Storm había oído durante su infancia dejan de ser solo cuentos.

Leer más

También te gustarán

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
50 chapters
Prefacio
—A dormir.— los niños se lanzaron a la cama agotados de trabajar, nadie se atrevía a contradecir a una madre vikinga del siglo VIII.—¡Atacan!— cuando el grito de algún vecino llegó a sus oídos, Astri tomó su hacha y su escudo.Besó la frente de sus hijos y le rogó a los dioses que hoy no fuera el día en el que el Valhalla le abriese sus puertas.Tan pronto como se encontró con el resto, se unió al muro de escudos y comenzaron a avanzar hacia la temible amenaza.En el suelo se hallaba un joven herido, con el dolor tan visible en su rostro que hacía estremecer.—¡No!— gimió entrecortado,extendiendo los brazos hacía ellos con las palmas abiertas.Astri bajó el escudo a pesar de no haber recibido tal orden.El cuerpo y la cara del chico eran corrientes, solo había un rasgo que le tachaba de inhumano, el par de impresionantes alas negras en su espalda.
Leer más
1
El solo de guitarra de la canción se veía interrumpido por repetidos «guau, guau» pero eso no impidió que fingiera tocarlo con mi guitarra invisible desde el asiento del copiloto.—Roxy, saca a Fylgja del maletero, si sigue ladrando los vecinos se van a quejar.— no sería una buena primera impresión en este barrio nuevo. Esta vez debía ser diferente, mi madre se había puesto la ropa de marca solo como precaución ante la posible presencia vecinal, claro que no nos encontramos a nadie.Bajé a mi perra del coche y la até con la correa, Fylgja es un nombre bastante raro para una mascota, pero fue uno de los últimos caprichos de la abuela y no pudimos negárselo.Mi abuela era una apasionada de la mitología nórdica, por eso al regalarme la cachorrita de san bernardo con la que llevaba soñando desde que tenía uso de conciencia, decidió llamarla como las criaturas sobrenaturales que según las leyendas acompañan a cada persona.Normalmente aparecía como un ani
Leer más
2
«Aula: 001»Leí el cartel sobre la puerta, aunque la sala era muy amplia, estaba abarrotada.Me vi rodeada de chicas agolpadas las unas contra las otras en busca de una mesa. Era difícil que todas nosotras entráramos en esa clase, la prueba de acceso sí era importante después de todo.Conseguí llegar hasta una de las mesas en la última fila y descubrí horrorizada que estaba limpia, este instituto no tenía nada que ver con el que antes era el mío, echaba de menos el detector de metales en la entrada, ahora tenía ambientadores con olor a jazmín.Eran las 9:02 cuando llegó la profesora con los exámenes, para entonces ya llevaba dos minutos en paro cardíaco.Traía todo lo necesario: fotocopia del DNI, el impreso de matrícula, la copia de la carta de pago...«Roxane Storm» escribí en la parte de arriba
Leer más
3
Mi madre puso uno de sus CDs en el coche, por lo que se pasó todo el camino al instituto cantando como una loca la banda sonora de su juventud, solo lo hacía cuando estaba contenta.—Roxy, haz que me sienta orgullosa.— dijo al darme la mochila aparcada a una manzana de distancia, era una de las condiciones indiscutibles que había puesto para dejar que ella me trajera en coche incluso el primer día .—No prometo nada.— agarré la mochila y empecé a andar a una velocidad considerable hasta que estuve lejos del vehículo.—¡Eh!— alguien empiezó a silbar detrás de mí y yo caminaba más rápido.— ¡Me debes un chicle!—Eres tú...— me di la vuelta más sosegada, después de todo sí que conocía a alguien.—Me llamo Kara, Kara Smith.— se puso a mi altura con un par de zancadas, ya solo quedaban unos metros hasta el instituto.—Yo Roxane.— las palabras «pero puedes llamarme Roxy» no iban a salir de mi boca, es un mote que siempre he odiado.—¿Puedo
Leer más
4
Mi primera clase era de matemáticas, todo el mundo las odia pero para mí no son una tortura tan terrible (lo sé, qué rara soy) creo que es porque se me dan bien sin poner demasiado esfuerzo.—Kara Smith.— ella levantó la mano poniendo los ojos en blanco.—Roxane Storm.— yo hice lo mismo pero tratando de ser agradable con aquella señora vieja y amargada que iba a darnos clase. Creo que nos odiaba con toda su alma, sin motivo aparente.Siguió pasando lista, fue una decepción que Dash no estuviera en mi clase, ni siquiera había hablado con él y ya era mi crush.—Sentados por orden de lista.— gruñó ella. Odio que los profesores decidan eso, como si un apellido te definiera.Por suerte Smith y Storm íbamos juntas en los números 23 y 24 de la lista.—¿Cómo se llama la profesora?— le pregunté a Kara sacando el libro y el cuaderno de la mochila.—La sorda.— respindió al hacer lo mismo, ni siquiera tuvo
Leer más
5
Entré en la clase y era genial, mesas y sillas a la derecha, cámaras y atrezzo a la izquierda, además las paredes estaban llenas de pósters de películas, eran clásicos que adoraba, podrían haber estado colgados en las paredes de mi habitación en vez de allí.—¿Tú eres la nueva?— una chica más alta, más delgada, más sonriente, más rubia y más todo que yo; me asaltó con su pregunta.—Me acabo de mudar.— sin duda era nueva, ¿Pero,era LA nueva? No me consideraba de edición limitada.—Tu perro despertó a todos el otro día.— como no, mi madre volvía a tener razón y habíamos dado una primera impresión horrible en todo el vecindario.—Lo siento, mi perra no suele ladrar tanto.—era cierto, Fylgja es muy tranquila normalmente, podría tener una alfombra en su lugar y casi no notaría la diferencia.—Odio las perras.— dijo masticando un caramelo para la tos y yo me empecé a quitar la chaqueta lista para mi primera pelea en este sitio (la experiencia me aconsejaba go
Leer más
6
—¡Excursión!— canturreó Kara bailando a mi alrededor.—Es la primera semana, no pueden organizarla tan pronto.— me negaba a creerlo, a penas conocía a mis compañeros.—Todos los años hacen la reserva para el siguiente curso de primero de bachillerato.— hablaba lentamente, como si me hubiese despertado en el hospital con amnesia y me explicase que soy madre de nueve hijos.—¿Es obligatorio?— ella frunció el ceño, ahí supe que no iba a pasarme el fin de semana tirada en el sofá, lo cual sería un sueño hecho realidad (la gente no comprende que yo soy feliz así).—Para ti, sí lo es, ¿o pretendes que comparta la habitación con Summer?— la miró como si fuera una auténtica cucaracha voladora de dos metros sentada en el pupitre de al lado.—De acuerdo...— no pensaba ponerme a discutir, de todas formas mi madre me iba a obligar.— Por cierto, no te conté lo que pasó en la clase de cine ayer.
Leer más
7
«Roxy, cielo, hoy voy a llegar más tarde. Tendrás que preparar la comida.P.D. Ya te he inscrito en la excursión de mañana.Un beso, mamá.»Gruñí frustrada. Para esto había venido a casa, debería estar con tíos vestidos de uniforme que pudieran presumir de la riqueza de sus padres, como lo estaba Kara, así no habría tenido que cocinar.Abrí la nevera y metí la empanada, que encontré allí, en el horno. Mi madre la debía haber dejado preparada. Sencillamente me conocía, a lo mejor quería encontrarme viva a la vuelta y por eso ya había cocinado ella.Mi móvil empezó a sonar y tuve que ir al comedor para contestar porque lo había dejado ahí tirado junto a la mochila.Eran mensajes de Kara. Los abrí y se trataba de unas cuantas fotos del Instituto masculino, los chicos estaban jugando al baloncesto.«Hay de sobra.» me escribió agregando el emoticono «🌚».«Todos para ti.» respondí.De pronto se oyó un estruendo que venía de la cocina junto
Leer más
8
—Wow.— acababa de levantarme y ya estaba sin palabras. En realidad me encontraba bastante bien, descansada y con todos los músculos relajados, lo cual no era muy usual.—Buenos días, estaba a punto de despertarte.— era mi madre, estaba sentada a mi lado viendo la televisión con un muro de cojines entre nosotras. Me puse en pie de un salto al ver la hora, eran las siete de la mañana, pero del día siguiente.—¡No he preparado nada!— salí disparada hacia mi habitación para hacer la maleta que me había advertido una y otra vez que tuviese preparada con tiempo, pero cuando llegué  ésta ya estaba lista.—Sé lo irresponsable que eres.— mi madre sonreía detrás de mí con una taza de café humeante en sus manos.—Ten.Tomé la taza y di un sorbo, estaba perfectamente amargo con solo unas gotas de leche y media cucharadita de azúcar.La cerámica quemaba pero en c
Leer más
9
Después de tres horas de viaje sin paradas (en las que todos se quedaron dormidos menos el conductor y yo) el autobús llegó al destino, lo primero que hice fue salir corriendo al baño como si mi vida dependiese de ello (mi vida no, pero mi vejiga posiblemente sí). Tiré de Kara que aún estaba adormilada tratando de agarrarse a cualquier cosa y de nuestras maletas hasta el servicio.—Vaya, me has leído la mente.— dijo ella sorprendida, por una vez ocurría al contrario.Entramos cada una en una cabina, solo había dos, el resto no tardaron en aparecer y aquello era como un coliseo romano.—¡Necesito pasar!— oí la voz chillona de Summer.—¡Están ocupados!— gritó Kara de vuelta. La verdad es que ya había terminado y solo estaba ahí sentada (lo hice por joder, sinceramente).Entonces alguien abrió uno de los grifos y sin venir a cuento me vino a la mente una imagen de Dash en mi cocina.Algo me había hecho conectar esas imágenes inconcretas con el agua caye
Leer más