La nena del boxeador

La nena del boxeadorES

Diosarih  En proceso
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
7Capítulos
243leídos
Leer
Añadido
Denunciar
Resumen
Índice

Todos teníamos distintas pasiones, distintos gustos, diferentes sueños y metas. Pero sobre todo, tenemos distintos destinos, es solo que en el de ellos estaban reservados uno para el otro. Y saben qué? eran tan contrarios, eran tan diferentes, tan opuestos. Él un boxeador alardeante, presumido, brusco, abusivo, antirromántico, sangrón. Y ella pura calma, pura ternura, ordenada, respetuosa, inteligente, trabajadora, de aspiraciones muy altas, pero con el carácter perfecto como para poner a cualquiera en su lugar. Sus vidas chocan inesperadamente y todo se sale de control, ¿que esperas para enterarte de lo que ocurrirá entre estos dos?

Leer más

También te gustarán

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
7 chapters
1
Todos teníamos distintas pasiones, distintos gustos, diferentes sueños y metas. Pero sobre todo, tenemos distintos destinos, es solo que en el de ellos estaban reservados uno para el otro.Y saben qué? eran tan contrarios, eran tan diferentes, tan opuestos. Él un boxeador alardeante, presumido, brusco, abusivo, antirromántico, sangrón. Y ella pura calma, pura ternura, ordenada, respetuosa, inteligente, trabajadora, de aspiraciones muy altas, pero con el carácter perfecto como para poner a cualquiera en su lugar. Sus vidas chocan inesperadamente y todo se sale de control. Eleonor con tan solo 22 años trabajaba como encargada de una librería, ella ama los libros, es una empedernida de las grandes historias románticas y sueña con un amor bonito, uno que no le llegó como ella pensó. Sin embargo, aún vive con sus padres y su hermano Michael, un chico que desde muy pequeño es perseguido por sus padres para
Leer más
2
Eleonor.Verme entrando por aquella puerta por tercera vez me parecía demasiado, la diferencia era que las dos veces anteriores lo había hecho sola en busca de mi hermano, y esta lo hago junto a él.Michael era mayor que yo por dos años, siempre ha sido mi aleado, mi primer amor. Ha cuidado de su hermanita pequeña desde siempre y por eso me siento mal por pensar que algo en este mundo le pueda suceder. Nos enteramos de que pelea hace unos meses, pero al parecer lleva años practicando el boxeo como deporte. Una noticia que a mis padres le ha parecido dolorosa, pues ellos quieren que solo se mantenga enfocado en terminar la universidad y temen por la vida de mi hermano tanto como yo, donde en ese aspecto los entiendo. El boxeo es peligroso, es demasiado anti-divertido para mí. Se puede perder la vida en el ring. Sin embargo, hoy he aceptado verlo pelear con el corazón en un hilo, y lo he hecho para convencerme si de verdad apoyar a mi hermano en lo qu
Leer más
3
Eleonor.Aún sentía sus labios en los míos y habían pasado casi veinticuatro horas, me he pasado todo el día en la universidad y en la librería en donde trabajo pensando en por qué rayos me besó. ¿No que soy una nena?Entonces, luego habitaba en mi cabeza la manera en la que se despidió de mí. Me llamó por mi nombre, y me dijo que me portara bien, sin poder aguantarse las ganas de llamarme "Nena".... lo suficiente como para hacerme enloquecer.Cuando llegué a casa me extrañé que mis padres no estuvieran. Yo los lunes llegaba a las diez porque mi última clase terminaba a las nueve y me dilataba el tráfico, sin embargo, siempre están en casa cuando llego, a excepción de hoy.Michael tampoco estaba pero eso no me extrañaba, así que cené un sándwich, me di un baño y me vestí con un pantalón de dormir largo y una blusita algo reveladora, pero muy cómoda.Me senté en el comedor con mi computador para revi
Leer más
4
Eleonor. Nunca me imaginé encontrarme con Zeus en el destacamento. En realidad me tomó por sorpresa verlo allí, dándome a comprobar que en realidad si es amigo de mi hermano y no solo su compañero de boxeo. Sin embargo, lo que me dejó boquiabierta fue el consuelo que me dió. Zeus es un hombre muy brusco, las veces que hemos rosado han sido pesadas, me han hecho enojar y.... ¿qué dices, Eleonor? Disfrutas en el fondo de ti misma que te joda con ese apodo que te ha colocado, que te llame "Nena" no te molesta del todo, y por supuesto, ese beso que te dio anoche te ha super encantado. Lo sabes, Eleonor. Condujo todo el camino mientras yo solo me limitaba a mirar por la ventana. Se detuvo en frente de una casa adentrada en grandes arbustos con una fachada parecida a las de películas campestres. Era pequeña, se miraba como si hubiera sido construida c
Leer más
5
Eleonor. Me soltó despacio. Dejó de besar mis labios y limpiando la comisura también me arregló el cabello. —¿Nos vamos? Ya es tarde como para que andes fuera de casa — fue lo que me dijo tras culminar el beso que yo no quería que terminara. Sus labios no se veían como él. Eran suaves, dulces y tibios. —Y más con un boxeador— quise joderlo tal vez en busca de esa chispa que teníamos al molestarnos. Él me miró pícaro, ladeó su cabeza y sonrió. —Con este boxeador estás más segura que en tu propia casa, ¿sabías? —tenerlo tan de cerca me provocaba a experimentar, por eso elevé mi mano para tocarlo por primera vez, sí, porque tan solo se conocen nuestros labios, pero mis manos no conocen mucho de él. Le toqué su
Leer más
6
 Eleonor. —¿Pero tú estás loca? ¿Cómo que te va a pasar a recoger Zeus? ¿Acaso es que no lo has visto bien? Da miedo — Madeline casi monta un escándalo cuando le he contado sobre mi "Amistad" con el boxeador. También le he dicho que hemos quedado hoy, me pasará a recoger cuando termine esta última clase. Rodé los ojos. —No es que somos novios, no exageres y baja la voz, estamos haciendo un trabajo — en pareja llenábamos un cuestionario sobre una obra que se nos dió para leer la semana pasada. —¿No son novios pero ya se han comido a besos!? — emitió exaltada. —Shshsh! Baja la voz maldita loca. — miré a nuestro alrededor para ver si nos miraban, pero gracias a Dios todos interactuaban entre sí.&nb
Leer más
7
 Ever. El viento despeinaba su cabello rojo, la miraba lentamente porque no podía hacer otra cosa mientras la tenía junto a mí. Mis ojos no querían dejar de observarla, no podían. La había traído a tomarnos una malteada al parque de diversiones. Si, un lugar que habían abierto recientemente con juegos mecánicos. Ella y yo nos decidimos por caminar por todo el lugar hasta detenernos en una mesa debajo de unos arbustos. —Me imagino que como soy una nena por eso me trajiste al parque — una de sus cualidades que más me gustaban era que le encantaba tentarme. —¿A donde querías que te llevara? ¿A una cabaña? — ella río a carcajadas. —¿Por qué tan rudo? — me preguntó a la defensiva. —Yo n
Leer más